Archivo de la etiqueta: cumpleaños feliz

Feliz quinto cumpleaños.

Mi querido niño:

Te escribo sabiendo que no lo vas a leer, por ahora, que es una carta para el futuro, pero no podía dejar pasar este día para hacerte saber cuánto te quiero.

Llevo unos días tontorrona, diciéndote, cada vez que me hablas de tu cumpleaños, que hace cinco años aún estabas dentro de mí, que me dabas pataditas (“no eran pataditas, mamá, eran caricias”, me dices. Si es que te tengo que querer…), que estaba deseando de verte… Los días anteriores a tu cumpleaños siempre me pasa igual, que me pongo nostáligica al verte tan mayor, porque creces tan deprisa…

Eres mi niño soñado y aunque a veces me saques de mis casillas, porque también lo haces, jamás podría haber imaginado tener un niño mejor que tu. Tienes mucho carácter, me retas continuamente, te enfadas por cualquier cosa… Pero a la vez eres súper cariñoso, me das besos cada dos por tres, me pides que te abrace cada noche para dormir juntitos a pesar del calor infernal que nos ha traído este junio o despistamos a tu hermano para arrecucarnos un ratito los dos solos. Eres tan especial, y me haces sentir tan especial…

Y tan mayor. Sigues siendo súper alto y quieres hacer todo tu solito. Ya sabes vestirte y ponerte los zapatos, abrir el frigorífico y coger helados, montar en bici, comer solito (que mira que nos has costado y nos sigue costando), , te sabes un montón de canciones y saltas fenomenal en los sofás. Te encanta dejar todo por el medio (¿a quién habrás salido?), las guerras de almohadas con papá, comer chuches y jugar al fútbol.

Hablas súper bien, tienes un montón de vocabulario, aunque últimamente todas tus conversaciones han girado alrededor de tu cumpleaños: “mamá, voy a invitar a fulanito a mi cumpleaños, “mamá, cuando tenga cinco años…”, “mamá, voy a pedirte para mi cumpleaños un bolso”. Si, porque aunque es tu cumpleaños pides regalos para todos. Para mí un bolso, para tu prima una muñeca, para tu hermano una pelota… Sigues siendo igual de generoso que siempre.

Creo que eres un niño feliz o por lo menos nosotros nos desvivimos porque lo seas, ya sabes que soy una madre del agua… Y yo soy la madre más feliz del mundo porque me tocaste en el sorteo de los hijos.

Feliz quinto cumpleaños, cariño y recuerda siempre que te quiero hasta el cielo.

                                                                                                                                   Mamá

P.D. Ahhh, y también eres el niño más bonito del mundo. 😉

 

 

¡¡¡Feliz cumplemes 22¡¡¡

Querido hijo:

       Hoy haces 22 meses y eres el bebé más bonito que hay en el universo. Estás muy alto, la última vez que fuimos al pediatra te saltaste los percentiles en cuanto a altura y yo creo que sigues por el mismo camino. De los niños que nacieron en tu misma época eres el más alto con diferencia… Eso hace que alguna gente, que no sabe que en realidad eres muy chiquitito, te pregunte cosas por la calle y se extraña cuando no le contestas… Si es que no sabes…

      Sin embargo, sabes hacer muchas muchas cosas. Sabes contar hasta el once (uno, do, tes, cuato, onse) aunque te saltas un montón de números en el medio. Has aprendido a contar porque contamos los escalones cada vez que subimos y bajamos las escaleras, es un juego que a ti te encanta. Cantas cumpleaños feliz a la perfección (miaño seli, te seamo toro, miaño seeeeliii) y en cuanto ves una vela o un mechero te lanzas a tararearlo. Sabes barrer la casa (incluso debajo del sofá) y tirar los papeles a la papelera. Pintas muy bien (unos garabatos preciosos), sobre todo en las paredes y en el suelo.

      Sabes dónde vive Juan y Jose, Toni, Lolo y los abuelos. Y conoces el coche de papá… También sabes que te adoro y algunas veces te aprovechas de eso… Sabes saltar y te encanta saltar en las alcantarillas porque hacen ruido y en los charcos. A veces tiro agua al suelo y te hago un charco sólo para verte disfrutar.

      Juegas con una soltura al balón que ya quisiera para sí Cristiano Ronaldo (es un jugador del equipo de tu padre. Búscalo en san google, seguro que viene) y te encanta montarte en la moto y correr por el paseo… si te chocas con una farola (a propósito) la alegría es máxima. Te encanta jugar con tu primo (aunque él, que te lleva 20 meses, no le gusta tanto jugar contigo) y con Juan y Alejandra.

      Comes muy bien, sobre todo si estás en casa. Cuando salimos fuera te pones más exquisito, quizás por eso de tener espectadores… Te gusta la fruta, la verdura (todo lo verde para ti se llama igual: coles, jajaja), la carne, el pescado, las lentejas, los garbanzos, las patatas con carne… Te lo digo por si después cuando tengas unos añitos más me empiezas a decir que “eso no me gusta”. No soportas ni el jamón de york ni el queso y te da repelús hasta cogerlo con la mano…

      Duermes regular… Te despiertas varias veces por la noche, sobre todo si no te acuestas con tu padre y conmigo y en cuanto te despiertas lo primero que buscas es la teta. Desde hace unos días el primer sueñecito lo echas en tu camita (lo puedes leer aquí, aquí y aquí), pero en cuanto te despiertas te quieres venir con nosotros y papá está ya a punto de desistir. Tu sigue así, cariño, que lo estás haciendo muy bien, jejeje.

      Sigues tomando teta a demanda. Algunos días haces tres tomas y otros diez… Tú marcas el ritmo, y últimamente dices que sale “eche” y “ummm, que bena”. 

      Te encanta bañarte. Al agua patos es una de tus frases preferidas y últimamente quieres bañar a las tortugas de tu abuela pero te da miedo cogerlas, jajaja. Te gustan mucho los animales y muchas tardes vamos a dar un paseo por el campo para que veas el jaco, las ovejas y las gallinas. Has dejado de decir la muuu, para decir la aca, aunque sigues diciendo los pipis y sales corriendo detrás de ellos para cogerlos. Sabes que la cigüeña (ñueña) está abiba y cada vez que pasamos por el contenedor de basura te acuerdas del gato que te dio un susto.

       Sabes dar distinto tipos de besos (los de fresa, que son auténticos lengüetazos, de enanito, frotando la nariz, de chocolate, que son piquitos y besos-peo, con los que te desternillas de risa… ) y todos están igual de buenos. Yo te doy muchísimos abrazos y besos… a veces te parecen demasiados y me dices: mamá, besos no y te los quitas, jajaja.

       Te sabes de memoria el cuento de Los tres cerditos y el lobo y a menudo me chapurreas algo de que viene el lobo. Papá juega contigo a que es el lobo y aulla y corre detrás de ti. A ti no te da miedo, sino más bien te meas de risa mientras corres para que no te coja. Jugamos mucho contigo, tanto dentro de casa como en el parque o en el paseo. También te sabes un montón de canciones de los cantajuegos. Hasta hace unas semanas nos volvías locos porque querías escuchar Cocodrilo se metió en la cueva una y otra vez… ahora te ha dado por la Gallina Turuleca y Señora Vaca

        Hablas mucho, muchísmo, no te callas ni un momento y bastante clarito, al menos para mi. Papá dice que si no he aprendido inglés ha sido porque no me ha dado la gana, porque si te entiendo a ti es que los idiomas no se me dan nada mal, jajaja… Y todo te llama la atención. Cuando se cae algo, o lo tiras dices muy serio oh, oh y te pones las manos en la cabeza, jaja.

        Eres un niño muy muy querido y tanto papá como yo pasamos contigo la mayor parte del día. No vas a la guardería y normalmente si estás con los abuelos también estamos nosotros. No es que no nos fiemos de ellos (que ambos han criado a familias numerosas y lo han hecho muy bien) sino que nos gusta mucho estar contigo y disfrutamos de ello. Nos haces muy felices y eres un niño muy feliz. Siempre estás alegre y las rabietas que has tenido (que también han existido, claro) se pueden contar con los dedos de una mano.

     Nos regalas sonrisas constantemente (con los besos eres más rácano) y nos has dado los mejores 22 meses de nuestras vidas. ¡Feliz cumplemes, cariño¡