Incorporación al Mundo Laboral y Maternidad

Como os dije en el post de los seis meses de Jorge me he incorporado a trabajar la semana pasada después de tres años. Soy profesora interina y la incorporación a la vida laboral no me ha cogido de sorpresa. Desde hace meses que miro como avanzan las listas de interinidades con el corazón en un puño porque sabía que tarde o temprano me tendría que incorporar, aunque ganas, lo que se dice ganas, no tenía muchas. No me malinterpretéis, no es que no quiera trabajar fuera de casa ni nada de eso, sino que pienso que mi angelito pequeño aún es muy chico y me necesita mucho, sobre todo porque sigue con lactancia materna en exclusiva.

Para mí la vuelta al mundo laboral ha sido muy dura. Intuía que me tendría que incorporar si o si (si no lo hago salgo de las listas) pero siempre te queda la esperanza de que los planetas se alineen y pase el curso y tu sigas estando ahí, a dos o tres personas para incorporarte pero sin llegar nunca a hacerlo.

Me llamaron por teléfono un martes a las 14.50 horas para que estuviese en mi puesto de trabajo al día siguiente. En un instituto que está a dos horas y pico de mi casa. Esa tarde me pasé llorando, haciendo la maleta y almacenando besos y abrazos de Álvaro, que se quedaba en casa con su padre.

Jamás pensé que fuese tan dura la separación. Nunca había dormido una noche separada de él y los tres días que nos pasamos separados se me hicieron muy duros. A eso hay que sumar que hacía tres años que no trabajaba con lo cual los contenidos estaban en un lugar tan tan profundo de mi mente que me he tenido que tirar prácticamente todas las tardes estudiando para poner las clases en pie al día siguiente.

Y como no tenía bastantes preocupaciones se sumó una mayor: Jorge no ha probado un biberón nunca. Lo hemos intentado varias veces pero no quería. Ni tampoco quería tomarse mi leche con cuchara o con una jeringuilla. Por las tardes me sacaba leche para dejársela a su abuela y que se la diera al día siguiente (porque no solo me traje al pequeñín, también a mis suegros para que se ocuparan de él, y dando gracias de que estén disponibles para hacerme el favor) pero el señorito decía que nanai, que él o tenía la tetita de su madre o no comía. Han sido días muy muy largos, en los que he llamado por teléfono mil veces para que siempre me dijeran los mismo “no quiere comer“. Ni leche, ni fruta… Es desesperante, os lo aseguro.

Sin embargo, a la semana de estar pasando hambre mi angelito decidió que ya era suficiente y se tomó su primer biberón y yo creo que ese día fui la mujer más feliz del planeta ;).

Ahora, unos días después nos seguimos arreglando como podemos. Me saco leche todas las tardes para tener para una toma del día siguiente. Me cuesta mucho esfuerzo, consigo sacarme 120-150 en tres o cuatro veces y lo voy almacenando, aunque a veces no se la toma, me espera hasta que llegue yo.

Cuando estaba en casa se tiraba el día colgado de la teta. Mamaba cada hora y poco y ahora es capaz de aguantar cinco horas tranquilamente. Se nota que me echa de menos. Yo también lo echo de menos. Echo de menos nuestra rutina sin prisas, nuestros bailes, nuestros paseos, las carantoñas y las sonrisas infinitas, darle muerdos en los muslitos y sus profundos ojos grises… Pero sé que pronto todo volverá a la normalidad. Al fin y al cabo el final del curso está cerca ;).

Sigo pensando que las bajas maternales en este país son una mierda, así de claro. Y sólo espero que algún día, cuando le contemos a nuestros hijos que cuando ellos eran pequeños nos teníamos que incorporar al mundo laboral a las 16 semanas de su nacimiento, nos miren con la misma cara con la que me mira mi abuelo cuando le digo que le voy a hacer una foto con el móvil para mandársela a mi hermano que vive a 200 kilómetros de distancia.

Mientras tanto seguiremos disfrutando de la maternidad como podamos 😉

Anuncios

15 pensamientos en “Incorporación al Mundo Laboral y Maternidad

  1. diasde48horas

    La baja maternal en España es de vergüenza, tener que reincorporarte cuanto tu bebé ni siquiera tiene cuatro meses cumplidos es durísimo, para los dos, no sólo para la madre. Comparto tu deseo, ojalá en el futuro las cosas cambien… y mientras tanto, a comernos a besos a nuestros churumbeles cuando podemos estar con ellos

    Me gusta

    Responder
  2. No sin mis patucos

    Pues si, la verdad es que las bajas son un mierda.
    Imaginate que yo cuando dejé a Alejandra con cuatro meses y medio en la guardería y la pasaba como a Alvaro, que no quería ver el biberón ni en pintura. Y con lo chiquitita que era, madre mía. Lo pase fatal pero fatal fatal.
    Que duro reincorporarte y encima tan lejos de casa.
    Un abrazo.

    Me gusta

    Responder
  3. Planeando ser padres

    Mira que también es mala suerte. Yo acabé dejando el trabajo porque no me veía preparada para las condiciones que me estaban imponiendo. Pero es que lo tuyo, encima de que es una suplencia y con la de gente que hay en lista de espera y sin trabajo ¿no habría otra persona a quien le hubiese ido mejor?

    Me gusta

    Responder
  4. Mamá Pata

    Jue, mucho animo guapa, que es verdad que el final del curso esta muy cerca!

    En las listas de aquí puedes pedir un suspensión transitoria hasta que tus hijos tienes 3 años. Es como una excedencia pero para los interinos, no se cobra un duro pero se sigue puntuando para no quedarse atrás en las listas. Y sinceramente esa es mi intención para cuando llegue el bollito, pienso estar sin trabajar hasta que cumpla el año!

    Un abrazo muy gordo!

    Me gusta

    Responder
  5. correolacajitademusica

    Qué duro me parece eso de la interinidad y que te puedan llamar así, de un día para otro, para ir a un colegio que está a 2 horas de tu casa. Qué difícil conciliar… Menos mal que tienes a tus suegros que te ayudan y que bien que Jorge por fin se tomó su biberón…

    Feliz día!

    Me gusta

    Responder
  6. nosoyunadramamama

    ufff, vaya tela!! es que de un día para otro… porque si lo sabes con antelación, lo del bibe lo puedes ir haciendo poco a poco y ya está!!! La baja maternal es escasa, se mire por donde se mire!!!! pero vamos, que nuestras madres tenían la misma, así que llevamos décadas igual y nadie cambia nada!

    Me gusta

    Responder

¿Me dejas un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s