Maternidad, Sin categoría

Crónica de un Bautizo

Tres meses y pico después de bautizar al pequeñín os cuento la Crónica del Bautizo. Esta entrada lleva en borradores casi tres meses pero con el montón de cosas que he tenido que hacer este verano (leáse con total ironía) no me ha dado tiempo a acabarla y como me encanta utilizar el blog para guardar recuerdos (os aviso por si queréis pasar del post de hoy, luego no digáis que no estábais advertidas) pues aquí va

Crónica de un bautizo

En esta casa no es que seamos muy católicos, apostólicos y romanos (aunque mi señor esposo tiene los familiares religiosos necesarios para saber que rezan tanto por mí que voy a ir al cielo de cabeza, jajaja) pero aún así decidimos bautizar a nuestros dos angelitos para mantener una costumbre social y nuestro argumento es tan válido como cualquier otro ;).

Al mayor lo bautizamos con diez meses ante las insistencias de mi suegra (que es de misa diaria) pero con el pequeñajo no hemos aguantado tanta insistencia y decidimos bautizarlo a los ocho meses y así salíamos del paso y de las insistencias de la buena mujer.

Así que el 11 de junio a la 13.15 horas fue cristianizado el angelito pequeño, oficiando la ceremonia el primo cura, como no podía ser de otra manera, y con el hermano de mi señor esposo de padrino y mi hermana de madrina.

La ceremonia fue como suele ser en estos casos: el ritual cortito, un poco de ungüento en el pecho, el agua en la pila bautismal, a la que Jorge casi se tira de cabeza porque con lo que le gusta el agua y lo poco que lo había bañado su madre no vio más cielo abierto que aprovechar la ocasión para meter las manitas y chapotear un poco 😉

Después nos fuimos a celebrar que ya había un cristiano más en el mundo a un restaurante donde comimos muy bien y bebieron de lo lindo. Aquí, a la menda, como sigue con la lactancia materna casi exclusiva, no le quedó otra que seguir con las cocacolas zero zero… que alegría, jajaja.

Ropas para el bautizo

Como nosotros bautizamos a los niños ya más grandecinos pues no le pegan mucho que digamos los típicos trajes de cristianizar tan bonitos que hay, con su capota, sus lazos y sus puntillas… Así que al protagonista del evento le cogí un trajecito de blusa y ranita en color marfil muy mono, tan mono que hasta puntilla llevaba en el cuello de la camisa y que además podré aprovechar este verano (madre ahorradora en modo on).

Imagen de traje de bebé para bautizo
No me podéis negar que es monísimo 😉

A su hermano le puse una camisa blanca de cuello mao y unos pantalones cortos azul marino de lino con unas menorquinas azul marinas. Iba muy sencillito pero guapísimo.

Imagen de conjunto de ropa para niño

Su padre optó por un traje de chaqueta (con el calor que hacía…) y se vanaglorió mil veces porque se puso el mismo que en la boda de su hermano que se casó hace más de diez años y aún le vale… Sigue estando igual de gordo fuerte, pero yo callada, que en boca cerrada no entran moscas 😉

Y yo, la madre del bautizado, me compré el traje unos días antes. Empezaré diciendo que no encontraba nada porque necesitaba algo que fuera dos piezas o que se pudiera abrir la delantera para poder sacarme la teti, que no fueran trapallos (que últimamente voy de compras y sólo veo cosas demasiado informales) y que fuera baratito. Pues tras una tarde entera de tiendas en la que ya me veía poniéndome un pantalón negro y un top resultón que tengo de hace cuatro o cinco años dí con un mono monísimo en Trucco, que se le abría la pechera (imprescindible para dar la teti) y que encima sólo costaba 75 euritos. Pues ya está, modelito para casa porque encima pegaba con los zapatos de las bodas, jajaja.

Imagen de mono de Trucco
El cinturón es precioso pero en la foto sale un pelín brillante 😉

La fiesta del bautizo

Y después del bautizo y de la comilona vino lo que más me gusta a mí de estas cosas: una pequeña fiestecilla donde reunir a familiares y amigos y echar un ratito muy a gusto contándonos la vida, comiendo sin pensar en la dieta y brindando una y otra vez.

Reconozco que mis pequeñas bodas gitanas (como llama mi señor esposo a los jolgorios que organizo) me tienen una semana antes estresada preparando detalles, almacenando bebidas y aperitivos y haciendo comidas… Y que también me estresan mientras se están haciendo porque tengo que estar pendiente de todo, pero aún así y aunque siempre digo que es la última vez que junto a 40 personas al final se me olvida y sé que si volviera para atrás lo volvería hacer. No todos los días se celebra que un niño más ha venido a la vida ¿no?

Y vosotros ¿habéis bautizado a vuestros hijos? ¿Cómo lo habéis celebrado?

Anuncios

9 comentarios en “Crónica de un Bautizo”

  1. Ya sabes que los míos siguen por el mundo sin bautizar, muy a pesar de mi abuela la pobre.

    Sobre los trajes te diré que Jorge monisimo y Álvaro igual, yo elegí prácticamente lo mismo para mis peques para un bautizo que tuvimos este verano, salvo lo de las menorquinas que a estos niños no les gustan, pero fueron guapísimos.

    Y tu… Preciosa! El cinturón me encanta le da el toque perfecta al mono en el que por cierto… Menudo escote!! Jajaja

    Me gusta

  2. Los míos siguen sin bautizar… Siguen y seguirán! Muy a pesar de mi suegra que me ha regalo ropa diciendo “esto es más se regalo, por si deciden bautizarlo!” Con el segundo no ha insistido tanto. Pero con el primero fue infernal el acoso!
    Me gustan los looks! A mí los monos no me quedan bien, así que no coincidiría en eso, pero en los peques si!
    En unos meses tengo dos bautizos… Así que me toca buscar ideas para vestir a los peques.

    Me gusta

  3. Los míos también están bautizados… casi por los mismos motivos que los tuyos jejejeje.
    Álvaro estaba monísimo y Jorge, no es mi estilo, pero también. Si te enseño cómo se bautizaron los míos te caes de culos jejejejejejeje

    Me gusta

  4. Nosotros tampoco hemos bautizado a Pichí a pesar de ciertas presioncillas de las bisabuelas (¿¿Que vais a dejar mora a la niñaaa?? ). No va con nosotros aunque reconozco que a mi me encanta ir a todo ese tipo de celebraciones jeje. Las ropitas me parecen geniales, son muy de mi estilo!! Y tu muy guapa, que dificil es vestirse para estos eventos dando la teta!! Yo tengo ahora una boda y no sé que tal me apañaré con el vestido. os contaré porque esto promete!! Un besote!

    Me gusta

  5. Yo sí bauticé a los dos y por todo lo alto sino a mi padre le da algo! Y la verdad que yo también quería, es tradición en mi familia… Jeje. Fueron dos dias muy emotivos y con la familia y amigos más allegados.
    Me encanta tu outfit!

    Me gusta

  6. Mis hijos no están bautizados, a pesar de los chantajes emocionales de mis suegros.
    Los modelitos me encantan, el de el protagonista precioso, y el de alvaro me encanta porque las camisas de cuello mao les dan un toque super elegante. Tu estás guapísima, pero te ha faltado poner al padre de las criaturas, ejejejejej

    Me gusta

¿Me dejas un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s