Maternidad

Otras 50 cosas sobre Álvaro.

Es la tercera entrada de este tipo que escribo sobre Álvaro y tengo que reconocer que, aunque pueda resultar pesada, me encantan estas entradas. Entradas del tipo 50 cosas sobre Álvaro, o sobre las cosas que hace y que dice. Y me gustan tanto porque se que de la mayoría de las cosas que hacen nuestros hijos ahora no nos acordamos dentro de unos años y tenerlas aquí significa un poco como hacerlas “para siempre”. Así que yo hoy tengo otro post para el recuerdo ;).

50 cosas sobre Álvaro

1. Hablas muy bien pero sigue diciendo palabras mal y a mi me encanta escuchártelas: cacacola, titame, línea de neta, murío, gomitar, colear (colorear)…

2. Cuando vamos a comprar un helado siempre te pregunto que qué te apetece y tras pensarlo un rato (para desesperación de la dependienta) siempre contestas lo mismo: helado azul o granizada de cacacola.

3. Sabes nadar desde hace unos meses pero te da pánico entrar la cabeza debajo del agua porque tragas agua todas las veces.

4. Has desarrollado una técnica para tirarte a la piscina sin hundir la cabeza y para ello saltas en el agua agitando mucho los brazos y las piernas. Verte es un espectáculo.

5. Te encanta saltar en la cama y en los sofás y yo me arrepiento del primer día que te permití hacerlo, jajaja.

6. También te encantan los helados y nos pasamos la vida negociando con ellos en la hora de la comida.

7. Comes regular, por ser benévola. En realidad no hay quien te saque del sota, caballo y rey y aún así hay que entrarte la cuchara en la boca.

8. Tu número favorito es el 10 y tu color favorito es el blanco.

9. Últimamente siempre dices que te lo pasas “fenomenal” y que todo es “fantástico”.

10. También dices que el agua de la piscina o de la playa está “friísima”.

11. Eres un papelón y cuando quieres conseguir algo me miras con ojos de enamorado de telenovela y me dices “te quiero”.

12. Yo a veces te digo “te adoro” y tu me imitas y me dices que me amoras, jajaja.

13. Te he enseñado la retahíla de “te quiero, te adoro, te llevo a los toros, te compro avellanas para ti y para tu hermana…”. Y tú me la dices pero comprándome avellanas, pipas, helado, granizada e invitando a mi tita, a mi hermana y a toda la familia.

14. Cuando te das un erupto dices que te has pegado un bruto.

15. Te encanta jugar al fútbol, al pilla-pilla y al escondite. También te gusta jugar con los bloques, con los perritos de la Patrulla Canina y con los Power Rangers.

16. También te gusta mucho hacer rimas y todas tienen un martillo en medio. Por ejemplo, ¿a que no me pillas martillo de martilla? o vete, vete, martillo martillete. Eres genial.

17. En pleno verano, y con el verano tan caluroso que hemos pasado, quieres que te arrope y que te caliente los pies porque tienes frío.

18. También me pides que te abrace para dormirtepero más fuerte, con todas tus fuerzas para dormirme bien“. Y lo primero que haces cada mañana es preguntarme si he dormido contigo o con tu hermano. Yo siempre te digo que contigo aunque no siempre es verdad ;).

19. A tu hermano lo adoras. Jamás pensé que ibas a quererlo tanto. Le das mil besos cada día sin que nadie te diga nada. Te salen de dentro y le haces mil carantoñas y le dices mil te quiero. Y te aseguro que no estoy exagerando.

20. Eres muy burro con él. A veces lo Abrazas tan fuerte tan fuerte que lo agobias y empieza a llorar. Siempre estás preguntando ¿le puedo dar un besito? Y yo tiemblo porque me da miedo que algún día me lo descoyuntes.

21. A veces pienso que estás sordo porque te puedo llamar 20 veces que si estás viendo dibujos no contestas, aunque después me doy cuenta que tu sordera es selectiva y que aunque estés viendo los dibujos ensimismado te pregunto que si quieres un helado me oyes a la primera 😉

22. Te mueves mucho durmiendo. Sueles amanecer al revés o atravesado en la cama.

23. Últimamente te ha dado por el tema de la muerte y constantemente dices que casi te has murío y quieres jugar a que hacernos los muríos. Pero yo he introducido una variante en el juego y es que hay que despertar al que se muera con un beso de amor. Estoy deseando dejar de jugar a estas cosas, ya lo entenderás cuando seas padre.

24. Te encanta hacerme rabiar y cuando yo te digo que te quiero hasta el cielo tu me contestas que tu hasta la ventana o hasta la lámpara 😠.

25. Cuando te enfadas me dices que ya no me quieres :(. Aunque en cuanto me necesitas para algo o quieres conseguir otra cosa vienes hacia mi, me dices que me quieres y que lo de antes era mentira.

26. Siempre te quieres salir con la tuya y con “solo una vez más”, “por fi, por fi, por fiiiii” o “lo que diga mi dedo” te crees que lo tienes todo solucionado. Eres pesado hasta decir basta.

27. Eres muy mimoso y me das muchos besos al día, normalmente en la barriga que es la parte de mi cuerpo que está a tu altura. A mí me encanta porque me recuerda los besos que me dabas cuando estaba embarazada de tu hermano.

28. Sigues queriendo que te cure las pupas a besos;)

29. Algunos días me das besos y después me preguntas que de que son. Cuando te digo que saben a fresa o a chocolate te ríes y me dices que me has dado un beso de calcetines apestosos y te quedas tan fresco.

30. Cuando no te enteras bien de algo siempre me pides que te lo cuente otra vez “desde el final” en vez de desde el principio, jajaja.

31. No te gusta nada cortarte el pelo y te engaño haciéndote creer que el peluquero te da un euro para que te compres después un helado o una bolsa de gusanitos.

32. Aún así rara es la vez que te estás quieto y normalmente terminas con trosquilones.

33. Te gusta mucho dar paseos en la bici con papá 😉

34. Últimamente casi todas tus respuestas llevan un “pues claro que no” o un “pues claro que si” incluidos.

35. Cuando ves a tus amigos del cole te da vergüenza saludarlos y te escondes o pasas de largo haciéndote el sueco.

36. Te encanta ir al parque o a la fuente y cuando volvemos a casa más que bañarte debería meterte en la lavadora.

37. Nunca quieres bañarte ni ducharte y hay que estar dos horas rogándote para que te metas en el agua y otras dos horas pidiéndote que te salgas.

38. Te gusta jugar a los bebés, decir gugu gaga y decir que tienes un año. Pero cuando te digo que te voy a poner un pañal porque eres un bebé das un espantón y vuelves a tener cuatro años en un segundo.

39. También te encanta jugar a los perritos. Tu eres Tobi y yo te digo que me des la patita, te acaricio la cabeza y te digo buen chico.

40. Dices que eres del Real Madrid, del Betis y del Barcelona. Tu padre cuando oye lo del Barcelona casi le da un infarto.

41. Últimamente te ha dado por los dinosaurios y te sabes todos los nombres de los dinosaurios y si no te lo sabes te lo inventas sobre la marcha y te quedas tan fresco.

42. Cuando te pica algo me pides que te rasque y te vas moviendo hasta que doy con el sitio, jajaja.

43. Eres un enfadón.

44. Te encanta jugar con los niños mayores que tú y tu primo es tu ídolo.

45. Se te antoja todo lo que ves y hay que estar continuamente negociando contigo para que elijas.

46. Ya estás pidiendo cosas para Reyes, jaja.

47. Te encanta despertarme cuando estoy dormida (arggggg).

48. Te gusta mucho hacernos fotos a papá y a mí y cuando reclamas la cámara yo me pongo a temblar porque ya te cargaste una ;).

49. Tienes una sonrisa preciosa y cuando te ríes también con los ojos se te ilumina toda la cara. Eres el niño más bonito del mundo.

50. Sigues corriendo hacia nosotros cuando nos ves gritando “mami” o “papi” y dándonos un súper abrazo aunque te hayamos dejado en casa de las abuelas sólo media hora ;).

Y como siempre 50 cosas se me quedan cortas para describir todo lo que eres y lo que significas para nosotros. Te amoro.

Maternidad

Las Cosas de Álvaro

Hoy toca otro post para el recuerdo de las cosas que hace y que dice mi angelito, porque vaya perlitas que suelta por esa boca, aunque es normal, no se calla ni un momento, y por supuesto hasta que no termina de hablar no hay tu tía de que me preste un poco de atención o me haga caso. Hay días en los que me duele hasta la cabeza de la matraca que se trae aunque la verdad es que estoy disfrutando también mucho de estos casi cuatro añitos. Como digo muchas veces “si pudiera lo congelaba” para seguir disfrutando de tanta inocencia. Y ahora, antes de que me líe más, os cuento

Las cosas de Álvaro

Estamos aprendiendo nuevos colores. Ya domina todos los colores básicos como no quiero que sea como su padre que al beige le llama marrón clarito clarito clarito, me he propuesto enseñarle nuevos colores como el fucsia, el azul marino o el granate. Pues bien, el otro día le toco el turno al granate y estuvimos viendo diferentes cosas granates, diferenciándolas del rojo, etc. La verdad es que tengo un niño súper listo (madre pedante en modo on) porque lo pilló a la primera. Pues por la tarde se va con su padre a la piscina y cuando lo está secando su padre se da cuenta de que tiene unos granitos en el brazo y le dice “uy, Álvaro, te están saliendo granitos” y él le contesta, haciendo gala de los nuevos conocimientos aprendidos “si, papá, estoy un poco granate”, jajaja.

Hace unos cuantos fines de semana fuimos a Portugal a ver castillos. Portugal lo tenemos al lado y es un país que nos encanta y donde se come muy bien así que vamos de vez en cuando ;). Nos levantamos por la mañana y como se estaba haciendo el remolón le decimos “venga, Álvaro, que nos vamos a Portugal” y va y nos responde “¿Y veremos a Ronaldo?” jajaj.

Los que sois asiduos por esta casa ya sabéis que me gustaría tener otro bebé. Si, ya se que el pequeñín solo tiene siete meses, pero la verdad es que me gustaría ser madre de familia numerosa. Mi señor esposo no está mucho por la labor y creedme que lo entiendo, porque tener hijos es lo más maravilloso del mundo pero también muy cansado, así que me estoy llevando a mi terreno a mi angelito mayor y de vez en cuando le digo que si le gustaría tener otro bebé más adelante, cuando crezca Jorge. Él siempre dice que si y ahora ya lo está empezando a pregonar. El otro día va y le dice a su abuela “¿Sabes que voy a tener otro bebé? Por supuesto su abuela casi se cae para atrás del susto y le dice ¿¿¿qué??? y el le explica “que cuando Jorge me llegue por aquí (dice señalándose la frente) voy a tener otro bebé”. Mientras tanto la abuela respira tranquila mientras que el padre me empieza a mirar con cara asesina, jaja.

Y después también recurre a “cuando tenga cuatro años” para todo. Para el cumplir cuatro años va a ser como la reencarnación o algo de eso porque le sirve para todo. Por ejemplo, le digo “Álvaro, cuando me vas a escuchar” porque tiene una facilidad para hacerse el sordo que es acojonante alarmante y me dice “cuando tenga cuatro años”, o le digo “Álvaro, prueba el tomate, que te va a gustar” y dice “si, mamá, pero cuando tenga cuatro años”, “Álvaro, no saltes más en la cama”, “vale, mamá, cuando tenga cuatro años”. Lo que yo os diga, que cuando cumpla cuatro años me van a dar un niño nuevo 😉

También utiliza mucho el “por favor”, pero lo utiliza tanto que se ha creído que es una llave mágica con la que puede conseguir todo lo que quiere. Y me pide que le compre un huevo (kinder, de los otros no quiere) por favor, que juegue con él al fútbol, por favor, que hoy no lo duche (es un poco guarrete), por favor, que vaya a hacer pipí con él, por favor… Muchas veces le digo “¿tu te crees que el por favor es una llave mágica con la que conseguir todo lo que quieres?”, y dice “no es una llave, pero dame chocolate, por favor”, jajaj

Y ahora me voy a poner un poco escatológica… Hace unos días tuvo diarrea y ¿sabéis qué es lo mejor de tener diarrea? Que no se hace caca, sino que él hacía “sopa de caca”, jajaja. Casi me parto de la risa la primera vez que se lo oí.

Y también tiene expresiones que me encantan como “te voy a dar el beso más grande del mundo”, “eso no lo he visto yo en mi vida, nunca, nunca, nunca”, el “alto, alto, alto, alto, alto” dicho súper rápido cuando quiere que le escuchemos o que hagamos algo más despacio…, “lenguar el agua de la ducha”, “me creo que…”, “sabes una cosa…”

Ayyyy, si pudiera detener el tiempo… 😉

 

 

 

 

 

Maternidad

Frases para no Olvidar (III)

Desde hace unas semanas Álvaro se ha sacado una frasecita de la manga que le sirve para todo, pero sobre todo para librarse de todos los rapapolvos. La frasecita en cuestión tiene dos variantes, una más simple:

No pasa nara, mami/papi

       Y otra más elaborada que la ha descubierto hace unos días:

No te peocupes, no pasa nara mami/papi, vale?

       Si lo que ya ha hecho es muy gordo le añade al final ha sio sin quere y a tomar por culo asunto solucionado.

        En realidad esta frase se la he proporcionado yo porque cada vez que rompía o hacía algo sin querer le decía: no pasa nada, cariño, ha sido sin querer y ahora he creado un monstruo no hay quien se la quite porque se ha dado cuenta que es una frase comodín. Os cuento una serie de ejemplos con la frasecita:

– El angelito me rompe el juego de café del ajuar, si, el de los caros, que no lo he usado ni lo voy a usar nunca y tengo guardado en el mueble del salón cogiendo polvo pero que me encanta porque me lo compró mi madre, pues me dice no pasa nara, mami, ha sio sin querer. Y encima va a por su cepillo y me ayuda a barrer los trozos mientras me va consolando: no estés tiste mami, que no pasa nada, vale? Yo te ayuro. ¿Qué quereis que os diga? Me encantaba mi juego de café, pero ver a mi niño consolándome no tiene precio. Además seguro que lo hizo sin querer, no?

  Álvaro no se quiere dormir. Se levanta una y otra vez y yo estoy al borde de un ataque de nervios. Se me caen las lágrimas solas, de cansancio, de frustración… y va el mi niño y me dice: no pasa nara, mami, vale? y me come a besos. Y entonces pienso que ya dormiremos bien más adelante, cuando sea un poco más grande, que él lo tiene que pasar también mal por no ser capaz de coger el sueño… y me parece que tengo el niño más bueno del mundo y que me quejo de vicio.

– Esta misma noche le he dicho a Álvaro que no le puedo dar más teta porque las tengo malitas, pero el me ha dicho: no te peocupes, mami, no pasa nara, yo te curo. Me ha dado unos cuantos besos y ha seguido mamando tan tranquilo. Lo mejor de todo es que me ha curado. Sus besos también son mágicos, igual que los míos, debe de ser cuestión de herencia 😉

Y ya vamos por la tercera entrega 😉

 

Frases para no olvidar (I)

Frases para no olvidar (II)

Maternidad

Frases para no Olvidar (II)

Hace un mes y pico os contaba algunas de las frases que decía Álvaro en aquellos momentos y que a mí (y a su padre) nos resultaban muy graciosas. Pues bien, aquellas frasecitas que tanto nos gustaban han pasado a la historia, pero a cambio ahora tenemos una nueva:

                     “El lobo no mene, el lobo ta en el bosque. Si el lobo mene palo pum”

 A Álvaro le gustan mucho los cuentos. A veces pienso que le gustan demasiado porque me tiene toooodo el día contándole cuentos e inventándome historias. En cuanto se acuerda viene hacia mí (sigo siendo su contadora de cuentos preferida, aunque poco a poco se va dando cuenta que si su madre no puede tiene disponible otra baza: su padre) y me dice “mamá, cuento”.

Sus cuentos favoritos son todos aquellos en los que aparezca el lobo feroz. Le encantan, pero a la vez le dan un poco de miedo, sin embargo, el morbo puede con él y siempre acaba pidiéndolos. También le encanta jugar a que su papá es el lobo feroz que viene a comernos mientras que nosotros nos escondemos en la cueva (debajo de las sábanas).

Tanto cuentos y juegos con el lobo han traído como consecuencia que a veces diga sin venir al caso “uy, que miedo, que mene el lobo”. A lo que nosotros siempre le respondemos que el lobo no viene a casa, ni al parque, ni a la calle, ni a las bolas… porque el lobo vive en el bosque y que si viniera no pasaría nada porque le daríamos con un palo (pum, pum, pum).

Pues él se ha quedado con la canción y ahora en vez de decir que viene el lobo dice “El lobo no mene, el lobo ta en el bosque. Si el lobo mene palo pum”, y algún día incluso me he tenido que llevar el palo del senderismo colgado en el carro, por si acaso… Pobres lobos, que fama más mala se han echado a cuesta¡¡¡

Maternidad

Frases para no olvidar (I)

Hay varias frases que dice Álvaro que me encantan y que no quiero que se me olviden nunca. Cada vez que las dice con su lengua de trapo su padre y yo nos miramos y sonreímos. Estamos bobos, lo sé, pero es tan gracioso verlo decir ciertas cosas que las puede repetir mil veces y nosotros seguimos sonriendo. Tonterías de padres, quizás 😉

Frases para no olvidar

        La primera de ellas es la siguiente: No son vuvas, son mones. guaaa, que malo. Para entrar en el piso que tienen mis padres en la playa hay que hacerlo por un patio comunal en el que hay plantado un gran limonero. Álvaro, la primera vez que lo vió este año, señaló a los limones y exclamó muy contento ¡¡¡vuvas¡¡¡ porque le gustan mucho. No me acuerdo si su padre o yo le dijimos que aquello no eran uvas, que las uvas eran más chiquininas y que lo que veía eran limones y estaban malos. Pues desde entonces no ha dejado la cantinela. Es más la dice cada vez que salimos o entramos de casa… y a nosotros nos encanta, jaja.

        Otra cosa que dice mucho es: os huevos no se ompen, de os huevos salen pipis. Yo no sé quien le habrá enseñado que de los huevos salen pajarinos, supongo que lo habrá visto en los dibujos o algo de eso, lo que si sé es que él tiene muy claro que los huevos no se pueden romper porque salen pipis. Así que cada vez que ve un huevo, sea en la puerta del frigorífico, en un libro o en los dibujos nos lo repite, por si nosotros teniamos alguna duda, jaja. De hecho ayer por la mañana su padre estaba haciendo una tortilla de patatas mientras que nosotros disfrutábamos del mejor momento del día y ha venido a preguntarme cuántos huevos le echaba. ¿Qué creéis que le ha dicho Álvaro?

       ¿Vuestros peques también tienen frases que dicen mil veces y aún así cada vez que lo hacen os arrancan una sonrisa?