Maternidad, Sin categoría

Miedos de una casi bi-mamá

Estoy a punto de convertirme en mamá por partida doble. Y estoy ilusionada, tengo muchas ganas de vivir la maternidad de dos, pero la verdad es que también tengo muchos miedos, no son los mismos miedos que tiene una mamá primeriza eso desde luego, pero reconozco que ahí están y que aunque evito pensar en ellos muchas noches me desvelo pensando cómo será ser madre de dos. Las principales cosas que me preocupan son:

Miedos de una casi bi-mamá

1. Cómo se tomará Álvaro la llegada del nuevo. Yo creo que es el principal miedo que tengo y que tenemos muchas de las que vamos a ser mamás de nuevo. Álvaro está muy ilusionado con el bebé, le da besitos, peetes… Pero no es lo mismo un bebé que está en la barriga y que no da lata ninguna ni necesita ningún tipo de cuidados ni atenciones que un bebé recién nacido que está todo el día colgado de la teta de mamá. No quiero que se sienta desplazado, no quiero que coja celos… Pero soy consciente de que sólo es un niño de tres años y quizás manifieste la llegada del hermanito de una forma que no me gustaría.

2. No quererlos a los dos igual. Muchas de las que sois madres por partida doble (o triple) seguramente penséis que estoy loca. De hecho cuando se lo he dicho a mi madre me ha dicho eso de “si te cortaran un dedo de la mano ¿cuál te dolería más?”. Será una tontería pero jamás pensé que podría querer a alguien como quiero a Álvaro y me parece increible que tenga tanto amor para otra personita.

3. Miedo al parto. Se supone que ya he parido y que sé a qué me enfrento, pero yo siempre digo que tuve un parto peo pero un postparto de mierda. Del parto apenas si me enteré y dilaté tan rápido tan rápido que recuerdo que la matrona me dijo que para el siguiente no me esperara demasiado en casa no fuera a ser que no llegara al hospital (que estoy a 90 kilómentros¡) pero el postparto no fue una experiencia muy agradable que digamos… La episotomía, las hemorroides, el cansancio infinito y las hormonas que no dejaban de hacer de las suyas… Me da miedo tener un postparto igual y ahora además teniendo que atender a un niño de tres años.

4. Las visitas. Las visitas no es que me den miedo es que me dan pánico. Porque hay visitas y visitas. Hay gente que te apetece ver, que vienen a tu casa y estás deseando de enseñarle al angelito y echar un ratito con ellas, sobre todo porque tienen cabeza y saben irse a tiempo… Y después está la gente que viene a tu casa a pasar la tarde, a hablar de tonterías y no tienen prisa ninguna por irse… La amiga de tu suegra, la prima segunda de tu madre o la cuñada de la vecina de enfrente… Gente que no conoces y que se sientan en tu sofá y que encima se permiten darte toda clase de consejos no solicitados…

5. Los consejos no solicitados y que cuando estás en pleno puerperio pueden hacerte mucho daño. Cuando nació Álvaro todo el mundo se permitía darme todo tipo de consejos. Parece ser que al ser madre primeriza me tenían que instruir… Que si no te lo pongas tanto al pecho, que si este niño tiene hambre, que si no tendrás leche suficiente, no lo cojas que se acostumbra, no duerme porque tiene el sueño cambiado… Es tan fácil dar consejos y tan difícil tener la boquita cerrada… Espero que ahora esas sabias consejeras tengan en cuenta que ya tengo un angelito y que más o menos me las he arreglado para criarlo, aunque estas sabias consejeras ahora tendrán otro frente abierto para instruirme: cómo criar a un hijo sin descuidar al hermano mayor, a quién debo darle prioridad y un montón de pamplinas más de las que no me libraré y si no al tiempo.

Las que sois madres por partida doble (o triple) ¿Habéis tenido los mismos miedos que yo? ¿Son miedos “normales”?

Maternidad

Principales Miedos de una Mamá Primeriza.

Cuando nos vamos a convertir en mamás nos asaltan una serie de miedos que no nos dejan disfrutar de los últimos meses de embarazo como se merecen, como un tiempo de ilusión y espera.

Sin embargo, estos miedos son algo normal. Es el miedo a lo desconocido. No sabemos a qué nos vamos a enfrentar y muchas veces nos imaginamos situaciones tan desagradables que después no tienen nada que ver con la realidad.

¿Cuáles son los principales miedos de una mamá primeriza?

Yo os cuento mis miedos. Seguramente no todas sufrimos los mismos pero ya veréis como os sentís identificadas con algunos de ellos. Bueno, pues ahí van:

1. Miedo al dolor del parto.

A mí el momento del parto me aterraba. Incluso cuando iba a las clases de preparación al parto me salté las sesiones que la matrona le dedicó al parto en sí porque soy muy aprensiva y me ponía mala solo de oír hablar de horas y horas de dilatación, episotomías, desgarros… No quería ni oír hablar de él.

Había escuchado tantas historias desagradables que pensaba que parir era como ir al matadero, por eso el dolor del parto me tenía atemorizada. Después mis contracciones se asemejaron a un simple dolor de regla y dilaté los primeros 5 centímetros en una hora y media.

Ojalá pudiera daros una serie de consejos para superar el miedo al dolor del parto. Pero no voy a vender consejos que para mi no tengo. Sólo puedo decir, después de haber pasado por ello, que lo importante es estar tranquilas y pensar que si todas las mujeres pasan por ello e incluso la mayor parte repite, no debe ser para tanto. 😉

2. Miedo a un postparto difícil y doloroso.

Muchas veces digo que yo tuve un parto pedo pero un postparto de mierda. Los días posteriores a dar a luz a mi me asustaban enormemente.

El miedo al dolor, a una depresión postparto, a las hormonas que siempre hacen lo que les da la gana… Yo es que soy un poquito floja, qué le voy a hacer. De esto mejor no hablamos. Sólo os digo que son unos días y que al final todo se olvida. El vivo ejemplo de esto soy yo, que ya estoy ilusionada con un futuro embarazo.

3. Miedo a que el bebé naciera con algún tipo de problema o alguna enfermedad.

Creo que este miedo también es común a todas las embarazadas, seamos primerizas o no. A mí, me daba pánico que el bebé naciera con algún tipo de enfermedad y yo no supiera como afrontarlo. Me llegó a obsesionar durante casi todo el embarazo. Solo hacía repetir como si fuera un mantra “que el bebé venga bien”, “que el bebé venga bien”.

Además, me daba miedo, sobre todo, que tuviera algún tipo de deficiencia psíquica. No sé por qué razón daba por hecho que mi hijo nacería físicamente sano como una pera pero después me moría de miedo de que tuviera algún tipo de deficiencia. Ahora que lo pienso en frío no entiendo cómo desarrollé este tipo de miedo que era tan real.

4. Miedo a no saber cuidarle o alimentarle.

El tema de la lactancia yo ni me lo planteaba. Durante todo el embarazo estuve convencida de que no le daría el pecho al niño. Después nació, me lo enganché y hasta hoy 😉

Lo que realmente me daba miedo era no saber atenderlo. Por ejemplo, que llorara y yo no supiera qué hacer, que se despertara por la noche y yo no lo oyera (como para no oírlo con los berridos que pegaba el angelito)… Después me di cuenta que en la mayoría de las ocasiones el instinto es el que habla y tu solo te dejas llevar.

Principales miedos de una mamá primeriza
Imagen cogida prestada de laresaca.creatuforo.com

 

5. Miedos a las visitas en casa y en el hospital.

Si, a las visitas. A la suegra, a la cuñada, a la prima de la madre o a la tía de la vecina que se asientan en tu casa y dos horas después siguen allí instruyéndote sobre lactancia, cólicos, el sueño… Que te dicen que no lo cojas que se acostumbra, que le pongas el chupete y no todo el día con la teta en la boca, que no entienden tus ojeras y que bosteces mil veces porque llevas noches sin pegar ojo… No se van ni con agua caliente y como cometas el error de invitarlas a un café ya te has perdido.

Para esto yo encontré dos soluciones. La primera fue cerrar la puerta a cal y canto y no abrir si no me daba la gana y ¡qué pocas veces tenía ganas¡. Y la segunda fue salir de casa a dar largos paseos. Mucha gente conoció a mi niño (y me dio el regalito correspondiente) en la calle. Con fulanita puedes estar parada 5 o 10 minutos, pero después no os queda otra que despediros y cada una para su casa.

¿Cuáles fueron o están siendo vuestros principales miedos como madres primerizas? ¿Coinciden con los míos?