Maternidad

37 Cosas sobre Álvaro

Ya sabéis lo que me gusta este tipo de post de recuerdo y el tiempo que hace que no escribo uno sobre las cosas de mi niño mayor. ¡La última vez que publiqué un “50 cosas sobre Álvaro” fue hace más de un año! Con esto de incorporarme al mundo laboral estoy un poquillo liada y estoy desatendiendo por completo los recuerdos de mis niños.

Sigue leyendo “37 Cosas sobre Álvaro”

Anuncios
Maternidad

Feliz Segundo Cumpleaños

Querido bebé:

Hoy haces dos añitos. Dos añitos acompañándonos y llenándonos de amor y sonrisas a partes iguales. Dos años de dormir acurrucados, de teta a todas horas y de cansancio infinito.

Me ha pasado igual contigo que con tu hermano, que llevo desde ayer tontorrona. Dándote más besos de la cuenta y abrazos más fuertes, contándote a cada rato qué estaba haciendo hace dos años en esos precisos momentos. Recordándote cuando aún estabas dentro de mi barriga y tú, que aún no entiendes eso, te levantas la camiseta, me señalas la tuya y dices “¿aquí?”, ja ja.

Sigue leyendo “Feliz Segundo Cumpleaños”

Maternidad

Entuertos tras el Segundo Parto

Antes de ser madre jamás de los jamases había escuchado la palabra entuerto. Fue tras mi primer parto, cuando ya estaba tan tranquila en la habitación del hospital, cuando mi madre me advirtió que después de las contracciones del parto (que casi no sentí), del trabajo del parto, y de que me cosieran hasta el alma, llegaban los entuertos.

Me puse a temblar, porque con la episotomía ya estaba bastante adolorida, como para aguantar ahora otros dolores nuevos. Pero no, tuve suerte y tras el primer parto los entuertos no hicieron acto de presencia.

Sigue leyendo “Entuertos tras el Segundo Parto”

Maternidad

Cómo Organizar un Cumpleaños Pirata Low Cost

Aunque ya sabéis que organizar fiestas de cumpleaños low cost no es lo mío, ejem, ejem… Este año me propuse ahorrar en la fiesta de cumpleaños de mi angelito mayor, por eso le organicé una fiesta de cumpleaños pirata low cost.

Con low cost no me refiero a ahorrar en las chuches, en las tartas o en la cenita de después, que a mí me gusta celebrar los cumpleaños como si fueran bodas gitanas, y si no que se lo pregunten a mi señor esposo, ja ja, sino a hacer la decoración casera y no gastar mucho en esas cosillas, que aunque las compres en los chinos al final se va un pico. 😉

Sigue leyendo “Cómo Organizar un Cumpleaños Pirata Low Cost”

Maternidad, Probando Productos

Mi Hijo Tiene Piojos. ¿Qué Puedo Hacer?

Ahora que empieza el cole de nuevo muchas de nosotras nos preocupamos de nuevo por los piojos. Durante el curso pasado mi hijo tuvo piojos. Y no sólo mi hijo tenía piojos, sino que también los tuve yo, la abuela, y hasta su hermano, con solo veinte mesitos. El padre no los ha cogido, quizás porque los piojos no saben dónde agarrarse, ja ja.

El caso es que después de dos semanas rascándonos la cabeza como posesos, pensando que era el calor, que teníamos una dermatitis, que era por culpa de la primavera y un sinfín de razones más me di cuenta de que tanto el mayor como yo teníamos piojos. ¡Y no uno ni dos, sino que estábamos cuajaditos¡

En el momento en que nos enteramos de que teniamos piojos casi me da un infarto… ¡¡¡ Piojos¡¡¡ Con el asco que me dan esos bichos, además, pensaba que tener piojos era de gente un poco más descuidada con su higiene, que los piojos iban a los pelos sucios… Ya sé que no tiene nada que ver pero todos tenemos prejuicios de ese tipo… Hasta que los piojos llegan a tu casa (o a tu cabeza, mejor dicho) y te das cuenta de que no, que cualquiera puede tener piojos.

Remedios naturales o tratamientos químicos contra los piojos
Mi hijo tiene piojos ¿qué puedo hacer?

¿Cómo saber si tu hijo tiene piojos?

Parece una pregunta tonta, ¿verdad? Pues no lo es tanto. Ya os he dicho que nosotros llevábamos varias semanas con picores en la cabeza y no nos habíamos dado cuenta. No es que no nos hubiésemos mirado, pero es que yo la única vez que he visto a un niño con piojos directamente le corrían por la cabeza y pensaba que eso era así, que iba a ver a los bichitos paseándose tan tranquilos por la cabeza, ja ja.

En cuanto a las liendres, que ahora veo a distancia, las confundía con la caspa. Cuando mi angelito se empezó a rascar la cabeza y yo también me moría por los picores no sólo lo miré a él, sino que le decía a mi madre y a mi suegra que me miraran. Pero ninguna de las dos me confirmó que fueran liendres, por eso es importante seguir una serie de consejos:

Si le pica mucho la cabeza o lo ves rascarse continuamente la cabeza puede ser que tenga piojos.

Cuando descubrí que mi hijo tenía piojos llevaba días rascándose, no esperéis tanto. Y si os pica a vosotros, pues lo mismo, que los adultos también podemos tener piojos, no penséis que es solo cosas de niños.

Miradle la cabeza a la luz del día.

Parecerá una tontería pero con luz artificial las liendres no se ven bien y pueden confundirse con caspa y ver un piojo es casi imposible a no ser que tenga muchos porque corren muchísimo y se camuflan muy bien y para cuando quieres apartar el pelo ya han desaparecido.

Pasadle la liendrera con el cabello mojado.

La liendrera (que yo la he descubierto hace menos de un mes aunque ahora no me despegue de ella) es un peine con las púas muy juntas, lo que hace que al pasarla el piojo o las liendres se queden adheridas a ella. Para pasarle la liendrera es mejor hacerlo con el cabello húmedo y echándole un poco de acondicionador para evitar tirones. Si el niño tiene piojos cuando pasas la liendrera se ven perfectamente. Por supuesto, si le pasáis la liendrera en la bañera después no “la enjuaguéis” en el mismo agua, sino en un recipiente aparte, para evitar que si están vivas o hay algún piojo se vuelva a adherir al cabello.

Si no tenéis liendrera en casa es mejor que la compréis blanca. En las que son de colores oscuros o con las púas de metal las liendres se ven mucho peor. 😉

Tratamientos naturales contra los piojos.

La verdad es que tratamientos naturales contra los piojos yo solo conocía uno: el vinagre. Pero desde que nos infestamos en casa he ido buscando en internet remedios naturales contra los piojos para evitar tener que usar tratamientos químicos, aunque al final he recurrido a ellos. De todas formas os los cuento por si os vienen bien ;=)

El vinagre. El vinagre es, quizás, el remedio natural contra los piojos más conocido.

De hecho, es el que a nosotros nos han recomendado una y otra  a vez cuando dijimos en casa que  y teníamos piojos. Sin embargo, no basta con lavarte la cabeza con vinagre y ya está, que es lo que piensa mucha gente. Sino que el vinagre hay que echarlo tan caliente como sea posible, es decir, tan caliente como lo aguantemos. Dejarlo actuar durante unos 30 minutos y después pasar una y otra vez la liendrera para eliminar piojos y liendres.

Hojas de eucalipto contra los piojos.

Este remedio natural no lo conocía, pero por lo visto funciona de forma parecida al vinagre. Se cuecen unas cuantas de hojas de eucalipto y después se aplica en la cabeza dejándolo actuar sobre media hora. Una vez ha pasado este tiempo se pasa la liendrera para eliminar las liendres y los piojos.

Alcohol antiséptico, remedio contra los piojos.

El alcohol también es un remedio natural contra los piojos, y, además, es muy fácil de usar. Basta con echarlo en la cabeza de forma que se impregne todo el cabello, dejarlo actuar unos cinco minutos y después aclarar el pelo y pasar una y otra vez la liendrera para eliminar las liendres muertas y los piojos.

Estos son los principales remedios naturales que he encontrado contra los piojos, pero si conocéis alguno más hacédmelo saber en los comentarios. 😉

Tratamientos químicos contra los piojos.

Aquí si que os puedo dar mi opinión personal, porque en cuanto me di cuenta que mi hijo tenía piojos corrí a comprar un remedio químico para acabar con ellos. En la farmacia me ofrecieron varios pero yo me decanté por OTC sin insectida y la verdad es que no puedo estar más contenta.

OTC SIN INSECTIDA: EL MEJOR TRATAMIENTO PARA ACABAR CON LOS PIOJOS.

OTC, tratamiento químico contra los piojos
OTC, tratamiento contra los piojos

El tratamiento de OTC sin insecticida consta de tres productos:

1. Loción sin insectida cuya función es eliminar los piojos. Hay que aplicar la loción sobre el cabello seco, realizando un suave masaje para que el cuero cabelludo quede bien impregnado y después colocarse un gorrito de ducha que viene en el mismo estuche y dejarlo actuar durante unos 30 minutos para después lavar el pelo con tu champú habitua.

2. Acondicionador Desprende Liendres. Una vez que hemos lavado el pelo echamos el acondicionador sobre el pelo húmedo y lo dejamos actuar durante 10 minutos. Cuando haya pasado este tiempo aclaramos el pelo con abundante agua y con la ayuda de la liendrera, que también viene en el mismo estuche, retiramos las liendres y los piojos muertos.

3. Spray Repelente de Piojos. Este producto tiene la misión de evitar que una vez que nuestra cabeza está limpia de piojos volvamos a tener estos indeseables inquilinos. Para ello se echa a modo de colonia por el pelo hasta que la capa superior esté humedecida y después se deja secar de forma natural.

Cuando hayan pasado siete días desde que nos hicimos el tratamiento hay que volver a repetirlo, para evitar que en el caso de que quedara alguna liendre viva (que las muy joías son súper resistentes) evitar que se reproduzca y tener un nuevo foco de infección.

La verdad es que no puedo estar más contenta con el tratamiento antipiojos de OTC. Nosotros teníamos una infección bastante grande y conseguimos acabar con ella en un par de horas. Es un tratamiento súper efectivo, de hecho, una vez que nos lo aplicamos y empecé a pasar la lendrera por el pelo empezaron a desprenderse las liendres y la mayoría de ellas estaban muertas.

Además, el tratamiento de OTC cunde, es decir, con un solo kit tuve para hacer el tratamiento y repetirlo a la semana, incluso me sobró un poco del acondicionador que me lo he echado en otra ocasión por si aún quedaba algún bichito. No me picaba la cabeza ni nada pero los piojos me dan mucho asco y como me había sobrado… Si, estoy un poco obsesionada con los piojos. 😉

Otra cosa que me gusta mucho del tratamiento OTC para los piojos es que lo puedes usar en niños mayores de 12 meses. Otros tratamientos que he visto recomiendan no usarlo hasta los tres años de edad y teniendo en cuenta que mi hijo pequeño tenía 20 mesitos cuando contagió… Pues a mi me da mucha seguridad saber que puedo ponerle el tratamiento sin que sea perjudicial para él.

La única pega que le pongo a OTC contra los piojos es su precio. Yo compré varios envases, tanto en Carrefour como en la farmacia, y su precio rondó sobre los 30 euros. Aunque buscando por internet he encontrado parafarmacias online que lo venden por mucho menos.

Otras recomendaciones si tienes o has tenido piojos.

– Lava las sábanas y toallas a una temperatura superior a 60 grados. Los piojos y liendres pueden vivir hasta 48 horas aunque no estén nuestras cabezas, por lo que es recomendable lavar todo para evitar un nuevo contagio. Yo no solo lave las sábanas y toallas sino también las fundas de los nórdicos, las fundas de los cojines, las mantitas del sofá… Ya sé que es muy complicado que precisamente una liendre se haya quedado enganchada en el trocito de mantita del sofá donde tu después pones la cabeza, pero ya os he dicho que casi me volví paranoica con los piojos, ¿no?

Revisar la cabeza de los niños cada dos o tres días y con luz natural. Mi mayor a la semana y pico de que cogiera piojos por primera vez los volvió a pillar, aunque esta segunda vez de forma mucho más leve. Si no hubiera estado atenta y no hubiera revisado el pelo casi a diario nos los vuelve a pegar a todos.

 

Y ahora, decidme la verdad, ¿a qué lleváis rascándoos la cabeza desde que empezásteis a leer el post? Jajajaja, a mí también me pasa, es hablar de piojos y me pica todo. 😉

Maternidad

Felices 22 Cumplemes.

Mi querido bebé:

Ayer hiciste 22 mesitos. Cómo pasa el tiempo… hace nada eras una lentejita en mi barriga y hoy ya tienes los dos patitos. Y aunque sigues siendo un bebé ya tienes muchas cosas de niño.

Sigues a todas partes a tu hermano y quieres jugar con todo lo que está jugando él. Si tu hermano tiene un balón, tu quieres ese mismo balón, si tu hermano está dibujando tu quieres dibujar y exactamente con el mismo lápiz que él, si tu hermano está viendo la tele tu vas y se la apagas para que te haga caso. A veces lo sacas de sus casillas porque no lo dejas ni cinco minutos en paz y se esconde en el baño o en la cocina para que no lo encuentres, jaja.

Sabes ya un montón de cosas. Tantas que a veces me quedas asombrada. Por ejemplo, sabes subirte y bajarte de la cama solito (bueno, esto lo haces desde hace meses, pero me sigue sorprendiendo), sabes bajar las escaleras sentándote de culo y bajando poquito a poquito, sabes saltar en los sofás, friegas la casa de maravilla y sabes perfectamente dónde están los helados. 😉

Y hablas un montón. Tanto que no hay día que no me sorprenda de alguna cosa nueva que dices. Cuentas hasta tres perfectamente y hasta ocho saltándote la mitad de los números, jaja. Y te encantan los balones y las pelotas y jugar al fútbol. Juegas con papá al fútbol en el pasillo, como tantas veces hemos jugado con tu hermano, y tus palabras favoritas son “pasa”, “chuta”, “penati” y “goooool”. El gol lo cantas estupendamente.

También te gusta mucho jugar con los coches, pasear el carrito con un balón dentro y montarte en la bici, “bisi” según tú. Te encantan los libros. Y siempre tienes uno en las manos y a diferencia de tu hermano no te ha dado por comértelos.

Y también sabes que mamá te quiere hasta el cielo, que abuelo juega contigo al futbolín, que la prima es muy chiquinina y dices en tu media lengua el nombre de los primos.

Te encantan los animales. Y sabes que la vaca hace “múúúúúú”, el pollito “pío” y que el pollito que nos dieron las monjas se convirtió en gallo y ahora hace “kirikiki”. También sabes que el lobo hace “auuu”, los guarrinos “oin oin”, las “ovekas” hacen “beee” y que el perro hace “guau” y una vez el perro de la vecina te dio un susto “tuhto”. Desde entonces cada vez que te preguntamos como hace el perro dices “guau. tuhto” todo seguido, jaja.

También sabes que está “abiba” y que está “abajo” y cantas el cumpleaños feliz casi enterito. Te gusta mucho cantar. A veces, cuando vamos en el coche, te arrancas a cantar una canción que nadie más que tu comprendes pero a tu padre y a mí se nos cae la baba de oírte.

Duermes muy bien. Infinitamente mejor que tu hermano. Algunos días te despiertas dos veces, otras tres y algunos días me sorprendo por la mañana porque estás en la misma posición en la que te dejé. Duermes mejor solo que conmigo. Así que aunque seguimos durmiendo todos juntos papá, tu hermano y yo nos pegamos en una cama de 1,50 mientras que tu duermes solo en la cama de al lado. 1.35 solo para ti. 😉

Comes muy bien. En eso te pareces a tu hermano a tu edad. Te gustan las lentejas, la sopa, los garbanzos, las croquetas, los filetes, la verdura… Y adoras la “futa”. Nunca le dices que no a cualquier fruta y te gusta que te la ponga en los platos de colores para comértela tu solito. También te gusta la cocacola y las chuches (mala madre en modo on).

Te encanta saltar en la cama y en los sofás. A veces porque imitas a tu hermano y otras veces porque, simplemente, tendréis el gen saltador muy desarrollado, jaja.

Te defiendes muy bien. Cuando algo es tuyo no hay quien te lo quite. “Es míoooo” dices a voz de grito. Y cuando nada funciona para salirte con la tuya sacas los dientes de paseo. Esto está siendo nuevo para nosotros porque tu hermano jamás mordió. Sin embargo tu, de vez en cuando muerdes, sobre todo a tu pobre hermano, que en cuanto te ve acercarte con los dientes preparados para el ataque empieza a chillar.

Te gusta mucho el agua. Y este verano estás disfrutando muchísimo en la piscina. Te gusta tirarte al agua y que papá te rescate en el aire o jugar en la bañera a trasvasar agua de un vaso a otro. Así te puedes pasar un buen rato y cuando te saco para secarte siempre siempre lloras.

Eres un niño precioso. Mi rubito de piel morena y ojos verdes, siempre con una sonrisa en esa cara de pillo. 😉 Viniste a nuestras vidas a demostrarnos que el amor se multipla, a enseñarnos que con “los segundos” es todo más fácil, a llenarnos la vida de sonrisas y a no dejarnos tener ni un minuto de tranquilidad.

Eres, sois, lo mejor que tengo, que tenemos. Gracias por elegirnos como familia.

Felices 22 meses, mi amor. Te quiero hasta el cielo.

 

 

Maternidad

Feliz quinto cumpleaños.

Mi querido niño:

Te escribo sabiendo que no lo vas a leer, por ahora, que es una carta para el futuro, pero no podía dejar pasar este día para hacerte saber cuánto te quiero.

Llevo unos días tontorrona, diciéndote, cada vez que me hablas de tu cumpleaños, que hace cinco años aún estabas dentro de mí, que me dabas pataditas (“no eran pataditas, mamá, eran caricias”, me dices. Si es que te tengo que querer…), que estaba deseando de verte… Los días anteriores a tu cumpleaños siempre me pasa igual, que me pongo nostáligica al verte tan mayor, porque creces tan deprisa…

Eres mi niño soñado y aunque a veces me saques de mis casillas, porque también lo haces, jamás podría haber imaginado tener un niño mejor que tu. Tienes mucho carácter, me retas continuamente, te enfadas por cualquier cosa… Pero a la vez eres súper cariñoso, me das besos cada dos por tres, me pides que te abrace cada noche para dormir juntitos a pesar del calor infernal que nos ha traído este junio o despistamos a tu hermano para arrecucarnos un ratito los dos solos. Eres tan especial, y me haces sentir tan especial…

Y tan mayor. Sigues siendo súper alto y quieres hacer todo tu solito. Ya sabes vestirte y ponerte los zapatos, abrir el frigorífico y coger helados, montar en bici, comer solito (que mira que nos has costado y nos sigue costando), , te sabes un montón de canciones y saltas fenomenal en los sofás. Te encanta dejar todo por el medio (¿a quién habrás salido?), las guerras de almohadas con papá, comer chuches y jugar al fútbol.

Hablas súper bien, tienes un montón de vocabulario, aunque últimamente todas tus conversaciones han girado alrededor de tu cumpleaños: “mamá, voy a invitar a fulanito a mi cumpleaños, “mamá, cuando tenga cinco años…”, “mamá, voy a pedirte para mi cumpleaños un bolso”. Si, porque aunque es tu cumpleaños pides regalos para todos. Para mí un bolso, para tu prima una muñeca, para tu hermano una pelota… Sigues siendo igual de generoso que siempre.

Creo que eres un niño feliz o por lo menos nosotros nos desvivimos porque lo seas, ya sabes que soy una madre del agua… Y yo soy la madre más feliz del mundo porque me tocaste en el sorteo de los hijos.

Feliz quinto cumpleaños, cariño y recuerda siempre que te quiero hasta el cielo.

                                                                                                                                   Mamá

P.D. Ahhh, y también eres el niño más bonito del mundo. 😉