Archivo de la categoría: Sin categoría

Ir a la Guardería sin Adaptación

Pues aquí estoy, yo, que siempre he renegado de llevar a los niños a la guardería, ahora llevo a mi angelito a la guardería y sin hacer el famoso período de adaptación. Toma castaña, para no querer llevarlo a la guarde lo he hecho bien, ¿eh? Pero en esto de la maternidad, a medida que va pasando el tiempo, te das cuenta que no todo es blanco o negro y que donde dije digo digo diego y todas las veces que dije que mi niño no iba a la guarde pues me las salté a la torera…

imagen del periodo de adaptación a la guardería

A mi favor tengo que decir que mi angelito pequeño ha ido a la guardería sin adaptación porque no nos ha quedado otra. Los primeros meses estuvo conmigo, en casita, conociéndonos, enamorándonos y tomándonos la vida con muuuucha calma. Después empecé a trabajar y se siguió quedando en casa, con una muchacha que es un sol y que lo cuidaba igual que yo, incluso mejor, me atrevería a decir. Despertándose tarde, durmiéndose siestas mañaneras, saliendo a pasear los días de solecito… Viviendo las mañanas a su ritmo, sin prisas.

Peeeero a principios del mes pasado nuestra vida familiar se empezó a complicar y la conciliación empezó a ser casi imposible. Yo, profesora interina en una comunidad donde las distancias son muy grandes, empecé a trabajar a dos horas y diez minutos de casa. 404 kilómetros día si y día también que casi acaban conmigo. Aquella baja terminó y empezó otra también lejos, a otras dos horas de casa… Ya ni me planteé eso de “ir y venir a casa”. Para mí es imposible hacer tantos kilómetros todos los días.

La solución de urgencia que encontramos fue muy drástica. Álvaro se quedaba con su padre y yo me traía al pequeñín, que se quedaría en la guardería durante las mañanas. Así, a prisa y corriendo, mi angelito pequeño entró en la guardería sin adaptación y el mayor se quedó sin ver a su madre de lunes a viernes. Una mierda.

Tomar esta decisión, que ahora os he contado en menos de dos minutos, me ha costado una semana de darle vueltas a la cabeza, intentando encontrar una solución que fuera la mejor posible para todos. Y después de estar casi una semana sin dormir, sobre todo pensando en que mi niño lo iba a pasar fatal entrando a la guardería sin adaptación aquí estamos, intentando sobrevivir lo mejor posible.

Ir a la guardería sin periodo de adaptación. Razones de peso.

Como me parecía una burrada (y me lo sigue pareciendo) soltar a un niño a las ocho de la mañana en la guardería y recogerlo a las dos sin hacer el periodo de adaptación como es debido, la semana pasada hizimos un amago de adaptación durante dos días en los que fue una horita cada día. Lo pasó fatal. No dejó de llorar y yo, que estaba en la puerta esperándolo, tampoco.

Y lo peor de todo es que mi niño es muy pequeño. Tiene sólo diecisiete meses y a esa edad es imposible explicarle nada. No va a entender que le digas “mira, cariño, mamá te deja aquí porque se tiene que ir a trabajar, pero en unas horas vuelve a por ti”. Álvaro entró en la guarde un poquito más mayor, con veintiseis meses, y esos meses de diferencia se notan e hizo el periodo de adaptación a la guardería enterito. Además, a Álvaro se le podían explicar las cosas. Al pequeño no. Es tan sólo un bebé al que he saado de su entorno y que quiere estar con su madre porque es lo único que conoce aquí.

Peeeero estos hijos míos no se cómo lo hacen que siempre me sorprenden. Y aunque sólo llevamos unos días me tiene encandilada de lo fácil que me lo está poniendo todo. No os voy a decir que no ha llorado porque no es cierto. Pero la verdad es que lloró los tres primeros días diez minutos cuando entró (para que me fuera creyendo que me iba a echar de menos) y después está genial durante todo el día: jugando, interaccionando con otros niños, sonriendo sin parar…

Su seño, que es un encanto, me manda guasap y fotos para que lo vea, porque también es madre y sabe lo mal que se pasa.

He querido contaros mi experiencia porque sé que es muy difícil tomar la decisión de llevar a tus hijos a la guardería o al cole sin hacer el periodo de adaptación. En algunos casos porque el centro educativo no lo permite (me llevan los demonios sólo de pensar que hay guarderías o coles en los que el periodo de adaptación no está recogido) y en otros casos porque no os queda otra. Trabajos repentinos, cambios en las situaciones familiares, traslados de ciudad… Mil cosas que hacen que tengamos que recurrir a la guardería de un día para otro y en las que el periodo de adaptación es inviable.

Yo nunca os recomendaré que metáis a vuestros hijos en la guardería sin hacer el período de adaptación. Para los niños es mucho más fácil ir adaptándose poco a poco que tener que enfrentarse de golpe y porrazo a una situación nueva. Pero si no podéis no os hagáis mala sangre, no os paséis noches y noches sin dormir ni os consideréis malas madres (complejo de culpa en modo on). Hacemos lo que podemos y a veces hay que tomar decisiones drásticas que en otro momento nos parecería una locura… Pero os aseguro que los niños nos sorprenden.

A mí, mi niño me ha sorprendido. Se ha tomado como algo normal una situación totalmente nueva para él y a para la que ni siquiera lo hemos preparado. Ir a la guardería sin hacer período de adaptación es una locura, lo sé, pero a veces no queda otra que hacer esas locuras para intentar seguir sobreviviendo, conciliando que lo llaman ahora.

Y mientras tanto echo de menos a mi niño mayor… Feliz maternidad, por decir algo.

 

Un Fin de Semana con Patosa

El pasado fin de semana Patosa vino a casa. En realidad la estábamos esperando desde principios de curso, pero mientras que el año pasado fuímos de los primeros en disfrutar de la mascota Pelitos, Patosa se ha hecho esperar.

Patosa es la mascota de la clase de Álvaro. Una foca muy blanca y muy graciosa con gorro y chaleco de colores y zapatillas con cordones. Bueno, simpática me pareció nada más verla, después menuda la gracia que me ha hecho que sea tan blanca y que tenga zapatillas con cordones, porque me he pasado toooodo el fin de semana diciéndoles a mis angelitos “no arrastréis a Patosa que se ensucia” y atándole los cordones, que parecían que tenían vida propia y los nudos se le deshacían más que a mis hijos.

Foca patosa, mascota de educación infantil

Os presento a Patosa 😉

El viernes mi angelito mayor llegó muy contento a casa diciéndome “mira, mamá, Patosa”. Por lo visto la simpática foca le dijo a la señorita que ese fin de semana se quería ir a la casa de un niño muy trabajador, que se portaba muy bien y que hacía las fichas muy pronto. Y Patosa se vino a casa de mi niño, pero le faltó decir que el niño en cuestión, además de trabajador, era muy guapo, jaja.

Yo he estado repitiendo la cantinela de lo que había dicho Patosa (que era muy trabajador, muy bueno y muy listo – vale, eso tampoco lo dijo, es un añadido mío 😉 ) a todo el que me ha querido oír. Tanto es así que mi pobre Álvaro, muerto de vergüenza, ya me decía “mamá, no lo cuentes más”. Le faltó decirme que eso es una forma de hablar de la seño, que Patosa es una foca de peluche y no habla, leñe.

Imagen de la mascota Patosa

Y empieza el reportaje con Patosa, jaja

Álvaro no es un niño de peluches, pero yo no sé que tendrá Patosa, que igual que hizo el año pasado con Pelitos, se la ha enseñado a sus primos, a los abuelos e incluso tuvimos que hacer una videollamada a los titos para presentarsela .

Un fin de semana con la mascota Patosa

El viernes lo primero que hicimos fue llevarla a natación, para hacerle una fotito, más que nada y al salir “plofff” primera caída de Patosa y en un charco… Y Patosa, que es tan blanquita pasó de ser blanco inmaculado a blanco roto.

Imagen de Patosa en natación

Ahí Patosa aún era blanca inmaculada 😉

A pesar de empezar a estar un poquito sucia Patosa ha dormido con nosotros (total, donde duermen cuatro duermen cinco), la hemos sacado de paseo, la hemos llevado al parque de bolas, hemos jugado con ella y nos ha ayudado a pasar la mopa todo el fin de semana, porque en cuanto la soltaba Álvaro la cogía su hermano y la arrastraba por toda la casa. Mis hijos tienen mil juguetes pero a los dos se les antoja el mismo cacharro a la misma hora ¿a los vuestros le pasa igual?

Patosa tomándose una coca-cola

A medida que iba pasando el fin de semana Patosa iba pasando de blanco a blanco roto, blanco sucio y, finalmente, un gris mierdoso con el que no la podíamos devolver al cole. No queríamos que la seño se enterase de su función de mopa y además, estaba taaaan sucia, que los otros niños no la iban a reconocer.

Imagen de niño durmiendo con la foca Patosa

Y, por supuesto, dormimos con Patosa

Así que antes de volver a la escuela Patosa hizo un viaje fantástico a 1600 revoluciones. A Álvaro, al principio, le daba cosa meterla en la lavadora, por si se ahogaba y esas cosas, pero después de convencerlo de que las focas viven en el agua y hacen maravillosos viajes en remolinos de agua subterráneos se convenció de que un lavado no le vendría mal.

Imagen de Patosa en la lavadora

Patosa saliendo de la lavadora 😉

Lo mejor de pasar un fin de semana con Patosa es que este año no ha habido libro viajero y no hemos tenido que hacer manualidades a prisa y corriendo contando qué hemos hecho con Patosa todo el fin de semana. Entre otras cosas porque ha sido un fin de semana de lluvia y lo más divertido que ha hecho la foca es servirnos como mopa y después un viaje en lavadora, jaja.

Por último me gustaría compartir con vosotros unas reglas básicas para tener en cuenta cuando os la mascota de vuestros hijos se vaya a pasar con vosotros el fin de semana. Son cuatro tonterías pero me parece fundamentales tenerlas en cuenta 😉

Reglas para tener la mascota de la clase en casa

Patosa, Pelitos o Fulanito de tal no es un juguete solo de nuestros hijos. Es un juguete de todos por lo que tienen que cuidarlo, más incluso que si fuera suyo. Olvidad lo que os he contado antes de la mopa Patosa…

Considerad a la mascota como un invitado de honor. Vuestros hijos tendrán mil peluches que ni mirarán pero durante ese fin de semana no tendrán ojos para otra cosa que no sea la Patosa de turno. Entendedlos y no os importe demasiado id cargados con la mascota de la clase a todas partes. Es solo un fin de semana.

Trabajaos el libro viajero de la mascota. Nosotros esta vez no hemos tenido que hacerlo, pero el año pasado si y ya que nos ponemos a hacerlo pues hay que hacerlo bien. A los niños después les gusta enseñárselo a los compañeros de clase, así que intentad que sea algo gráfico, con fotos, pictogramas, dibujos…

Devolved a la mascota al colegio limpita. Es muy probable que la mascota se ensucie durante el fin de semana, y si es blanca como Patosa ya ni os cuento, jajaja, pero esto se soluciona metiéndola en la lavadora. ¿Os gustaría que vuestro hijo viniera el viernes con un peluche sucio? Pues eso.

Y antes de despedirme me gustaría haceros una pregunta que me he hecho miles de veces este fin de semana ¿Vosotros pensáis que los creadores de Patosa tienen hijos? Yo estoy segura que no, si no en vez de ser blanca sería gris marengo 😉

 

 

Feliz Diecisiete Cumplemes

Mi querido bebé:

Otro mes me tienes aquí para contarte lo que has crecido y lo rápido que se me ha pasado el tiempo. Siempre lo mismo, ¿verdad? Pero es que es la verdad, una verdad que sólo entenderás cuando tengas hijos ;).

Lo más duro de este mes es que hemos pasado alguna que otra noche separados. Ha sido la primera vez que me separaba de ti y se me ha hecho muy difícil. Tú tampoco lo has llevado muy bien, según me contaba papá, echabas de menos a la teti. Lo peor es que esta semana volveremos a estar separados unos días, pero bueno, prometo intentar arreglar todo para que por lo menos tu te vengas conmigo cuanto antes.

Eres un niño muy espabilado. Entiendes todo y ya empiezas a chapurrear tus primeras palabras “alvo”, “agua”, “pam” (pelota), “papo” (zapato), “papá”, “no”, “teta”, “ito” (gusanito)… “Mamá” sigues sin decirlo… Pero hablas portugués divinamente. A veces te pones a hablar y a hablar y a hablar señalándome alguna cosa y yo te digo “si, si, cariño” y me sonríes. Me da la sensación de que me quieres explicar algo y lo haces a tu manera. Y vaya si lo consigues, ¿eh? y si no te pones a llorar hasta que te sales con la tuya y punto, jaja.

Cambiarte el pañal y vestirte sigue siendo una odisea. Te mueves tanto que es imposible. Te enfadas, protestas, lloras… Vamos, que parece ser que ponerte guapo no es lo tuyo, con lo bonito que eres…

Estás enamorado de tu hermano. Lo sigues a todas partes, lo buscas, lo llamas a gritos en cuanto no lo ves… Y también le pegas, le muerdes y le pellizcas y Álvaro es taaaaan bueno que no es capaz ni de separarte. Simplemente me llama llorando porque otra vez le has dado con el cepillo en la cabeza. Y encima si te riño Álvaro te defiende: “no le relates, mamá, es que él es muy pequeño y no sabe que me hace daño”, “no le digas nada mamá, que después llora y se puede poner malo”. Porque en la lógica de tu hermano te puedes poner malo por llorar.

Eres un payasete. Todo el día haciendo el viejino, bailando campana sobre campana (si, seguimos cantando villancicos en marzo para que nos bailes), intentando saltar… Es un espectáculo verte, cariño.

Felices diecisiete meses, cariño. Y no te olvides nunca que mamá te quiere hasta el cielo 🙂

 

Feliz Dieciséis Cumplemes

El mes pasado no publiqué la entrada correspondiente a los quince meses de mi tesoro chiquinino. Era el día de Reyes y pensé en dejarlo para un día después. Y pasó un día y luego otro y así hasta hoy :(. De todas formas el paso de los catorce a los quince meses fue muy tranquilo, sin grandes avances. Lo más característico, quizás es que aprendió a beber por pajita 😉

Sin embargo, este mes ha sido un no parar de cambios.

Cambios de un bebé a los deciséis meses

Mi querido bebé:

Hoy cumples dieciséis meses. Dieciséis. ¡Qué barbaridad¡ No tienes nada que ver con el bebé recién nacido que dejaron en mis brazos hace un eternidad. Lo único que conservas son esos ojos verdes maravillosos que siguen iluminando tu cara.

Aprendiste hace unos tres meses a andar y ahora ya no andas, sino que quieres correr e incluso intentas saltar. Te encanta subir y bajar escaleras y también te encanta darle patadas a un balón. A veces jugamos tu y yo a pasárnosla, igual que hacía con tu hermano. Y en nada me veo echando partidos en el pasillo. Porque vosotros no sois de juegos tranquilitos, no. A vosotros os gustan los juegos de acción y si entrañan peligro mejor que mejor ;).

Has estado dos semanas malito. La primera vez que te veo tan malino. Tuviste una gripe que al final terminó complicándose y que te ha hecho estar dos semanas con fiebre. Parecías otro, tesoro. Cuando te recuperaste papá decía que había olvidado lo risueño que eras. Perdiste hasta el apetito, con lo que te gusta a ti comer y probar cosas nuevas: jamón, espinacas, menestra, puré, lentejas, plátanos, fresas… Te da igual lo que sea. El caso es tener algo en la boca, jaja.

Hablas un montón. En un mes has pasado del balbuceo a decir tus primeras palabras, palabras que todos reconocemos: buu (la luz, que por cierto te gusta encender y apagar en medio de la noche, cuando estamos todos durmiendo 😦 ), pan, agua (agua o zumo, cocacola, limonada…), pam (pelota), avo (Álvaro), papá, hola, ece (peces), eta (galleta) y teta (a voz de grito cuando tienes sueño o cuando me ves coger el sacaleche)… Mamá sigues sin decirlo. Lo sueltas alguna vez de manera aislada, pero ya está. Sin embargo, cuando te pregunto dónde está mamá siempre me señalas. También sabes señalarte la oreja si te lo pregunto y sacas la lengua en cuanto oyes la palabra “lengua”.

Eres muy bailongo. Es escuchar un poco de música y te pones a bailar. Pero tu canción favorita, con la que más te emocionas, es “campana sobre campana” y nosotros te la seguimos cantando a pesar de estar ya en febrero con tal de verte bailar y tocar las palmas. A este paso vamos a estar cantando villancicos hasta agosto, jaja.

Eres el desorden personificado. Tirar cualquier cosa que esté a tu alcance y desordenas continuamente la habitación de los juguetes. No recuerdo que tu hermano fuera así, pero quizás sea solo eso, que no lo recuerdo. Una de las cosas que más disfrutas tirando son los botes de las especias… Es entrar en la cocina e irte directo a por los botes…

Te lo perdonamos todo porque eres un mimoso. Has aprendido a dar abracitos y cuando te los pido (ya te darás cuenta de que tienes la madre más pesada del mundo, jaja) me agarras la cara con tus manitas y me abrazas. También das ya algunos besos sueltos. La noche del 31 de enero, cuando ya estaba a punto de tirarte por la ventana mandarte con tu padre me diste el primer beso con babas y todavía no me he lavado la cara, jaja.

Duermes fatal. Con un montón de despertares buscando la teta que hace que yo me pase media noche en vela y la otra media temiendo moverme un sólo centímetro para que no te despiertes. De todas formas, hay noches en las que ya ni me molesta. Llevo cuatro años y siete meses así, ya estoy acostumbrada ;).

Y eres lo más bonito del mundo entero. Un rubito de ojos verdes que nos tiene a todos enamorados.

Feliz dieciséis cumplemes. Te quiero hasta el cielo 😉

                                                                                                        Mamá

 

 

Me Llaman la Desaparecida

No sé ni cuánto hace que no pasaba por aquí. Las entradas mensuales sobre los avances que hace mi angelito pequeño mes a mes no cuentan, y eso que la del mes pasado, la de los quince meses, me la salté.

Cuando en septiembre, qué lejano me parece ya, escribía una entrada contandoos todos los planes que tenía para este curso y cómo iba a organizar el blog pequé de ilusa. El blog… el blog fue lo primero de una larga lista de cosas que pasó a un segundo plano porque la verdad es que me di cuenta de que no tenía tiempo para todo y a la hora de empezar a dejar cosas para atrás el blog fue una de las primeras de las que decidí prescindir.

Además, también reconozco que dejó de interesarme sentarme a escribir y a leer otros blogs que he seguido desde hace años. Siempre encontraba una cosa mejor que hacer y al final me decía a mi misma eso de “mañana sin falta”, y al día siguiente me decía lo mismo y así hasta que han pasado cuatro largos meses.

Cuatro meses en los que no he parado. Aunque el curso pasado ya trabajé unos meses, en septiembre empecé de lleno y la verdad es que la vuelta se me ha hecho dura. No estaba acostumbrada a estar tanto tiempo fuera de casa y tampoco a la dinámica de las aulas, al tira y afloja de los muchachos, a los madrugones y a las horas en carretera…

Además, comencé a trabajar y también a prepararme oposiciones casi a la vez, aunque reconozco que al poco tiempo me di cuenta de que no podía hacer las dos cosas y aparqué las oposiciones de lado. Menos mal que han aplazado la convocatoria este año y así, por lo menos, respiro tranquila. Porque a mi la conciencia me puede. ¿No os pasa eso de que no hacéis algo que sabéis que tenéis que hacer pero la conciencia está ahí para recordarte una y otra vez que debes hacerlo? Pues a mí me pasa eso y la verdad es que no vivía pensando que estaba por ejemplo en el parque y debería estar estudiando.

Cuatro meses en los que el trabajo, las horas de coche, la casa y los niños han ocupado todo mi tiempo. ¡Cómo para pararme a sentarme a escribir¡ Jajaja. Entonces ¿ahora por qué vuelves? (o al menos lo voy a intentar, que no las tengo todas conmigo, ¿eh?) Pues por dos razones fundamentales.

La primera de ellas se la debo a Lucía de Planeando ser Padres. Un día, en un grupo de guasap, comentaban qué cómo nos acordábamos de los avances de nuestros retoños con tanta exactitud. Y Lucía dijo algo así como que cuando no se acordaba se iba al post correspondiente. Yo también lo hago. Y entonces me di cuenta de que si dejo de escribir la vida y obras de mis angelitos dentro de nada no me voy a acordar de la mitad de las cosas. Ya os he dicho muchas veces que para mi el blog es una especie de diario para burlar a la memoria ¿verdad?

Y la segunda es porque me ha vuelto a entrar el gusanillo. Esta vez no voy a ser tan fantástica como lo era en septiembre y no voy a afirmar que voy a ser constante. Escribiré cuando pueda y cuando me apetezca, pero voy a intentar hacerlo de vez en cuando.

Seguiré como siempre, hablando de mis niños, de las cosas que vamos haciendo, de alguna escapada que merezca la pena o de la última manualidad en la que estemos enfrascados… Un batiburrillo, vamos, no os garantizo nada nuevo, porque para hacer las cosas de otra manera me tendrían que hacer a mí de nuevo y para eso ya es demasiado tarde, jaja. Pero a cambio prometo sinceridad total en mis palabras, anécdotas divertidas y experiencias reales de una mamá real que no llega a todo.

¿Me hacéis un hueco?

 

Feliz Catorce Cumplemes

Mi querido bebé:

Empiezo diciéndote lo mismo de siempre “¿Ya ha pasado otro mes?”. Me parece increíble lo rápido que pasa el tiempo con vosotros… Si hace nada tu hermano era un bebé recién nacido…

Este mes ya te has soltado a andar. Empezaste a andar un día antes de cumplir trece meses, ¿recuerdas que te lo conté el mes pasado? Pero este mes ha sido el que te has soltado. Ya vas andando siempre, apenas si gateas (y no te hemos hecho vídeo gateando 😦 ), con esos movimientos vacilantes y los brazos en cruz para mantener el equilibrio. Es muy divertido verte andar, jaja. Lo malo de que andes es que llegas a más sitios que antes y nos tienes la casa hecha un desastre. Todo lo que puedes lo tiras al suelo… No se de donde habrás sacado ese afán por destruir todo lo que pillas.

Cada vez comes mejor y ya haces con nosotros también las cenas. Lo que más te gusta comer son las aceitunas: rellenas de anchoa, negras, machadas… No haces distinciones y te atiborras de aceitunas. Tanto que a veces las tenemos que esconder en la mesa porque como la veas estamos perdidos ;).

Haces un montón de cosas: sigues tocando la campana, haciendo los lobitos… y además este mes has aprendido muchas cosas como a hacer la viejina o hacer uhhhh uhhhhh, a sacar la lengua… Qué bonito es verte crecer, cariño.

Últimamente duermes fatal… Te despiertas en mitad de la noche y puedes estar como hora y media o dos horas saltando de cama en cama, encendiendo la luz y paseándote encima de tu hermano y de tus pobres padres. Y encima cuando me enfado te ríes y vienes a darme abracitos… Así es imposible, jaja. Una noche, cuando le comentaba a tu padre que “vaya con el niño, que no nos dejaba descansar” me dijo él que no me quejara que con tu hermano era así cada noche, que tu al menos solo es de vez en cuando. Me parece a mí, que tienes en tu padre un fiel defensor 😉

Te encanta jugar a todo lo que esté jugando tu hermano y a destruirle las torres… Y también te encanta limpiar. Coges un baby o un trapo cualquiera y te pones a pasarle a la mesa o a la silla una y otra vez. No sé a quien le has visto limpiar tanto, jaja.

Eres muy “sentío”. En cuanto tocas algo que no debes y te llamamos la atención, o escuchas una voz más alta que otra, o le reñimos a alguno de tus primos o tu hermano tu te pones a hacer “pucheritos” y a hacer suspiros y si no te cogemos y empezamos a darte besitos y abrazos terminas llorando.

También estas sacando mucho genio. O te sales con la tuya o terminas llorando o pataleando. Pero aquí me coges con experiencia, tesoro, y ya se que esto son unos años meses, después te convertiras en un niño dulce y tierno como tu hermano. Y tu hermano… ayyy, tu hermano… Te cuida siempre, pendiente de que no te pase nada, pero no te deja nada. Cualquier cosa que coges le interesa a él en ese mismo momento. Y a ti te pasa igual. Tu hermano coge una cosa y es precisamente lo que tu querías. A veces, solo a veces, esto de la bimaternidad me trae por la calle de la amargura. Menos mal que lo bueno compensa a lo malo y los despertares familiares, los abrazos de cuatro, las cosquillas y los besos babosos compensan todo lo demás.

Te quiero hasta el cielo, mi vida.

Feliz trece cumplemes

Mi querido bebé:

Hoy hace trece meses y yo ni siquiera he tenido tiempo de tener este post preparado. Te escribo deprisa y corriendo, mientras tu padre te entretiene un rato en el salón, pero no podía dejar de pasar este día para desearte un feliz cumplemes y, además, contarte un poco como eres ahora y cómo es nuestra vida contigo.

Eres un niño alegre, muy alegre, siempre estás sonriendo o riéndote a carcajadas aunque cuando lloras te salen en cuestión de segundos dos lagrimones como puños de grandes. Tu abuelo paterno siempre dice que no había visto jamás tanta facilidad para echar unas lágrimas, jaja. Afortunadamente las veces que lloras son muy pocas, eres un niño feliz, simplemente.

Comes muy bien y no te cuesta probar cosas nuevas aunque la primera vez que te metes en la boca algo nuevo te lo sacas enseguida con cara de asco. Afortunadamente a los dos segundos va para dentro otra vez. Te encantan las galletas y las papadeltas. Cuando vamos a la fuente te compro siempre aspitos, pero tu debes pensar que los aspitos me los coma yo porque al final terminas comiéndote la bolsa de papadeltas de tu hermano, que se la compra solo para ver la chapa que trae la bolsa en su interior.

Duermes fatal. Esto es algo nuevo ¿verdad? Me he tirado meses diciéndote que duermes súper bien y que no tienes nada que ver con tu hermano, pues al final le vas a ganar… Desde que empecé a trabajar las noches son un calvario. Te despiertas tres o cuatro veces y en una de ellas, sobre las tres de la madrugada, te estás despierto sobre una hora. En esos momentos me juro y me perjuro a mí misma que ni loca voy a por el tercero, jajaja. Durante esa hora te dedicas a recorrerte la cama, a intentar despertar a tu hermano y finalmente te bajas al suelo y te das unas vueltas por la habitación, a oscuras, hasta que te aburres y gritas hasta que te vuelvo a subir. Además, también llevas unos días sin siesta… Muchas veces me pregunto que he hecho mal en otra vida para que me hayan caído los niños peor dormilones del mundo, debe haber sido algo muy gordo 😉

Ya sabes decir que las campanas hacen “tan”, que nievita hace “uau” y que mamá te quiere hasta el cielo. Esto último no sabrás quién te lo ha enseñado, ¿verdad? Te encanta estar con tu hermano e intentas imitarlo en muchas cosas, por ejemplo lo observas cuando juega al balón y después intentas pegarle patadas, jaja. También intentas meterte solo en la bañera y es un espectáculo verte desnudito, todo regordete e intentando subir la piernecilla para entrarte dentro.

Hablas un montón. Balbuceas sílabas inconexas que para nosotros tienen significado, jaja. Tu abuela asegura que le dices “lela” en cuanto la ves, y yo estoy segura que a mí me dices “uapa”. No te callas en todo el día, y has empezado a señalar con el dedito lo que quieres y si no te lo damos te enfadas y en un segundo dejas escapar dos lagrimones a los que no nos podemos resistir.

Ayer comenzaste a dar tus primeros pasitos. Hasta ahora andabas agarrado al sofá o a la cama pero ayer te atreviste a soltarte por primera vez. Tengo que hacerte un vídeo para que puedas verte dentro de unos años, porque es graciosísimo. Primero guardas equilibrio y después te lanzas a andar meándote de la risa y gritando para que te miremos. Es una de las expresiones más bonitas que te he visto nunca. Esa cara de satisfacción y alegría por haber conseguido andar. Ni que decir tiene que tu hermano está más orgulloso que tú, si cabe, por el logro 😉

Odias que te corte las uñas, que te vista y que te cambie el pañal. Te retuerces de tal manera que para ponerte el pijama muchas veces tenemos que hacerlo entre papá y yo. Tampoco te gusta nada que te lave la cara después de comer ni que te suene los mocos… Miedo me da cuando tengamos que cortarte el pelo por primera vez, jajaja.

Eres lo mejor que nos ha pasado como familia, aunque a veces Álvaro diga que estaba mejor cuando sólo estábamos los tres y tu vivías en mi barriga (si dejaras de arañarlo, quizás ayudaría, jaja), nos has enseñado que el amor se puede multiplicar por infinito y que una sola sonrisa puede ayudar a olvidar una noche de perros.

Te quiero hasta el cielo, tesoro. Gracias por elegirme como mamá.