Maternidad

#Retomes de Enero: Tejer una Bufanda con las Manos.

Cuando Mamá Pata nos propuso este reto debo de reconocer que me encantó. Soy la más enredadora del reino y todo lo que sea hacer manualidades me apasiona. Además, tenía muchas ganas de tejer una bufanda con las manos pero la verdad es que nunca me había animado. Había visto varios vídeos de tutoriales por ahí pero después se me pasaba la fiebre, así que Mamá Pata me dio la excusa perfecta.

Sin embargo, a punto he estado de hacer trampas y de las gordas. No encontraba lana gordita en éste, mi maravilloso pueblo, y probé a hacerlo con lana de un grosor medio y quedaba fatal. Para no faltar al reto lo que hice fue empezar a tejer una bufanda a dos agujas. No iba a ser lo que ella nos había propuesto pero al menos cumplía en parte. Pero hace dos días por fin pude conseguir la lana adecuada y me puse manos a la obra:

Tejer una bufanda con las manos

Tengo que reconocer que me costó empezar. Me hacía un lío tremendo con las lanas, pero al cabo de unos minutos le cogí el tranquillo. La acabé en unos 45 minutos aproximadamente. Eso si, con dos pequeños problemillas. El primero de ellos es que dejaba la lana muy tirante y me costaba entrar y sacar las manos para hacer los puntos. ¡Casi me quedo sin muñecas¡ Y el segundo problemilla es que empecé con 10 puntos y cuando iba a cerrarla me di cuenta de que había 11. Así, como por arte de magia…  A simple vista no se veía el fallo, pero yo soy muy perfeccionista así que la quité y la volví a hacer. La segunda vez ya me quedó preciosa.

Bufanda tejida a mano

La verdad es que me ha gustado mucho este reto. Además, tengo que hacer alguna más. Ha sido todo un éxito y ya ha salido alguna antojona que quiere que le haga una. Sin embargo creo que esperaré a encontrar lana aún más gruesa. Con esta aun queda muy muy floja. Pero en cuanto la consiga me pongo a hacer bufandas como una descosía. Lo mismo monto una fábrica y todo, que ya me sé yo de alguna que está pensando en venderlas y en los negocios hay que ser rápida 😉

Ahora sólo queda esperar a ver que nos propone Liokuina para el próximo mes. Seguro que es un reto facilísimo, porque ella tiene pinta de ser una buenaza (no se nota que le estoy haciendo la pelota para que sea indulgente, ¿no?).

Anuncios