Maternidad

Ya Soy Maestra

Bueno, pues ahora sí que sí puedo decir con la boca bien grande eso que tantas veces he visto escrito en los facebooks de mis compañeras de clase:

Ya Soy Maestra

Aunque si soy realista más que maestra soy graduada en Educación Infantil, maestra lo seré el día que apruebe unas malditas oposiciones y ejerza como tal. Ahora solo soy una bi-titulada en paro, pero qué ilusión me hacía decirlo.

Sigue leyendo “Ya Soy Maestra”

Maternidad

Mientras Duermes

Mientras duermes me quedo embelesada mirándote… ¿cómo he podido tener yo un hijo tan perfecto? Me deleito repasando tu boquita entreabierta, tus cejas tan finitas… Jamás pensé que ibas a ser tan bonito, que ibas a tener esa cara de ángel…

Mientras duermes aspiro tu olor a niño, a inocencia, a juegos, a jabón y a nenuco. Meto la nariz en tu cuello y sé que podría quedarme así el resto de mi vida.

Mientras duermes te cojo la manita y tu, en un acto reflejo que nadie te ha enseñado, aprietas fuerte la mía como diciéndome “sé que estás ahí, mamá, velando mis sueños” y entonces yo me siento la mujer más feliz del mundo porque sé que hasta en sueños me reconoces.

Mientras duermes te beso tantas veces como quiero… Te doy todos los besos que por el día no me dejas darte “otro no, mami, después”... Aprovecho cuando estás dormido para resarcirme y gastar algunos de los miles de besos que te daría cada día.

Mientras duermes me enamoro más de ti si cabe y rezo a todos los dioses para que el tiempo pase muy despacio, para que sigas siendo niño, para que sigas queriendo que te cure las pupas a besos, que te acurruque cuando tienes miedo y dormir en el medio de la cama cada noche, en tu sitio, separándonos a papá y a mí y a la vez uniéndonos tanto…

Mientras duermes doy gracias a la vida por tenerte, por estar tan cansada y tan feliz, por desear tener un momento para mí todos los días y que llegue la noche y no haber tenido ninguno… Por cansarme tanto, por sacarme tantas veces de mis casillas pero también por dejarme probar el amor sin límites.

Mientras duermes pongo mi mano y la tuya en mi barriga, para que el bebé sepa que él también forma parte de todo esto, que tengo amor de sobra para los dos y que cuando nazca habrá seis manos esperándolo.

Mientras duermes pienso que nadie puede ser tan feliz en el universo como lo soy yo ahora sólo viéndote dormir.