Diy

Organizador de bobinas

Yo no sé si a vosotras también os pasa o sólo me pasa a mí que soy un poco desastre, pero hasta que me hice con un organizador de bobinas mi costurero estaba siendo colonizado por los hilos.

Cuando empiezas a coser tienes los colores básicos: negro, blanco, rojo y poco más. Pero a medida que le vas cogiendo el gustillo empiezas a necesitar bobinas de otros colores… Que si azul turquesa, que si rosa bebé, que si amarillo limón, que si verded césped… Y como las mujeres no somos nadie para esto de los colores en menos que canta un gallo te has hecho con una cantidad de bobinas tal que ni la mercería del pueblo.

Al principio las tienes todas colocaditas, pero después empiezas a tirar de una y de otra y cuando te das cuenta los hilos se han mezclado todos y se forma cada pelota de muy señor mío. ¿A que si? Si no os pasa es que sois las costurerillas perfectas pero para las que si les pase, se sientan identificadas y piensen que los hilos se están comiendo su costurero cual planta trepadora no os preocupéis que tengo la solución:

Un organizador de bobinas

Cuando me di cuenta del problemón que tenía montado con las bobinas empecé a buscar en San Google y encontré un montón de soluciones no sólo para que los hilos no se mezclasen, sino también para tenerlos a un golpe de vista. ¿O no os ha pasado que justo cuando necesitáis el rosa fucsia no aparece? Vaaaaale, soy yo la única ama de casa desastre del planeta 😉

El caso es que empecé a ver un montón de soluciones monísimas tipo “mi casa es pinterest”, pero como mi casa no es pinterest ni yo creo que tenga mucha maña con las manualidades de carpintería al final elegí un modelo y tiré de mi señor suegro, a quien la marquetería se le da de vicio.

organizador de hilos
Este fue el modelo elegido.

El caso es que mi suegro eligió un tablero de 8 milímetros para que no se rajase cuando le pusiese las puntas, se lo dibujé y al día siguiente tenía mi organizador de bobinas listo.

organizador bobinas hilo
El mío no quedó tan estilizado, pero a caballo regalado…

Yo estaba feliz con mi organizador de bobinas en forma de árbol, había quedado un poco más gordito que el original, pero bueno, en este mundo hay gordos y hay flacos, ¿no? Pues estoy  clavándole las puntas y pintándolo de azul celeste y llega mi señor esposo a meter las narices donde nadie le había llamado y ta ta ta chán… ¡¡¡le vacía un bote de spray azul eléctrico encima¡¡¡

El resultado es que ahora no tengo un organizador de bobinas fino y discreto como yo me había imaginado para mi rincón de costura, no. Ahora tengo el organizador de bobinas más charro que os podáis imaginar, aunque en su favor os diré que su cometido lo cumple igual y que mis bobinas están más o menos colocaditas y los hilos sin enredarse ni hacer de las suyas 😉

organizador de hilos
Pues así quedó. Charro como el solo pero después de unos meses conmigo le he cogido cariño 😉

Estoy pensando que entre que mi suegra me regaló mi primera máquina de coser y mi suegro me hizo el organizador de hilos, me han solucionado media papeleta a nivel costurero, para que luego me queje de suegros… ¿O será que quieren algo a cambio? Vaya, ya saltó el piloto de nuera retorcida, jajaja.

Anuncios