Maternidad

En mi Casa Hay Duendes

En mi casa hay duendes. Sé que much@s no os lo vais a creer, a otros os va a resultar un poco raro, pero también habrá quien lea esto y por fin entienda qué pasa en su casa.

En realidad no sé muy bien si estos duendes ya vivían aquí antes que nosotros o los he traído yo en la maleta cuando me mudé porque en otros sitios en los que he vivido también han estado ahí, acompañándome en la sombra.

Estos duendes no son duendes malos, son duendes mágicos y muy traviesos, y también muy escurridizos, todo hay que decirlo. Nunca se han dejado ver pero se que están ahí, me lo recuerdan casi todos los días si no con una fechoría con otra.

Al principio, cuando empecé a notar su presencia casi me vuelven loca… Me pasaba el día intentando encontrarlos y sobre todo, intentando cambiar su forma de jugar conmigo.

¿Qué hago si en mi casa hay duendes?

Esta pregunta me la he hecho mil veces, pero sinceramente no sé que hacer, cómo acabar con ellos y hacerles ver que preferiría que en vez de en mi casa vivieran en otro sitio. Un jardín a mil kilómetros de distancia, por ejemplo. 😉

Con el paso del tiempo me he dado cuenta de que es imposible luchar contra estos duendes mágicos, así que me he aplicado el refrán de “si no puedes con tu enemigo, únete a él” y ya nos hemos hecho casi amigos, aunque sea una relación difícil de entender y haya gente, como mi señora madre, que no crea en ellos y me diga continuamente que me invento su presencia.

Duendes traviesos en casa
En mi casa hay duendes, pero no son duendes malos. Son duendes traviesos 😉

 

¿Qué hacen los duendes que viven en mi casa?

Pues el pasatiempo favorito de los duendes que viven en mi casa es el de esconder los calcetines.

Yo me quito los calcetines sucios (¡qué limpia soy, ¿eh?¡), los pongo en el cesto de la ropa para lavar o en la lavadora y después cuando recojo la ropa me doy cuenta de que no están todos. Alguno ha desaparecido… o más de uno y encima de pares diferentes… Fijaos si son traviesos o no… Por eso la mayoría de las veces tengo que ir con un calcetín de cada color y encima con tomates, porque no os creáis que se llevan los que están viejos o tienen agujeros en la puntera, no, se llevan los nuevos.

A los duendes que viven en mi casa también les encanta esconderme las llaves, tanto las de casa como las del coche.

Esto a mi señor esposo le desespera y me dice continuamente que soy una desordenada, que porque no dejo siempre las llaves en el mismo sitio… Y cuando le intento explicar lo de los duendes encima se enfada. Así que la mayoría de las veces agacho la cabeza, maldigo mentalmente a todos los duendecillos por la bronca que me está cayendo a mí por su culpa y juro vengarme de ellos…

Pero como los joíos no se dejan ver ni a la de tres pues nada, a seguir aguantando que mi madre, el marido y hasta la vecina de enfrente me tachen de desordenada cuando no lo soy.

Solo soy una pobrecita a la que los duendes se le pegaron cuando se fue a estudiar fuera (y empezó a poner lavadoras) y deben de vivir muy bien conmigo porque no hay quien se deshaga de ellos.

 

¿Dónde se esconden los duendes?

Al principio pensé que vivían en el tambor de la lavadora. Juro que los he buscado insistentemente allí, pero nada. Tampoco viven en los cajones de los calcetines, ni en cesto de la ropa sucia.

He buscado a los duendes en el cesto de la entradita, donde solemos dejar las llaves, en el fondo de mi bolso, donde aparece desde un kleenex usado, hasta juguetes o galletas deshechas (las que sois madres me comprendéis, ¿verdad?), pero de los duendes ni rastro.

A veces, furiosa porque me hayan robado las llaves del coche justo cuando iba a salir de casa los he invocado “duendes malditos, salid ya de vuestro escondite”. Pero nada. Se resisten. Se debe vivir muy bien conmigo para qué van a buscarse otro sitio.

Aunque si os soy sincera, también reconozco que me he acostumbrado a su presencia que creo que si se fueran los echaría de menos. Además, a quién le iba a echar yo la culpa si no de mi mala cabeza con las llaves, el monedero, la colada…

 ¿Hay alguien por aquí que también tenga duendes en su casa? 😉