Maternidad

El Año Comienza en Septiembre

No sé si a vosotros también os pasa, pero para mí el año comienza en septiembre, con el inicio del curso escolar.

Desde que era pequeña septiembre ha estado cargado para mí de un significado especial. Aún recuerdo la noche sin dormir antes del primer día de clase, la expectación por saber el maestro que te había tocado para ese curso, el mimo con el que mi madre me forraba los libros de texto, la ilusión al estrenar una mochila nueva… Además, el 1 de septiembre era el cumpleaños de mi abuela, que hoy hubiera cumplido 90 años, y el recuerdo de sus enormes abrazos y sus “cuídate mucho” hacen que cada comienzo de año, o de curso, sea emotivo y especial.

Imagen de septiembre con confeti
El año comienza en septiembre 😉

 

Fijaos hasta que punto para mí el año comienza en septiembre que la famosa lista de propósitos que todo el mundo hace en enero yo la hago en septiembre. Es a comienzos de septiembre cuando me planteo salir a correr o aunque sea a andar de vez en cuando, cuando me propongo comer más sano o dedicar un ratito al día a la semana a hacer algo que me gusta…

Por supuesto, con mis propósitos de septiembre pasa igual que con los vuestros de enero, que la mayoría se quedan en el aire y ni salgo a correr, ni como más sano (y menos teniendo en cuenta que en invierno con los abrigos los kilos se ven menos, jaja) y por supuesto lo de encontrar un ratito para mí es una utopía.

Este septiembre, como todos los años, también tengo un montón de proyectos. Voy a tener unos meses muy atareados porque me incorporaré a trabajar pronto, este año vuelvo a opositar después de más de seis años (me pongo mala solo de pensarlo, jaja), y encima tengo dos niños preciosos y un blog. Demasiadas cosas para tan poco tiempo libre. Y encima yo quiero hacer algo de deporte… debo de estar loca, jaja.

Imagen de lámina de propósitos para año nuevo

Por supuesto lo primero, como siempre, serán los niños. Álvaro ya tiene cuatro años pero sigue dependiendo de mí para casi todo. Además es un niño muy demandante y requiere atención constante y el pequeñín… pues el pequeñín en unos días hace once meses… Imaginaos la atención que necesita ;).

Y después está el otro niño pequeño: el blog. El blog que no es un trabajo, ni una necesidad y que encima me quita un montón de tiempo está dentro de mis imprescindibles porque tengo que reconocer que, aunque a veces reniegue de él, me da un montón de satisfacciones, me ha hecho conocer a gente maravillosa (vosotras sabéis quiénes sois, chicas) y hace que cuando estoy escribiendo me evada del mundo.

Este año quiero ser más constante y más organizada. No quiero que llegue el domingo por la noche y no tener ni un post escrito para la semana, ni escrito ni pensado, jaja.

Os contaré, como siempre, las cosas de mis angelitos (que es de lo que más me gusta escribir del mundo), os hablaré sobre las cosas que me gustan o sobre las que no me gustan tanto, os propondré actividades para hacer con niños… También tengo pensado enseñaros algunos tutoriales o DIY, ya sabéis que me encantan las manualidades y el año pasado os dejé algunos como el tutorial para hacer un cactus de tela y tuvieron muy buena acogida, así que me he propuesto dejaros un tutorial de vez en cuando ;).

También dedicaré algunas entradas a contaros qué me han parecido los libros que voy leyendo. Soy una lectora empedernida y muchas veces busco reseñas sobre futuros libro o sobre novedades, por lo que he pensado que quizás haya gente que también le interese este tipo de post, que no pintan nada en un blog de maternidad, lo sé, pero esto no es un blog cualquiera es un cajón de sastre, jaja. No sé dónde veía yo la organización cuando hace unos días me puse a planear un calendario de entradas, jaja.

En definitiva, que para mí el año comienza en septiembre y que después de estar medio desaparecida ¡¡¡ COMENZAMOS ¡¡¡

Feliz comienzo del curso escolar y que se cumplan todos vuestros proyectos.

Maternidad

Cómo Conseguir una Buena Adaptación a la Escuela

En unos días muchos de nuestr@s hij@s comienzan la escuela. Parece mentira que ya vayan a la escuela cuando hace nada eran unos bebés que sólo querían estar acurrucados en nuestros brazos, ¿verdad? Bueeeeno, afortunadamente todavía quieren que los acurruquemos muchas veces 😉

Para ellos empieza un período muy importante en sus vidas para el cual necesitan tiempo. Da igual que estén deseando ir al cole de los mayores (como dice Álvaro) o que hayan ido a la guardería. Ahora van a ir a un sitio nuevo, con amiguitos nuevos y con maestras nuevas, con otras rutinas, otros ritmos y otro espacio… Por ello el período de adaptación es muy importante. A menudo oigo quejas por parte de los padres sobre que es un rollo tener que ir hoy una hora, mañana otra y así hasta que finaliza el periodo de adaptación. Será un rollo para los padres pero el periodo de adaptación lo que busca es el bienestar del niño, que empiece el colegio de forma gradual, a su ritmo y sin agobios ni presiones. Por eso no entiendo estas quejas, al contrario, creo que es muy necesario y en el deberían involucrarse tanto los educadores como la familia.

Por ello os propongo unos puntos que podemos empezar a realizar de cara al comienzo del nuevo curso y que el periodo de adaptación vaya lo mejor posible:

Sigue leyendo “Cómo Conseguir una Buena Adaptación a la Escuela”