Maternidad

Cena con Amigos y Sin Niños

El sábado pasado salimos a cenar y a tomar unas copitas con los amigos. ¡Pues vaya planazo de fin de semana! Estaréis pensando… Eso lo hace cualquiera cualquier fin de semana. Y no os falta razón. Esos eran mis planes tooooodos los fines de semana antes de que naciera Álvaro (no digo antes de quedarme embarazada, sino antes de que naciera, porque yo de embarazada seguí saliendo y mucho, como para no tener ahora marcha el angelito). Nuestros fines de semana eran se salir viernes y sábados y el domingo estábamos como una rosa.

Todo esto cambió cuando nació Álvaro. Eso no significa que nos quedemos en casa, no os creáis, pero para nosotros ahora el planazo es pasar un rato en el parque de bolas.

Sin embargo el sabado pasado nos animamos y después de dos años y medio… ta ta ta ta chán…

¡Salimos a cenar con los amigos y sin niños!

Reconozco que estaba emocionadísima. Me planche hasta el pelo, jaja…

Quedamos con los amigos de siempre, cenamos muy bien, nos echamos unas parrafadas sobre el sexo… como se nota que los que somos padres lo pobramos poco, jajaja lo divino y lo humano y despues nos fuimos a tomar una copa (una, no os vayáis a pensar que estuve toda la noche de parranda)

salida con los amigos

Resultado:

  • He tenido una resaca como si me hubiera bebido el Guadiana y solo fueron tres copitas de vino.
  • El domingo estaba muuuuuy cansada. Más que si hubiese corrido la maratón (yo no he hecho deporte en la vida pero me imagino que correr debe ser muy cansado).
  • A Álvaro le costó un montón dormirse y sólo hacía decir “cuándo viene mami?” Mi niño… Y mi madre no me llamó para que me fuera a casa a pesar de que le tenía dicho que lo hiciera en cuanto me nombrara, pero como hacía tanto que no saliamos le dio pena.
  • Nos quedamos a dormir en mi antigua habitación, por eso de no mover al niño una vez que se hubiera dormido y me di cuenta de que mi casa ahora es otra 😉 Además a mitad de la noche tuve que ir a por Álvaro que se había quedado en la habitación de mis padres porque no era capaz de dormir sin él.
  • No salgo más sin necesidad hasta que mi angelito tenga 15… Ahora cuando los tenga me va a tener que llevar de carabina como se le ocurra la maravillosa idea de salir de fiesta… para desquitarme por todos estos años 😉