Maternidad

El Colecho con Dos Hijos a la Vez

Si antes de ser madre alguien me llega a decir que iba a terminar colechando con dos hijos a la vez, que mi habitación iba a parecer la habitación de un campamento base y, no sólo eso, sino que me iba a gustar tanto colechar con mis angelitos, que no iba a ser capaz de dormir si no los estoy tocando pensaría que estaba siendo objeto de una broma macabra.

Yo antes de ser madre pensaba que mis hijos dormirían en su cuna toda la noche del tirón, pero después llegó Álvaro a poner todos mis principios patas arriba, porque os recuerdo que yo no llegué al colecho por convicción, sino porque no me quedó otra. En parte la culpa fue mía, por haber comprado una cuna cuyo colchón estaba plagado de pinchos ;), y en parte de mi tesoro que si dormía pegadito a mamá se despertaba unas cuantas de veces por la noche, pero si no me sentía al lado directamente no dormía.

Y así, lo metimos en la cama y empezamos el colecho y, con él, a dormir un poco mejor (no mucho porque este niño no nos ha dado mucha tregua). En ese tiempo me acostumbré a su olor, a sentirlo al lado, a dormir abrazada a él que cuando el padre se empeñó en sacarlo de la habitación marital familiar  al cumplir el niño hizo el añito lo que hice es que le puse una cama en la habitación al lado y en cuanto se dormía el padre me iba con el niño, que era con quien realmente dormía bien. Treinta y cuatro días nos duró aquella aventura hasta que mi señor esposo se cansó de dormir solo (manda huevos, un niño de 1 año tenga que dormir solo pero un hombre de 35 no) y volvimos todos a la cama familiar.

Hemos estado siempre muy a gusto los tres juntos hasta que me quedé embarazada y empezaron a surgir los consejos no solicitados que nos decían que cómo íbamos colechar los cuatro juntos si eso era una locura. Lo mejor era que sacáramos al mayor de la habitación antes de que naciera el nuevo bebé para que así no se sintiera desplazado. Y yo, empecé a pensar que quizás tuvieran razón, que estar cuatro en la misma habitación podía ser complicado, sobre todo los primeros meses, cuando nos tuviéramos que hacer a un nuevo niño y cómo este saliera tan llorón como su hermano… Entonces apaga y vámonos.

El caso es que después de estar pensándolo le propuse al padre que si quería cambiarse de habitación. Si, al padre, él es el mayor y el que menos me necesita para dormir pero prefirió que nos apretásemos un poco más en la cama y dormir todos juntos. Y yo respeté su decisión, faltaría más ;).

La misma noche que nació mi angelito pequeño lo entré en mi cama y de ahí no ha vuelto a salir. Él, que duerme infinitamente mejor que su hermano, quizás si hubiera podido dormir solito en su cuna, pero yo no he querido perderme el colecho con él. Así, desde que a los tres días nos vinimos a casa hemos compartido cama los cuatro. No os voy a decir que ha sido un camino de rosas y que no hay noches en las que me arrepiento de seguir durmiendo así porque os mentiría.

Hay noches en las que Álvaro se despierta más de la cuenta, no puede dormir, tiene algún terror nocturno o quiere levantarse a las siete de la mañana (¿qué alguien me explique por qué de lunes a viernes tengo que levantarlo de la cama y los fines de semana amanece como las gallinas?) y despierta al pequeñajo. Noches en las que quiere dormir tan pegado a mí que me agobia muchísimo, noches en las que me despierta a las tres de la mañana para que le cuente un cuento o noches en las que terminan llorando los dos y yo pegando cuatro voces porque me desespera que un niño de tres años y medio se despierte más que su hermano con sólo cuatro meses.

Pero a pesar de todo el colecho con dos hijos a la vez merece la pena, o por lo menos nosotros sólo le vemos beneficios.

 Beneficios del colecho

  • En primer lugar, gracias al compatir la cama con los dos a la vez, mi hijo mayor no se siente desplazado. A mí era algo que me agobiaba enormemente: sacarlo de la habitación y que él pensara que al nuevo lo dejábamos dormir con nosotros mientras que él tenía que dormir solo. Supongo que si lo hubiéramos hecho unos meses antes de que hubiera nacido no hubiera pasado nada, pero conozco casos en los que cuando ha nacido el bebé el hermano mayor ha reclamado su puesto en la cama marital.
  • No me tengo que levantar mil veces. Quizás si Álvaro durmiese mejor no tendría que hacerlo, pero es que mi niño se despierta y me reclama. Además, se desarropa un montón y estoy toda la noche pendiente de que no se quede helado.
  • Tenemos despertares en familia, aunque me saque de mis casillas que los sábados se despierte súper temprano de otra forma me perdería esos “despierta, mamá, que ya es de día… ¿y hoy dónde vamos?”.
  • Los niños viven momentos únicos como hermanos. Si me levanto un poco antes que ellos, le doy el móvil a Álvaro para que se entretenga y cuando voy a por ellos me los encuentro los dos pegaditos y a Álvaro poniendo el móvil de tal forma que su hermano también vea la pantalla. En estos momentos casi me derrito de amor.
  • Con el colecho ahorro en calefacción y aire acondicionado. 😉
  • Y, sobre todo, duermo mejor. Me encanta dormir abrazada a ellos, olerlos, besarlos cuando están dormidos… Duermo más tranquila.

Si os digo la verdad, temo el día en el que decidan independizarse e irse a dormir solitos. Se que el día llegará y yo me quedaré pasmada porque ellos van a “estar preparados” para ese paso antes que yo. Por eso, hasta que ese día llegue seguiré disfrutando del colecho con mis niños, de sus abrazos, de sus “buenas noches, que sueñes con los angelitos”, hasta de las patadas y de dormir en los escasos treinta centímetros de cama que me corresponden.

Soy realista y sé que el colecho con dos hijos no solo tiene ventajas sino también inconvenientes. O por lo menos nosotros hemos encontrado estos inconvenientes con nuestros hijos.

Inconvenientes del colecho

  • Los niños se despiertan en cuanto yo, su santa madre, me levanto de la cama. No se si tendrán una alarma interna o qué pero es levantarme se despiertan. La solución en vacaciones es levantarme a las mil. 😉
  • Son dos niños completamente distintos. Al mayor le gusta pegarse a ti, como una lapa, mientras que el pequeño necesita una cama de matrimonio para el solo.

Si valoramos las ventajas e inconvenientes del colecho creo que salimos ganando al compartir la cama ¿no? ¿Qué pensáis vosotros del colecho con dos hijos a la vez? ¿Lo véis una locura?

Anuncios

43 comentarios en “El Colecho con Dos Hijos a la Vez”

  1. Nosotros todavía no sabemos cómo lo vamos a hacer. Para mí peque es importante que estemos los dos junto a él… Incluso puedo decir que más su padre que yo. A mí me busca cuando a su padre ya lo ha despertado seis siete veces y nota que el tono ya no es alegre, así que gira hacia mi. Hoy ha sido bastante incómoda la noche, el hermano mayor pateando y el bebe pateando, así que creo que dentro de poco seré yo quien me mueva de habitación, así no se siente desplazado. Yo sí quiero recuperar el nicho conyugal! Extraño mucho dormir abrazada a mi marido!

    Me gusta

    1. Yo también lo extraño, jejej, pero estoy segura de que extrañaría más a los niños. Además, ellos me necesitan más ahora 😉
      Dentro de unos años todo volverá a la “normalidad”, disfrutemos ahora de esta situación 😉
      Muakkk

      Le gusta a 1 persona

  2. Por aquí una que colecha toda la noche con el pequeño y media noche con el mayor jejejej. Redondo duerme en su cama, pero cuando se despierta vuelve para la nuestra, lo cual suele suceder entre las 5 y las 7 de la mañana.
    ¿ sabes qué redondo se despierta e la misma manera que Álvaro? Despierta mamá, que ya es de día ¿hoy a dónde vamos?

    Me gusta

    1. Jajajajaj, si??? Álvaro me lo pregunta todas las mañanas y cuando llega a la escuela le da el parte a la señorita: “hoy por la tarde voy a la piscina”, jajajajaj
      Y se va solito a vuestra habitación? Álvaro antes se desgañita llamándome que sacar un pie de la cama 😉

      Me gusta

  3. Pues mi situación es la misma, bueno casi, el Padre duerme en otra habitación desde que nació SB, y la verdad que colechar con los dos es lo mejor.
    Por cierto voy a tener que ponerme las pilas, que ya me has “chafado” varios posts jajaja. Besote.

    Me gusta

  4. nosotros colechamos con el mayor por supervivencia (y aún con todo había muchos despertares). Y yo colechè hasta el ultimo día antes de nacer el pequeño, ya que me salió aún más revolucionario y por no despertar al mayor, que ya dormía del tirón, el y yo nos trasladamos a la habitación de invitados, y mi marido y el mayor se quedaron en la habitación matronial, jaja. El caso que el pequeño no quiere la cama grande ni que le de el pecho tumbada, así que duerme en una cuna colecho y le doy teta sentada en un sillón (yo reventada pero parece que se va formalizando jeje)

    Me gusta

  5. Tiene que ser bonito despertar con ellos jaja sin embargo yo no soy capaz, lo he probado y no duermo si esta en la cama, me da miedo escachuflarlo, que yo me muevo muchísimo. Además soy friolera y no entiendo cómo podría taparme hasta arriba con el pequeño tan pequeño en la cama, me da mieditis ahogarlo. También echaria en falta los abrazos del papi la verdad.

    Me gusta

  6. Siiii.. nosotrxs siiiii…!! Y ha sido la mejor decision… quitamos camas, colchones al suelo y desde q montamos este campamento base dormimos todos del tiron… es fantasticooo (4 y 2 años)… hasta q alguien decida independizarse seguiremos asi… felicisimos con la decision tomada y disfrutándolo al máximo..!!

    Me gusta

  7. Nosotros hemos colechado con los dos y seguimos haciendolo cuando están malitos o cuando ellos lo necesitan. Escribí de ello en el blog, es una experiencia maravillosa, pero con los dos a la vez se me hace dura, porque el pequeño se cruza y se pega toda la noche pegando patadas y puñetazos… así que no descanso mucho 😉 ¡Disfrutalo! ¡Besos!

    Me gusta

  8. Debéis tener una cama kingsize eh! Debe ser una experiencia muy bonita dormir los 4 en la misma cama.
    Yo he colechado con mi niña hasta hace poco; no era algo que tuviésemos pensado pero ella no dormía si no era pegada a mi.
    Hace un tiempo que se duerme en su cunita (pegada a nuestra cama) y duerme toda la noche allí. Yo duermo mejor, porque tenía la espalda molida de dormir los tres en una cama que es de 135.

    Me gusta

  9. Jajaja, me estoy viendo reflejada en ti.
    G. dice que él siempre siempre va adormir conmigo, así que imagina, y a la peque la metí en la cama el primer día, ay! pero estoy encantada de despertarme con mis niños(mas bien que me despierten ellos),y aunque a veces me despierte en mitad de la noche con la cabeza de G. encima de la espalda y la de C. encima de mi cabeza no lo cambio por nada. Y temiendo el día que decidan ir a dormir solos.

    Me gusta

  10. Nosotros de momento colechamos solo con 1, pero me interesa mucho este post porque en un futuro tenemos previsto aumentar la familia y este temor también le teníamos… Gracias por contar tu experiencia! Te importaría contarnos un poco el tema logístico? Es que por ejemplo nosotros ahora, colechamos pero con la cunita del pipiolillo pegada a nuestra cama… Y nuestra habitación es tan pequeña que es imposible del todo que entre otra cuna en el otro lado… 😦

    Menos mal que de momento no hay ni embarazoprevisto! jeje Pero bueno, que es algo que me planteo para el futuro…

    Feliz día!

    Me gusta

    1. Nosotros tenemos una cama de 90 centímetros adosada a la de matrimonio. La verdad es que nuestra habitación es grande. Se de gente que lo que hace es tirar los colchones al suelo, directamente.
      Espero que cuando ampliéis la familia sigáis colechando 😉

      Me gusta

  11. Me ha encantado esta entrada, qué bonita!! Qué felices y seguros se tienen que sentir tus hijos a las noches y qué bien que estéis disfrutando en familia de estar juntos!! Un abrazo!!

    Me gusta

  12. yo también me rendí al colecho con la primera un poco por como fueron las cosas, pero la segunda, lo tenía claro. Hace poco una amiga vio nuestra habitación y dijo “no puedo creerlo, dormís todos aquí??? Juntos?? en serio eso se hace??” Aquí es muy tabú y parece que mucho menos habitual, pero nosotros estamos orgullosos, no nos escondemos y no dejamos que nadie les diga a las terremoto que ” eso es de bebes”. Con lo agradable que es despertar todos juntos…patadas incluidas claro

    Me gusta

  13. Yo soy de colecho por necesidad, pero junto a la lactancia en tándem ¡el colecho en tándem es otro de los motivos por los que no nos atrevemos a procrear por el momento! De verdad, ya no cabemos en la cama, y sólo nos faltaría una criatura más. ¡Ay! Pero el problema es que si nos esperamos a que mi bichilla se independice por completo de la teta y de la cama, igual estamos ya viejunos para ponernos manos a la obra de nuevo. No sé qué será peor.

    Me gusta

    1. Jajajajaj, ya veremos si al final no teneis que decir digo, Diego y todo lo demás y apañaos como sea, porque como tu bichilla sea como mi Álvaro… De aquí a que se vaya de la cama se me ha pasado el arroz 😉

      Me gusta

  14. Colechando desde el primer día con mis gemelas… ya vamos para 6 años! Y empiezan a decirme ahora sus planes de independizarse… pasarse las dos a la litera d arriba de “su” habitación… y nosotros dos a la d abajo!
    Yo duermo mejor entre ellas q al lado d mi marido, ya x costumbre, pero a veces las deportaría, cuando se atraviesan x completo o me arrean una coz, grrrr…

    Me gusta

¿Me dejas un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s