Libros

Reseña: Lo que encontré bajo el sofá

Lo que encontré bajo el sofá es un libro de los que enganchan. Un libro de esos que lo empiezas un día y no puedes parar hasta que lo acabas, dos días después, jaja. Su autor es Eloy Moreno, que saltó al mundo de la escritura autoeditándose su primer libro El bolígrafó de gel verde,  que estoy deseando de leer.

Nunca había oído hablar de este escritor, pero me recomendaron este libro y ha sido de lo mejorcito que ha caído en mis manos últimamente. Os cuento un poco sobre él

Lo que encontré bajo el sofá

Toledo. Invierno. Alicia, una profesora interina es destinada a esta ciudad a cubrir una baja de unas semanas. Se traslada a la ciudad con su hija pequeña, mientras que su marido sigue viviendo en su pueblo y se ven los fines de semana. Una noche cualquiera contrata una visita guiada para conocer mejor la cuidad y también lo conoce a él, un policía que mientras le descubre lugares y leyendas la va enamorando poco a poco, hasta el punto de que la hace cuestionarse si decirle la verdad a su marido. Decirle las famosas palabras “tenemos que hablar”.

Pero mientras tanto sigue viviendo su historia de amor y descubre que las cosas no son como parecen y que hay muchas personas que guardan secretos porque les da miedo romper con la realidad, porque es más fácil mirar al amor de tu vida desde la ventana y con una taza de café en la mano. O quizás no sea más fácil, pero no te han educado para romper unas cadenas y volar.

Mi tía Laura se levantó, se asomó a la ventana y desde allí me contó lo que nunca le había contado a nadie. A mí, a una desconocida. Quizás porque yo estaba pasando por lo mismo que ella, quizás porque sabía que yo no me atrevería a juzgarla.

-Ahí -me dijo-, en esa puerta que no ha cambiado con los años, vive la persona con la que me hubiera gustado compartir mi vida.

Respiró, miró el cristal y las lágrimas comenzaron a serpentear entre unas arrugas que, con los años – y sobre todo con los acontecimientos-, habían ido poblando sus mejillas.

-La primera vez que nos besamos yo apenas tenía dieciocho años y él estaba a punto de casarse.

En medio de esta historia de amor reciente, Alicia descubre otra historia de amor antigua, una historia que aún esta presente para los protagonistas y que su sello son corazones grabados en la piedra en diferentes partes de la ciudad.

Y unido al amor estan otros temas de la actualidad, como la corrupción política

-Oye -me dijo-, a un político jamás hay que llamarlo de usted, pues en el mejor de los casos es un trabajador a tus órdenes, y en el peor un delincuente.

los desahucios

Dos pisos más abajo, un hombre cercano a los setenta años, sin hijos y viudo hace apenas unos meses, cuenta los días para que amanezca y la policía se presente en su casa para desahuciarlo,  como si fuera un vulgar delincuente. Coge una vieja escopeta que guarda bajo el sofá e introduce dos cartuchos.

o el acoso escolar.

La rodean y ella se deja hacer, se acaba de convertir en una marioneta de hilos prestados. La empujan contra la pared, le ponen una mano en la garganta y mientras una de las sombras enciende un móvil para grabar lo que vendrá a continuación, otra le quita la cartera para desparramar todo su interior por el suelo: dos libros de inglés, un pequeño estuche de maquillaje, varios bolis, unos tampones, la agenda escolar y toneladas de miedo.

Decenas de historias entreveradas que pasan en el mismo bloque, en la calle de al lado o dos manzanas, o quizás a dos kilómetros… Historias corrientes de gente corriente que sigue luchando cada día y que tiene secretos, secretos que pocas veces ven la luz porque es mucho más fácil esconderlos bajo el sofá.

Anuncios
Libros

Boolino: Los Besitos

Hacía mucho tiempo que no llegaba un libro de Boolino a casa. Tanto tiempo que ya creía que se habían olvidado de nosotros, pero la semana pasada nos llegó una sorpresa que nos ha encantado. Se trata de libro de Los Besitos, que va a ser el primer libro para mi angelito pequeño, aunque por ahora lo tiene acaparado su hermano y no hay quien se lo quite 😉

Os cuento un poco más sobre él y después os cuento qué nos ha parecido ¿Vale?

Reseña del libro infantil: Los Besitos

Imagen de la portada de los besitos
Libro de Los Besitos

Autor: Anne Gutman – Georg Hallensleben

Encuadernación: Dura

Número de páginas: 16

Colección: Mira Mira

Editorial: Juventud, S.A.

Resumen del libro: Los Besitos es un libro destinado a los más pequeños de la casa (por eso os decía antes que se va a convertir en el primer libro del pequeñajo 😉 ). En el se muestran diferentes animales que se van dando besitos en diferentes partes del cuerpo hasta que al final, en la última hoja, aparece un papá y un niño que también se dan besitos.

 

Nuestra Opinión Personal sobre el Libro “Los Besitos”.

Reconozco que cuando lo saqué del paquete me decepcionó un poco. ¿Sabéis por qué? Pues porque es un libro para bebés y hacía mucho tiempo que no compraba un libro así, los libros que compramos últimamente son para niños de cuatro años o incluso más porque a Álvaro le gustan los libros para niños un poco más mayores. Después recordé que pronto a mi angelito pequeño le empezarán a interesar los libros, lo empecé a ver y me conquistó por completo.

Imagen del libro de Los besitos

El libro es de encuadernación dura y además tiene unas medidas muy asequibles para las manitas de un bebé. En él aparecen diferentes animales, hay mucho colorido y pocas letras, y encima trata sobre el afecto ;).

Lo iba a guardar unos meses porque no es cuestión de dárselo a un bebé de siete meses y que en dos días nos quedemos sin libro, pero lo vio Álvaro y ahora está dentro de sus favoritos. Si, un libro para bebés es uno de los libros favoritos de mi grandullón de casi cuatro años. Le encanta “leerlo” e ir dándome besitos en las partes que van indicando las diferentes ilustraciones y con lo que me gusta a mi que mi príncipe me de besitos como para guardarlo 😉

imagen libro los besitos

Además, como sabe que el libro es de su hermano, de vez en cuando se pone a enseñárselo. Aunque también se lo llevan los demonios cada vez que el otro pretende llevárselo a la boca. “¡Qué lo vas a destrozar¡” le dice. Si supiera la de libros que se ha comido él, jajaja.

Mi Opinión como Maestra

Ya sabéis que el año pasado terminé Educación Infantil, así que he pensado que de vez en cuando, os voy a dar mi opinión como maestra sobre algunos temas y me voy a estrenar con este libro ;).

El libro “Los Besitos” no es sólo un libro para entretener a nuestros bebés y lograr medi

ante él un primer acercamiento a la lectura sino que puede ofrecernos muchas más cosas si sabemos trabajarlas. Os cuento un poco las posibilidades que tiene:

  • Es un libro muy colorido, por lo que podemos utilizarlo para aprender los colores.
  • Aparecen muchos animales. Mediante él podemos enseñarle a nuestros niños los animales y cuando sean un poco más grandes y tengan asentados esos conocimientos también puede servirnos para diferenciar los animales domésticos de los salvajes.
  • Los animales se dan besitos en diferentes partes del cuerpo, por lo que los niños también pueden aprender las diferentes partes del cuerpo: cabeza, mano, ojos, cuello…
  • Y lo más importante de todo: podemos trabajar el afecto. Los padres nos pasamos el día dándole besitos a nuestros hijos, pero hay niños a los que les cuesta dar más besos. A los niños no hay que obligarlos jamás a dar besos pero si podemos jugar con ellos a los besitos y, por ejemplo, que en una página seamos nosotros los que damos los besos y en otra los que recibimos. Y si no les gusta el juego, no os preocupéis,  lo fundamental es que perciban lo importante que es el afecto y las muestras de cariño en la familia.

imagen del libro Los besitos

¿Os animáis a tener Los besitos en vuestra pequeña biblioteca?

Libros

Cuentos para Soñar: Un Año con las Golondrinas

Ya os he dicho varias veces que soy adicta a la lectura y a los libros. En mi casa hay muchos, muchos libros y desde bien pequeñito Álvaro también ha tenido muchos, vamos a la biblioteca casi cada semana y un libro es de las pocas cosas que soy incapaz de negarle.

Por eso intento participar en todas las campañas de Boolino. Esta vez estaban agotados todos los cuentos de la edad de Álvaro y elegí un libro para niños un poco mayores:

Un Año con las Golondrinas, de Thomas Müller

Este libro está recomendado para niños de 6 a 8 años, pero si volviera para atrás volvería a elegirlo porque es un libro para niños de esa edad pero también es un libro para niños más pequeños y un libro para adultos.

Hacía tiempo que un libro no me maravillaba tanto y es que las ilustraciones son preciosas, llenas de detalle y de realismo y son el complemento perfecto para el texto.

golondrinas

golondrinasvolando

A Álvaro también le ha encantado y al no tener mucho texto no se le hace pesado. Además ha aprendido un montón sobre las golondrinas, las estaciones del año… Hay veces que cuando ve pasar una bandada de pájaros por el cielo dice “mira, mamá, ya se van las golondrinas a África”.

Un año con las golodrinas narra la vida de estos pájaros durante un año, desde que hacen el nido, el cuidado de sus crías, la migración… Trata de la Naturaleza, de la vida en el Campo, de las Estaciones del año todo ello contado en forma de cuento.

Si tenéis que hacer un regalo os recomiendo este libro. Os aseguro que le va a encantar y vosotros, cuando lo tengáis en la mano, también querréis uno ;).

Maternidad

Los Blogs que Leo

Tengo que reconocer que leo otros blogs desde mucho antes de abrir el mío propio. Creo que esto es algo que nos pasa a much@s. Antes de tener a Álvaro curioseaba blogs de cocina, de costura o de viajes y cuando nació mi angelito empecé a leer blogs de maternidad que me ayudaron mucho, sobre todo a no sentirme sola, a tener esa tribu virtual de la que tanto se habla.

Después, cuando empecé a escribir en mi blog, allá por noviembre del año pasado, seguí leyendo los blogs que leía antes y empecé a añadir otros a la lista. Al principio ni siquiera comentaba en ellos. Me daba vergüenza… yo que escribo muchas de mis intimidades en un blog público me daba vergüenza comentar en otros… ¡para mear y no echar gota¡

Leo blogs de mamás como yo. De mamás que dan el pecho a su criatura con tres años y de otras mamás que optaron por el biberón, de mamás que colechan con sus hijo (o sus hijos) y de otras que piensan que en la cama marital no entra ni dios, de papás en prácticas, de mamás viajeras… y hasta de cuquis mamás.

Leo blogs de mamás que se fueron a vivir a Suiza, Italia o Bulgaria siguiendo al amor de su vida y que tienen el blog como una forma de estar cerca de los suyos… para hablar y escribir en español y para ver tortillas de patatas en twitter y aplaudirle más que si hubieran visto al Sr. Grey haciéndoles un striptis en directo sólo para ellas.

Leo blogs de mamás de se agobian porque creen que sus hijos son bebés altas demanda (es imposible que haya tantos, pero este tema mejor lo dejo para otro post), blogs de mamás cuyos hijos son pequeñas marmotas y blogs de mamás que no se quejan nunca porque han entendido que a los hijos no se les puede devolver (en el próximo parto pido el ticket regalo 😉 ).

Leo blogs de mamás que trabajan jornada partida y blogs de mamás que se pidieron una excedencia para cuidar de sus hijos o incluso renunciaron a sus trabajos (y papás también). También leo blogs de mamás que están en paro por obligación y de otras que se preparan unas oposiciones. Todas ellas son unas súper mamás (y súper papás) que sólo buscan lo mejor para sus hijos.

Leo blogs de mamás periodistas que escriben como los ángeles y que empezaron a escribir planeando la llegada de su bichillo  y se han echo expertas en SEO y de mamás que de SEO no tienen ni papa pero eso no supone ningún drama para ellas. Y también leo blogs de mamás que tienen faltas de ortografía como ruedas de molino (perdonad a la mirada crítica de una profesora en paro) y que aún así logran engancharme si no con una cosa pues con otra.

No leo blogs de mamás que me dejan comentarios sin sentido porque ni siquiera se leen mis entradas sino que se aventuran a comentar leyendo solo el título y creen que el comentario es una moneda de cambio: “yo te visito, tu me visitas” y si leo blogs de mamás que ni siquiera me comentan, ni me siguen pero yo estoy enganchadita a sus historias, a sus hijos y hasta a sus maridos, jaja.

Y, sobre todo, leo blogs de Mamás que Pueden con todo y que a pesar de necesitar Días de 48 horas son unas Mamás Muy Felices. Éstas mamás, en concreto, son “mi tribu”. Mamás con las que consulto cosas, a las que les cuento intimidades, les recuerdo que tienen que llamar al “cine”, me río a carcajadas y a veces también comparto lágrimas. Mamás muy diferentes a mí pero sin las cuales mi maternidad 2.0 sería muuuuucho más aburrida.

A tod@s l@s papás y mamás que leo: “Gracias por estar ahí… tan lejos y tan cerca”.

Maternidad

Los Viernes a la Biblioteca.

          Como ya os conté cuando escribí las “50 cosas sobre mí” a mí me encanta leer. Me ha gustado desde siempre. Desde bien pequeñita me pasaba las siestas leyendo y releyendo los libros que había en casa de mis padres que además de ser pocos  la mayoría eran de poesía. Así conocí a Rubén Dario, Miguel Hernández, Machado… y desde entonces no he vuelto a leer poesía. Creo que la aborrecí.

          En mi casa ahora hay muchos libros. Estanterías y estanterías llenas de ellos, porque yo soy de las que no sólo se los lee sino que de vez en cuando me gusta coger un libro al azar y releer alguna parte. Desde que nació Álvaro leo mucho menos, apenas tengo tiempo para sentarme un ratito en el sofá con un libro en las manos y cuando se duerme estoy taaaaan cansada que lo menos que me apetece es coger un libro. A pesar de eso algún libro cae de vez en cuando.

          Para mi la lectura es muy importante. Ha formado parte de mi día a día y siempre he querido que a Álvaro le pasara igual, por ello empecé a darle libros desde muy chiquinino. Era tan chico que los libros le servían para verlos un par de veces y después para romperlos poquito a poco (y eso que eran de esos de las hojas gordas especiales para niños pequeños) o para comérselos a bocados. Sin embargo desde que comenzó el verano más o menos (eso de que con la edad llega el conocimiento es cierto) ha empezado a interesarse más por los libros y nosotros cada vez le hemos ido comprando más. Tiene una buena colección. De hecho mi hermana dice medio en serio medio en broma que Álvaro tiene más libros que ella y seguramente sea verdad.

           Como le encantan los libros y no se pueden comprar un par de libros nuevos todas las semanas desde hace un mes más o menos vamos todos los viernes a la Biblioteca, a la beoteta según Álvaro… este niño siempre está pensando en lo mismo 😉

          Elegimos los viernes porque aquí hay algunos niños más mayores que van a hacer deberes a la Biblioteca, pero los viernes está prácticamente vacía porque los niños aprovecharán que tienen toooodo el fin de semana para hacer las tareas y se relajarán un poco y nosotros así estamos a nuestras anchas y podemos ir a las diferentes estanterías, hablar o sentarnos a leer sin preocuparnos que molestemos a nadie.

        Así todos los viernes después de merendar nos vamos a pasar allí un ratito y después nos traemos para casa libros nuevos: dos para Álvaro y uno para mí que he vuelto a retomar la costumbre. A Álvaro le encanta eso de poder curiosear por allí, poder coger los libros que quiera y encima traerse dos para casa¡ Y a mí, me encanta que le encante 😉

 

    A veces  nos rompemos la cabeza intentando hacer cosas diferentes con los niños, buscar alternativas a pasar la tarde en el parque, no? Pues, aquí tenéis un ejemplo de algo que se puede hacer con los niños sobre todo de cara al invierno. Es entretenido, rompe con la rutina, despierta en ellos la curiosidad por los libros… y lo mejor de todo: es gratis 😉