Maternidad

Colecho ¿por Obligación o por Convicción?

Una de las cosas que más me gusta de la maternidad es el colecho. Poder acostarme todas las noches con mi príncipe, tocarlo, sentirlo, olerlo… ufff, creo que es la sensación más bonita de la maternidad. Y encima si el niño ya está dormido… que ya no da ni lata ni nada… eso es lo mejor de lo mejor, jajaja.

Sin embargo, el tema del colecho es uno de los que más ampollas levanta entre los padres y los no padres. Sigue estando mal visto por la sociedad que los papás y el bebé duerman juntos. Se sigue diciendo que el bebé tiene que dormir en su cuna, como lo ha hecho siempre, sin pararse a pensar que en realidad las cunas han sido un invento relativamente reciente porque a lo largo de toda la historia de la humanidad los niños siempre han dormido pegados a sus madres: era la única forma de asegurarse la subsistencia. Además, la mayoría de los pediatras recomiendan que el niño duerma en la habitación de los padres sólo hasta los seis meses. Después a dormir solito a su habitación.

El caso es que nosotros no llegamos al colecho por convicción. De hecho, yo estando embarazada seguía pensando que mi niño dormiría en su cuna porque la cama era de papá y de mamá… aunque también decía que no le daría el pecho… ayyyy, que ilusa, si volviera para atrás me pondría un buen esparadrapo en la boca, para no hablar tanta tontería.

Nosotros llegamos al colecho por obligación. Álvaro nunca ha sido un niño que coja el sueño fácilmente y además siempre se ha despertado muchas veces durante la noche (ahora menos, la verdad)… si a eso le sumamos que por alguna extraña razón compramos el colchón de la cuna con unos pinchos horribles que cada vez que depositabamos con todo el amor del mundo al niño en la cuna pegaba un bote para arriba y se volvía a despertar… Me tiraba hora y media para dormirlo (y lo sigo haciendo…) y se despertaba en cuanto me separaba de él… Además esto ocurría cada vez que se despertaba para mamar… Era agotador.

Nuestras camas familiares: arriba la de Italia y abajo la de primavera-verano 😉

Yo al principio no entendía nada y me preguntaba una y otra vez que dónde estaba el bebé ese tan mono que sale en las películas que lo dejas amorosamente en su cuna y se duerme solo… Después empecé a informarme sobre la necesidad de apego de los niños, descubrí a Carlos González (reconozco que hubo una época en la que estuve perdidamente enamorada de él, jaja) y empecé a comprobar que si me acostaba con Álvaro se dormía antes y si me encontraba a su lado cuando se despertaba por la noche apenas si se espabilaba un segundo para encontrar la teta y yo de estos despertares nocturnos casi ni me acordaba al día siguiente. Algunos días el padre me preguntaba si se había despertado mucho y no sabía asegurar si habían sido tres o seis veces 😉

Nos acostumbramos a dormir los tres juntitos y a dormir bien… Se que Álvaro aún necesita por la noche dormir a mi lado. Se sigue despertando y en el momento en el que me siente se calma. Y yo también lo necesito. A veces pienso que él va a estar preparado para dejar el nido antes de que yo lo esté y no quiero ni pensar en que llegue la noche en la que no pueda abrazarlo, meter la nariz en su cuello, cogerle la manita…

Lo que menos entiendo de este tema es que parece que todo el mundo tiene derecho a opinar sobre cómo se duerme en tu casa. A nosotros el pediatra que teníamos en aquellos entonces nos recomendó sacar a Álvaro de la habitación si llega a saber que dormiamos los tres juntitos le da un patatús a los seis meses, nuestra familia ya se ha acostumbrado pero antes todo eran consejos no solicitados, los amigos no opinan por delante, me refiero, y me resulta raro que una cosa que a nadie le incumbe, le molesta ni le importa siga siendo tema de discusión.

Cada uno en su casa que duerma como quiera, que lo importante es encontrar un equilibrio para dormir bien. Nosotros, por ahora, seguiremos durmiendo en familia 😉 Eso sí, el padre el la cama supletoria, jajaja

Y vosotr@s: ¿practicáis el colecho? Y si lo hacéis ¿por obligación o por convicción?

Anuncios