Maternidad

Feliz séptimo cumplemes

Querido Jorge:

Esto se está convirtiendo en una cita obligada todos los meses y es una obligación que me encanta. Quiero que cuando seas mayor puedas leer cómo eras. Ahora mismo duermes a mi lado, en el sofá, sintiéndome. Sólo no sabes dormir, o no quieres, tienes que tener el calorcito de mami para estar relajado. A veces me agobia un poco que tanto tu hermano como tu seáis tan demandantes en ese sentido, pero el resto del tiempo me pongo súper ancha de saber que soy vuestra persona favorita del mundo entero ;).

Este mes ha sido el mes de los cambios. Empezamos justo el día que cumpliste los seis meses cuando te pasé del capazo a la sillita, que puede parecerte una tontería pero para mí es un cambio importante. Cuando a Álvaro lo pasé a la sillita aún no había cumplido los tres meses, el culo inquieto de tu hermano quería ver mundo. Tu has aguantado más porque eres más tranquilito y porque te ha cogido el frío del invierno. Además, cuando pasé a Álvaro a la sillita me di un sofocón enorme, eso de empezar a recoger cosas, de que creciera tan rápido me hacía un nudo en el estómago y se me abrían las compuertas, jaja. Ahora no lloro, ahora simplemente acepto la vida como es. Crecéis y la felicidad consiste en eso, en estar ahí para verlo.

Después de ese cambio se han sucedido muchos otros. Has aprendido a darte la vuelta y qué manera de hacer la croqueta… No paras… Ya no puedo dejarte solo en la cama ni un minuto porque cuando me doy cuenta te las has recorrido entera 😉 Aún no te sostienes sentado, te pongo a veces pero la cabecilla te pesa y te caes para adelante, pero cada vez controlas más, así que seguro que lo consigues en unos días.

También hace dos días hemos sacado la cuna. Dormimos todos en la cama, como si fuera una comuna, pero de vez en cuando necesito echarte un ratito en la cuna y de la minicuna no me fío porque es bajita, tiene los barrotes muy separados y encima se balancea… cualquier día te encontraba con medio cuerpo fuera, jaja, y de la cama desde que has aprendido a rodar menos. Supongo que la usarás para lo mismo que has usado la minicuna, para esos momentos en los que no sé qué hacer contigo… A no ser que después de tres años el colchón ya no tenga pinchos y la utilices para dormir, que lo dudo.

También has empezado a comer un poco. Has probado el plátano, un sólo día porque el desastre que tienes por madre se le ha olvidado de volver a comprar, la ciruela, la sandía, que no te gusta, y el pan. El pan lo adoras. Los dos últimos días has comido (o chuperreteado, más bien) pan a todas horas. Me tienes la casa de miollos que mejor no te cuento, jajaja. Ahhhh, y también has probado las patatas fritas del Burger King, fíjate, hijo, ni siquiera las primeras patatas te las ha hecho tu madre, y también te han gustado mucho. Este fin de semana te las hago en casa, que seguro que están más buenas y encima no tienen sal 😉

Imagen de niño comiendo pan. BLW
Feliz séptimo cumplemes

Sigues durmiendo muy bien por las noches, con tus tomas, pero no das castigo y yo sigo durmiendo contigo, aunque a veces tu hermano exige que esa noche le toca a él que lo abrace y los primeros minutos los haces solo en la cama.

En el puente de mayo también has ido por primera vez a la playa, aunque no le has hecho ni caso, eres demasiado pequeño para revolcarte por la arena ;), lo que si has hecho ha sido dormir mientras tu hermano se llenaba de arena hasta los ojos (y no es una exageración) y se metía en el agua que estaba helada pero que según él estaba calentita porque había cerrado la puerta ;).

Los ojos los sigues teniendo azules-grisaceos y son lo que más resalta de ti…unos ojos enormes que parece que quieren comerse el mundo. Los ojos y la sonrisa todo el día en la cara. Una sonrisa preciosa que nos ilumina y nos hace quedarnos embobados mirándote. Tu padre dice a menudo “este niño siempre se está riendo” y es verdad, eres el niño de la sonrisa infinita.

Tu hermano te quiere con locura. Se pasa el día dándote besos y achuchones, a veces tan fuertes que te hace llorar, y diciéndote “te quiero”. Yo me debo de quedar mirándolo con cara de tonta porque algunas veces me dice “y a ti tambiéeeeen”, como haciéndome una concesión. Y tu también lo adoras, lo buscas en todo momento, le sonríes, le chillas reclamando su atención y a mí algún día me va a explotar el corazón de veros así.

Feliz séptimo cumplemes, tesoro, te quiero hasta el cielo.

Anuncios

5 comentarios en “Feliz séptimo cumplemes”

  1. Feliz cumplemes pequeño. Qué rápido crecen, ¿verdad? Qué bien dejar grabados todos los avances en textos tan bonitos 🙂 Tu niño por lo que cuentas es un trocito de pan eh 🙂 En el capazo hasta los 6 meses, la mía a las cuatro dijo que allí dentro ya no quería estar. Y esas escenas los dos hermanos juntos, tiene que caérsete la baba viéndolos. Un abrazo guapa!!

    Me gusta

  2. Me encantan estas entradas¡¡¡ Es que parece una tontería pero oye que a Jorge le conozco desde que nació, jejejejejeje
    Tenemos que planificar una quedada con los churumbeles para conocernos. Estaría genial.
    Un besote.

    Me gusta

¿Me dejas un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s