Viajes en familia

Planes de verano: Piscina de Cañaveral de León

Hay días que son especiales sin que ni siquiera te molestes en planificarlos. Martes de julio que se convierten en domingo sólo porque sales de casa, de la rutina de levantarse tarde e irse a la piscina y por la tarde a la fuente… Eso nos ha pasado a nosotros el pasado martes, que la suegra (si, la suegra) nos propuso pasar un día fuera de casa con los primos y yo, que iba más bien por obligación (ya me entendéis, 😉 ), me lo pasé genial, aunque no paramos en todo el día de un sitio para otro: que si vamos a ver las excavaciones arqueológicas de unas cuevas, que si vamos a conocer el pueblo del primo… En fin, que salimos de casa a las 9,30 horas de la mañana y llegamos a media noche.

Pero lo que sin duda más mereció la pena fue

La Piscina de Cañaveral de León

Sigue leyendo “Planes de verano: Piscina de Cañaveral de León”

Maternidad

Cinco Recuerdos de este Verano

He leído en varios blogs una recopilación de los momentos más interesantes o entrañables de este verano y me he querido sumar a esta iniciativa, aunque tengo que decir que no sé exactamente de dónde viene, así que si alguien lee esta entrada y es el inventor o conoce al blogger que se le ocurrió que me deje un comentario, que gustosamente lo mencionaré aquí.

En mi pueblo se acaba el verano justamente después de la feria de septiembre. Después de la feria se van los últimos veraneantes que estaban aguantando y aguantando esperando llevarse para el norte un poquito más de calor, pero este año ha sido imposible… vaya verano más fresco que hemos tenido. Por eso, aunque llevo desde hace varias semanas queriendo escribir esta entrada, no ha sido hasta hoy (la feria acabó ayer) que por aquí hemos dado por finalizado el verano, cuando me he decidido. Madre mía, como me enrrollo… Ahí van los momentos que quiero recordar de este verano:

1. Ir a la playa una y otra vez y que siempre nos hiciera mal tiempo… Esto para nosotros es algo que ya se lleva repitiendo algunos años, pero que no pudiesemos pisar la arena y tuviesemos que salir con pantalón largo y manga larga en pleno julio es la primera vez que nos pasa.

                    

2. La Operación Pañal fallida y las anécdotas más divertidas que ésta ha traído consigo. Intentar llevar a cabo una Operación Pañal sin que el niñ@ esté preparad@ puede resultar una odisea, pero a veces viene acompañada de momentos super divertidos.

3. Nuestro viaje por el norte de Portugal los tres solitos. Al papá de Álvaro y a mí nos encanta viajar. No tenemos ni un duro, pero en el momento en que alguien mi hermana propone un viaje, ya nos estamos apuntando. Después llegamos a casa y empezamos a echar cuentas y vemos que no llegamos ni de cachondeo y entonces empezamos a hacer el Plan Recorte. Recortamos por aquí y por allá hasta que conseguimos reunir el dinero. Podemos vivir sin muchas cosas pero sin hacer las maletas cada cierto tiempo, no 😉

Viajar los tres solos, a nuestro ritmo, disfrutando en familia y viendo disfrutar a Álvaro ha sido de lo mejor del verano.

 

4. Algunas escapaditas (de horas) que hemos hecho sin el niño. Por ejemplo, hemos ido dos veces a hacer rutas de senderismo nocturnas con los amigos o cuando hemos ido a la playa hemos aprovechado para dejar a Álvaro con mis padres e ir a ver una peli al cine. Han sido solo dos o tres ocasiones, pero a veces se agradecen muchííííísimo.

5. Mis momentos de maruja total. Yo siempre he sido muy un poco maruja. Antes lo escondía, pero creo que he llegado a un punto en que, sinceramente, me da igual lo que opine el resto del mundo. Así que lo reconozco: soy maruja y me gustan las películas que Antena 3 pone en la sobremesa los fines de semanas, sí, esas basadas en hechos reales… Además de maruja también soy un poco friqui.

 El caso es que este verano en mis momentos de maruja me ha dado por hacer conserva de tomate y mermeladas. El hecho de vivir en un pueblo implica que tienes el campo al alcance de la mano, a veces andas 200 metros y ya te sales del pueblo. Además, los abuelos paternos de Álvaro tienen una huerta por lo que cuando es la temporada da fruta, verduras o hortalizas sin conocimiento. El campo es así, no entiende que hay que racionalizar y cuando es la temporada de los tomates o las ciruelas, por ejemplo, en dos semanas da kilos y kilos. Luego dicen que la naturaleza es sabía, pero si fuera sabía daría los tomates poco a poco y tendríamos todo el año, vamos, digo yo 😉

Para que no se estropeara tanta fruta y verdura he hecho tarros y tarros de mermelada o de salsa de tomate. Y me ha quedado buenísima¡¡¡

Estos han sido mis cinco recuerdos de este verano, dentro de unos meses espero poder contaros los mejores momentos del otoño 😉

Maternidad

Última semana de julio con un frío que pela¡

La semana pasada hemos estado en la playa. Bueno, decir que hemos estado en la playa es mucho decir porque la playa la hemos pisado muy poco. Hemos tenido taaaan mal tiempo que sólo hemos podido ir tres ratitos en siete días. Ha hecho un frío que pela. Tanto que hemos tenido que tirar de pantalón largo y manga larga y no es que lleváramos mucha ropa de abrigo por lo me he tenido que dar la negra de lavar la ropa de Álvaro. ¡Cómo se ensucia este niño¡ Yo creo que disfruta guarreándose.

Como no hemos podido ir mucho a la playa hemos tenido que buscar altenativas, así que hemos dado muuuuchos paseos por el puerto, hemos curioseado las peazos de casas taaaan bonitas que tienen algunos (sí, lo he escrito con envidia, pero con muuuucha envidia), hemos ido al parque… Vamos que menos playear hemos hecho de todo, jaja. Pero bueno, no sé de qué me sorprendo porque la verdad es que la mayoría de las veces que vamos a la playa el tiempo no nos acompaña y esta vez ni a finales de julio¡¡¡

Aún así han sido unos días que han merecido la pena (a pesar de las lavadoras que hemos tenido que poner al volver a casa) y Álvaro se lo ha pasado en grande. Cuando el martes pasado íbamos de camino Álvaro decía: “mamá, ¿onde camos?” y cuando yo le decía “a la playa”, él me respondía “a la playa de abuela”, jaja. Mis padres se vinieron con nosotros el viernes y pudimos dejarle el sábado al niño e ir al cine a ver Begin Again y después ir a cenar los dos solitos (yujuuuu, planazo).

Álvaro eligiendo la cena, jaja

 

Paseando por el puerto

 

Uno de los pocos ratitos que hemos disfrutado de la playa

En fin, una semana casi perfecta, lástima que el tiempo no haya acompañado… tendremos que volver porque ir a la playa y casi ni pisar la arena no cuenta, no?

Diy, Maternidad

Reto-mes de julio: trabajos con fieltro o goma eva

Había una vez Una Mamá Muy Feliz (UMMF) que un día escribió una entrada en su blog sobre los problemillas que le estaba dando un bikini que se había comprado. La podéis leer aquí, si no lo habéis hecho ya os recomiendo que lo hagáis porque os vais a reir un montón.

A raíz de este famoso post a un grupo de twitteras le entró curiosidad por el bikini en cuestión y medio en broma medio en serio lanzaron el primer reto-mes. Éste consistía en que ponían una foto de su boda con la cara al descubierto y en septiembre (que ya queda nada, chicas¡) subirían una foto en bikini. A este reto lo denominó Lydia, de Padres en Pañales, reto cara-culo, jajaja.

Al poco tiempo el grupo de las locas por los retos volvieron a desafiarse con el reto de las galletas y parece ser que le cogieron gusto a esto de los retos.

Yo hasta aquí escribo más que nada de oídas, ya que en aquellos tiempos andaba inmersa entre libros y apuntes, preparando mis últimos exámenes (estoy estudiando Educación Infantil) y no me enteraba mucho de qué iba la historia. Además, todavía no tenía twitter (diossss, cómo había podido yo sobrevivir sin esto???) así que no me enteraba de la misa la media y menos mal porque os aseguro que esto engancha.

El caso es que acabé los exámenes, me hice el twitter y Mamá Puede publicó en su blog que las locas de los retos habían acordado hacer un reto al mes. No me lo pensé dos veces y me apunté. El reto de este mes consiste en hacer algo que lleve fieltro o goma eva y cuya temática sea el verano.

Retomes de Julio: Trabajos con Fieltro o Goma Eva

Y aquí está mi reto-mes de julio: una mochila para Álvaro, para que lleve sus cositas a la playa él solito, que bastante tengo yo con cargar con los cubos, las palas, la pelota… así que por lo menos la toalla y el agua que lo lleve él. No la he hecho de fieltro entera porque pensé que metía muuucho calor y además, en mi maravilloso pueblo no se puede comprar fieltro¡¡¡ Así que es de tela y tiene unos apliques en fieltro (que tenía en casa) de lo más monos ¿no?

La calidad de las fotos es malísima, pero se nos estropeó la cámara y todavía no la hemos arreglado (somos unos desastres). He tenido que hacer las fotos con mi super móvil, que como hace unas fotos taaaan buenas… en fin, que espero que se vean medianamente bien.

 

 

Y para que no se me olvide nunca por qué hice esta mochila he querido que lleve las iniciales Rm (reto-mes) en la cometa. Lo peor va a ser cuando el papá de Álvaro vea la mochila y se fije en el Rm (bueno si se fija, que ya sabéis que los hombres lo que se dice en los detalles no se fijan mucho, jaja). Pero ya lo tengo pensado: si me pregunta qué es eso de Rm le digo que es por el Real Madrid, y encima se va a poner contentísimo, jajaja

 

 

Y aquí acaba mi reto-mes de julio, ahora a esperar que se le ocurre a Días de 48 horas para agosto. Por todos los dioses pido que no sea nada de informática que ya sabéis lo bien que se me da (está dicho con ironía, pero con muuuucha ironía).