Maternidad

“Estoy malito”, la Frase Mágica.

¡Qué semana más mala he pasado¡ Empecé con fiebre el viernes pasado y hasta ayer la fiebre no ha dejado de visitarme día si y día también. Yo todo lo hago a lo grande y esta vez me he cogido una gripe de las de campeonato y encima la he intentado pasar a base de paracetamol, con ocho cojones… Dos míos y seis de los tres médicos que me han atendido las tres veces que he ido a urgencias. A la cuarta ya vieron que o me mandaban los antibióticos o esta pobre se quedaba por el camino y no es plan, que soy madre 😉

Lo peor de todo es que Álvaro no se ha enterado prácticamente que su mamá estaba malita y aparte de meterme algún caramelo de menta en la boca para que no tosiera no ha tenido más consideración conmigo. Bueno, esa y la de seguir estando todo el día pegado a mi como una lapa… así que se ha terminado contagiando y ahora en vez de estar una mala en la familia estamos dos… Mi pobre señor esposo y padre de la criatura no da abasto a traernos medicamentos…

Y encima el mi niño malo, malo, se ha dado cuenta de que existe una frase mágica que nunca había explotado “es que estoy malito”. La frase en cuestión admite un montón de variaciones y son todas igual de resultonas. Os pongo unos ejemplos:

– Está mi niño con su maletín de médico curándome de todos mis males y yo no me puedo aguantar y casi me lo como a besos y él va y me dice “mami, no me des besos que me pono malito”.

– Estoy literalmente tirada en el sofá pero Álvaro tiene ganas de hacer unos puzles conmigo (no los puede hacer solo, no, tengo que estar echada para delante mirándolo y diciéndole “muy bien” con cada pieza que pone), como me hago la tonta y no le hago caso se acuerda de su frase mágica y me dice mamá como no te eches palante te ponges malita“.

– No tiene ganas de comer y yo que lo entiendo que yo tampoco tengo ganas… Pero de ahí a echarle morro al asunto va un trecho. Ayer no tenía ganas de comer a mediodía y me dice “no teno ganas de comer porque estoy malito… ¿Me traes un sumo fresquito que de eso si teno ganas? y cuando ve mi cara de póquer añade “poooo fiiiiiiiii”. A ver quien es la guapa que se resistea tanto encanto 😉

Y lo mejor de todo es que no solo es listo el niño… sino que también es medio adivino. Como yo le pongo de vez en cuando la mano en la frente para ver si tiene fiebre ahora cuando yo toso, es decir, alrededor de mil veces diarias, me pone la mano en la frente y me dice “uy, tienes tos”. !Un adivino! Lo que yo os diga… A ver si nos recuperamos del todo y salimos de casa que lo primero que vamos a hacer es ir a echar la primitiva 😉