Maternidad

Feliz Primer Cumpleaños

Mi querido bebé:

Mientras te escribo esto no dejo de oír como haces ruido en el salón. Estás tirando algo con todas tus fuerzas, a burro no hay quien te gane. Mientras tanto yo intento escribirte cosas bonitas para desearte un feliz primer cumpleaños, pero entre la que tienes montada y que mi mente no deja de volar una y otra vez al año pasado me está costando un poco.

Hace un año te sentía la primera vez sobre mi pecho, tan pequeñito (aunque con 3,780 gr. de pequeñito nada, jaja), te olía y no podía dejar de mirarte. Hace justo un año descubrí que el amor no se divide, sino que se multiplica. Pero nunca hubiese podido imaginar que la bimaternidad fuese así, tan intensa y fácil a la vez.

Y es fácil gracias a ti, tesoro, que eres un bebé tan bueno que haces que yo pueda dividirme para atenderos a los dos. Los primeros meses te lo pasaste en el fular, dormidito sobre mi pecho, y desde que has aprendido a gatear te paseas por la casa sin anque parezca que nos hagas mucho caso, aunque de vez en cuando vienes a ver si seguimos vivos, ;).

Estás siempre sonriendo. Sé que llevo meses diciéndote esto en los post que te escribo cada mes, pero es que es verdad. Siempre hay una sonrisa en tu cara y en tus ojos. Una sonrisa infinita que nos alegra el alma y que hace que que cualquier cosa quede empequeñecida bajo su luz. Y muchas veces esa sonrisa estalla en carcajadas. Tienes una facilidad asombrosa para reírte, pero el que más veces consigue que lo hagas es tu hermano. Él, con cualquier broma o a veces hasta sin eso, hace que os partáis los dos de risa.

Tú lo buscas constantemente. Si no me doy cuenta, por las mañanas, saltas por encima de mí para despertarlo. Pero a tu hermano no le importa. Le digo que es tu favorito y hasta me chincha un poco con eso de que lo quieres a él más que a mí. Lo que no sabéis ninguno es que eso es lo que yo quiero, que os queráis por encima de todo.

Tu juego favorito es jugar a lo que esté jugando tu hermano. Si está entretenido con las construcciones, tu quieres las construcciones. Si juega con los coches, tú quieres los coches. Y si está viendo dibujitos en el móvil de papá, tú quieres coger el móvil, por supuesto. Así que mientras que tu te pasas el día detrás de tu hermano, tu hermano está la mayor parte del tiempo huyendo de ti, jajaja. Intuyo peleas en menos que canta un gallo ;).

Gateas a una velocidad que ni te imaginas. Tanta que a veces te digo que eres mi gateador profesional mientras te como a besos. Y ya das tus primeros pasitos mientras recorres el sofá o la cama. Pero también eres muy prudente y no te sueltas. Es más, cuando ves algo de peligro de dejas caer despacito de culo y te echas a gatear, jaja.

Desde que has aprendido a moverte por la casa tenemos que ultimar las precauciones contigo. Los baños tienen que estar cerrados porque si no abres el grifo de la bañera. El sofá está contra la escalera porque además de gateador también eres escalador profesional. La mesa contra el mueble de la tele para que no arranques los cables del teléfono, de internet y de todos los aparatejos que tiene ahí tu padre… En fin, que tenemos la casa patas arriba pero eso es lo de menos. Lo importante es que tenemos dos niños felices.

Porque feliz eres, se te nota a leguas. Tu risa y el brillo de esos ojos entre verdes y grisaceos te delantan. ¿Te acuerdas que en los primeros post que te escribí te decía que seguramente tus ojos cambiarían de color igual que lo que había pasado con los de tu hermano? Pues creo que me equivoqué. Al final papá se va a salir con la suya y te vas a parecer a él en todo, hasta en el color de los ojos ;).

Si te digo la verdad jamás pensé que iba a llegar a quererte igual que a tu hermano. En mis locuras de madre primeriza pensaba que el amor que yo sentía por Álvaro no podría volver a repetirse… Pero después llegaste tu y me di cuenta que no es que te quiera igual, sino que hay momentos en que te quiero más incluso (shhh, no se lo digas a tu hermano, entre otras cosas porque también hay momentos en los que lo quiero más a él que a ti…).

Eres la alegría de esta casa, la sonrisa infinita, la carcajada fácil, los ojos picarones, el niño que se amolda a todo, que no protesta, que duerme… Eres el segundo mejor regalo que me podía haber dado la vida y jamás había sido tan feliz como lo soy ahora con vosotros, aunque no me dejéis ni ir al baño sola, aunque duerma como en latas de sardina, depilarse sea un lujo e ir de compras una utopía… A cambio tengo los niños más bonitos del mundo y el corazón a punto de estallar de amor la mayor parte del día.

Feliz primer cumpleaños, mi vida. Gracias por habernos elegido como tu familia.

Te quiero hasta el cielo, tesorito.

Mamá.

 

Anuncios

8 comentarios en “Feliz Primer Cumpleaños”

  1. Muchísimas felicidades!! A Jorge por su cumple y al resto de la familia!

    Ayyy Sonia, ¿te acuerdas cuándo te decía, tranquila que ya veras como les vas a querer igual aunque te parezca imposible? Es increíble pero hay amor para todos!!

    Me gusta

  2. Muchísimas felicidades a Jorge y a toda la familia!! Lo de la bimaternidad es increíble… yo lo digo siempre pero es que es cierto, no tengo ni idea de donde tenía yo antes tanto amor metido, nunca quise nada como los quiero a ellos… es increíble cómo nos cambia la vida

    Me gusta

¿Me dejas un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s