Libros

10 Libros sobre Dinosaurios para Niños

Como os dije hace un tiempo los dinosaurios han llegado a esta casa. Mi niño, que nunca había dado muestras de que le gustasen esos bichos ahora se pasa el día hablando de ellos, por lo que he pensado en regalarle algunos libros sobre los dinosaurios.

Buscando por san google he encontrado un montón de libros sobre dinosaurios. No sabía yo que la fiebre por los dinosaurios estuviese tan extendida, jaja. Así que he pensado que si vuestros hijos también han sucumbido al poder de estos animales prehistóricos quizás os venga bien la lista, ¿no?

 

10 Libros sobre Dinosaurios para Niños

1. Grande y Más Grande: Dinosaurios (Ed. Susaeta).

Selección de 10 libro de dinosaurios para niños

En este libro Nilo, un dinosaurio, descubre que no puede quedarse pequeño para siempre sino que va creciendo con el paso del tiempo. A lo largo del libro conoce a otros personajes con los que va entablando una amistad.

Es un libro muy sencillo, con colores muy llamativos y que está enfocado a niños a partir de dos años, que gracias a este libro no conocerán solo a los dinosaurios sino que les servirá para aprender los tamaños y los colores.

 

2. Braquiosaurio. Estegosaurio. Triceratops. Tiranosaurio Rex. (Ed. Edebe)

serie de libros sobre dinosaurios

He decidido tratar a estos libros sobre dinosaurios en conjunto porque los cuatro forman parte de una serie.

El protagonista de esta serie es un niño y cada uno de los libros está dedicado a un dinosaurio.

Las ilustraciones son preciosas y el texto está realizado teniendo en cuenta las características del dinosaurio al que va dedicado el libro. Además, prima el dibujo sobre el texto, por lo que es ideal para los primeros lectores.

 

3. ¡Qué vienen los dinosarios¡ (Ed. SM)

 libro ¡Qué vienen los dinosaurios¡

Este libro es para niños un poco más mayores, sobre 7 u 8 años. Los protagonistas del libro son dos niños Jack de 8 años y su hermana pequeña de 5, Annie. Un día encuentran una escalera apoyada en un tronco y cuando la siguen descubren que en la copa del árbol hay una casa llena de libros, uno de ellos es de los dinosaurios y ahí comienza la aventura ;).

Las ilustraciones del libro son muy buenas, los dinosaurios están pintados de forma muy detallista y a los niños les encanta.

 

4. Dinosaurio Belisario (Ed. Kalandraka Editora)

libros de dinosaurios para niños

Dinosaurio Belisario es un libro rimado que cuenta la historia de un dinosaurio que abusaba de su poder sobre otros animales e incluso los niños.

Es un libro entrañable y muy divertido con el que podemos trabajar con nuestros hijos la empatía, el compañerismo y el respeto. Además, la rima atrapa a los niños y podemos incluso enseñar a los niños a buscar palabras que suenen igual.

Está indicado para niños a partir de cuatro años y es uno de los cuentos sobre dinosaurios de los que mejor opinión he leído 😉

 

5. Ufito, el Dinosaurio (Ed. Ediciones SM)

Imagen de la portada del libro "Ufito el dinosaurio"

El libro cuenta la historia de un dinosaurio muy especial, Ufito. Ufito tenía el cuello muy largo y todos los demás animales se reían de él, pero hubo una época de sequía y sólo quedaban en los árboles las hojas que estaban más altas. Ufito ayudaba a los demás, dándole las hojas y ninguno más lo volvió a molestar.

Es un libro muy entrañable, con unas ilustraciones muy bonitas. Además, algunas palabras han sido sustituidas por pictogramas para que los más pequeños de la casa puedan participar en su lectura.

Con este libro también se pueden trabajar muchos valores con los niños como el respeto a la diversidad, la amistad, la generosidad, el compañerismo, etc.

 

6. ¡Cu cú Dinosaurio¡ (Ed. Parragon)

Imagen de la portada del libro "cu cu, dinosaurio"

¡Cu cu Dinosaurio¡ es un libro indicado para los más pequeños ya que es un libro troquelado y los niños tienen que buscar un dinosaurio en diferentes lugares: en un árbol, en el mar, saliendo de un huevo y cada vez que lo hagan deben decir ¡cu cú¡

Tiene muy poco texto y los dibujos son grandes y brillantes por lo que hará las delicias de niños a partir de 12 meses. Además, cuando sean más mayores se pueden trabajar a partir del libro los colores.

 

7. Dinosaurio aprende los tamaños (Ed. S.A. Todolibros Ediciones)

Dinosaurio aprende los tamaños, foto de la portada

Como su título indica gracias a este libro los niños pueden aprender la diferencia entre grande y pequeño de la mano de este divertido dinosaurio.

Además, el libro tiene dos cosas que me encantan. La primera de ellas es que en él aparecen diferentes texturas y la segunda es que tiene textos muy sencillos y que están escritos con mayúsculas. Álvaro ya conoce todas las letras mayúsculas así que sería un libro perfecto para que mostrase más interés por la lectura 😉

 

8. Mira, mira: Dinosaurio. (Ed. Pearson Educación)

Imagen de la portada del libro "mira, mira dinosaurio"

Es un libro para pequeños curiosos, ya que tiene una serie de solapas en las que van contando cómo eran los dinosaurios, qué comían, de qué color eran…

A mi angelito este sería otro de los libros que le encantaría y que apunto a nuestra lista porque a él le encanta aprender cosas de los dinosaurios y no sólo aprenderlas sino también contármelas “¿mamá, sabés que el tiranosaurio rex era el más alto? ¿mamá, sabes que el gallimimo se parece a una gallina?”

 

9. ¿Y si un estegosaurio…? (Ed. Susaeta)

Imagen de libros sobre dinosaurios, editorial susaeta

Este libro me lo recomendó Díasde48horas y la verdad es que tiene una pinta estupenda. A su hijo mayor le encantan los dinosaurios así que ella es ya una experta en el tema.

Este libro forma parte de una serie de cuatro libros: ¿Y si un estegosaurio…?, ¿Y si un diplodocus…? ¿Y si un T.Rex…?, ¿Y si un triceratops…?

El libro tiene unas ilustraciones preciosas y consiste en ir haciéndole preguntas a los niños. Por ejemplo ¿qué pasaría si un estegosaurio fuese a la escuela? Y mediante esas preguntas los niños van conociendo al dinosaurio en cuestión. Es ideal para niños a partir de 3 o 4 años.

 

 10. El gran álbum de pegatinas de dinosaurios (Ed.Usborne)

Portada de libro de pegatinas de dinosaurios

Este libro también es una recomendación de otra mamá bloguera: Mamá Puede, que incluso le ha dedicado un post a otros libros sobre dinosaurios, por si os queréis pasar y coger más ideas ;).

Es un libro muy divertido, con diferentes escenas prehistóricas que los niños deben rellenar usando las pegatinas que trae en las páginas centrales.

Es un libro diferente de los que os enseñado hasta ahora, un libro más para jugar, pero ya sabéis que a los niños les encantan las pegatinas.

Además, mediante el libro ejercitan la imaginación y desarrollan la pinza digital cogiendo y pegando las pegatinas, así que yo creo que también es una opción estupenda. Eso si, está recomendado para mayores de 36 meses porque contiene piezas pequeñas que pueden resultar peligrosas para niños más pequeños.

¿Qué os parece esta selección sobre libros de dinosaurios para niños? ¿Conocéis algún otro libro de dinosaurios?

Anuncios
Probando Productos

Probando la Crema de Cacao Hero Super Nanos

Gracias a Madresfera hemos disfrutado en casa de un bote de la crema de cacao Hero Súper Nanos (si, un sólo bote, que para cuando le hemos querido coger el gusto ya se había acabado, jajaja) y me gustaría contaros mi impresión sobre esta crema de cacao. Antes de pasar a detallos los items que han propuesto desde Madresfera me gustaría deciros que en casa nos encanta la crema de cacao y hemos probado muchas marcas (Nocilla, Nutella, la del Día, la del Mercadona), por lo que somos expertos en la crema de cacao 😉

 

Crema de Cacao Hero Súper Nanos

 

Imagen de crema de cacao hero super nanos
Crema de Cacao Hero Super Nanos

Sabor: Pues mi a mi testeador particular le ha encantado desde el primer día. Aunque si tengo que ser sincera él no hace mucha diferencia entre una crema de cacao y otra, mientras sea marrón oscura y sepa a chocolate para el ya está riquísima ;). Así que tuve que hacerme yo un bocadillo para comprobar su sabor (no porque me lo haga todos los días, ¿eh?) y reconozco que está buenísima. Así que en este punto le damos la máxima puntuación: un 5.

Textura: Es una crema muy suave y se puede untar con total facilidad. Es tan suave que dan ganas de meterle la cuchara directamente ;). Le damos otro 5.

Aroma: Pues huele bien. Pero ¿cómo va a oler mal siendo chocolate? Pues nada, otro 5 al canto, jajaja.

Composición del producto: yo creo que este punto es uno de los más importantes y en el que más nos tenemos que detener, ya que Hero Súper Nanos ha conseguido hacer una crema de cacao y avellanas con el 50% menos de azúcar, sin gluten y el 27% menos de grasas saturadas. Ya sabemos que los niños (bueno, en general todos) comen mucha azúcar y ahora en verano, donde por lo menos en mi casa raro es el día en el que no caiga un helado, quizás más aún, por lo que si podemos reducir un poco el azúcar en algunos productos mucho mejor ¿no? Así que en este punto si que le damos un merecidísimo 5.

Calificación general: y en general ha sido un producto que nos ha gustado, tiene un sabor muy bueno, una textura muy suave y lo mejor de todo es que tiene la mitad de azúcar que otras marcas. Nuestra calificación en este punto también es de un 5.

¿Vosotros conocéis la nueva crema de cacao de Hero Super Nanos? ¿Os animáis a probarla?

Probando Productos

Seis Meses de Bimaternidad

Ya han pasado seis meses desde que Jorge está con nosotros. Seis meses que se me han pasado volando por una parte y que se me han hecho eternos por otra.

Seis meses durillos, no os voy a engañar, porque aunque el pequeñín apenas da ruido (para que luego digan que todos los niños son iguales, si, si, a mí me lo van a decir…) necesita mucho tiempo. Tiempo para comer, tiempo para dormirlo, tiempo para bañarlo y para cambiarlo de ropa una y otra vez porque de vez en cuando echa un poquillo, o tiempo para, simplemente, perderlo o ganarlo, mejor dicho, quedándote ensimismada mirándolo.

Además, también está mi príncipe destronado que aunque adora a hermano y todo son carantoñas para él reclama su espacio constantemente. Incluso hemos pasado una época de celos muy dura pero parece que poco a poco va remitiendo (esto no debería ni haberlo escrito porque ya veréis que es decirlo y el señorito vuelve a las andadas ;))

Sin embargo, lo mejor de estos seis meses también me lo han dado ellos. La sonrisa infinita de Jorge que se ríe hasta cuando está en duermevela, las caricias constantes que le hace Álvaro, sus “¿qué te pasa a ti?” con esa voz de falsete, la forma en que el pequeño busca al mayor y le da pequeños grititos para llamar su atención, los “nosotros cuatro” de Álvaro, las canciones que le canta para que no llore o para tranquilarlo.. Un montón de experiencias bonitas que superan con creces los días grises, porque es verdad que la maternidad de dos se vive de forma distinta, es más dura, más compleja, más estresante… pero también es mucho más mágica porque ves la forma en la que van interrelacionando ellos, cómo se miran y admiran (dentro de un tiempo os contaré como se pelean, pero por ahora dejadme seguir feliz en mi nube, jaja)  y tu corazón está a una milésima de estallar de amor.

Muchas veces, estando ya embarazada del segundo, me pregunté a mí misma si no me habría precipitado, si no sería mejor que los hermanos se llevasen algo más de tiempo para poder disfrutar un poco más del mayor, para no destronarlo tan pronto… ¡Qué equivocada estaba¡ Creía que tener dos significaba no poder disfrutar de uno, cuando es justo al contrario, ahora es cuando más disfruto de ellos, ya sea juntos o por separado. Juntos porque veo como interrelacionan y por separado porque valoro más el tiempo en exclusiva que les dedico a cada uno, aunque la verdad es que pocas cosas hacemos sólo con uno de ellos. Álvaro siempre se empeña en que “el bebé también” y a mí me encanta que lo incluya en sus rutinas.

Estos seis meses ha sido el tiempo en el que más veces me he tenido que decir “respira, tranquila“, meses en los que he deseado a las cinco de la tarde que fueran las diez de la noche para que Álvaro se fuera a la cama, que he llorado de impotencia porque estaba sola en casa y cada uno de ellos llorando a su vez, que he llorado de cansancio (si, soy un poquito llorona 😉 )… Convivir con dos príncipes es agotador, pero simplemente sonriendo han conseguido que estos seis meses sean los mejores de mi vida.

Fijaos si merece la pena que no me quito de la cabeza tener un tercero, ni en los malos momentos, que os aseguro que haberlos haylos. Mi señor esposo ya le está viendo las orejas al lobo y aquí, en petit comité, creo que se está empezando a concienciar de que al final será padre de familia numerosa, por lo menos ya no dice un “no” rotundo sino un “ya veremos” y un “ya veremos” con lo pesada que puede llegar a ser su mujer es casi un sí ;).

Diy

Manualidades para el Día de la Madre

Los que lleváis algún tiempo por aquí ya sabéis que me encanta celebrar los días inventados por el Corte Inglés especiales y que soy adicta a hacer manualidades, así que ¿cómo no iba a dedicarle yo un post de manualidades al día de la madre? Aunque si os digo la verdad, y espero equivocarme, no me espero ningún detallito para este día. Mis angelitos son aún muy pequeños para entender de estos días, en el colegio del mayor no hicieron ninguna manualidad para el día del padre por lo que tampoco creo que lo hagan para el día de la madre y mi señor esposo… mi señor esposo se va a escudar en que a él no se le dan bien estas cosas, ya veréis…

Sin embargo, como me niego a quedarme sin regalito aunque me lo tenga que hacer yo misma hace unos días que me puse a buscar cositas fáciles de hacer para poder compartir la experiencia con Álvaro a ver si a él le voy inculcando que a las madres hay que quererlas todos los días, que sí, pero que porque le haga un regalito una vez al año sólo por eso, por ser su madre, no pasa nada ;). Comparto también las ideas que más me gustaron con vosotros, por si queréis haceros un detallín para el próximo día de la madre, o por si pasa por aquí algún padre despistado que esté dispuesto a hacer manualidades 😉

Manualidades para el Día de la Madre

Tarjetas. A veces no es necesario una gran cosa y, por lo menos yo, con una simple tarjeta me conformo. Sobre todo si son tan bonitas como éstas:

 

Manualidades con huellas. Me encanta hacer manualidades con las huellas de los niños. Cualquier cosa queda súper entrañable, se hacen en un momento y a mi angelito mayor, por lo menos, le encanta pringarse las manos o los pies para estampar su huella. En san google podéis encontrar un montón de ideas para hacer pero a mi las que más me han gustado han sido éstas tres, especialmente las bolsas 😉

 

Guardajoyas. Dicho así parece que la que os escribe es la Preysler y que en mis manos no caben más anillos de diamantes, jaja. No es el caso, peeeeero reconozco que algún anillo y alguna de plata tengo y bisutería también. Lo de ser un poco árbol de Navidad lo heredé de mi madre y la verdad es que me gusta tener las cosas colocaditas porque si no después no encuentro el colgante que justo me va bien con la camiseta ;). Mirad que cosas tan bonitas he encontrado, seguro que algo de esto termino haciendo, aunque lo termine dos semanas después del día de la madre ;). La percha para los collares con una simple rama queda preciosa pero si la queréis más útil podeis hacerla con una percha de madera y así la podéis guardar en el armario.

 

Manualidades con hueveras de cartón. Las hueveras de cartón ofrecen un montón de posibilidades y encima, además de hacer preciosas manualidades, estamos reciclando ;). Hace mucho tiempo que me fijé en las hueveras como costureros (ya sabéis que la costura es otra de mis aficiones), pero también se pueden hacer preciosas flores o cuadros como el de la imagen.

 

Portarretratos. Lo portarretratos siempre son una buena opción porque seguro que hay mil fotos de nuestros peques que queremos enmarcar. Además, éstos se hacen de manera muy facilita y quedan muy vistosos, ¿verdad?

 

Y recordad que aunque no tengamos ningún regalín para el Día de la Madre nuestro mejor regalo son ellos, aunque por supuesto tenéis permiso para matar al padre de las criaturas ;).

P.D. Las imágenes fueron tomadas prestadas de san google, si alguna tiene derechos de autor y quiere que la retire de este humilde blog sólo tiene que decirlo ;).

Maternidad

Como Conseguir una Operación Pañal Exitosa

Conseguir una operación pañal fácil y exitosa es fácil. Mucho más de lo que pensamos los padres primerizos, pero también es verdad que hay que tener en cuenta una serie de puntos para que todo vaya sobre ruedas.

Muchos padres estarán por estas fechas ya pensando en la archiconocida Operación Pañal. Se acerca el buen tiempo y nos entran las prisas por quitar el pañal, sobre todo los padres de aquellos niños que empiezan el cole en septiembre.

Os entiendo perfectamente, de hecho nosotros le quitamos el pañal a Álvaro por segunda vez justo a mediados de abril del año pasado. Si, por segunda vez, porque como buenos padres primerizos nos creíamos más chulos que un ocho y lo intentamos un año antes, justo cuando cumplió dos añitos y con el consabido fracaso de la Operación Pañal. Aquella Operación Pañal Fallida nos hizo ser más humildes, aprender que nuestro hijo es el más guapo de todos pero no por ello un fenómeno de la naturaleza, y un montón de anécdotas divertidas como os conté aquí ;).

Y también aprendimos un montón de cosas para cuando llevamos a cabo nuestra Segunda Operación Pañal, la buena y definitiva, que me gustaría compartir con vosotros por si a alguien le puede ayudar y de camino se ahorra tener que estar todo el día con la fregona a cuestas apañando pis y no tener que invertir el sueldo del mes en jabón verde para refregar la caca.

Cómo Conseguir una Operación Pañal Exitosa

Imagen de un niño en la operación pañal
Cómo conseguir una operación pañal exito

Quitar el pañal cuando el niño esté preparado.

El niño es el protagonista de la Operación Pañal. Nosotros somos meros espectadores que estamos a su lado durante este proceso, por eso hay que observarlo para saber si está preparado para dar el paso y abandonar los pañales. Nosotros lo supimos porque Álvaro aguantaba el pipí y lo hacía cuando quería. Por ejemplo, una de las veces que hacía pipí sin pañal era justo antes del baño o antes de ir a dormir. Lo poníamos en el váter, lo animábamos a hacer pipí y lo hacía, empezó a formar parte de su rutina.

No forzar al niño para quitarle el pañal.

Este punto está muy relacionado con el anterior. Si no vemos preparado al niño no vale la pena forzarlo. También hay niños que hacen pipí en el orinal pero la caca prefieren seguir haciéndola en el pañal durante una temporada más, no pasa nada, hay que respetar su decisión y sus ritmos. Al final un día os sorprenderá y pedirá hacerla en el váter o ¿conocéis a algún niño de 7 u 8 años que pida el pañal para hacer la caca?

Implicad al niño desde el principio en la retirada del pañal.

Es decir, hacerlo partícipe desde antes incluso de quitarle el pañal. Esto lo podemos conseguir yendo a comprar juntos el orinal y los calzoncillos o las braguitas, dejando que sean ellos los que elijan las cosas, etc.

¿Cuánta ropa interior se necesita para quitar el pañal?

Mucha, os lo aseguro. Comprad el triple de ropa interior de la que creéis que vais a necesitar, quizás os parezca una exageración pero es una prenda que formará parte de la vida de vuestro hijo de aquí en adelante, quiero decir con esto que no se os quedará olvidada en el cajón del armario, y puede ser que un día tengáis un escape tras otro y encima seguro que ese día es domingo ;).

Lo mejor es empezar la Operación Pañal en fin de semana.

Bueno, fin de semana o cuando estéis en casa. Nosotros empezamos la Operación Pañal un viernes por la tarde porque así teníamos todo el fin de semana por delante para quitarle el pañal nosotros. El lunes Álvaro iría a la guardería y aunque sabíamos que podía haber escapes preferíamos que ya hubiera pasado unos días en casa sin pañal para que se fuera haciendo a la idea.

No reñirles cuando se produzcan escapes.

Los primeros días van a haber muchos escapes y quizás le habéis preguntado hace menos de dos minutos si quería hacer pis y por supuesto él os ha dicho que no y dos minutos más tarde, puede que incluso menos, se lo haga encima. No os enfadéis, no lo hacen queriendo ni os están tomando el pelo ni nada de eso, simplemente están aprendiendo a controlar sus esfínteres y aunque ya no os acordéis es un proceso complicado ;).

Intentar no atosigarlos con ¿quieres hacer pis?

Este punto es muy difícil de cumplir, de hecho yo a Álvaro lo tenía mareado. Cuando veía que había pasado una hora y pico y no había hecho pipí empezaba con la cantinela ¿quieres hacer pis? ¿quieres hacer pis? ¿quieres hacer pis?… Se lo preguntaba cada dos minutos y ¿sabéis para qué? Para que al final se hiciera pis encima. Cuando el niño está preparado él mismo empieza a pedir ir al baño, aunque sé que pasaréis todos por la fase de ¿quieres hacer pis?, jajaja.

Explicarles por qué están mojados.

Cuando haya un escape no cambiarlos de ropa sin más, sino que preguntarles si notan que están mojados y explicarles por qué se han mojado. Yo creo que es fundamental que los niños noten la sensación de mojado y sepan de donde viene para que empiecen a superar la Operación Pañal.

No ponerles el pañal en ocasiones especiales.

Si veís al niño preparado y habeís decidido empezar la Operación Pañal hay que llevarla a cabo con todas las consecuencias. No vale quitarle el pañal en casa pero ponérselo para ir al parque o para montarse en el coche (nosotros en el coche poníamos empapaderas, por si acaso 😉 ) porque el niño puede confundirse y no saber si ahora puede hacerse pipí encima o no. El pañal nocturno es otra historia. Nosotros se lo quitamos a Álvaro unos días después de haber superado la Operación Pañal, cuando comprobamos que siempre amanecía seco.

Armarse de paciencia.

Siempre digo que para empezar la Operación Pañal no sólo deben estar preparados los niños sino también los padres. Normalmente si el niño está preparado quitar el pañal lleva menos de una semana pero puede ser una semana muy dura, así que mejor si nosotros también estamos concienciados 😉

 

Estos son mis consejos. Los consejos de una madre que hizo que su hijo pasara por dos Operaciones Pañal porque para la primera no tuvo en cuenta a su angelito. Tened en cuenta siempre a vuestro hijo, él os marcará el ritmo y que la fuerza os acompañe 😉

Probando Productos

Pañales Dodot #DodotNoCuelga

Criar a un hijo es una experiencia increíble. Hasta que no estás metida de lleno en la maternidad no entiendes cómo funciona la mente del niño, lo reciente que son sus recuerdos. Bueno, a veces ni estando metida la entiendes, jaja.

A Álvaro le quitamos el pañal el año pasado por estas fechas y ya no recuerda que usó pañal. Ahora, cuando me ayuda a bañar al pequeñín o a cambiarlo, muchas veces le cuento que él también tenía pañal cuando era un bebé y él siempre salta a la defensiva “pero eso era cuando era pequeño, ahora soy mayor“. La prisa que tienen por crecer estos niños… por querer hacerlo todo solos.

Cuando Álvaro usaba pañal, hace apenas un año, una de las cosas que menos me gustaba era que en cuanto se hacía pis un par de veces le quedaba el pañal colgón. Las que tenéis niños que ya andan seguro que me entendéis. Ves al niño corretear con esos andares tan graciosos y pegado a él un pañal colgón que le llega casi a las rodillas. Y en invierno se disimula más porque los bodys no solo hacen el papel de tener a nuestros bebés calentitos, sino que también funcionan como recoge pañales colgones, pero en verano… en verano o estás todo el día cambiando pañales o terminas por aceptar que el pañal colgón forma parte de tu niño.

Sin embargo, por fin, este verano dejaremos de ver niños pegados a pañales colgones porque Dodot ha inventado un sistema que evita que a medida que se van mojando los pañales vayan cayendo.

Comparativa de pañales Dodot

Nosotros hemos tenido la suerte de poder probarlos gracias a Dodot y a Madresfera y me gustaría contaros cuál ha sido nuestra impresión.

Lo primero que hicimos cuando llegó el paquete a casa fue hacer el experimento que nos proponían desde Dodot. Por supuesto para hacerlo conté con la ayuda de un científico de renombre: mi angelito mayor. A él le gusta mucho ayudar (la mayoría de las veces en lugar de ayudar lo que hace es enredar y enredar y que yo tarde el doble de tiempo en hacer las cosas, pero bueno 😉 ) con todo lo relativo al bebé y cuando le dije que teníamos que hacer un experimento para ver si sus pañales eran buenos le encantó la idea ;).

Preparamos todos los materiales encima de la mesa y comenzamos a hacer el experimiento.

Imagen de experimento con pañales dodot
Pañales Dodot. Dodot No Cuelga

Como podéis ver el experimento consiste en verter 200 ml. de agua tintada en cada pañal y después cortarlos para ver cuál de ellos ha aguantado mejor el agua, que simula al pipí.

Imagen del experimento realizado con pañales Dodot.
Experimento con pañales Dodot. Dodot No Cuelga.

Después de verter el líquido cortamos ambos pañales por la mitad para ver su interior y nos quedamos sorprendidos cuando vimos que el nuevo pañal Dodot Activity está realizado internamente con un sistema tubular ultra absorbente que hace que el pipí se reparta mejor por todo el pañal, se absorba de forma más rápida dejando el culito del bebé seco y encima gracias a este sistema los pañales no cuelgan porque evita que se comben por el centro.

Nosotros lo tenemos claro, gracias a este nuevo sistema ideado por Dodot mi angelito pequeño dejará de ser un niño pegado a un pañal colgón, porque #DodotNoCuelga ;).

Maternidad

Cómo Saber que Hace tu Hijo en la Escuela

A todos los que tenemos hijos en la guardería o en la escuela nos preocupa mucho qué hacen allí, si están bien, si se relacionan con sus compañeros, si juegan con ellos, quiénes son sus amiguitos, si hay algún niño que los incomoda… No me digáis que no os lo habéis preguntado nunca porque yo lo hago constantemente. Muchas veces digo eso de “pagaría por verlo por un agujerito” porque aunque sé que está bien y que es feliz en la escuela me encantaría poder tener acceso a ese terreno de la vida de nuestros hijos que nos está vedado.

Imagen de niños en la escuela
Cómo saber qué hace tu hijo en la escuela

Además, hay niños que son loritos y cuentan todo lo que hacen en el colegio, pero otros… A otros no hay quien le saque qué han hecho en todo el día y aunque les pregunten no salen del “no sé”, “no me acuerdo”, o simplemente se hacen los sordos.

Nosotros, en este sentido, hemos tenido mucha suerte con nuestro angelito mayor porque la mayoría de los días nos viene con todos los cuentos: que si han hecho una ficha y le han puesto una carita sonriente, que ha jugado en el patio con fulanito, que la señorita les ha puesto la canción de Frozen, que le ha dicho a la señorita Flori que se ha pelado, jaja. Si, porque los cuentos vienen para acá pero también van para allá, que aún recuerdo cuando me dijo su maestra que si nos habíamos mudado de casa cuando sólo nos habíamos mudado a la planta de arriba. Álvaro cuenta incluso las cosas que no hace bien. Por ejemplo, la semana pasada me dijo un día que la señorita le había reñido.

Sin embargo, la mayoría de los niños no cuentan mucho en casa de lo que hacen en la escuela y los padres se desesperan porque no saben qué hacen una vez que pasan la puerta de entrada. Por ello me atrevo a daros una serie de puntos que podéis seguir para averiguar qué hacen en la escuela. Si los seguís poco a poco vuestro hijo os irá contando qué hace en el colegio, con quién juega, con quien se siente a gusto…

Cómo Saber Qué Hace tu Hijo en la Escuela

Empezar por cosas divertidas y que sepamos a ciencia cierta. ¿Y qué hay más divertido que la hora del patio? Pues yo le pregunto si ha jugado al balón (que se lleva de casa), con quién ha jugado, quién ha metido un gol, …

Si las preguntas directas no te dan resultado dile cosas a sabiendas de que son mentiras para que él te conteste con la verdad. Por ejemplo, yo le digo “Álvaro, ¿a qué hoy ha ido la teacher?“, a sabiendas de que no le ha tocado inglés, porque así me dice “no, mamá, hoy no ha tocado, hoy ha ido Conchi”.

Preguntarles por sus compañeros. Dos preguntas que le hago a diario son ¿quién ha faltado hoy? y ¿quién ha sido el encargado? Son dos preguntas que en principio no me aportan nada, pero sé si ha estado atento a si ha faltado algún niño, y también sé el grado de relación que tiene con ese niño. Si falta alguno de sus amiguitos siempre me lo dice con un deje de tristeza.

Para saber con qué niño está más a gusto y si tiene algún problema con alguno también recurro a preguntas fáciles como: ¿con qué niño has jugado? Normalmente suelen jugar con aquellos con los que tienen más afinidad o ¿con que niño no te gusta jugar? Para saber con aquellos niños que tiene menos relación. Y cuando me dice que no le gusta jugar con fulanito y fulanito siempre le pregunto por qué. No os esperéis grandes razonamientos cuando os digan porque no quiere jugar con fulanito. Por ejemplo, las razones que me da Álvaro son “porque le da muy fuerte al balón“, “porque yo no quiero jugar con arena” o “porque a mí me gusta jugar con Diego“. Y estas razones son tan válidas como otras cualquiera. Cada uno es libre de elegir a sus amigos, ¿no?

Sin embargo, a veces detrás de esa falta de afinidad se esconden otras razones y hay niños que huyen de otros porque les pegan o les someten a cualquier tipo de abuso. Por eso es muy importante que le hagamos este tipo de preguntas y que intentemos averiguar qué hay detrás de ese “yo no quiero jugar con fulanito”.

Preguntarles también por las tareas que hace. Si no me lo sabe decir a la primera vuelvo a recurrir a decir mentira para sacar verdad y le digo ¿has hecho un dibujo con el número 1? y de momento me corrige para explicarme que no era del número 1 sino de un laberinto en el que un gato buscaba a un ratón 😉

Para saber con qué niños se sienta en la mesa le hago un dibujo y le digo vamos a jugar a las adivinanzas. Tengo que adivinar qué niños se sientan en tu mesa. Por supuesto no acierto ni uno, pero averiguo lo que quiero ;). ¿Y para qué quiero saber con quién se sienta? Pues para saber si está a gusto, si tiene afinidad con esos niños, si hay alguno que lo incomoda…

Imagen de un dibujo para averiguar qué hace tu hijo en la escuela
Cómo saber qué hacen tus hijos en la escuela

 

No reñirles por cosas que han pasado dentro de la escuela. Por ejemplo, antes os dije que Álvaro me contó que le habían llamado la atención por una cosa. Pues yo le pregunté por qué había sido y no le di más importancia. Ya le habían reñido una vez. Si en vez de seguir con la conversación como si nada le hubiera reñido la siguiente vez que le pase algo así en la escuela no me lo contará porque sabrá que se ganará dos regañinas en vez de una. Además, si viene tu pareja y te cuenta que el jefe le ha regañado por tal cosa tú lo que haces es decirle que no se preocupe e intentas que no se agobie por ello, ¿no? Entonces si cuando te lo cuente tu hijo intenta hacer lo mismo 😉

 

De esta forma podéis averiguar muchas cosas que hacen en la escuela, y creedme, que poco a poco, a medida que le vais preguntando ellos se acostumbran a ir contando qué hacen y cómo se lo pasan, quiénes son sus amiguitos…

Aún así si vuestros hijos son de los que no sueltan prenda no los presionéis ¿o vosotros tenéis todos los días ganas de hablar del trabajo cuando llegáis a casa?