Viajes en familia

Qué visitar en Extremadura. Feria y Zafra.

He pensado que a partir de ahora voy a ir escribiendo sobre los fines de semana en los que hacemos algo diferente. Nosotros no somos de quedarnos en casa, ya lo comprobaréis, y nos gusta aprovechar el fin de semana para salir al campo, hacer alguna escapadita… Intentamos hacer algo diferente para romper la rutina de la semana 😉

El sábado pasado fue un día perfecto. Nos levantamos tarde (Álvaro se levantó a las 11 porque el día anterior se durmió cerca de las 2, no os creáis que nos regaló una mañanita así porque sí) y sin casi planearlo, decidimos hacer una escapadita por dos pueblos de mi tierra muy bonitos: Feria y Zafra.

Qué ver en Extremadura: Feria y Zafra

Feria es un pueblecito de Badajoz donde se ubica el Castillo de Feria, que pertenecía a la familia  de Suárez de Figueroa, a quien Felipe II le otorgó el título de Duques de Feria. A nosotros nos encantan los castillos, debe ser por deformación académica, jaja, y a Álvaro le estamos pegando esta afición. Fijaos que él ve una torre más alta de lo normal empieza a gritar emocionado “castillo, castillo“, y a veces no se trata más que de una torre de bomberos 😉

Visitar Extremadura
Álvaro si no se lleva la bici se muere 😉

El castillo nos gustó mucho y además aproveché para llevar a Álvaro en la mochila la jaca (porque dejar al angelito ir solo por lo alto de la muralla puede ser muy peligroso). Hacía meses que no lo llevaba así y lo disfruté muchísimo. Y encima mi niño estaba muy cariñoso y no dejaba de darme besitos en el cuello… casi me derrito 😉

Las vistas desde el castillo son increíbles. Mi señor esposo me contó que hay un dicho que dice “quien tuviera por herencia lo que se ve desde el castillo de Feria” y no le faltaba razón. Se ven un montón de pueblos de los alrededores. La única pega es que no están señalados y no sabíamos qué pueblos eran exactamente.

El pueblo también es muy bonito, con sus casas encaladas de blanco y sus cuestas. Tiene rincones preciosos y encima hicimos una paradita en un parque para que Álvaro jugara un ratito, que no solo de castillos vive el hombre.

Visitar Extremadura

Después nos fuimos a Zafra a comer. El día estaba primaveral y comimos en una terracita bastante tranquilos hasta que el angelito descubrió una fuente y se acabó nuestra tranquilidad. Tras la comida nos dimos un paseito por el centro. Zafra ya lo conocíamos, pero siempre se descubren lugares nuevos. Además, las tiendas estaban cerradas y tanto en la plaza grande como en la plaza chica había muy buen ambiente con las terrazas en la calle, gente comiendo o tomando una copita…

Visitar Extremadura

Visitar extremadura

Lo pasamos muy bien. Fue un día en familia, conociendo sitios nuevos y lleno de momentos mágicos para recordar. Ya os contaré que hemos hecho este fin de semana. Hasta la próxima entrada 😉

Anuncios