Libros

Reseña: Escucha y Descubre los Sonidos de la Granja.

Hacía mucho tiempo que no publicaba ninguna reseña de libros infantiles en el blog, con lo que me gusta a mí que mis niños “lean” y poder compartir con vosotros los libros que les gustan.

En casa tenemos muchos libros infantiles. Tanto a mi señor esposo como a mí, nos gusta mucho leer y como la mejor forma de enseñar es con el ejemplo, no solo leemos delante de ellos o con ellos, sino que también ponemos a su disposición libros infantiles para que cojan el gusanillo de la lectura.

Hoy os traigo la reseña del libro “Escucha y descubre los sonidos de la granja”, del que estamos disfrutando gracias a Boolino.

Sigue leyendo “Reseña: Escucha y Descubre los Sonidos de la Granja.”

Anuncios
Libros, Probando Productos

Cómo Acercar los Niños a la Lectura

Los que lleváis algún tiempo por aquí sabéis que soy una lectora empedernida. Leer es una de mis mayores aficciones y aunque he tenido un pequeño parón he vuelto a recobrar la pasión por la lectura este verano. Desde entonces no he dejado de leer y además, como mi señor esposo me regaló el Kindle por mi cumpleaños (se lo saqué en febrero y mi cumple es el 11 de abril, jaja, seguro que no se acuerda y me regala otra cosa ;)) puedo leer en la cama sin molestar a toda la tropa.

Como amante de la lectura una de las cosas que tenía claras, antes incluso de ser madre, es que quería transmitirles esa pasión a mis hijos, a mí la lectura me ha dado tan buenos momentos que no quiero que ellos se pierdan la magia de los libros.

Sin embargo, hay niños a los que no les gustan los libros, les aburren o simplemente no les interesan. Por ello nosotros hemos seguido una serie de pasos para acercar a Álvaro a la lectura y me gustaría compartirlos con vosotros:

Consejos para acercar los niños a la lectura

Facilitarles el acceso a los libros desde muy pequeños. A Álvaro le empecé a comprar libros cuando era muy chiquitito. Tan chiquitito que los libros más que hojearlos lo que hacía era que se los comía. Era un auténtico devorador de libros, jajaja. Ahora que ya no soy madre primeriza a mi angelito pequeño le proporcionaré libros de tela, que son más adecuados para su edad y para su estómago ;).

Aunque en casa tenemos muuuuuchos libros intentamos ir una vez a la semana a la biblioteca. La biblioteca nos ofrece no sólo libros sino otra forma de acercarnos a ellos. Nosotros solemos aprovechar las tardes de lluvía o cuando hace mal tiempo. A Álvaro le encanta ir, acercarse a la zona de los libros infantiles, curiosear por las estanterías, coger alguno, hojearlo y volverlo a dejar en el mismo sitio, decidir cuál se lleva a casa… A mí me encanta observarlo 😉

Dejarlos elegir sus propios libros. Esa es una de las razones por las que a mi angelito mayor le encanta ir a la biblioteca: porque puede elegir los libros que más les gustan. Cuando era más pequeño le escogíamos los libros que pensábamos que le podían gustar, sin embargo ahora le damos más libertad, aunque de vez en cuando también le compramos algún libro que no haya pedido pero que sabemos que le va a encantar.

Predicar con el ejemplo. ¿Os acordáis de la campaña “Si tu lees ellos leen”? Pues es totalmente cierta. Muchas veces cuando estoy leyendo Álvaro se sienta a mi lado, aunque le extraña un montón que mis libros no tengan dibujitos, solo letras y letras.

Los libros personalizados. Éste ha sido mi último descubrimiento y no podemos estar más contentos. Gracias a Mumablue estamos disfrutando en casa de un libro personalizado que ha sido todo un éxito. Desde que llegó se ha convertido en su libro favorito.

imagen del libro personalizado mumablue
Cómo acercar los niños a la lectura

Os cuento un poco por si alguno de vosotros está pensando en regalarle uno a su hijo.

Mumablue es un proyecto que pretende acercar la lectura a los más pequeños mediante la personalización de sus cuentos. Para ello podéis elegir las caracterísiticas físicas del personaje que más se asemejen a vuestro hijo (corte de pelo, color, forma de los ojos, color de la cara…) y además podéis ponerle el nombre de vuestro tesoro.

Yo decidí ponerle el nombre en letras mayúsculas porque Álvaro está comenzando ahora con la lectoescritura y por ahora sólo reconoce su nombre en mayúsculas. Ha sido todo un acierto. Cuando ha visto el libro con el niño que se parece a él y encima se llama igual que él… No os podéis ni imaginar su cara, jaja.

Imagen del libro Mumablue "Aventuras en Alaska"

Podéis elegir dos versiones:

  • Aventuras en Alaska. Nuestro audaz protagonista veranea todos los años en Alaska, donde juega y se divierte con sus amigos los osos. Tras un largo invierno, los osos han crecido considerablemente y uno de ellos, llamado Sam, ha sido excluido del grupo por ser lento y torpe. Con la ayuda del protagonista del cuento demostrará ser un leal y valiente compañero.

  • El Reino de Miriñán. En El Reino de Miriñan ya no quedan unicornios. Escaparon huyendo de la codicia de los hombres, que se hacían con sus hermosos huevos de oro. Pero uno de ellos, llamado Otis, no tuvo tiempo de huir, y ahora vaga sólo por los rincones del Reino. Nuestro valiente protagonista le ayudará a encontrar a su familia.

Álvaro es más de osos que de unicornios así que elegí para el “Aventuras en Alaska” y le ha encantado la historia de Álvaro, Sam, Clip, Zape y Lupe. Ha empatizado sobre todo con Sam (“pobre Sam, nadie lo quiere”).

El cuento es de tapa dura y son 40 hojas plastificadas y a todo color. La encuadernación tiene pinta de ser bastante resistente, la historia es preciosa y encima le puedes poner la dedicatoria que tu quieras, todo ello por menos de 30 euros con gastos de envío incluídos.

Imagen de la dedicatoria del libro Mumablue
La dedicatoria me ha encantado, pero si no os convence la podéis personalizar a vuestro gusto 😉

La verdad es que llevaba viendo hace bastante tiempo los libros personalizados de Mumablue en la red, pero no nunca pensé que estarían tan bien y, sobre todo, que le gustaran tanto a los niños.

Si tuviera que ponerle alguna pega serían dos:

  • Si en el momento de la compra compartes en Facebook te mandan también una mochila muy molona peeeeero es demasiado grande. Es tamaño adulto, no la puede usar un niño 😦
  • Ya puestos a pedir estaría bien que pudiese personalizarse un poco más introduciendo algunos datos del niño como los años que tiene, sus juegos favoritos… Yo creo que así al niño le gustaría aún más si cabe 😉

 

 

¿Qué hacéis vosotros para acercar a vuestros hijos a la lectura? ¿Conocéis los libros personalizados?

 

Libros

Boolino: Van Gogh. Los Sentimientos de un Gran Artista

Una de las cosas que más me gusta hacer es leer. Reconozco que desde que nació Álvaro ya no leo tanto como antes, entre otras cosas porque solía leer por la noche y el angelito se acuesta a las mil y muchas noches yo me duermo antes que él. Por eso desde que era muy chiquitito le he comprado muchos libros. La verdad es que quizás me precipité y empecé a comprarle libros demasiado pronto porque más que ojearlos lo que hacía era comérselos… Pero bueno, lo que no mata engorda, jajaja.

Otra de mis máximas aficiones (y también de mi señor esposo) es el arte. Nos encanta viajar y visitar catedrales, museos, palacios… Y claro, como en esta casa se viaja en familia, pues a Álvaro no le ha quedado otra que acompañarnos. Por ahora lo lleva bastante bien teniendo en cuenta que empezamos a hacer este tipo de viajes cuando sólo tenía 9 meses y muchas veces aprovecha los museos para echar una cabezadita, jajaja. Aunque muchas otras veces logramos entretenerlo y que casi disfrute 😉

Alvaro y los museos
Hace unos semanas en el Museo Nacional de Escultura de Valladolid 😉

Por todo esto, cuando vi que en Boolino tenían libros de arte para niños ni lo pensé y elegí para reseñar

“Van Gogh: Los sentimientos de un gran artista”

Sigue leyendo “Boolino: Van Gogh. Los Sentimientos de un Gran Artista”

Maternidad

Los Viernes a la Biblioteca.

          Como ya os conté cuando escribí las “50 cosas sobre mí” a mí me encanta leer. Me ha gustado desde siempre. Desde bien pequeñita me pasaba las siestas leyendo y releyendo los libros que había en casa de mis padres que además de ser pocos  la mayoría eran de poesía. Así conocí a Rubén Dario, Miguel Hernández, Machado… y desde entonces no he vuelto a leer poesía. Creo que la aborrecí.

          En mi casa ahora hay muchos libros. Estanterías y estanterías llenas de ellos, porque yo soy de las que no sólo se los lee sino que de vez en cuando me gusta coger un libro al azar y releer alguna parte. Desde que nació Álvaro leo mucho menos, apenas tengo tiempo para sentarme un ratito en el sofá con un libro en las manos y cuando se duerme estoy taaaaan cansada que lo menos que me apetece es coger un libro. A pesar de eso algún libro cae de vez en cuando.

          Para mi la lectura es muy importante. Ha formado parte de mi día a día y siempre he querido que a Álvaro le pasara igual, por ello empecé a darle libros desde muy chiquinino. Era tan chico que los libros le servían para verlos un par de veces y después para romperlos poquito a poco (y eso que eran de esos de las hojas gordas especiales para niños pequeños) o para comérselos a bocados. Sin embargo desde que comenzó el verano más o menos (eso de que con la edad llega el conocimiento es cierto) ha empezado a interesarse más por los libros y nosotros cada vez le hemos ido comprando más. Tiene una buena colección. De hecho mi hermana dice medio en serio medio en broma que Álvaro tiene más libros que ella y seguramente sea verdad.

           Como le encantan los libros y no se pueden comprar un par de libros nuevos todas las semanas desde hace un mes más o menos vamos todos los viernes a la Biblioteca, a la beoteta según Álvaro… este niño siempre está pensando en lo mismo 😉

          Elegimos los viernes porque aquí hay algunos niños más mayores que van a hacer deberes a la Biblioteca, pero los viernes está prácticamente vacía porque los niños aprovecharán que tienen toooodo el fin de semana para hacer las tareas y se relajarán un poco y nosotros así estamos a nuestras anchas y podemos ir a las diferentes estanterías, hablar o sentarnos a leer sin preocuparnos que molestemos a nadie.

        Así todos los viernes después de merendar nos vamos a pasar allí un ratito y después nos traemos para casa libros nuevos: dos para Álvaro y uno para mí que he vuelto a retomar la costumbre. A Álvaro le encanta eso de poder curiosear por allí, poder coger los libros que quiera y encima traerse dos para casa¡ Y a mí, me encanta que le encante 😉

 

    A veces  nos rompemos la cabeza intentando hacer cosas diferentes con los niños, buscar alternativas a pasar la tarde en el parque, no? Pues, aquí tenéis un ejemplo de algo que se puede hacer con los niños sobre todo de cara al invierno. Es entretenido, rompe con la rutina, despierta en ellos la curiosidad por los libros… y lo mejor de todo: es gratis 😉