Diy

Juguetes con Botellas de Plástico

¿Os habéis parado a pensar la de botellas de plástico que tiramos a la basura?. En casa raro es el día que no tiramos una o dos botellas de plástico y eso que como yo soy un poco enreda guardo algunas para hacer manualidades, para mantener organizado mi rincón de costura o simplemente para congelar los litros y litros de sopa que hago, jaja.

Sin embargo, hace unos días recordé que hace unos dos años usaba las botellas de plástico de zumo para jugar a los bolos con mi mayor y se me ocurrió que podía hacerles unos juguetes con esas botellas de plástico que desechamos.

De hecho mis hijos juegan con todo menos con sus juguetes. Habéis oído el caso del típico niño que en vez de jugar con el juguete súper chulo lo hace con la caja de cartón o con el papel de regalo, ¿verdad? Pues esos son mis hijos.

Sigue leyendo “Juguetes con Botellas de Plástico”

Maternidad

Regalos para Niños que No Son Juguetes

Como os dije hace unos días creo que nuestros hijos tienen demasiados juguetes. Por lo menos el mío los tiene y tiene tantos que pocas veces juega con ellos. En casa lo que hacemos es que a veces le guardamos parte de ellos y cuando los volvemos a sacar al cabo de un tiempo parecen que hubiesen llegado los Reyes Magos. O si no es el mismo el que se encarga de ir alternando los juguetes. Hay temporadas que le da por las construcciones y el juguete estrella son las piezas de megablocks y otras veces le da por el fútbol y no hacemos otra cosa que echar partidos en el pasillo.

Pues pensando en esto el otro día se me ocurrió que hay otros regalos para niños que no son juguetes pero que pueden hacerles la misma ilusión si no más. He hecho una recopilación para tenerla presente para futuros regalos o de cara al cumpleaños. Os la dejo aquí por si a alguien más le sirve de inspiración 😉

Regalos para Niños que No Son Juguetes

Útiles para pintar. A la mayoría de los niños les encanta pintar, por lo que un buen regalo pueden ser rotuladores, acuarelas, pinturas de dedos Además, con el regalo de estas cositas podemos ayudarlos a desarrollar la psicomotricidad fina y eso nunca está demás.

Si vais a regalar estas cosas buscad siempre que en la caja diga que son pinturas lavables. Ya sabemos que los niños se suelen manchar y hay pinturas que no salen ni a la de tres, ;).

Dentro de este apartado os incluyo una cosa que a los niños les encanta: los rotuladores para la bañera. Con ellos pueden pintar en la bañera o en los azulejos de la ducha y después se quita con que simplemente le demos con un poco de agua.

Libros. Todos los niños deberían tener en casa libros. Los libros constituyen un gran entretenimiento desde que son pequeños. Nosotros empezamos a comprarle libros a mi angelito mayor tan pronto que lo que hacía era que se los comía. Anda que no estuve yo tiempo preocupada porque devoraba los libros, literalmente… Pero después empezó a cogerle el gusto y aunque no sabe leer los hojea, mira sus dibujitos, jugamos a encontrar cosas en los dibujos y ahora que está empezando a conocer las letras a buscar letritas, a contar cuantas “o” hay en una línea o en una determinada palabra…

Una buena opción dentro de los libros son los libros personalizados. Si queréis hacer un libro personalizado podéis contar con Mumablue, web donde  puedes hacer un libro a tu medida, con la cara de tu hijo ;). Si a Álvaro le encanta que le cuente cuentos en los que es él el protagonista si se viera reflejado en un cuento de verdad yo creo que le daría un pasmo ;).

Disfraces. Descubrí que mi hijo le gustaban los disfraces cuando un día, el verano pasado, estaba jugando con una espada, le hice un parche de fieltro y se convirtió en pirata, con un delantal se transforma en cocinero y los rollos de cartón del papel de cocina los convertimos en prismáticos y jugamos a que somos exploradores. Si estas cosas tan básicas le encantan yo creo tener en casa dos o tres disfraces completos sería todo un acierto.

Además, jugar a disfrazarse le reporta muchas cosas buenas a los niños: estimula su fantasía y su imaginación, les ayuda a ponerse en el lugar de otro, propicia el juego simbólico…

Instrumentos musicales. Los instrumentos musicales son un gran regalo para los niños porque estimulan su creatividad, mejoran la coordinación, avivan la agudeza auditiva, estimulan la memoria… Y, sobre todo, a los niños les encantan. A quien no sé yo si les gustarán tanto es a sus pobres padres. A mi angelito mayor el año pasado le trajeron Sus Majestades de Oriente una batería. Afortunadamente ya se rompió. No digo más, jajaja.

Pero como de lo que se trata es de que los regalos les gusten a los niños con un instrumento musical acertaréis seguro. Y ya de paso le regaláis a los papás unos tapones ;).

Entradas para espectáculos. Hace unos días llevé a Álvaro a un teatro a ver un espectáculo que había de Frozen. En realidad a él no le gustaba Frozen hasta ese momento. En casa no había puesto interés en la película, ni en las canciones ni en nada. Lo único que le gustaba de Frozen eran unas botellas de agua que le compré un día ;).

El caso es que fuimos a ver el espectáculo de Frozen y desde entonces tengo a Ana y a Elsa hasta en la sopa (Suéltalo! Suéltalo!, No lo puedo ya retener, Suéltalo! Suéltalo!…). Nunca hubiera pensado que unas entradas para un espectáculo o para el circo, el cine… fuesen un buen regalo pero en vista de lo que disfrutó en ese momento y lo que lleva disfrutando sólo de recordarlo ahora estoy convencida. Eso si, regaladle dos entradas, que el niño no va a ir solo y el papá de turno no tiene por qué hacer un desembolso extra ;).

Ropa. Nunca me ha gustado eso de regalarle ropa a los niños, por la cara de tontos que se les queda cuando abren el regalo… Pobrecillos, se encuentran con un paquete envuelto con papel de regalo y después es un jersey :(. Supongo que a mí se me quedaría la misma si en mi cumpleaños me regalasen una fregona. Peeeeero, hay niños que hacen el cumpleaños muy pegado a los Reyes, o que sus padres te lo piden expresamente. Reconozco que yo a mi hermana le digo que compre algún juguete y algo de ropa.

Sin embargo, hay ropa que a los niños si les gusta. Por ejemplo, a Álvaro le regalaron la equipación del Real Madrid y le encantó. Otras ideas pueden ser babys para el cole con sus dibujos favoritos, una mochila, un paraguas… No tiene por qué ser expresamente un chándal. Y si regaláis ropa y los niños aún no eligen su ropa, por favor, enteraos de los gustos de sus padres, jaja.

¿A algun@ de vosotr@s se os ocurre que otros regalos (que no sean juguetes) les podemos hacer a l@s niñ@s? Venga, dadme ideas y hacemos otra recopilación ;).

Maternidad

¿Tienen nuestros Hijos demasiados Juguetes?

Es una pregunta complicada, ¿verdad? Unos diréis que si, que nuestros hijos tienen demasiados juguetes, que no necesitan tantos y otros que no. Incluso habrá quien piense que su hijo no tiene demasiados juguetes pero el hijo del vecino si 😉

Además, es que esta cuestión es muy relativa porque para cada familia muchos es una determinada cantidad. Y mientras unos piensan que tres juguetes para su cumpleaños está bien otros pensarán que el número perfecto es diez.

Yo os voy a hablar de nuestro caso, como siempre. Desde mi punto se vista Álvaro si tiene demasiados juguetes. Demasiados juguetes y demasiados titos, de hecho aún le falta el regalo de reyes de mi hermano y preveo que serán juguetes, así, en plural, y encima será algo que ocupe mucho… Ya veréis como no me equivoco.

Sigue leyendo “¿Tienen nuestros Hijos demasiados Juguetes?”

Maternidad

Cinco Cosas que No le Enseñaré a mis Hijos

Hay veces que pienso si estoy educando bien a mis angelitos, el pequeño aún sólo necesita teta y brazos, pero el mayor… El mayor está en una etapa difícil para él, la entrada en el cole, la llegada del hermanito… Y yo, que soy una madre del agua, que impongo muy pocos límites, que siempre procuro adaptarme y que la mayoría de las veces pienso eso de “pobrecito, si sólo tiene tres años…”. Me da miedo equivocarme, no tener claro que cosas tengo enseñarles… Porque yo no tengo claro que tengo que enseñarles, yo sólo tengo claro lo que no les voy a enseñar.

Cinco cosas que no le enseñaré a mis hijos

1. No le enseñaré que hay que terminarse toda la comida del plato. Yo unas veces tengo más hambre y otras menos, pero como soy yo la que me sirvo la comida me echo la cantidad que me apetece. Aún así hay veces que dejo algo en el plato y otras veces que tengo que repetir. Pero Álvaro le pongo la comida yo y la gran mayoría de las veces le echo de más, lo reconozco, soy de ese tipo de madres que le pone más comida de la que es capaz de comerse y lo abriga si ella tiene frío, no puedo ser perfecta en todo ;).
Por eso no lo obligo a comer, él sabrá si tiene más hambre o menos. Cuando me dice que no quiere más pues saco el postre y santas pascuas, porque mi niño no puede querer más lentejas pero sitio para el postre siempre tiene ;).

2. Tampoco le enseñaré que tiene que comer de todo. ¿De verdad hay alguien que coma de todo? Yo soy bastante asquerosita para comer y hay muchas cosas que a mis casi 36 primaveras aún no he probado. No es no me gusten, es que hay cosas que sólo por su aspecto ya se que no voy a probar. Me gustaría que mi hijo no fuese así y por eso lo ánimo a probar nuevas cosas. Siempre le digo que lo pruebe y si no le gusta que lo eche para atrás. A veces me hace caso, otras no. Mi señor esposo hace lo mismo conmigo. Yo jamás le hago caso. En ese sentido mi hijo, con tres años y medio, tiene más cabeza que yo.

3. No le enseñaré a compartir sus juguetes. Me hace mucha gracia la moda que hay ahora con lo de ” hay que compartir”. Pues yo esa lección tan importnate no se la he enseñado a mi angelito y me ha salido de un generoso que a veces me da hasta coraje. Y ¿sabéis por qué no se la he enseñado? Pues porque para los niños sus juguetes son sus bienes más preciados, ¿por qué lo van a tener que compartir? Compartimos nosotros, sus padres, nuestras joyas, el coche, el móvil… Imagina que estás tomando una cervecita en un bar y vienen tus amigos, te cogen el móvil y se ponen a tocotearlo. Yo los mato.

4. No le enseñaré a no defenderse. Se que aquí me vais a criticar, pero me da igual. Jamás le diré a mi hijo que le pegue a nadie, ni que consiga las cosas por la fuerza. Pero tampoco le voy a decir “si te pegan, díselo a la señorita o dímelo a mí”. Antes si lo hacía, hasta que me he dado cuenta de que cuando le pegan se queda quieto, llora y después viene a darme el parte. Si yo estuviera tan tranquila y viniera fulanita a darme una bofetada, la primera vez me quedaría quieta, la segunda quizás le preguntaría que qué le pasa y por qué ha pegado pero a la tercera vez os aseguró que la bofetada va de vuelta.

5. No le enseñaré que los besos se dan por obligación. Yo soy muy besucona, con la gente que conozco, no vayáis a pensar que voy repartiendo besos a diestro y siniestro y me encantaría que Álvaro al menos me devolviese la centésima parte de los besos que le doy. Pero el en eso no ha salido a mí y encima desde que llegó su hermano él es el blanco de sus besos. Si no lo obligo bueno, a veces si a darme besos a mí, que soy su madre como para obligarlo a darle un beso a su tía, a su abuela o a la vecina.

Y vosotros, ¿¿¿qué cosas jamás le enseñaríais a vuestros hijos???

Maternidad

La Patrulla Canina y los Reyes Magos

Álvaro, como miles de niños (¿hay alguno que no la haya pedido?), pidió “la Patrulla Canina” para Reyes. Si por él hubiese sido hubiera pedido todos los perritos, a Ryder, el centro de mandos y toda la parafernalia de la patrulla pero le expliqué que hay muchos niños que han pedido lo mismo a los Reyes Magos y que no podían traerle todo porque si no algún niño iba a quedarse sin nada. Lo entendió a la primera y entonces pidió solo a Rocky, el perrito que tiene el camión de reciclaje.

Hasta ahí todo bien: un niño de tres años y medio que pide un regalo para Reyes… Parece fácil, ¿verdad? Pues no lo es.

Sigue leyendo “La Patrulla Canina y los Reyes Magos”