Maternidad

Feliz quinto cumpleaños.

Mi querido niño:

Te escribo sabiendo que no lo vas a leer, por ahora, que es una carta para el futuro, pero no podía dejar pasar este día para hacerte saber cuánto te quiero.

Llevo unos días tontorrona, diciéndote, cada vez que me hablas de tu cumpleaños, que hace cinco años aún estabas dentro de mí, que me dabas pataditas (“no eran pataditas, mamá, eran caricias”, me dices. Si es que te tengo que querer…), que estaba deseando de verte… Los días anteriores a tu cumpleaños siempre me pasa igual, que me pongo nostáligica al verte tan mayor, porque creces tan deprisa…

Eres mi niño soñado y aunque a veces me saques de mis casillas, porque también lo haces, jamás podría haber imaginado tener un niño mejor que tu. Tienes mucho carácter, me retas continuamente, te enfadas por cualquier cosa… Pero a la vez eres súper cariñoso, me das besos cada dos por tres, me pides que te abrace cada noche para dormir juntitos a pesar del calor infernal que nos ha traído este junio o despistamos a tu hermano para arrecucarnos un ratito los dos solos. Eres tan especial, y me haces sentir tan especial…

Y tan mayor. Sigues siendo súper alto y quieres hacer todo tu solito. Ya sabes vestirte y ponerte los zapatos, abrir el frigorífico y coger helados, montar en bici, comer solito (que mira que nos has costado y nos sigue costando), , te sabes un montón de canciones y saltas fenomenal en los sofás. Te encanta dejar todo por el medio (¿a quién habrás salido?), las guerras de almohadas con papá, comer chuches y jugar al fútbol.

Hablas súper bien, tienes un montón de vocabulario, aunque últimamente todas tus conversaciones han girado alrededor de tu cumpleaños: “mamá, voy a invitar a fulanito a mi cumpleaños, “mamá, cuando tenga cinco años…”, “mamá, voy a pedirte para mi cumpleaños un bolso”. Si, porque aunque es tu cumpleaños pides regalos para todos. Para mí un bolso, para tu prima una muñeca, para tu hermano una pelota… Sigues siendo igual de generoso que siempre.

Creo que eres un niño feliz o por lo menos nosotros nos desvivimos porque lo seas, ya sabes que soy una madre del agua… Y yo soy la madre más feliz del mundo porque me tocaste en el sorteo de los hijos.

Feliz quinto cumpleaños, cariño y recuerda siempre que te quiero hasta el cielo.

                                                                                                                                   Mamá

P.D. Ahhh, y también eres el niño más bonito del mundo. 😉

 

 

Anuncios
Maternidad

Feliz Cuarto Cumpleaños

Empiezo este post que debí escribirte el día 25, el día de tu cuarto cumpleaños, pero que con la preparación de la fiesta de tu cumpleaños no tuve tiempo. Vaya madre, ¿eh?, pero más vale tarde que nunca, ¿verdad, cariño? Además, a cambio, te preparé una pedazo de fiesta de cumpleaños, como siempre ;).

Imagen de Feliz Cumpleaños Velas
Feliz Cuarto Cumpleaños

Me parece mentira que ya tengas cuatro añazos, si parece que fue ayer cuando te sostenía por primera vez en brazos y ahora eres ya todo un hombrecito. Me gustaría decirte tantas cosas que no sé si voy a saber plasmarlas… Te convertiste desde el primer momento en mi máxima prioridad y pusiste mi vida patas arriba. Jamás hasta entonces había amado tanto y tampoco había estado tan cansada, jaja.

Sigues siendo un niño súper demandante y con mucho carácter. Nos requieres para todo, para jugar, para comer, para dormir…( Ahora mismo me has hecho levantarme para que te ayude a lavarte las manos) A cambio también eres súper cariñoso. Cada dos por tres vienes a darme besos, abrazos y a decirme que me quieres. Esos momentos de amor pegajoso compensan todo 😉

Sin embargo, desde que nació tu hermano ya no soy el principal blanco de tus caricias y tus besos. A él lo adoras. Te pasas el día dándole abrazos y besos, a veces tantos y tan fuertes que lo agobias un poquito y llora, aunque la mayoría de las veces se deshace ante tus besos. Con tanto cariño has conseguido ganártelo y que se pase el tiempo buscándote y mirándote. Me encanta veros así y se que dentro de poco, cuando tu hermano sea un poquito mayor, será aún mejor (y también peor porque empezarán vuestras peleas 😦 ).

Tienes muchos amigos aunque tus favoritos son los Diegos y te pasas la vida hablando de ellos y de los partidos de fútbol que echáis en el patio de la escuela. Te encanta jugar al balón y te lo llevas a todos sitios: el balón y la bicicleta. Los abuelos te han regalado una bicicleta de mayores, con pedales y sin ruedines, ya veremos cómo se te da porque tu padre está deseando que aprendas para que lo acompañes a dar paseítos.

Eres un niño muy bueno pero te portas mejor fuera de casa que dentro (¿les pasa a todos?). Fuera eres generoso, comprensivo y me haces caso en casi todo. Dentro eres desordenado (como yo, jiji), te haces el sordo siempre que no te interesa algo y eres muuuuuy pesado. Muchas veces te digo que conseguirás todo lo que te propongas en la vida, por pesado, jajaja. Eres capaz de pedirme más de cien veces que te de un helado (por fi, por fi, por fiiiiii) y si así no me convences intentas negociar conmigo haciendo tratos (vamos a hacer un trato, me das un helado y yo te doy un beso o vamos a hacer un trato: me das un helado y mañana me das otro, jaja).

Hablas súper bien, razonas un montón y quieres saber el por qué de todas las cosas. Si no te convence una explicación siempre me pides que te la explique pero desde el principio. Te sabes todas las letras y dices palabras que empiezan por esa letra (por la p: pablo, papel, papelera, patata, paragüas, pierna, pie, polo…) y, muchas veces, cuando ves algo escrito intentas leerlo letra a letra y al final terminas preguntando qué pone ahí.

Eres un niño muy especial (a veces se nota demasiado que soy tu madre, jaja) y tienes una sonrisa preciosa. A veces te ríes con la boca y con los ojos y la belleza de tu sonrisa se multiplica por mil. Jugamos mucho a las guerras de almohadas y a saltar en la cama o a hacernos cosquillas (pero poquitas, jaja) y entonces estallas en carcajadas y es fiesta en esta casa.

Tenerte nos ha dado un mundo entero de posibilidades. Un mundo entero de primeras veces y tantas sonrisas compartidas y tanta felicidad que papá y yo no podemos estar más orgullosos de ti.

Que estos cuatro añitos estén llenos de felicidad para ti, tesoro. Y recuerda siempre que te quiero hasta el cielo.

 

Maternidad

Regalos para Niños que No Son Juguetes

Como os dije hace unos días creo que nuestros hijos tienen demasiados juguetes. Por lo menos el mío los tiene y tiene tantos que pocas veces juega con ellos. En casa lo que hacemos es que a veces le guardamos parte de ellos y cuando los volvemos a sacar al cabo de un tiempo parecen que hubiesen llegado los Reyes Magos. O si no es el mismo el que se encarga de ir alternando los juguetes. Hay temporadas que le da por las construcciones y el juguete estrella son las piezas de megablocks y otras veces le da por el fútbol y no hacemos otra cosa que echar partidos en el pasillo.

Pues pensando en esto el otro día se me ocurrió que hay otros regalos para niños que no son juguetes pero que pueden hacerles la misma ilusión si no más. He hecho una recopilación para tenerla presente para futuros regalos o de cara al cumpleaños. Os la dejo aquí por si a alguien más le sirve de inspiración 😉

Regalos para Niños que No Son Juguetes

Útiles para pintar. A la mayoría de los niños les encanta pintar, por lo que un buen regalo pueden ser rotuladores, acuarelas, pinturas de dedos Además, con el regalo de estas cositas podemos ayudarlos a desarrollar la psicomotricidad fina y eso nunca está demás.

Si vais a regalar estas cosas buscad siempre que en la caja diga que son pinturas lavables. Ya sabemos que los niños se suelen manchar y hay pinturas que no salen ni a la de tres, ;).

Dentro de este apartado os incluyo una cosa que a los niños les encanta: los rotuladores para la bañera. Con ellos pueden pintar en la bañera o en los azulejos de la ducha y después se quita con que simplemente le demos con un poco de agua.

Libros. Todos los niños deberían tener en casa libros. Los libros constituyen un gran entretenimiento desde que son pequeños. Nosotros empezamos a comprarle libros a mi angelito mayor tan pronto que lo que hacía era que se los comía. Anda que no estuve yo tiempo preocupada porque devoraba los libros, literalmente… Pero después empezó a cogerle el gusto y aunque no sabe leer los hojea, mira sus dibujitos, jugamos a encontrar cosas en los dibujos y ahora que está empezando a conocer las letras a buscar letritas, a contar cuantas “o” hay en una línea o en una determinada palabra…

Una buena opción dentro de los libros son los libros personalizados. Si queréis hacer un libro personalizado podéis contar con Mumablue, web donde  puedes hacer un libro a tu medida, con la cara de tu hijo ;). Si a Álvaro le encanta que le cuente cuentos en los que es él el protagonista si se viera reflejado en un cuento de verdad yo creo que le daría un pasmo ;).

Disfraces. Descubrí que mi hijo le gustaban los disfraces cuando un día, el verano pasado, estaba jugando con una espada, le hice un parche de fieltro y se convirtió en pirata, con un delantal se transforma en cocinero y los rollos de cartón del papel de cocina los convertimos en prismáticos y jugamos a que somos exploradores. Si estas cosas tan básicas le encantan yo creo tener en casa dos o tres disfraces completos sería todo un acierto.

Además, jugar a disfrazarse le reporta muchas cosas buenas a los niños: estimula su fantasía y su imaginación, les ayuda a ponerse en el lugar de otro, propicia el juego simbólico…

Instrumentos musicales. Los instrumentos musicales son un gran regalo para los niños porque estimulan su creatividad, mejoran la coordinación, avivan la agudeza auditiva, estimulan la memoria… Y, sobre todo, a los niños les encantan. A quien no sé yo si les gustarán tanto es a sus pobres padres. A mi angelito mayor el año pasado le trajeron Sus Majestades de Oriente una batería. Afortunadamente ya se rompió. No digo más, jajaja.

Pero como de lo que se trata es de que los regalos les gusten a los niños con un instrumento musical acertaréis seguro. Y ya de paso le regaláis a los papás unos tapones ;).

Entradas para espectáculos. Hace unos días llevé a Álvaro a un teatro a ver un espectáculo que había de Frozen. En realidad a él no le gustaba Frozen hasta ese momento. En casa no había puesto interés en la película, ni en las canciones ni en nada. Lo único que le gustaba de Frozen eran unas botellas de agua que le compré un día ;).

El caso es que fuimos a ver el espectáculo de Frozen y desde entonces tengo a Ana y a Elsa hasta en la sopa (Suéltalo! Suéltalo!, No lo puedo ya retener, Suéltalo! Suéltalo!…). Nunca hubiera pensado que unas entradas para un espectáculo o para el circo, el cine… fuesen un buen regalo pero en vista de lo que disfrutó en ese momento y lo que lleva disfrutando sólo de recordarlo ahora estoy convencida. Eso si, regaladle dos entradas, que el niño no va a ir solo y el papá de turno no tiene por qué hacer un desembolso extra ;).

Ropa. Nunca me ha gustado eso de regalarle ropa a los niños, por la cara de tontos que se les queda cuando abren el regalo… Pobrecillos, se encuentran con un paquete envuelto con papel de regalo y después es un jersey :(. Supongo que a mí se me quedaría la misma si en mi cumpleaños me regalasen una fregona. Peeeeero, hay niños que hacen el cumpleaños muy pegado a los Reyes, o que sus padres te lo piden expresamente. Reconozco que yo a mi hermana le digo que compre algún juguete y algo de ropa.

Sin embargo, hay ropa que a los niños si les gusta. Por ejemplo, a Álvaro le regalaron la equipación del Real Madrid y le encantó. Otras ideas pueden ser babys para el cole con sus dibujos favoritos, una mochila, un paraguas… No tiene por qué ser expresamente un chándal. Y si regaláis ropa y los niños aún no eligen su ropa, por favor, enteraos de los gustos de sus padres, jaja.

¿A algun@ de vosotr@s se os ocurre que otros regalos (que no sean juguetes) les podemos hacer a l@s niñ@s? Venga, dadme ideas y hacemos otra recopilación ;).

Maternidad

El Cumpleaños de Álvaro o La Boda de Farruquito

Después de más de una semana desaparecida del mundo 2.0 vuelvo por aquí. No os voy a engañar diciendo que he echado de menos el blog y todo lo que está ligado a él porque os mentiría. Hemos estado en la playa, disfrutando mucho los tres, recuperando el tiempo perdido y riéndonos a carcajadas haciendo guerras de arena. Vamos a estar así todo el verano (!qué dura es la vida!) así que si una semana me echáis de menos por estos lares ya sabéis que yo también os echo de menos a vosotros aunque no mucho, jajaja pero allí no tengo ADSL y además está prohibido trabajar ;).

Hoy os vengo a contar una de las fiestas más importantes para nosotros:

El cumpleaños de Álvaro o La Boda de Farruquito

Sigue leyendo “El Cumpleaños de Álvaro o La Boda de Farruquito”

Maternidad

Días Especiales

Hay días que son especiales desde que te levantas. Días en los que sabes que nada puede ir mal… Son días en los que recuerdas momentos felices y tu imaginación vuela una y otra vez a aquel día, a aquel año donde todo en tu vida cambió para siempre.

Para mí el 25 de junio es un día especial, es el día en el que Álvaro me convirtió en madre y por muy mal que puedan ir las cosas no hay quien me quite la sonrisa de la cara y ni un momento este 25 de junio he parado de pensar “a esa hora lo cogí por primera vez en brazos”, ” a esta hora su padre me lo robó y se lo llevó a dar un paseo por el pasillo”, “a esta hora llegaron a verlo mis hermanos”… Recuerdos que guardo como tesoros me asaltan una y otra vez.

Sigue leyendo “Días Especiales”