Archivo de la etiqueta: Bebé

Feliz Dieciséis Cumplemes

El mes pasado no publiqué la entrada correspondiente a los quince meses de mi tesoro chiquinino. Era el día de Reyes y pensé en dejarlo para un día después. Y pasó un día y luego otro y así hasta hoy :(. De todas formas el paso de los catorce a los quince meses fue muy tranquilo, sin grandes avances. Lo más característico, quizás es que aprendió a beber por pajita 😉

Sin embargo, este mes ha sido un no parar de cambios.

Cambios de un bebé a los deciséis meses

Mi querido bebé:

Hoy cumples dieciséis meses. Dieciséis. ¡Qué barbaridad¡ No tienes nada que ver con el bebé recién nacido que dejaron en mis brazos hace un eternidad. Lo único que conservas son esos ojos verdes maravillosos que siguen iluminando tu cara.

Aprendiste hace unos tres meses a andar y ahora ya no andas, sino que quieres correr e incluso intentas saltar. Te encanta subir y bajar escaleras y también te encanta darle patadas a un balón. A veces jugamos tu y yo a pasárnosla, igual que hacía con tu hermano. Y en nada me veo echando partidos en el pasillo. Porque vosotros no sois de juegos tranquilitos, no. A vosotros os gustan los juegos de acción y si entrañan peligro mejor que mejor ;).

Has estado dos semanas malito. La primera vez que te veo tan malino. Tuviste una gripe que al final terminó complicándose y que te ha hecho estar dos semanas con fiebre. Parecías otro, tesoro. Cuando te recuperaste papá decía que había olvidado lo risueño que eras. Perdiste hasta el apetito, con lo que te gusta a ti comer y probar cosas nuevas: jamón, espinacas, menestra, puré, lentejas, plátanos, fresas… Te da igual lo que sea. El caso es tener algo en la boca, jaja.

Hablas un montón. En un mes has pasado del balbuceo a decir tus primeras palabras, palabras que todos reconocemos: buu (la luz, que por cierto te gusta encender y apagar en medio de la noche, cuando estamos todos durmiendo 😦 ), pan, agua (agua o zumo, cocacola, limonada…), pam (pelota), avo (Álvaro), papá, hola, ece (peces), eta (galleta) y teta (a voz de grito cuando tienes sueño o cuando me ves coger el sacaleche)… Mamá sigues sin decirlo. Lo sueltas alguna vez de manera aislada, pero ya está. Sin embargo, cuando te pregunto dónde está mamá siempre me señalas. También sabes señalarte la oreja si te lo pregunto y sacas la lengua en cuanto oyes la palabra “lengua”.

Eres muy bailongo. Es escuchar un poco de música y te pones a bailar. Pero tu canción favorita, con la que más te emocionas, es “campana sobre campana” y nosotros te la seguimos cantando a pesar de estar ya en febrero con tal de verte bailar y tocar las palmas. A este paso vamos a estar cantando villancicos hasta agosto, jaja.

Eres el desorden personificado. Tirar cualquier cosa que esté a tu alcance y desordenas continuamente la habitación de los juguetes. No recuerdo que tu hermano fuera así, pero quizás sea solo eso, que no lo recuerdo. Una de las cosas que más disfrutas tirando son los botes de las especias… Es entrar en la cocina e irte directo a por los botes…

Te lo perdonamos todo porque eres un mimoso. Has aprendido a dar abracitos y cuando te los pido (ya te darás cuenta de que tienes la madre más pesada del mundo, jaja) me agarras la cara con tus manitas y me abrazas. También das ya algunos besos sueltos. La noche del 31 de enero, cuando ya estaba a punto de tirarte por la ventana mandarte con tu padre me diste el primer beso con babas y todavía no me he lavado la cara, jaja.

Duermes fatal. Con un montón de despertares buscando la teta que hace que yo me pase media noche en vela y la otra media temiendo moverme un sólo centímetro para que no te despiertes. De todas formas, hay noches en las que ya ni me molesta. Llevo cuatro años y siete meses así, ya estoy acostumbrada ;).

Y eres lo más bonito del mundo entero. Un rubito de ojos verdes que nos tiene a todos enamorados.

Feliz dieciséis cumplemes. Te quiero hasta el cielo 😉

                                                                                                        Mamá

 

 

Feliz Primer Cumpleaños

Mi querido bebé:

Mientras te escribo esto no dejo de oír como haces ruido en el salón. Estás tirando algo con todas tus fuerzas, a burro no hay quien te gane. Mientras tanto yo intento escribirte cosas bonitas para desearte un feliz primer cumpleaños, pero entre la que tienes montada y que mi mente no deja de volar una y otra vez al año pasado me está costando un poco.

Hace un año te sentía la primera vez sobre mi pecho, tan pequeñito (aunque con 3,780 gr. de pequeñito nada, jaja), te olía y no podía dejar de mirarte. Hace justo un año descubrí que el amor no se divide, sino que se multiplica. Pero nunca hubiese podido imaginar que la bimaternidad fuese así, tan intensa y fácil a la vez.

Y es fácil gracias a ti, tesoro, que eres un bebé tan bueno que haces que yo pueda dividirme para atenderos a los dos. Los primeros meses te lo pasaste en el fular, dormidito sobre mi pecho, y desde que has aprendido a gatear te paseas por la casa sin anque parezca que nos hagas mucho caso, aunque de vez en cuando vienes a ver si seguimos vivos, ;).

Estás siempre sonriendo. Sé que llevo meses diciéndote esto en los post que te escribo cada mes, pero es que es verdad. Siempre hay una sonrisa en tu cara y en tus ojos. Una sonrisa infinita que nos alegra el alma y que hace que que cualquier cosa quede empequeñecida bajo su luz. Y muchas veces esa sonrisa estalla en carcajadas. Tienes una facilidad asombrosa para reírte, pero el que más veces consigue que lo hagas es tu hermano. Él, con cualquier broma o a veces hasta sin eso, hace que os partáis los dos de risa.

Tú lo buscas constantemente. Si no me doy cuenta, por las mañanas, saltas por encima de mí para despertarlo. Pero a tu hermano no le importa. Le digo que es tu favorito y hasta me chincha un poco con eso de que lo quieres a él más que a mí. Lo que no sabéis ninguno es que eso es lo que yo quiero, que os queráis por encima de todo.

Tu juego favorito es jugar a lo que esté jugando tu hermano. Si está entretenido con las construcciones, tu quieres las construcciones. Si juega con los coches, tú quieres los coches. Y si está viendo dibujitos en el móvil de papá, tú quieres coger el móvil, por supuesto. Así que mientras que tu te pasas el día detrás de tu hermano, tu hermano está la mayor parte del tiempo huyendo de ti, jajaja. Intuyo peleas en menos que canta un gallo ;).

Gateas a una velocidad que ni te imaginas. Tanta que a veces te digo que eres mi gateador profesional mientras te como a besos. Y ya das tus primeros pasitos mientras recorres el sofá o la cama. Pero también eres muy prudente y no te sueltas. Es más, cuando ves algo de peligro de dejas caer despacito de culo y te echas a gatear, jaja.

Desde que has aprendido a moverte por la casa tenemos que ultimar las precauciones contigo. Los baños tienen que estar cerrados porque si no abres el grifo de la bañera. El sofá está contra la escalera porque además de gateador también eres escalador profesional. La mesa contra el mueble de la tele para que no arranques los cables del teléfono, de internet y de todos los aparatejos que tiene ahí tu padre… En fin, que tenemos la casa patas arriba pero eso es lo de menos. Lo importante es que tenemos dos niños felices.

Porque feliz eres, se te nota a leguas. Tu risa y el brillo de esos ojos entre verdes y grisaceos te delantan. ¿Te acuerdas que en los primeros post que te escribí te decía que seguramente tus ojos cambiarían de color igual que lo que había pasado con los de tu hermano? Pues creo que me equivoqué. Al final papá se va a salir con la suya y te vas a parecer a él en todo, hasta en el color de los ojos ;).

Si te digo la verdad jamás pensé que iba a llegar a quererte igual que a tu hermano. En mis locuras de madre primeriza pensaba que el amor que yo sentía por Álvaro no podría volver a repetirse… Pero después llegaste tu y me di cuenta que no es que te quiera igual, sino que hay momentos en que te quiero más incluso (shhh, no se lo digas a tu hermano, entre otras cosas porque también hay momentos en los que lo quiero más a él que a ti…).

Eres la alegría de esta casa, la sonrisa infinita, la carcajada fácil, los ojos picarones, el niño que se amolda a todo, que no protesta, que duerme… Eres el segundo mejor regalo que me podía haber dado la vida y jamás había sido tan feliz como lo soy ahora con vosotros, aunque no me dejéis ni ir al baño sola, aunque duerma como en latas de sardina, depilarse sea un lujo e ir de compras una utopía… A cambio tengo los niños más bonitos del mundo y el corazón a punto de estallar de amor la mayor parte del día.

Feliz primer cumpleaños, mi vida. Gracias por habernos elegido como tu familia.

Te quiero hasta el cielo, tesorito.

Mamá.

 

Feliz Onceavo Cumplemes

Mi querido bebé:

Cada vez que me detengo a pensar que sólo falta un mes para que hagas un añito… Que el año pasado por estas fechas yo apenas podía andar y te imaginaba una y otra vez… Al final no sólo cumplistes mis expectativas, sino que las superastes con creces: eres el bebé más bonito del mundo.

Sigue leyendo

Feliz Décimo Cumplemes

Querido Hijo:

Me parece mentira estar de nuevo aquí escribiéndote… que estemos de nuevo a primeros de mes y que esta vez ya cumplas diez… No queda nada para que hagas un añito… No entiendo qué hacéis tu hermano y tú con el tiempo, pero lográis que desaparezca…

Mientras te escribo esto estás dormido a mi lado en el sofá. Eres tan bonito, cariño… Tienes la misma cara que un angelito, tan plácida…

Te voy a contar un poquito de ti para que dentro de un tiempo cuando lea esto recuerde cómo eras de bebé.

Cambios en un bebé de diez meses

Lo primero que tengo que decir es que el paso de los nueve a los diez meses ha tenido grandes cambios para ti.

¿Te acuerdas que el mes pasado te dije que ya casi gateabas? Pues ya lo conseguiste. Gateas perfectamente y con qué velocidad… Te pierdo de vista dos segundos y te tengo que andar buscando por toda la casa. Sin embargo, a veces, te cansas de gatear y vuelves a reptar como hacías antes. Me encanta cogerte cuando estás reptando y abrazarte fuerte porque estamos a 40 grados la mayoría de los días y de estar por el suelo tienes la barriga súper fresquita ;).

Además ya te han salido dos dientecillos de abajo. Fue el pasado 31 de julio (ya está la loca de las fechas dándote datos, jajaja) y aparecieron los dos a la vez. Pero también tienes los de arriba a puntito de salir, se ven perfectamente a través de las encías. Supongo que será molesto porque te pasas el día con la mano en la boca aunque no te quejas por nada.

El otro gran avance que has hecho es que ya consigues ponerte de pie solito. Hace una semana estábamos en la piscina y veo que te has puesto de pie en el carrito y desde entonces no has parado. Tu sitio favorito para ponerte de pie es el sofá. Te agarras a las mantas y consigues levantarte en un periquete y cuando lo haces nos pones una cara de satisfacción que es para verla, jaja.

Imagen de niño de pie por primera vez

 

Te encanta el agua. Nos pasamos el día en la piscina y a ti te encanta chapotear. Vas andando con el flotador de un sitio a otro y no hay quien te saque. Así se te está poniendo el pelo clarito mientras que la piel cada vez la tienes más morena. Mira que te embadurno en crema pero se te pega el sol que da gusto…

Imagen de bebé en piscina

Estás mucho más moreno que yo, aunque para eso no hace falta mucho que ya sabes que tu madre es blanquita, y casi tanto como tu hermano. De hecho, cuando te separamos los pliegues de la carne se ven más blanquitos, jajaj. Porque si, tienes pliegues. Estás muy gordito y te salen morcillitas en las piernas, en los brazos, en el cuello, en la espalda… A veces siempre me dan ganas de pegarte bocaditos o te los doy jugando y te partes de la risa.

Eso es otra de las cosas que más me gusta de ti, que estás siempre sonriendo. No hay momento en el que no tengas una sonrisa en la cara y como juguemos contigo ya te empiezas a reír a carcajadas. A tu hermano le encanta jugar a hacerte reír.

También le encanta darte besos y abrazos. Pero besos de los apretaos y abrazos que algún día te salta un ojo de la fuerza con la que lo hace. La mayoría de las veces empiezas a protestar y cuando yo le digo que no te abrace tan fuerte que te agobia me contesta “ay, mamá, es que lo quiero tanto tanto…” A mí se me cae la baba de veros así, aunque también es verdad que hay veces que no te quiere ni ver por delante, sobre todo cuando está jugando a los bloques y tu le caes todhttps://wordpress.com/post/madreagua.comas las torres que construye, jaja.

Hablas mucho. O balbuceas mucho, mejor dicho. Dices mamá, papá, agua, babababa, juuu, ea, ea… Vocablos sin sentido que a veces se escuchan en todo el pueblo porque te encanta gritarlos. A tu hermano muchas veces le dices “papapapa” igual que le podrías decir cualquier otra cosa, pero el siempre te dice “que yo no soy tu padre”, jajaja.

Comes súper bien. Pruebas cosas nuevas sin ninguna dificultad aunque no todo te gusta y algunas veces pones cara de asco, jajaja. Tu alimento preferido sigue siendo la teti y a veces, cuando mamas, te levantas, me das golpes y te enfadas porque no sale la leche tan rápido como tu la requieres, jaja.

Has venido a completar nuestra felicidad y a llenar nuestra casa de sonrisas infinitas. Gracias, cariño, por tanto.

Te quiero hasta el cielo, mamá.

Nueve meses ya, mi vida. Nueve meses y parece que llevas con nosotros desde siempre y no que eres, en realidad, un recién llegado.

Jamás pensé que podía quererse igual a dos hijos a la vez y estaba en lo cierto. No os quiero igual, os quiero de forma distinta. Eso no es ni más ni menos, pero si distinto. Tu has logrado conquistarme con tus grandes ojos grises y tu sonrisa infinita. Una sonrisa que nunca se borra de tu cara, que sorprende a todos y que a nosotros, tu familia, nos tiene enamorados. Tu hermano juega a hacerte reír a carcajadas, a arrancarte sonrisas, y hasta en sueños he oído estallar esas risas que se han convertido en nuestra banda sonora favorita.

Estos nueve meses se me han pasado volando y a veces me sorprendo mirándote y preguntándome cuándo te me has hecho tan grande.

Estás precioso, cariño. Aún tienes muy poquito pelo y todavía no han asomado los dientes, aunque tienes muchas rabietas. Dicen que están al salir, aunque tu llevas con las mismas rabietas desde hace meses ;). Y tienes unas morcillitas por todos lados que a veces tengo que reprimirme para no darte bocaditos. Tienes morcillitas en las piernas, en los brazos, en la espalda… Y hoy, tu padre, me ha dicho que tienes arruguitas hasta en el dedo gordo del pie. Y tiene razón, jaja.

Ya te mantienes sentado totalmente solo. Te ha costado, pero ya lo haces sin problemas y aguantas un montón. Además, también reptas que da gusto. Te recorres la cama en un plis plás y desde hace un par de días intentas incorporar las rodillas para gatear. Pronto lo conseguirás, ya verás.

Dices papá, mamá, das palmitas, dices adiós y, lo mejor de todo, este mes has aprendido a dar besitos. Me encanta la forma de tu boquita cuando te pones a dar besitos al aire… Ayyyy, si pudiera congelar esos momentos…

Estás hecho un pillín. Buscas a tu hermano en todo momento y cuando está dormido reptas a su lado y empiezas a gritarle y a darle con la manita hasta que logras despertarle. Y encima tu hermano te lo consiente y se ríe. ¡¡¡ Ay, si fuera yo la que lo despertara ¡¡¡ Con el mal humor con el que se levanta prefiero ni pensarlo ;). Pero como lo has hecho tu te sonríe y te empieza a decir “ay, mi cosita” con voz en falsete y santas pascuas.

Sigues comiendo súper bien. Por la mañana te atiborras a galletas (y pones el suelo y la trona perdida) y por la tarde a piquitos de pan. También te gustan mucho los higos y el plátano. Has aprendido a hacer la pinza y sueles coger las cosas a la primera ;). A mediodía sueles comer un puré a medio triturar y no me da tiempo a meterte la cuchara en la boca cuando ya estás llorando pidiendo “papa”. Te encantan los dulces y como tu hermano esté cerca con un helado no dejas de gritarle y chillarle hasta que consigues que te lo acerque a la boquita.

Eres un niño muy tranquilito. Por la tarde vamos al parque y eres capaz de aguantar dos horas sentado en la sillita. Pero has salido casi igual de poco dormilón que tu hermano y la mayoría de los días ya no te echas la siestecita de la mañana. Nos vamos a la piscina y prefieres estar jugando en el agua que dormido ;).

Estoy totalmente enamorada de ti y mirarte, hacerte reír, comerte a besos y jugar contigo es uno de mis entretenimientos favoritos. Gracias por ponérmelo tan fácil, cariño, y recuerda siempre que te quiero hasta el cielo.

Caja Nonabox de Mayo

A finales de mayo llegó a casa otra cajita Nonabox. Ya os dije el mes pasado, cuando recibí la primera, que lo mejor de las cajas Nonabox es el efecto sorpresa que te causan, la ilusión al abrirlas, el sostenerlas en las manos a ver si pesa, jaja…

Nonabox es una empresa que manda unas cajitas personalizadas de productos de puericultura, para que podáis probar cositas nuevas, por un precio mucho menor del que tienen en el mercado. Además también incluyen algún detallín para las mamás y se adaptan a la edad y el sexo de vuestros bebés, incluso hay cajas para embarazadas ;).

Mi caja Nonabox es una caja para mamás blogueras por lo que no está personalizada. Aún así este mes han dado en el clavo y todo lo que hay en la caja me viene súper bien y además me encanta.

Caja Nonabox de mayo

Contenido de la caja Nonabox de mayo

Os cuento lo que trae la caja Nonabox de mayo:

Botella de refresco Solan de Cabras de Manzana. (Precio: 0.69 €) Ya os dije el mes pasado que nos gustó mucho la Solan de Cabras de naranja, pues este sabor también ha triunfado. No me gusta que Álvaro beba refrescos a diarios, pero de vez en cuando si lo hace y si es de este tipo, es decir, con muy pocas calorías pues mucho mejor. Además, ya tenemos dos botellitas monísimas para los zumos naturales, las limonadas, los batidos, jajaja.

botella solan de cabras de manzana

Vaso de iniciación con boquilla antigoteo de Avent. (Precio: 9.74 €). Este vaso de iniciación me ha encantado. Es de la marca Avent, que es una marca de confianza, las asas son antideslizantes y encima es antigoteo y resistente a mordidas. Además, el diseño es precioso ¿verdad? Se supone que este vaso de iniación es a partir de 18 meses, quizás por el tamaño, ya que es grandote, pero ya os digo yo que nosotros lo vamos a utilizar mucho antes 😉

taza de aprendizaje avent

Calmatopic 15ml roll-on. (Precio: 5.16 €). Esto si que me viene bien, pero no para los niños, sino para mí. Por mi tierra cuando te pican mucho los mosquitos dicen que es porque tienes la sangre muy dulce. Pues la mía debe ser pura azúcar porque me acribillan. Dormimos todos en la misma habitación, pero a la única que le pican es a mí, soy el mejor antimosquitos de mi casa, jaja. Así que este roll-on me ha venido genial porque por lo menos puedo calmar el picor y el dolor. Ya lo he probado y os aseguro que funciona. No lo conocía pero Calmatopic se va a convertir en un imprescindible en mi casa ;).

calmatopic de roll-on caja nonabox

Pulsera antipérdida de Infoband. (Precio: 2.45 €). Me da un miedo horroroso perder a mi angelito mayor. No hay verano en el que no vea en la playa a familias desesperadas buscando a su angelito. Este año tenía pensado tatuarle apuntarle mi número de teléfono en el brazo, pero con esta pulsera no será necesario. He estado curioseando y tienen un montón de diseños y todos preciosos, además la pulsera es reutilizable. ¿No os parece una idea estupenda por si tenemos la mala suerte de perder a los niños?

pulsera antipérdida infoband

Crea-m hidratante corporal 250 ml (Precio habitual: 24.96 €, chollazo del verano: 12.48 €). Este ha sido el detallazo para las mamás. Reconozco que me encanta probar y comprar cremas nuevas pero no había probado los productos de Crea-m. Tengo la piel excesivamente seca y en verano, con tanta piscina, se me seca y agrieta aún más. He oído maravillas de esta hidratante corporal así que estoy deseando de terminar con un culín que me queda de la que estoy usando ahora para probarla. Además de ser una crema corporal con muy buena fama es que se curran hasta la presentación ¿no os parece preciosa?

crema hidratante de crea-m

Folleto de “Sin miedo al parto”. Este folleto puede resultar muy interesante para aquellas mujeres que estén embarazadas. No es mi caso, pero un poco de información extra nunca viene mal por si me da por repetir 😉

Vales-descuento para conseguir la Smilebox aún mejor de precio. Esto tampoco lo voy a utilizar, la verdad.

 Mi valoración sobre la caja Nonabox de Mayo

Pues este mes no puedo estar más contenta. Parece que la caja se ha hecho especialmente para mí: el vaso de iniciación, el calmatopic, la crema hidratante… Me ha gustado todo y creo que es una caja súper completa y que me va a venir genial de cara al verano.

Y para terminar voy a hacer una valoración sobre los productos. Ya sabéis que el precio de las cajas Nonabox es de 14.95 €, aunque después podéis conseguir descuentos si hacéis suscripciones por más tiempo, pues sumando los productos que trae la caja de mayo da un resultado de 30.72 €. Merece la pena, ¿verdad?

¿Os animáis a probar las cajas Nonabox?

Feliz séptimo cumplemes

Querido Jorge:

Esto se está convirtiendo en una cita obligada todos los meses y es una obligación que me encanta. Quiero que cuando seas mayor puedas leer cómo eras. Ahora mismo duermes a mi lado, en el sofá, sintiéndome. Sólo no sabes dormir, o no quieres, tienes que tener el calorcito de mami para estar relajado. A veces me agobia un poco que tanto tu hermano como tu seáis tan demandantes en ese sentido, pero el resto del tiempo me pongo súper ancha de saber que soy vuestra persona favorita del mundo entero ;).

Este mes ha sido el mes de los cambios. Empezamos justo el día que cumpliste los seis meses cuando te pasé del capazo a la sillita, que puede parecerte una tontería pero para mí es un cambio importante. Cuando a Álvaro lo pasé a la sillita aún no había cumplido los tres meses, el culo inquieto de tu hermano quería ver mundo. Tu has aguantado más porque eres más tranquilito y porque te ha cogido el frío del invierno. Además, cuando pasé a Álvaro a la sillita me di un sofocón enorme, eso de empezar a recoger cosas, de que creciera tan rápido me hacía un nudo en el estómago y se me abrían las compuertas, jaja. Ahora no lloro, ahora simplemente acepto la vida como es. Crecéis y la felicidad consiste en eso, en estar ahí para verlo.

Después de ese cambio se han sucedido muchos otros. Has aprendido a darte la vuelta y qué manera de hacer la croqueta… No paras… Ya no puedo dejarte solo en la cama ni un minuto porque cuando me doy cuenta te las has recorrido entera 😉 Aún no te sostienes sentado, te pongo a veces pero la cabecilla te pesa y te caes para adelante, pero cada vez controlas más, así que seguro que lo consigues en unos días.

También hace dos días hemos sacado la cuna. Dormimos todos en la cama, como si fuera una comuna, pero de vez en cuando necesito echarte un ratito en la cuna y de la minicuna no me fío porque es bajita, tiene los barrotes muy separados y encima se balancea… cualquier día te encontraba con medio cuerpo fuera, jaja, y de la cama desde que has aprendido a rodar menos. Supongo que la usarás para lo mismo que has usado la minicuna, para esos momentos en los que no sé qué hacer contigo… A no ser que después de tres años el colchón ya no tenga pinchos y la utilices para dormir, que lo dudo.

También has empezado a comer un poco. Has probado el plátano, un sólo día porque el desastre que tienes por madre se le ha olvidado de volver a comprar, la ciruela, la sandía, que no te gusta, y el pan. El pan lo adoras. Los dos últimos días has comido (o chuperreteado, más bien) pan a todas horas. Me tienes la casa de miollos que mejor no te cuento, jajaja. Ahhhh, y también has probado las patatas fritas del Burger King, fíjate, hijo, ni siquiera las primeras patatas te las ha hecho tu madre, y también te han gustado mucho. Este fin de semana te las hago en casa, que seguro que están más buenas y encima no tienen sal 😉

Imagen de niño comiendo pan. BLW

Feliz séptimo cumplemes

Sigues durmiendo muy bien por las noches, con tus tomas, pero no das castigo y yo sigo durmiendo contigo, aunque a veces tu hermano exige que esa noche le toca a él que lo abrace y los primeros minutos los haces solo en la cama.

En el puente de mayo también has ido por primera vez a la playa, aunque no le has hecho ni caso, eres demasiado pequeño para revolcarte por la arena ;), lo que si has hecho ha sido dormir mientras tu hermano se llenaba de arena hasta los ojos (y no es una exageración) y se metía en el agua que estaba helada pero que según él estaba calentita porque había cerrado la puerta ;).

Los ojos los sigues teniendo azules-grisaceos y son lo que más resalta de ti…unos ojos enormes que parece que quieren comerse el mundo. Los ojos y la sonrisa todo el día en la cara. Una sonrisa preciosa que nos ilumina y nos hace quedarnos embobados mirándote. Tu padre dice a menudo “este niño siempre se está riendo” y es verdad, eres el niño de la sonrisa infinita.

Tu hermano te quiere con locura. Se pasa el día dándote besos y achuchones, a veces tan fuertes que te hace llorar, y diciéndote “te quiero”. Yo me debo de quedar mirándolo con cara de tonta porque algunas veces me dice “y a ti tambiéeeeen”, como haciéndome una concesión. Y tu también lo adoras, lo buscas en todo momento, le sonríes, le chillas reclamando su atención y a mí algún día me va a explotar el corazón de veros así.

Feliz séptimo cumplemes, tesoro, te quiero hasta el cielo.