Maternidad

Reunión informativa de la Guardería

Hoy hemos tenido la reunión informativa en la guardería. Nos han dicho quién va a ser la señorita de nuestros hijos y los han dividido por grupos. Con Álvaro irán trece niños más y él está en el medio de ellos en cuanto a edad (aunque de estatura le saca casi la cabeza a todos) y esto es algo que me consuela. Aquí el que no se consuela es porque no quiere.

De los niños con los que va a ir a la guarde, sin embargo no conoce a ninguno, es decir, no ha jugado con ellos o sabe sus nombres, excepto a Saray con la que ha jugado dos o tres veces en el parque de bolas. Esto es algo que me preocupa, pero confío en que entre mañana y pasado, que son los días del periodo de adaptación que puedo estar con él, se vaya haciendo a ellos. Normalmente a Álvaro no le cuesta relacionarse con otros niños, y esta vez no tiene por qué ser distinto… o al menos eso espero.

Respecto al período de adaptación, mañana y pasado mañana sólo irán una horita y acompañados del padre o la madre y a partir de la semana que viene ya tendrán que volar solos. Se irá ampliando el horario en función de como lo lleve el niño. Puede que algunos estén una semana yendo solo una hora diaria mientras que otros vayan una hora y media o dos. Esto también ha sido algo que me ha gustado, que el periodo de adaptación se haga lo más individualizado posible.

La maestra me ha dado buenas sensaciones. Me ha gustado la claridad con la que ha explicado las cosas, me ha gustado cómo tenía decorada el aula y me ha gustado la empatía con la que ha tratado de ponerse en el lugar de los padres. Ojalá mañana pueda ver si también es capaz de ponerse en el lugar de los niños.

En general, estoy más o menos contenta con esta primera toma de contacto, lo que no quita que tenga un nudo en el estómago y que seguramente esta noche no duerma casi nada.

Él que dijo que los niños venían con un pan debajo del brazo no tenía hijos. En realidad los niños vienen con un saco de preocupaciones, menos mal que debajo del otro brazo traen otro saco, más grande si cabe, de alegrías, que si no…