Probando Productos

Comparativa de pañales: Lidl, Dodot o Carrefour

Cuando el mayor tenía pañal, que no hace tanto de nuestra operación pañal aunque me parezca ya una eternidad ;), me quedé con las de hacer una comparativa de pañales. Sin embargo, por una cosa o por otra se quedó en el tintero.

Hace casi dos años nació mi angelito pequeño y volvimos a los pañales por lo que me gustaría contar mi experiencia tras casi cinco años usando pañales.

Lo primero que quiero decir es que yo no soy de una marca fija de pañales, bueno, de pañales ni de nada, me gusta ir probando cosas nuevas y después comprar lo que a mí verdaderamente me convenza.

He probado casi todas las marcas de pañales del mercado: huggys, chelino, smile (son los del Día), Deliplus… Y al final de todos ellos los que más he comprado son los pañales del Lidl, los del carrefour o los dodots, por lo que me centraré en estos tres.

Los del Lidl los conocí por la famosa comparativa de la OCU, los del carrefour los cogí una vez para probar y me encantó la relación calidad-precio y los dodots… ¿Quién no ha probado los pañales dodots?

 

Comparativa de pañales: Lidl, Dodots o Carrefour

Imagen la comparativa de los pañales Lidl, Carrefour y Dodot
Pañales: Lidl, Carrefour y Dodot

Opinión de los Pañales Lidl (Tourjous)

Formato de los pañales Lidl:

Tienen un formato divertido, con animalitos y una etiqueta trasera de “made with love” que me encanta ;).

Resistencia:

Aguantan perfectamente más de diez horas (soy muy perra y por la noche nunca le cambio el pañal) y aún así no solemos tener escapes. Además, a pesar de estar mojados la parte que está en contacto con el culito del bebé está seca.

Olor:

Estos pañales apenas si dejan escapar el olor a pipí, con la caca ya es otra cosa, jaja.

Precio de los pañales Lidl:

El precio es asequible, pero no suele haber promociones o descuentos. Además, la promoción que nos quieren vender de “cada pañal a 0.15 céntimos” sólo es con la talla 3. A medida que vamos subiendo en talla los pañales cuestan más porque aunque la bolsa sigue costando 7.99 euros cada vez trae menos pañales ;).

De hecho una bolsa de pañales de la talla 4 (he elegido esta talla porque creo que es la que usamos durante un periodo de tiempo más largo) cuesta 7.99euros y trae 35 pañales, por lo tanto cada pañal sale a 0.22 céntimos. No suele haber muchas promociones o descuentos que bajen su precio.

Opinión de los Pañales Dodot.

Formato de los Dodots:

tienen un formato muy parecido al de los pañales del Lidl, pero son más grandes en cuanto a altura. Esto me gusta mucho porque parece que el pañal les queda como más sujeto.

Resistencia:

aguanta 10 horas pero está mucho más hinchado que el pañal del Lidl, pero aunque esté súper hinchado la parte que está en contacto con el culito está seca.Además,si la caca es muy líquida (y con un bebé lactante lo es) hay escapes de vez en cuando. Es lo que menos me gusta de los pañales Dodots, los escapes.

Olor:

Estos pañales dejan escapar el olor a pipí mucho antes que el pañal del Lidl.

Precio de los pañales Dodot:

el precio de los pañales dodot básicos es muy similar a los pañales del Lidl. Una bolsa de 64 pañales de la talla 4 cuesta aproximadamente 15.75 euros (depende más de cada supermercado), con lo cual cada pañal sale a 0.24 céntimos. Aunque a veces en las grandes superficies hay promociones y descuentos en los que la segunda bolsa está al 50% o hay 3×2 con lo cual su precio baja considerablemente.

Pañales del Carrefour Baby

Formato:

Tienen un formato casi igual al de los pañales Dodot, son iguales de grandes y predomina el blanco y verde clarito, como en los pañales del Lidl o los del Carrefour.

Resistencia de los pañales carrefour:

Aguantan perfectamente más de diez horas y resisten sin que de la sensación de que estén muy apurados. Además, a pesar de que el pañal esté mojado la parte que está en contacto con el culito está seca. Con ellos no solemos tener pérdidas, quizás sea porque se ajustan muy bien. De hecho, son los que más me gustan en cuanto al ajuste.

Olor:

No dejan escapar el olor a pipí. Esta característica es, junto con el precio, lo que más me gusta de los pañales Carrefour.

Precio de los pañales Carrefour:

tienen precio muy competitivo. La bolsa de pañales de 50 pañales de la talla 4 cuesta 8.45 euros, es decir, cada pañal sale a 0.16 céntimos. Y además de todo eso Carrefour suele hacer promociones y descuentos de vez en cuando y si compras pañales cuando está la segunda unidad al 70% los puedes conseguir por 0.10 céntimos cada pañal.

Yo cuando veo ofertas de este tipo suelo comprar muuuuchos paquetes de pañales Carrefour Baby, porque ahorro 0.06 céntimos en cada pañal al final de la semana es un dinero. Nosotros gastamos unos 6 o 7 pañales diarios, lo que supone unos 0.40 céntimos cada día que al mes son 12 euros aproximadamente.

En definitiva, a nosotros los pañales que más nos gustan son los pañales del Lidl o los Carrefour Baby. Pero como normalmente encontramos mejores precios con los pañales Carrefour pues solemos usar éstos.

 

Y vosotros, ¿qué pañales usáis? ¿Os gustan los pañales Carrefour Baby? ¿Os fijáis en el precio a la hora de comprar pañales?

Anuncios
Probando Productos

Mi Primera Caja Nonabox. Nonabox de Abril.

Siempre que veía por aquí a algunas blogueras enseñando el contenido de su caja Nonabox reconozco que me daba algo de envidia. A mí me encantan las sorpresas y eso de abrir una caja llena de sorpresas para los peques y para tí debía ser lo más… No me equivoqué, lo es ;).

Nonabox es una empresa que manda cajitas sorpresa con productos de puericultura (y también algo para las mamás). Cada caja cuesta 14.95 € aunque su valor real es superior a los 50 €. Tu nunca sabes qué hay en las cajas, pero hay entre 6 y 9 productos adaptados a tu pequeño en cuanto a la edad y el sexo. Además, también hay cajas para embarazadas ;). En mi caso no es así porque yo recibo una caja para mamás blogueras, es decir, estándar, por lo que algunos productos no están adaptados a nosotros.

Esto es lo que había en

Mi primera caja nonabox

imagen del contenido de la caja nonabox de abril
Contenido de la caja Nonabox de abril

Botella de refresco naranja de Solan de Cabras (Precio: 0.69€) Estas botellitas de refresco ya las había visto por ahí pero no las había probado. Ni sé como se me han escapado, la verdad, porque a mi me gusta probar todo lo nuevo, aunque después no lo vuelva a comprar.

 Imagen botella solan de cabras refresco de naranja

El refresco en sí está bueno y encima solo tiene 15 kl por cada 100mm, así que seguro que lo vuelvo a comprar. Éste se lo bebió casi entero Álvaro que en lo goloso ha salido a mi. Y además hemos guardado la botellita, que es monísima, para echarle los zumos de naranja al cole, porque aunque tiene pocas calorías donde se ponga un zumo de naranja natural…

Chupete de Avent (Precio: 3.95 €). Avent es una marca que me da confianza, pero mis dos angelitos no son de chupetes, ninguno, sin embargo, tengo varias amigas embarazadísimas, así que ya le tengo buscado pretendiente al chupete, que además es verde mint, un color súper de moda esta temporada.

Imagen de chupete avent verde

Pack de calcetines Cóndor (Precio: 10.50 €) Cóndor es la marca de calcetines y leotardos que yo compro siempre porque son los únicos que conozco que no le salen bolas. Éstos son monísimos, pero de la talla 000, así que también van a ir de regalito a uno de esos niños que nacen el próximo otoño, para que tengan los pies bien calentitos y sin bolas 😉

Imagen de calcetines cóndor talla 000
Éstos ya tienen dueño 😉

 

Lámina de Yoqueriba (Es de publicidad, así que 0 €). La lámina me ha encantado. De hecho lo que tardé en sacarla de la caja tardé en pegarla junto al espejo del vestidor, para verla todos los días y recordarme a mi misma que tengo súper poderes ;).

Imagen de lámina de yoqueriba de yo ssoy madre

Saco de muselina de Aden Anais (Precio: 32.48€) Es lo que más me ha gustado de toda la caja. Es un saquito de dormir para el verano, de fina muselina, con un tacto súper suave y un diseñor de estrellas precioso. Y lo mejor de todo es que de 6 a 12 meses y entonces me viene genial para Jorge, para echarse la siestecita en la playa, para no estar pendiente de arroparlo por la noche…

Saco de muselina Aden Anais
A qué es precioso?

Caja de cereales Nutriben (Precio: 2.90€) Bueno, yo no doy cereales a mis niños y menos con cuatro meses. Soy de las raritas que piensan que los cereales tienen mucha azúcar añadida y que si quiere cereales que coma pan sequito que hace los ojos bonitos. Así que la caja de cereales se la daremos a algún amiguito que la aproveche 😉

imagen papillas nutriben

Cubrepañal de K’acha (Precio: 7€). Cuando lo veo casi me caigo para atrás. Ya sé que para gustos están los colores, desde luego, pero a mí me gusta vestir a los bebés de bebés pimpollos y cuando ví el cubrepañal con estampado de camuflaje… Esto no me atrevo ni a regarlárselo a otro bebé, pero como es de la talla 0 seguro que sirve para algún muñeco de Álvaro 😉

imagen cubrepañal estampado safari k'acha

Velitas con olor a lavanda de Loladerek (No he encontrado el precio) Las velitas con olor a lavanda han sido el otro detalle para las mamás. Es sacarla del paquete y ya estaba oliendo todo súper bien.Me han encantado. Las tengo guardadas para una ocasión especial (es decir, sin niños, jaja), espero que no pasen tres años y se les haya ido el olor 😉

imagen velas de lavanda de loladerek

 

Mi opinión personal sobre mi primera caja nonabox

Me ha encantado recibirla. Lo mejor sin duda la sorpresa antes de abrirla, el qué habrá dentro… Después, en conjunto, me ha gustado, sobre todo teniendo en cuenta que no es una caja personalizada y que hay cosas que regalaré porque a mis hijos no le valen. Lo que más me ha gustado, sin dudas, el saquito de dormir de Aden Anais. No conocía esta marca pero ya he estado investigando y sé que algo más caerá ;).

Si os habéis fijado en cada producto he ido buscando el precio aproximado y en total me sale un valor de 57.52 €, y sin contar las velitas… Así que yo creo que supera con creces los 14.95 € que vale cada cajita.

¿Qué os ha parecido el contenido de esta caja Nonabox?

Maternidad

Incorporación al Mundo Laboral y Maternidad

Como os dije en el post de los seis meses de Jorge me he incorporado a trabajar la semana pasada después de tres años. Soy profesora interina y la incorporación a la vida laboral no me ha cogido de sorpresa. Desde hace meses que miro como avanzan las listas de interinidades con el corazón en un puño porque sabía que tarde o temprano me tendría que incorporar, aunque ganas, lo que se dice ganas, no tenía muchas. No me malinterpretéis, no es que no quiera trabajar fuera de casa ni nada de eso, sino que pienso que mi angelito pequeño aún es muy chico y me necesita mucho, sobre todo porque sigue con lactancia materna en exclusiva.

Para mí la vuelta al mundo laboral ha sido muy dura. Intuía que me tendría que incorporar si o si (si no lo hago salgo de las listas) pero siempre te queda la esperanza de que los planetas se alineen y pase el curso y tu sigas estando ahí, a dos o tres personas para incorporarte pero sin llegar nunca a hacerlo.

Me llamaron por teléfono un martes a las 14.50 horas para que estuviese en mi puesto de trabajo al día siguiente. En un instituto que está a dos horas y pico de mi casa. Esa tarde me pasé llorando, haciendo la maleta y almacenando besos y abrazos de Álvaro, que se quedaba en casa con su padre.

Jamás pensé que fuese tan dura la separación. Nunca había dormido una noche separada de él y los tres días que nos pasamos separados se me hicieron muy duros. A eso hay que sumar que hacía tres años que no trabajaba con lo cual los contenidos estaban en un lugar tan tan profundo de mi mente que me he tenido que tirar prácticamente todas las tardes estudiando para poner las clases en pie al día siguiente.

Y como no tenía bastantes preocupaciones se sumó una mayor: Jorge no ha probado un biberón nunca. Lo hemos intentado varias veces pero no quería. Ni tampoco quería tomarse mi leche con cuchara o con una jeringuilla. Por las tardes me sacaba leche para dejársela a su abuela y que se la diera al día siguiente (porque no solo me traje al pequeñín, también a mis suegros para que se ocuparan de él, y dando gracias de que estén disponibles para hacerme el favor) pero el señorito decía que nanai, que él o tenía la tetita de su madre o no comía. Han sido días muy muy largos, en los que he llamado por teléfono mil veces para que siempre me dijeran los mismo “no quiere comer“. Ni leche, ni fruta… Es desesperante, os lo aseguro.

Sin embargo, a la semana de estar pasando hambre mi angelito decidió que ya era suficiente y se tomó su primer biberón y yo creo que ese día fui la mujer más feliz del planeta ;).

Ahora, unos días después nos seguimos arreglando como podemos. Me saco leche todas las tardes para tener para una toma del día siguiente. Me cuesta mucho esfuerzo, consigo sacarme 120-150 en tres o cuatro veces y lo voy almacenando, aunque a veces no se la toma, me espera hasta que llegue yo.

Cuando estaba en casa se tiraba el día colgado de la teta. Mamaba cada hora y poco y ahora es capaz de aguantar cinco horas tranquilamente. Se nota que me echa de menos. Yo también lo echo de menos. Echo de menos nuestra rutina sin prisas, nuestros bailes, nuestros paseos, las carantoñas y las sonrisas infinitas, darle muerdos en los muslitos y sus profundos ojos grises… Pero sé que pronto todo volverá a la normalidad. Al fin y al cabo el final del curso está cerca ;).

Sigo pensando que las bajas maternales en este país son una mierda, así de claro. Y sólo espero que algún día, cuando le contemos a nuestros hijos que cuando ellos eran pequeños nos teníamos que incorporar al mundo laboral a las 16 semanas de su nacimiento, nos miren con la misma cara con la que me mira mi abuelo cuando le digo que le voy a hacer una foto con el móvil para mandársela a mi hermano que vive a 200 kilómetros de distancia.

Mientras tanto seguiremos disfrutando de la maternidad como podamos 😉

Maternidad

Como Conseguir una Operación Pañal Exitosa

Muchos padres estarán por estas fechas ya pensando en la archiconocida Operación Pañal. Se acerca el buen tiempo y nos entran las prisas por quitar el pañal, sobre todo los padres de aquellos niños que empiezan el cole en septiembre. Os entiendo perfectamente, de hecho nosotros le quitamos el pañal a Álvaro por segunda vez justo a mediados de abril del año pasado. Si, por segunda vez, porque como buenos padres primerizos nos creíamos más chulos que un ocho y lo intentamos un año antes, justo cuando cumplió dos añitos y con el consabido fracaso de la Operación Pañal. Aquella Operación Pañal Fallida nos hizo ser más humildes, aprender que nuestro hijo es el más guapo de todos pero no por ello un fenómeno de la naturaleza, y un montón de anécdotas divertidas como os conté aquí ;).

Y también aprendimos un montón de cosas para cuando llevamos a cabo nuestra Segunda Operación Pañal, la buena y definitiva, que me gustaría compartir con vosotros por si a alguien le puede ayudar y de camino se ahorra tener que estar todo el día con la fregona a cuestas apañando pis y no tener que invertir el sueldo del mes en jabón verde para refregar la caca.

Cómo Conseguir una Operación Pañal Exitosa

Imagen de un niño en la operación pañal
Cómo conseguir una operación pañal exitosa
  • Tener en cuenta al niño. El niño es el protagonista de la Operación Pañal. Nosotros somos meros espectadores que estamos a su lado durante este proceso, por eso hay que observarlo para saber si está preparado para dar el paso y abandonar los pañales. Nosotros lo supimos porque Álvaro aguantaba el pipí y lo hacía cuando quería. Por ejemplo, una de las veces que hacía pipí sin pañal era justo antes del baño o antes de ir a dormir. Lo poníamos en el váter, lo animábamos a hacer pipí y lo hacía, empezó a formar parte de su rutina.
  • No forzarlo. Este punto está muy relacionado con el anterior. Si no vemos preparado al niño no vale la pena forzarlo. También hay niños que hacen pipí en el orinal pero la caca prefieren seguir haciéndola en el pañal durante una temporada más, no pasa nada, hay que respetar su decisión y sus ritmos. Al final un día os sorprenderá y pedirá hacerla en el váter o ¿conocéis a algún niño de 7 u 8 años que pida el pañal para hacer la caca?
  • Implicadlo desde el principio. Es decir, hacerlo partícipe desde antes incluso de quitarle el pañal. Esto lo podemos conseguir yendo a comprar juntos el orinal y los calzoncillos o las braguitas, dejando que sean ellos los que elijan las cosas, etc.
  • Comprad el triple de ropa interior de la que creéis que vais a necesitar, quizás os parezca una exageración pero es una prenda que formará parte de la vida de vuestro hijo de aquí en adelante, quiero decir con esto que no se os quedará olvidada en el cajón del armario, y puede ser que un día tengáis un escape tras otro y encima seguro que ese día es domingo ;).
  • Lo mejor es empezar la Operación Pañal en fin de semana. Bueno, fin de semana o cuando estéis en casa. Nosotros empezamos la Operación Pañal un viernes por la tarde porque así teníamos todo el fin de semana por delante para quitarle el pañal nosotros. El lunes Álvaro iría a la guardería y aunque sabíamos que podía haber escapes preferíamos que ya hubiera pasado unos días en casa sin pañal para que se fuera haciendo a la idea.
  • No reñirles cuando se produzcan escapes. Los primeros días van a haber muchos escapes y quizás le habéis preguntado hace menos de dos minutos si quería hacer pis y por supuesto él os ha dicho que no y dos minutos más tarde, puede que incluso menos, se lo haga encima. No os enfadéis, no lo hacen queriendo ni os están tomando el pelo ni nada de eso, simplemente están aprendiendo a controlar sus esfínteres y aunque ya no os acordéis es un proceso complicado ;).
  • Intentar no atosigarlos con ¿quieres hacer pis? Este punto es muy difícil de cumplir, de hecho yo a Álvaro lo tenía mareado. Cuando veía que había pasado una hora y pico y no había hecho pipí empezaba con la cantinela ¿quieres hacer pis? ¿quieres hacer pis? ¿quieres hacer pis?… Se lo preguntaba cada dos minutos y ¿sabéis para qué? Para que al final se hiciera pis encima. Cuando el niño está preparado él mismo empieza a pedir ir al baño, aunque sé que pasaréis todos por la fase de ¿quieres hacer pis?, jajaja.
  • Explicarles por qué están mojados. Cuando haya un escape no cambiarlos de ropa sin más, sino que preguntarles si notan que están mojados y explicarles por qué se han mojado. Yo creo que es fundamental que los niños noten la sensación de mojado y sepan de donde viene para que empiecen a superar la Operación Pañal.
  • No ponerles el pañal en ocasiones especiales. Si veís al niño preparado y habeís decidido empezar la Operación Pañal hay que llevarla a cabo con todas las consecuencias. No vale quitarle el pañal en casa pero ponérselo para ir al parque o para montarse en el coche (nosotros en el coche poníamos empapaderas, por si acaso 😉 ) porque el niño puede confundirse y no saber si ahora puede hacerse pipí encima o no. El pañal nocturno es otra historia. Nosotros se lo quitamos a Álvaro unos días después de haber superado la Operación Pañal, cuando comprobamos que siempre amanecía seco.
  • Armarse de paciencia. Siempre digo que para empezar la Operación Pañal no sólo deben estar preparados los niños sino también los padres. Normalmente si el niño está preparado quitar el pañal lleva menos de una semana pero puede ser una semana muy dura, así que mejor si nosotros también estamos concienciados 😉

 

Estos son mis consejos. Los consejos de una madre que hizo que su hijo pasara por dos Operaciones Pañal porque para la primera no tuvo en cuenta a su angelito. Tened en cuenta siempre a vuestro hijo, él os marcará el ritmo y que la fuerza os acompañe 😉

Probando Productos

Pañales Dodot #DodotNoCuelga

Criar a un hijo es una experiencia increíble. Hasta que no estás metida de lleno en la maternidad no entiendes cómo funciona la mente del niño, lo reciente que son sus recuerdos. Bueno, a veces ni estando metida la entiendes, jaja. A Álvaro le quitamos el pañal el año pasado por estas fechas y ya no recuerda que usó pañal. Ahora, cuando me ayuda a bañar al pequeñín o a cambiarlo, muchas veces le cuento que él también tenía pañal cuando era un bebé y él siempre salta a la defensiva “pero eso era cuando era pequeño, ahora soy mayor“. La prisa que tienen por crecer estos niños… por querer hacerlo todo solos.

Cuando Álvaro usaba pañal, hace apenas un año, una de las cosas que menos me gustaba era que en cuanto se hacía pis un par de veces le quedaba el pañal colgón. Las que tenéis niños que ya andan seguro que me entendéis. Ves al niño corretear con esos andares tan graciosos y pegado a él un pañal colgón que le llega casi a las rodillas. Y en invierno se disimula más porque los bodys no solo hacen el papel de tener a nuestros bebés calentitos, sino que también funcionan como recoge pañales colgones, pero en verano… en verano o estás todo el día cambiando pañales o terminas por aceptar que el pañal colgón forma parte de tu niño.

Sin embargo, por fin, este verano dejaremos de ver niños pegados a pañales colgones porque Dodot ha inventado un sistema que evita que a medida que se van mojando los pañales vayan cayendo.

Pañales Dodot. Dodot No Cuelga

Nosotros hemos tenido la suerte de poder probarlos gracias a Dodot y a Madresfera y me gustaría contaros cuál ha sido nuestra impresión.

Lo primero que hicimos cuando llegó el paquete a casa fue hacer el experimento que nos proponían desde Dodot. Por supuesto para hacerlo conté con la ayuda de un científico de renombre: mi angelito mayor. A él le gusta mucho ayudar (la mayoría de las veces en lugar de ayudar lo que hace es enredar y enredar y que yo tarde el doble de tiempo en hacer las cosas, pero bueno 😉 ) con todo lo relativo al bebé y cuando le dije que teníamos que hacer un experimento para ver si sus pañales eran buenos le encantó la idea ;).

Preparamos todos los materiales encima de la mesa y comenzamos a hacer el experimiento.

Imagen de experimento con pañales dodot
Pañales Dodot. Dodot No Cuelga

Como podéis ver el experimento consiste en verter 200 ml. de agua tintada en cada pañal y después cortarlos para ver cuál de ellos ha aguantado mejor el agua, que simula al pipí.

Imagen del experimento realizado con pañales Dodot.
Experimento con pañales Dodot. Dodot No Cuelga.

Después de verter el líquido cortamos ambos pañales por la mitad para ver su interior y nos quedamos sorprendidos cuando vimos que el nuevo pañal Dodot Activity está realizado internamente con un sistema tubular ultra absorbente que hace que el pipí se reparta mejor por todo el pañal, se absorba de forma más rápida dejando el culito del bebé seco y encima gracias a este sistema los pañales no cuelgan porque evita que se comben por el centro.

Nosotros lo tenemos claro, gracias a este nuevo sistema ideado por Dodot mi angelito pequeño dejará de ser un niño pegado a un pañal colgón, porque #DodotNoCuelga ;).

Maternidad

Feliz Día del Padre al Mejor Padre del Mundo

Feliz Día del Padre a todos los hombres que se enamoraron de sus hijos con sólo ver una rayita rosa. A aquellos que se quedaron paralizados por el miedo a lo desconocido, la sorpresa y el comienzo de un amor infinito que se empezaba a instalar en sus corazones.

Feliz Día del Padre a todos los hombres que han sabido entender hormonas revueltas, antojos ficticios, brotes de psicosis y de amor sin medidas en un mismo día y a una misma hora, miedo, temor, y felicidad absoluta. A todos aquellos a los que su mujer embarazada les ha parecido un bombón, un bombón relleno, pero bombón al fin y al cabo y no se han cansado de cuidarlas ni de atarles los zapatos.

Feliz Día del Padre a todos aquellos que han llorado al oír un latido que les ametralleaba el alma y se han emocionado al sentir la primera patadita. A aquellos que dijeron que no cogerían a sus hijos hasta que se les sostuviera la cabeza porque les daba miedo y el primer día, la primera hora, cogieron a sus bebés y no los han soltado aún porque los lazos de amor y ternura que se han fraguado entre ellos son eternos.

Feliz Día del Padre a todos los hombres que han perdido las noches bailando al son de rock and roll, heavy y baladas antiguas porque su hijo solo quería estar en brazos y en movimiento. A aquellos que se levantan a preparar un biberón, a cambiar un pañal o a ahuecar un cojín para que lactancia sea más fácil.

Feliz Día del Padre a todos aquellos que eligen pasar tiempo con sus hijos, porque una tarde de juegos es más divertida que cualquiera de sus aficiones, y que entienden que cantidad no está reñido con calidad porque saben que la infancia de sus hijos es un tiempo limitado y algún día la echarán de menos. A aquellos hombres que escapan de lo comúnmente establecido y viven la paternidad de manera libre y consciente.

Feliz Día del Padre a todos los hombres que educan con el ejemplo, que saben que una explicación es más efectiva que un cachete, que se ponen en el lugar de su hijo y que piden perdón primero porque saben que pedir perdón a veces es muy difícil.

Feliz Día del Padre a todos aquellos a los que se les pasa las horas ensimismados con las primeras sonrisas de sus hijos, con las primeras, las segundas y las últimas e inventan mil juegos sólo para que las carcajadas estallen en su casa. A aquellos que se vanaglorian internamente de los pequeños logros de sus angelitos y están convencidos de que no hay niño más guapo, ni más listo, ni que monte mejor en bicicleta.

Feliz Día del Padre a todos los que han sabido pasar a un segundo plano (o tercero, o cuarto…) con la frente bien alta, a aquellos que han cedido la cama, el Ipad, la tele y que en el coche escuchan los cantajuegos, a veces hasta cuando van sin niños…

Feliz Día del Padre a todos los hombres que saben que ser padres es lo mejor que les ha dado la vida, especialmente a tí, al mejor padre del mundo.

 

Maternidad

El Regalazo

Tienes un bebé y la gente conocida (o conocida de tu madre, de tu suegra…) te regala cosas para el bebé, generalmente ropita de 3 a 6 meses. Y te juntas con tantos conjuntinos de ropa que no tienes días para ponérselos todos, mientras que los primeros días o el primer mes lo pasas con tres o cuatro mudas que tienes que lavar continuamente porque ha echado un poquito o se ha manchado de caca. Si a vosotros no os ha pasado sois mis ídolos, porque a mi me pasó cuando nació Álvaro y me está pasando ahora otra vez… Para que luego digan que de los errores se aprende…

Sin embargo, y a pesar de todo, con Jorge he espabilado y a todo aquel que me ha preguntado que qué necesitaba para el bebé le he dicho lo mismo: pañales. Con Álvaro me daba vergüenza pedir algo en concreto, aunque de verdad lo necesitara, y me limitaba a decir “lo que tu quieras”. Ahora no, ahora no digo lo que tu quieras porque sé que si digo eso me van a traer ropa y ya tengo mucha, además de toda la de Álvaro que en nada podré empezar a ponerle. Así que pido pañales y de tanto pedir pañales tengo un arsenal en el trastero considerable, jaja.

Pero en estos de los regalos no todo es oro lo que reluce y hay gente que no te hace regalos… Hay gente que te hace el regalazo. Una cosa tan tan llamativa que jamás te podrás olvidar de ella.

Sigue leyendo “El Regalazo”