Probando Productos

Decorar la Habitación de los Niños y Sorteo con Stikets

Cuando estaba embarazada de mi angelito mayor estaba obsesionada con montarle la habitación. Quería una habitación de bebé, súper tierna, celeste…con su cunita blanca, la cómoda para guardar su ropita, una mecedora donde darle el pecho a mi tesoro… Más ñoño imposible, ¿a qué si?, jajaja.

Imagen de habitación de bebé
Ayyy, que preciosa me quedó 😉

Y no sólo ñoño, sino también nada práctico. Porque qué me pensaba yo ¿que mi angelito iba a dormirse solito en esa habitación por muy bonita que fuera? El caso es que el tiempo fue pasando, mi niño fue creciendo y la habitación del bebé siguió siendo la habitación del bebé pero también siguió sin utilizarse, jaja.

Decorar la habitación de los niños con vinilos

Ahora, cuatro años después y con dos niños en vez de uno, se me ha metido en la cabeza que tengo que renovar “la habitación de los niños”. No es que vayan a dormir en ella, que a éstos no los saco de la habitación marital ni con agua caliente (ni tampoco quiero, no os voy a engañar, que el día que decidan independizarse me da un soponcio), pero Álvaro si la utiliza de vez en cuando para jugar y ya la veo demasiado “de bebé” para él. Así que he pensado en hacer dos espacios: uno para él, con decoración más acorde a su edad, y otro para el pequeñín.

Buscando nuevas ideas para cambiar la habitación vi estos vinilos en Stikets y me enamoré de éste:

Imagen vinilo tres cerditos
Éste es el que yo he elegido para decorar la habitación de los peques 😉

 

Ya os he dicho alguna vez que a Álvaro le encanta el cuento de los tres cerditos. Ha habido temporadas que incluso ha estado tan obsesionado con el lobo feroz que hemos tenido que estar jugando a los tres cerditos día y noche. Él, su hermano y yo somos los cerditos y su padre el lobo feroz, que corre detrás de nosotros para comernos pero nosotros hacemos un caldero (el fuego en esta casa se llama caldero) y al final el pobre padre tiene que terminar dando saltos porque se ha quemado el culo. Si, como lo leéis, lo que hay que hacer por los hijos…

Por eso cuando vi este vinilo sabía que era el que más le gustaría a mi angelito para tener en su habitación. Además, sabéis lo mejor que los vinilos de stickets están hechos con un material textil nuevo que hace que puedan ser cambiados de sitio sin perder adherencia… ¡¡¡Los niños pueden jugar con ellos y crear sus propias composiciones¡¡¡ Lo que va a disfrutar Álvaro jugando con los personajes, y pobre lobo… Veremos si no se enfada con él y termina fuera de la habitación para que los cerditos vivan felices y coman perdices, jaja.

También tienen vinilos pizarra, para que los niños puedan pintar en la pared sin que a ningún padre nos de un infarto y con unas formas divertidísimas como el vinilo en forma de casita o el vinilo en forma de dinosaurio. Lo mejor de todo es que en ellos se puede pintar con tiza o con rotuladores de tinta líquida, para esos padres tiquismiquis que no aguantan ni el polvo de la tiza 😉

imagen vinilo de pizarra de stickets
Decorar la habitación de los niños con vinilos

 

Y curioseando por la webs he descubierto que también se puede convertir en un vinilo reposicionable cualquier imagen que tu quieras, como por ejemplo una preciosa imagen de los niños… las madres siempre pensando en lo mismo, ¿verdad?, para pegarla en la pared, en el frigorífico, en la agenda… Yo ya tengo un par de imágenes de mis angelitos, no podía ser de otra forma, que me encantaría ver en vinilos 😉

imagen de fotoadhesivo de stickets
¿A qué quedan preciosos estos fotoadhesivos?

 

 Sorteo de un vinilo con Stikets

Y ahora viene lo mejor… ¡¡¡ Stikets me ha cedido un vinilo para hacer un sorteo ¡¡¡ El que vosotros queráis, ya sean los vinilos-cuentos, los medidores infantiles, los vinilos-pizarra… ¡El que más os guste¡

Para participar en el sorteo sólo hay tres requisitos:

  • Seguir mi Fanpage y la de Stikets. Os he dejado los enlaces para que sea más facilito.
  • Dejar un comentario diciendo cual de los vinilos de Stikets os gusta más (no significa que si sois ganadores después tengáis que elegir ese 😉 )
  • Si compartís en alguna red social especificadlo en el formulario y por cada red social conseguiréis una participación extra 😉

 

 

Fácil, ¿verdad? Pues mucha suerte y el vinilo lo sortearemos el día 24 de mayo y me pondré en contacto con el ganador por correo electrónico. Si no responde en una semana lo volvemos a sortear, así que estad atentos 😉

Ahhh, y el envío del vinilo se hace solo a territorio peninsular.

Mucha suerte a todos y venga, contadme qué vinilo de Stikets es vuestro favorito.

Maternidad

La Habitación de Álvaro

Esta entrada está muy relacionada con la que escribí la semana pasada sobre las cosas que para nosotros habían sido inútiles para el bebé. Y digo que está relacionada porque aunque desde que me quedé embarazada, una de las cosas que más deseaba era saber el sexo del bebé para empezar a decorar su futura habitación, tengo que reconocer que aún no la ha utilizado y que su única función es acumular trastos.

          Por aquel entonces no sabía qué era el colecho y pensaba (cada vez que lo recuerdo me da hasta la risa) que pasaríamos algunos meses durmiendo un poco peor (lo de dormir mal, pero mal, mal, no se me pasaba ni por la imaginación) y después pasaríamos a Álvaro a su habitación, donde yo o su padre iríamos a ver como seguía plácidamente dormido, a colocarle primorosamente las sábanas y darle un beso… Vamos, la escena parece sacada de una película, jajaja.

           Pues en base a eso, preparamos su habitación. La pintamos de azul celeste, compramos una estantería y una cómoda en ikea y soñábamos despiertos cada vez que íbamos añadiendo algún detallito. Mi padre me arregló la cuna de mi abuela y a mi me emocionaba pensar que en ella habían dormido mi abuela, mi madre y mi hermana y yo y ahora iba a dormir Álvaro (y una leche).

 

 

            Yo quería poner un vinilo en la pared pero no me convencía ninguno, ni de tamaño, ni de color ni de precio, así que busqué en san google e ideé uno a mi medida. Una noche que mi señor esposo se tuvo que ir a una cena de graduación aproveché y lo pinté. Acabé cerca de las cuatro de la madrugada y ni cansada estaba cuando vi lo bonito que me había quedado (ya he escrito varias veces que mi pobre abuela ya no está con nosotros), que ni me acordé de mi barriga de seis meses y mis continuos dolores de espalda 😉

         Justo encima de la cuna hice unas letritas de tela con su nombre, que quedaron preciosas… En fin, que no quería que le faltara ningún detalle. Iba a ser la habitación de mi niño, donde pasaría mucho tiempo, donde dormiría, donde lo acunaría, donde le leería cuentos… Tenía que estar perfecta.

           Bueno, pues ahora os voy a contar la realidad. La mini-cuna apenas la ha usado. La cuna no la ha estrenado siquiera. Ambas están ya guardadas en el trastero, esperando a un futuro hermanito o algún primo que les quiera dar más uso.

         Álvaro dice que es su habitasión, porque en ella están sus cuentos, su ropa y sus juguetes, pero cuando le digo que nos vamos a la cama, él sabe que su cama no está ahí sino en nuestra habitasión (la de los tres). Ésta ha quedado para acumular trastos o para que Álvaro, cuando se aburre, se vaya a saltar a la cama de matrimonio que hemos puesto. Como él ha ocupado nuestro dormitorio, nos hemos tenido que buscar otro sitio por si alguna noche a su padre y a mi nos apetece leer un buen libro sin molestar al príncipe.

          ¿Si volviera para atrás montaría una habitación para el bebé? Definitivamente sí. No la he utilizado apenas, pero la verdad es que no nos gastamos mucho dinero amueblándola.

Lo único bueno que tiene es el armario y ese le sirve ahora y hasta que se vaya de casa, lo demás lo compramos todo en Ikea o son cosas que ya teníamos (como la mini-cuna o la mecedora). Además, hay cosas que no se pueden pagar con dinero… y los ratos que yo pasé buscando ideas para decorarla, soñando despierta cada vez que me asomaba por la puerta los últimos meses de embarazo y cagándome en la maldita idea de montar una habitación para el bebé que pronto tendré que cambiar y que no ha utilizado no tienen precio. Para todo lo demás… ya sabéis 😉