Maternidad

Días Especiales

Hay días que son especiales desde que te levantas. Días en los que sabes que nada puede ir mal… Son días en los que recuerdas momentos felices y tu imaginación vuela una y otra vez a aquel día, a aquel año donde todo en tu vida cambió para siempre.

Para mí el 25 de junio es un día especial, es el día en el que Álvaro me convirtió en madre y por muy mal que puedan ir las cosas no hay quien me quite la sonrisa de la cara y ni un momento este 25 de junio he parado de pensar “a esa hora lo cogí por primera vez en brazos”, ” a esta hora su padre me lo robó y se lo llevó a dar un paseo por el pasillo”, “a esta hora llegaron a verlo mis hermanos”… Recuerdos que guardo como tesoros me asaltan una y otra vez.

Sigue leyendo “Días Especiales”

Maternidad

Puente del 1 de Mayo y Día de la Madre

Si, ya sé que este post debería haberlo publicado ayer lunes y a primera hora que era cuando pegaba… Que ya estamos a casi jueves y parece que ha pasado una eternidad desde el fin de semana largo que hemos tenido… Pero es que no me da la vida para más y mejor tarde que nunca que no quiero estar el año que viene a estas alturas preguntándome qué hice a primeros de mayo… Ya sabéis que la cabecita la tengo regular 😉

Puente del 1 de Mayo y Día de la Madre

Como este año el 1 de mayo ha caído en viernes nos hemos encontrado un puentecino para volver a hacer las maletas, que es uno de nuestros pasatiempos favoritos. Pero como para viajar “solo” utilizamos el dinero de la hucha de las vacaciones y la vaciamos en Semana Santa esta vez tuvimos que ajustarnos el cinturón e irnos a la casa que tienen los abuelos en la playa, que allí hasta ahora el alojamiento es gratis 😜

Salimos el viernes sobre las 10, que tampoco es cuestión de madrugar para un día que tenemos de remolonear en la cama y Álvaro se tiró las dos horas largas de camino preguntando que cuándo llegábamos a la playa. El mi pobre se pensaría que íbamos a tardar lo mismo que cuando vamos a la piscina y salir del pueblo y empezar a ver carretera y campo y empezar a preguntar fue todo uno. No paraba de decir “¡esto es el campo!” como queriendo decir “¿no me habíais dicho que íbamos a la playa?”

Por supuesto no recordaba la casa… ¡Cómo para acordarse de que allí tiene algunos juguetes…¡ Cuando abrió un armario y descubrió una bolsa llena de juguetes casi se vuelve loco. Se los quería llevar toooodos a la playa. Menos mal que lo convencimos diciéndole que solo se podía llevar los que cupiesen en su mochila porque cada uno tenía que llevar sus cosas, que si no…

Y ha aprendido que antes de ir a la playa hay que echarse cremita porque el sol quema y después te pica. Se lo ha aprendido tan bien que era el encargado de mentalizar a su padre “no pasa nada, papá, solo es crema. ¿No ves que el sol quema?” mira que nos lo dijo clarito… Pues la tonta de su madre ni así le hizo caso y se ha abrasado.😖

Cuando llegamos a la playa los ojos casi se le salen de sus órbitas al ver tanta agua y tanta arena juntas. Pero eso si, hasta llegar al sitio donde tendimos las toallas (no, no llevamos sombrilla, yo me quería achicharrar a toda costa) la arena no podía rozar sus delicados pies y lo tenía que llevar su madre en brazos, aunque diez minutos después estuviera rebozado en arena.

Álvaro retozando en la arena

Y como ha saltado en las olas… Empezó con “solo los pies, mama, por fi” y ha acabado metido enterito y eso que el agua estaba helada… ¡Madre mía, que mala madre soy¡. El agua fría y el niño metido en la playa… Menos mal que no se ha puesto malito ni nada, porque si no su abuela me hubiera vuelto medio tarumba con la cantinela de que a quién se le ocurre dejar que el niño se metiera en el agua y patatín y patatán.

ÁLvaro en la playa

Además, el domingo fue el Día de la Madre. El tercer Día de la Madre que celebro y el único que ha merecido la pena. Vosotr@s no os acordaréis pero a mí no se me ha olvidado el Día de la Madre del año pasado, cuando mi señor esposo y padre de la criatura ni siquiera se acordó de felicitarme. Pero este año yo no estaba dispuesta a quedarme sin celebrarlo y mucho menos sin los regalos besos y abrazos correspondientes… Así que llevo más de un mes recordándole al marido que el primer domingo de mayo es el Día de la Madre y que me tiene que hacer un regalo. Si, así, sin paños calientes, porque si no se lo digo tan claro lo mismo me dice “felicidades” y santas pascuas. De todas formas, como no me fiaba mucho de él (cariño, por si lees esto que sepas que en todo lo demás eres perfecto y que te adoro) ya me encargué yo solita de comprarme un detallito en forma de frasco de colonia, que nunca viene mal ;). Pero esta vez mi hombre me ha sorprendido… El sábado por la tarde me llevó de tiendas a Huelva (y se perdió a su querido Madrid¡¡¡) y me compró un bolso precioso que elegí yo y el domingo me trató como a una reina todo el día ¿se puede pedir algo más?

Aunque sin duda el mejor regalo del Día de la Madre fue la flor que me trajo mi angelito de la guarde y sus besos y abrazos… Y el año que viene los tendré por partida doble 😉

flor del día de la madre

Diy

Manualidades Fáciles para el Día del Padre.

Quizás penséis que aún queda mucho para el Día del Padre, pero si cogéis un calendario os daréis cuenta de que quedan 7 días mal contados y que ya hay que ir pensando en el regalito de los papis. Nosotros nos decantaremos por las manualidades, por eso he recogido en este post una serie de manualidades para el día del padre muy fáciles de hacer y a la vez muy resultonas 😉

Reconozco que soy una forofa de celebrar todos los días importantes: el día de los enamorados, el día del padre, el día del primer te quieroPero me casé con el polo opuesto… con uno que dice que todos estos días se los inventó el Corté Inglés. Vale, y ¿si así fuera… qué hay de malo? Pero no, a él no hay quien lo baje del burro y poco a poco me he ido desengañando: ni San Valentín, ni el día que nos cogimos por primera vez de la mano… Pero lo que no estoy dispuesta es a dejar de celebrar el Día del Padre o de la Madre. Y eso que el año pasado me llevé un sofocón de muy señor mío, porque a mi señor esposo se le olvidó. Ahora este año no se le olvida. Es pasar el Día del Padre empiezo yo con la cantinela 😉

El caso es que yo soy muy de celebrar estos días pero a lo pobre, de ahí que haya recopilado todas estas ideas sobre

Manualidades fáciles para el Día del Padre

Aún no sé cuál de ellas haremos mi angelito y yo, pero os las dejo por aquí por si alguna os viene bien a vosotras. Todas las imágenes han sido cogidas prestadas de san google, por supuesto, así que si el dueño no quiere que estén aquí, en el supuesto caso de que pase por el blog, solo tiene que decirlo 😉

1. Tazas decoradas. Estas tazas me han enamorado y además son taaaan fáciles de hacer que ya solo por eso llevan muchos puntos. Para la taza de las manos solo hace falta pintura para hornear del color que queramos y para la otra un simple rotulador permanente. Hacemos el dibujo y la metemos en el horno unos 35 minutos a 180 grados para que se fije la pintura y ya está: taza hecha. Y se supone que se puede meter después en el lavavajillas y todo. ¿A qué son monísimas?

tazas decoradas manostaza decorada con permanente

2. Cojines. No se como lo harán vuestros señor esposos y padres de vuestras criaturas, pero el mío duerme la siesta en una postura muy muy rara. Vamos, que todos los días pienso que se me descoyunta, así que un cojín para asentar la cabeza le vendría genial. Estos están hechos a partir de una camisa que ya no usemos y con un detallito como unas gafas o un bigote quedan súper graciosos, además, así es el cojín de papá y nadie más podrá apropiarselo ;).

cojín día del padre

3. Cuadros hechos con huellas de manos. Cuando he visto estos cuadros me han encantado. Me parecen tan tiernos, el niño o la niña puede participar, por muy pequeñito que sea y además son preciosos… o por lo menos a mi me lo parecen. Hay distintos modelos y navegando por internet podéis encontrar verdaderas monisiteces, pero estos han sido los que más me han gustado a mí, y reconozco que también tienen muchas papeletas para ser el regalo del día del padre 😉

cuadro-manos-padrecuadro manos día del padrecuadro con letras dia del padre

4. Percha para cinturones. Este es otro regalo que al papá de Álvaro le vendría genial (bueno, y a mí también, para qué os voy a engañar). Además se puede hacer en un ratino. Si cogemos una percha blanca nuestro angelito puede dar rienda suelta a su creatividad y decorar la percha y nosotros solo tenemos que ponerle unos cáncamos para poder colgar las hebillas de los cinturones y listo.

percha hecha a mano para cinturonesdecoración de percha para día padre

5. Tarjetas para el Día del Padre. Las he puesto en último lugar porque quizás no sean el regalo más original del mundo pero son un clásico… Además, desde que existe google ¿quién dice que las tarjetas no pueden ser súper originales? Aquí os dejo una pequeña muestra de lo que podéis encontrar por la red. Hay tarjetas para todos los gustos… y para todos los padres.

Tarjetas monísimas hechas con un trozo de cartulina y unas pajaritas de pasta…

tarjeta pajaritas

Las clásicas tarjetas con forma de camisa y corbata…

clásica tarjeta con forma de camisa

O tarjetas con las que puedes hacerle un guiño a sus aficiones.

tarjeta para día del padre con motivos de pescapostal para el día del padre con herramientastarjeta para padres fotografos

Y lo mejor de todo es que todos estos detallitos no suponen un gasto extra para el bolsillo 😉

¿Os gusta hacer manualidades con los peques? ¿Vosotras sois de comprar un regalo o de hacer una manualidad fácil para el Día del Padre?