Maternidad

Frases para no Olvidar (III)

Desde hace unas semanas Álvaro se ha sacado una frasecita de la manga que le sirve para todo, pero sobre todo para librarse de todos los rapapolvos. La frasecita en cuestión tiene dos variantes, una más simple:

No pasa nara, mami/papi

       Y otra más elaborada que la ha descubierto hace unos días:

No te peocupes, no pasa nara mami/papi, vale?

       Si lo que ya ha hecho es muy gordo le añade al final ha sio sin quere y a tomar por culo asunto solucionado.

        En realidad esta frase se la he proporcionado yo porque cada vez que rompía o hacía algo sin querer le decía: no pasa nada, cariño, ha sido sin querer y ahora he creado un monstruo no hay quien se la quite porque se ha dado cuenta que es una frase comodín. Os cuento una serie de ejemplos con la frasecita:

– El angelito me rompe el juego de café del ajuar, si, el de los caros, que no lo he usado ni lo voy a usar nunca y tengo guardado en el mueble del salón cogiendo polvo pero que me encanta porque me lo compró mi madre, pues me dice no pasa nara, mami, ha sio sin querer. Y encima va a por su cepillo y me ayuda a barrer los trozos mientras me va consolando: no estés tiste mami, que no pasa nada, vale? Yo te ayuro. ¿Qué quereis que os diga? Me encantaba mi juego de café, pero ver a mi niño consolándome no tiene precio. Además seguro que lo hizo sin querer, no?

  Álvaro no se quiere dormir. Se levanta una y otra vez y yo estoy al borde de un ataque de nervios. Se me caen las lágrimas solas, de cansancio, de frustración… y va el mi niño y me dice: no pasa nara, mami, vale? y me come a besos. Y entonces pienso que ya dormiremos bien más adelante, cuando sea un poco más grande, que él lo tiene que pasar también mal por no ser capaz de coger el sueño… y me parece que tengo el niño más bueno del mundo y que me quejo de vicio.

– Esta misma noche le he dicho a Álvaro que no le puedo dar más teta porque las tengo malitas, pero el me ha dicho: no te peocupes, mami, no pasa nara, yo te curo. Me ha dado unos cuantos besos y ha seguido mamando tan tranquilo. Lo mejor de todo es que me ha curado. Sus besos también son mágicos, igual que los míos, debe de ser cuestión de herencia 😉

Y ya vamos por la tercera entrega 😉

 

Frases para no olvidar (I)

Frases para no olvidar (II)

Maternidad

Frases para no Olvidar (II)

Hace un mes y pico os contaba algunas de las frases que decía Álvaro en aquellos momentos y que a mí (y a su padre) nos resultaban muy graciosas. Pues bien, aquellas frasecitas que tanto nos gustaban han pasado a la historia, pero a cambio ahora tenemos una nueva:

                     “El lobo no mene, el lobo ta en el bosque. Si el lobo mene palo pum”

 A Álvaro le gustan mucho los cuentos. A veces pienso que le gustan demasiado porque me tiene toooodo el día contándole cuentos e inventándome historias. En cuanto se acuerda viene hacia mí (sigo siendo su contadora de cuentos preferida, aunque poco a poco se va dando cuenta que si su madre no puede tiene disponible otra baza: su padre) y me dice “mamá, cuento”.

Sus cuentos favoritos son todos aquellos en los que aparezca el lobo feroz. Le encantan, pero a la vez le dan un poco de miedo, sin embargo, el morbo puede con él y siempre acaba pidiéndolos. También le encanta jugar a que su papá es el lobo feroz que viene a comernos mientras que nosotros nos escondemos en la cueva (debajo de las sábanas).

Tanto cuentos y juegos con el lobo han traído como consecuencia que a veces diga sin venir al caso “uy, que miedo, que mene el lobo”. A lo que nosotros siempre le respondemos que el lobo no viene a casa, ni al parque, ni a la calle, ni a las bolas… porque el lobo vive en el bosque y que si viniera no pasaría nada porque le daríamos con un palo (pum, pum, pum).

Pues él se ha quedado con la canción y ahora en vez de decir que viene el lobo dice “El lobo no mene, el lobo ta en el bosque. Si el lobo mene palo pum”, y algún día incluso me he tenido que llevar el palo del senderismo colgado en el carro, por si acaso… Pobres lobos, que fama más mala se han echado a cuesta¡¡¡

Maternidad

Frases para no olvidar (I)

Hay varias frases que dice Álvaro que me encantan y que no quiero que se me olviden nunca. Cada vez que las dice con su lengua de trapo su padre y yo nos miramos y sonreímos. Estamos bobos, lo sé, pero es tan gracioso verlo decir ciertas cosas que las puede repetir mil veces y nosotros seguimos sonriendo. Tonterías de padres, quizás 😉

Frases para no olvidar

        La primera de ellas es la siguiente: No son vuvas, son mones. guaaa, que malo. Para entrar en el piso que tienen mis padres en la playa hay que hacerlo por un patio comunal en el que hay plantado un gran limonero. Álvaro, la primera vez que lo vió este año, señaló a los limones y exclamó muy contento ¡¡¡vuvas¡¡¡ porque le gustan mucho. No me acuerdo si su padre o yo le dijimos que aquello no eran uvas, que las uvas eran más chiquininas y que lo que veía eran limones y estaban malos. Pues desde entonces no ha dejado la cantinela. Es más la dice cada vez que salimos o entramos de casa… y a nosotros nos encanta, jaja.

        Otra cosa que dice mucho es: os huevos no se ompen, de os huevos salen pipis. Yo no sé quien le habrá enseñado que de los huevos salen pajarinos, supongo que lo habrá visto en los dibujos o algo de eso, lo que si sé es que él tiene muy claro que los huevos no se pueden romper porque salen pipis. Así que cada vez que ve un huevo, sea en la puerta del frigorífico, en un libro o en los dibujos nos lo repite, por si nosotros teniamos alguna duda, jaja. De hecho ayer por la mañana su padre estaba haciendo una tortilla de patatas mientras que nosotros disfrutábamos del mejor momento del día y ha venido a preguntarme cuántos huevos le echaba. ¿Qué creéis que le ha dicho Álvaro?

       ¿Vuestros peques también tienen frases que dicen mil veces y aún así cada vez que lo hacen os arrancan una sonrisa?