Sin categoría

Cojín para Alianzas y Saquito de Arras

Cinco bodas tengo este año. Cinco. Y cuatro de ellas de amigos de la pandilla, con lo que escaquearte es imposible. Empecé con las bodas el 11 de abril, el día de mi cumpleaños para más inri, que vaya regalito me fue a tocar, jaja, y terminaré el 18 de julio.

Tener tantas bodas en un mismo año es una putada faena y de las gordas y que sean tan seguidas lo multiplica por mil. Lo primero porque se te va un dineral, no me digáis que no, y lo segundo porque entre bodas y despedidas de solteros hemos tenido ocupados casi todos los fines de semana de esta primavera.

Sigue leyendo “Cojín para Alianzas y Saquito de Arras”

Maternidad

Cinco Momentos de este Invierno

Por fin ha llegado la tan ansiada primavera, qué queréis que os diga, a mí el invierno no me gusta, los días tan cortos y el mal tiempo me ponen de mala leche me entristecen. Sin embargo, el invierno también ha tenido sus momentos buenos, momentazos en algunos casos.

Estos son los cinco mejores momentos de este invierno:

1. Las partidas de Monopoly con mis hermanos hasta las tantas de la madrugada durante las vacaciones de Navidad. Mis hermanos no viven aquí y hay días que los echo profundamente de menos. Estoy acostumbrada a ellos y verlos cada uno o dos meses es duro. Pero bueno, la vida es así y cuando nos juntamos intentamos recuperar el tiempo perdido. Esta Navidad nos dio por jugar al Monopoly y nos hemos echado unas partidas de horas y horas. En realidad el juego era la excusa perfecta para hablar, hablar y hablar 😉

2. Mi test de embarazo positivo. A principios de enero mi marido aceptó “buscar” al segundo hijo y el día 30 de ese mismo mes me hice un test de embarazo que dio positivo. Ese positivo vino a nuestras vidas en medio de una gripe y casi que ni lo celebramos. Nada tuvo que ver con la acogida que tuvo el positivo de Álvaro… aunque supongo que también influiría la fiebre y el hecho de que ya lo intuíamos.

Prueba de embarazo

3. Nuestras escapaditas. Como siempre que podemos nos gusta salir de casa y conocer nuevos sitios. Durante este invierno hemos hecho un par de escapaditas de ida y vuelta a pueblos de nuestra provincia con mucho encanto como Feria, Zafra y Alburquerque y en carnavales decidimos gastarnos los cuatro duros que teníamos en la hucha de las vacaciones y nos fuimos a Ronda y Granada. Si pudieramos estaríamos todo el día con el culo por alto, jajajaja

Villa-adentro-pueblo-alburquerque
Alburquerque, villa adentro

4. El comienzo de mis prácticas de cuarto de Educación Infantil, que ha supuesto que Álvaro vaya todos los días a la guardería. Yo estoy muy contenta con las prácticas aunque acabo agotada. Veinticinco niñ@s de 4 años que además tienen fama de ser lo más revoltosos de las aulas de Infantil cansa y mucho. Y Álvaro… pues Álvaro como siempre me ha sorprendido. Ha entendido perfectamente que los días de diario hay que ir a la guarde pero en cuanto se levanta el sábado y el domingo y nos ve pululando por casa a su padre y a mí inmediatamente nos dice “yo hoy no quiero ir a la guarde”.

5. El último fin de semana del invierno, que aquí ya es casi primavera, nos fuimos al campo con los amigos. Lo pasamos muy bien, comimos sin conocimiento, dimos la noticia de que pronto seríamos “uno más”, los niños disfrutaron rebozándose en tierra… De esos días sencillos en los que no necesitas nada más que estar con la gente a la que aprecias para pasártelo bien.

día en el campo en invierno

Y ahora a disfrutar de la primavera que aquí dura un plis. En nada tendremos los campos secos y el calor sofocante de una tierra preciosa, pero Extrema y Dura como ella sola 😉

Maternidad

Cena con Amigos y Sin Niños

El sábado pasado salimos a cenar y a tomar unas copitas con los amigos. ¡Pues vaya planazo de fin de semana! Estaréis pensando… Eso lo hace cualquiera cualquier fin de semana. Y no os falta razón. Esos eran mis planes tooooodos los fines de semana antes de que naciera Álvaro (no digo antes de quedarme embarazada, sino antes de que naciera, porque yo de embarazada seguí saliendo y mucho, como para no tener ahora marcha el angelito). Nuestros fines de semana eran se salir viernes y sábados y el domingo estábamos como una rosa.

Todo esto cambió cuando nació Álvaro. Eso no significa que nos quedemos en casa, no os creáis, pero para nosotros ahora el planazo es pasar un rato en el parque de bolas.

Sin embargo el sabado pasado nos animamos y después de dos años y medio… ta ta ta ta chán…

¡Salimos a cenar con los amigos y sin niños!

Reconozco que estaba emocionadísima. Me planche hasta el pelo, jaja…

Quedamos con los amigos de siempre, cenamos muy bien, nos echamos unas parrafadas sobre el sexo… como se nota que los que somos padres lo pobramos poco, jajaja lo divino y lo humano y despues nos fuimos a tomar una copa (una, no os vayáis a pensar que estuve toda la noche de parranda)

salida con los amigos

Resultado:

  • He tenido una resaca como si me hubiera bebido el Guadiana y solo fueron tres copitas de vino.
  • El domingo estaba muuuuuy cansada. Más que si hubiese corrido la maratón (yo no he hecho deporte en la vida pero me imagino que correr debe ser muy cansado).
  • A Álvaro le costó un montón dormirse y sólo hacía decir “cuándo viene mami?” Mi niño… Y mi madre no me llamó para que me fuera a casa a pesar de que le tenía dicho que lo hiciera en cuanto me nombrara, pero como hacía tanto que no saliamos le dio pena.
  • Nos quedamos a dormir en mi antigua habitación, por eso de no mover al niño una vez que se hubiera dormido y me di cuenta de que mi casa ahora es otra 😉 Además a mitad de la noche tuve que ir a por Álvaro que se había quedado en la habitación de mis padres porque no era capaz de dormir sin él.
  • No salgo más sin necesidad hasta que mi angelito tenga 15… Ahora cuando los tenga me va a tener que llevar de carabina como se le ocurra la maravillosa idea de salir de fiesta… para desquitarme por todos estos años 😉