Maternidad

Un Año como Hermano Mayor

Hace unos días que mi angelito pequeño cumplió un añito. Un año que ha pasado muy rápido y en el que todos hemos aprendido mucho. Yo he aprendido a priorizar, a desdoblarme, a ser bi-madre… Ha sido un año muy especial para mí y en el que, aunque han existido momentos duros, me he alegrado cada día de haber tomado la decisión de tener dos hijos. Gran parte de que todo haya sido tan fácil no ha sido por iniciativa propia. El pequeñín es un santo, se amolda a todo y está siempre sonriendo. El padre de las criaturas también pone mucho de su parte y Álvaro… Álvaro es el mejor hermano mayor del mundo.

Aún recuerdo los miedos que tenía antes de que naciera el chiquitín. Mi miedo principal era cómo se lo tomaría Álvaro. Si tendría celos, si reclamaría mucho más mi atención, si tendría alguna regresión… Era lo que más me asustaba, pero afortunadamente tengo que decir que aunque hemos tenido épocas más malillas todo ha ido más o menos bien.

Álvaro adora a su hermano. Esto ha sido así desde el principio. Aún recuerdo cuando en el hospital me dijo “dámelo que se lo voy a enseñar a todos”, jaja. Siempre está dándole besos, pendiente de todo lo que podía necesitar o se imaginaba él que era imprescindible, como por ejemplo llamarme a voz de grito cada vez que otro abre la boca para que le de teti, decirle cosas bonitas… Jamás pensé que podía ser un hermano mayor tan perfecto, jaja.

Sin embargo, tengo que reconocer, que también hemos tenido nuestras épocas de celillos. No celos contra su hermano, no. Celos que se han manifestado siendo más demandante conmigo si cabe. Y os recuerdo que a demandante a mi niño no hay quien le gane ;). Afortunadamente esos momentos ya han quedado atrás y ahora ya ha entendido que cada uno tiene su lugar, que yo tengo amor suficiente para los dos y que el bebé no ha venido a quitarle su lugar, sino a compartirlo con él.

Ahora que el pequeñín ha cumplido un añito, que gatea y que ya quiere dar sus primeros pasitos, con el peligro que eso entraña, se ha convertido en su mejor cuidador. Puede estar hipnotizado viendo unos dibujos en el móvil pero si su hermano se acerca a la escalera ahí está él para impedirle que suba. O si está ruidosino porque tiene sueño y ve que yo estoy haciendo algo le canta, le baila o le hace el mono para entretenerlo hasta que yo llegue.

Es increíble que haya desarrollado tantas dotes de hermano mayor sin habérselas enseñado nadie. Y también es increíble que lo quiera tanto, que le diga “mi cosita bonita”, que le de un beso tras otro y tantos achuchones que a veces hasta me da miedo que lo descoyunte… Me maravilla que lo anteponga a él mismo. Podemos estar en la cama los dos acurrucaditos y como su hermano se mueva un poco o se queje lo más mínimo se separa enseguida de mí y me dice “corre, que se despierta el niño, dale teti”. Es precioso ver como le sonríe, como lo cuida… como se ha convertido en hermano mayor y no sólo ha asumido su papel, sino que lo hace a la perfección.

A veces le pregunto si recuerda cuando él vivía solo con nosotros y el bebé vivía en mi barriga, y siempre me dice que sí, pero que ahora le gusta más porque antes no lo veía. En momentos así me derrito por completo. Las que sois bimadres seguro que me entendéis.

Sé que no es fácil ser hermano mayor. Lo sé porque a mí me tocó desempeñar el cargo y muchas veces hacemos crecer a los niños antes de tiempo. Como tenemos otro bebé, un niño con tres o cuatro años ya nos parece mayor, cuando en realidad son tan pequeños…Yo siempre he intentado no hacer que Álvaro crezca antes de tiempo, no darle muchas responsabilidades con respecto a su hermano porque en realidad su hermano es responsabilidad mía, nuestra. Aún así muchas veces le digo que lo vigile para que no suba las escaleras o lo entretenga mientras le corto las uñas. A él le encanta ejercer de hermano mayor y es un cargo que está desempeñando como si hubiera nacido para ello.

P.D. Primer año de hermano mayor superado con éxito, cariño. Gracias por hacerlo todo tan fácil.

 

Anuncios

3 thoughts on “Un Año como Hermano Mayor”

  1. Ay, a ver si dentro de un año y poco más puedo yo hacer una valoración tan buena de esta experiencia. Me da miedo justo lo que comentas, hacer que mi bichilla crezca demasiado deprisa y no ser capaz de atenderla a ella y al nuevo como necesitan. Y el tema de los celos ¡horror! Con el carácter que tiene mi criatura actual. Por otro lado, tengo esperanzas de que al menos ella lo quier aun poco desde el principio, que le guste lo de tener un hermanito y la cosa no sea tan catastrófica como la imagino a día de hoy. A ver qué panorama nos encontramos cuando nazca.

    Me gusta

  2. Yo estoy disfrutando tanto todo con los dos!!!!! El mío mayor ayuda muchísimo, ahora me alegro a ver dejado cuatro años entre los dos la verdad porque sin él no se que habría hecho…. y como le cuida cuando estamos fuera de casa, ainssss, enamorada perdida estoy, como tú ❤️❤️❤️

    Me gusta

¿Me dejas un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s