Terrores Nocturnos. Qué Son y Cómo Actuar

L@s que lleváis por aquí algún tiempo sabéis de sobra que mi angelito mayor no duerme bien, ni duerme bien ahora ni ha dormido bien nunca. En esto del dormir tiene dos cosas malas: por una parte que no tiene nunca prisa por irse a la cama, aunque desde que hemos suprimido las siestas estamos mejorando mucho, y por otra, que se despierta mil veces durante la noche. Si, mi niño con tres años y ocho meses se sigue despertando por la noche, ¿cómo os quedáis?

imagen de terrores nocturnos

Los terrores nocturnos en los niños no es un trastorno muy frecuente

Pues si esto ya de por sí es duro algunos días le tenemos que sumar el tercero en discordia: los terrores nocturnos. Para que os hagáis una ligera idea de qué son los terrores nocturnos os contaré cómo ocurren en nuestra casa:

Estamos todos tranquilamente durmiendo cuando Álvaro empieza a moverse inquieto por la cama y a los dos segundos está gritando, dando patadas… empieza a llorar, a pegarnos… Se pone muy muy nervioso. Si hay suerte y me doy cuenta a tiempo le empiezo a hablar, le abrazo, le digo que soy mamá y que no pasa nada, que estamos todos en la habitación, que es de noche y hay que dormir. A veces consigo que se calme muy rápido y no se desencadena la catástrofe. Otras veces me coge tan profundamente dormida que para cuando me quiero despertar es demasiado tarde.

Por supuesto él al día siguiente no se acuerda de nada, a veces se despierta y tampoco y otras veces se despierta tan asustado que sólo quiere que lo abrace. En estos casos en los que se despierta asustado en realidad no ha tenido un terror nocturno sino una pesadilla.

Muchas veces los padres confundimos los terrores nocturnos con las pesadillas a pesar de que son muy fáciles de diferenciar. Si cuando tu hijo se despierta, en el caso de que lo haga, te cuenta que ha visto un monstruo, se caía por un precipicio o una bruja le quitaba su juguete preferido es que ha tenido una pesadilla. Pero si  no recuerda nada de lo que ha pasado estamos hablando de terrores nocturnos. Alguna vez Álvaro se ha despertado tras un terror nocturno y al verme la cara desencajada (lo confieso, soy muy fácil de impresionar ;)) me ha preguntado que qué me pasaba.

¿Qué són los terrores nocturnos?

Los terrores nocturnos aparecen en los niños de entre 3 y 7 años y no es un trastorno del sueño muy frecuente: tan sólo afecta al 5% aproximadamente de los niños. Suelen tener lugar a las dos o tres horas después de haber conciliado el sueño. Se producen durante la transición de la fase No Rem a la fase Rem, que es en la que se producen los sueños y se deben a una súbita reacción de miedo que se produce en medio de estas dos fases.

No se conocen con exactitud las causas de los terrores nocturnos aunque los investigadores afirman que pueden tener gran peso en el desarrollo de estos terrores el estrés, periodos febriles o la falta de sueño. Aunque en realidad es algo que está en el aire y que no se sabe con certeza a qué se deben.

¿Cómo actuar en caso de que tu hijo padezca terrores nocturnos?

Como os he dicho antes los terrores nocturnos han sido la guinda del pastel del sueño de Álvaro. Como no teníamos bastante con que dormía poco y mal… Por lo que he leído mucho sobre el tema y he ido cogiendo consejos de aquí y de allá. Además, también actuamos un poco por instinto, quizás en algún punto estemos metiendo la pata, pero esto es lo que mejores resultados nos da:

  • Intentar anticiparnos al terror. En realidad no sé si las veces que me he anticipado al terror han sido terrores nocturnos propiamente dichos o pesadillas, pero como dije más arriba, hay veces en las que lo siento moverse (yo, porque a su padre le pasa por encima un trailer y no se entera ;)) y le empiezo a hablar y a tocar y no se desencadena.
  • Acudir a su lado para acompañarlo y evitar que se haga daño. Durante los terrores nocturnos son frecuentes las patadas, los golpes… Incluso hay niños que se bajan de la cama. Por eso es muy importante estar a su lado para evitar que se den contra el cabecero o se lleguen a hacer daño de alguna manera. También es muy importante, en el caso de que duerman en su propia habitación, no dejar cosas en el medio con las que puedan tropezarse al bajarse de la cama.
  • Mantener la calma. Cuando ves a tu hijo sudando, dando gritos, patadas… No es fácil mantener la calma. Las primeras veces me asustaba mucho, sobre todo porque encendía la luz y tenía los ojos abiertos y como yo soy tan valiente… Pero si no te pones nervios@ todo se hace mucho más llevadero.
  • Intentar no despertarle. Yo lo que hago es abrazarlo, susurrarle, decirle que estoy ahí… Es la parte más difícil, por lo menos para mí, porque cuando ves a tu angelito pasándolo tan mal, asustado, lo primero que se te viene a la cabeza es encender la luz y despertarlo, sin embargo hay que evitarlo porque en unos minutos (que se te harán eternos) el terror desaparecerá y el niño seguirá plácidamente dormido y no recordará nada a la mañana siguiente.
  • No decirle nada al día siguiente. Ellos no recuerdan nada de lo que ha pasado por lo que no merece la pena preguntarle o recordarle lo que ha pasado la noche anterior.

 

En nuestro caso, los terrores nocturnos empezaron el verano pasado, cuando Álvaro tenía tres añitos recién cumplidos, y durante cuatro o cinco meses fueron bastantes frecuentes. Sin embargo, después se han ido espaciando en el tiempo y ahora se producen estos episodios cada quince o veinte días. No sé por cuanto tiempo más los sufrirá mi niño y con él todos, porque es una situación muy desagradable verlo pasarlo tan mal, pero desde que los afrontamos con naturalidad y con mucha calma todo es más llevadero.

¿Sabíais qué son los terrores nocturnos? ¿Los sufren vuestros hijos?

Anuncios

25 pensamientos en “Terrores Nocturnos. Qué Son y Cómo Actuar

  1. mamapuede

    Por aquí alguna vez ha tenido terrores pero dos o tres veces nada más y pesadillas creo que solo una vez.
    Y cuándo ha sido así hemos hecho eso, acariciarle sin despertarle, darle besos…

    Mucho ánimo! Que era lo que te quedaba para dormir bien!

    Me gusta

    Responder
  2. De 2 Nombres

    Mi mamá me cuenta que hasta los 5 años yo me levantaba gritando y llorando. Pensaba que eran pesadillas porque no recuerdo nada. Ya veo que quizás tenía terrores nocturnos. Tu descripción se parece a lo que mi madre cuenta. Gracias por la información tan valiosa. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    Responder
  3. Óscar

    El mío por fortuna no tiene. Habla mucho en sueños, como su madre. Pero nada más. Durmió mal hasta los dos años y medio y su hermana hasta los dos años y algún mes. Ahora lleva unas semanas durmiendo bien. Creía que había batido un récord y que nadie más en el mundo tenía hijos así, porque todos los padres me decían siempre “el mío duerme doce horas y le tengo que despertar”. Pero bueno, me alegra saber que no soy un bicho raro con unos hijos también raros. Besitos

    Me gusta

    Responder
  4. Blogsermadres

    He oído hablar de ellos, lo que no sabía es que el período de aparición era tan amplio (hasta los 7 años); me pensaba que era cosa de niños más peques. La verdad es que tiene que ser agobiante verles así pobrecitos. Un post muy interesante, siempre viene bien saber de qué va.

    Me gusta

    Responder
  5. No sin mis patucos

    Diego tuvo terrores nocturnos. El problema de Diego, es que era muy pequeño, empezó a tenerlos poco después de cumplir un año. La primera vez me di un susto de muerte, porque estaba tan enloquecido que ni siquiera podía tocarle, me golpeaba y se revolvía a lo bestia. Me informé de lo que le había pasado claro, y al decirme que eran terrores nocturnos intenté no asustarme, aunque había veces que duraba mucho y lo pasabamos realmente mal.
    En el caso de Diego solía pasar siempre entre las 11 y las 12 de la noche y cuando le oía gritar iba rápidamente a sacarle de la cuna para que no se golpease con los barrotes y le tumbabamos en medio del suelo del salón para que no se hiciese daño con nada. Si le tocabamos o intentabamos calmarle era mucho peor. Luego de repente se calmaba sin más y seguía durmiento tan tranquilo. A veces se despertaba, me pedía agua como si nada pasase y se dormia placidamente.
    Ya hace muchísimo que no le pasa y de verdad espero que no le vuelva a pasar.
    Ahora de vez en cuando tiene alguna pesadillla, pero siempre se despierta en cuanto llego y se calma.
    Un besote.

    Le gusta a 1 persona

    Responder
    1. Madre Agua Autor de la entrada

      Es que se pasa muy mal porque se ponen como dices. Enloquecidos. A mi la primera vez me dio miedo. Tenía los ojos abiertos y sólo hacía gritar y darme patadas. Después, poco a poco, he aprendido a calmarme y a esperar a que se le pasen.
      A ver si acaban ya de una vez porque estoy deseando de perderlos de vista 😉

      Me gusta

      Responder
  6. Planeando ser padres

    Madre mía qué cuadro. Mi bichilla aún no está en la edad que dices que suele ser la más habitual para pasar por este problema, pero desde luego lo de que puedan hacerse daño es de lo peor. Ella generalmente duerme muy quietecita, pero cuando ha tenido alguna noche algo alterada ha arremetido con la cabeza y los pies contra la pared que pareciese que a fuera a echar abajo. Como con todo en esto de la maternidad, la paciencia e informarse bien para sobrellevar mejor la situación seguro que os ayudan a avanzar.

    Me gusta

    Responder
    1. Madre Agua Autor de la entrada

      Es un cuadro, como bien dices. Verlos en esa situación, sudando, dando pagadas… Lo bueno es que ellos después no se acuerdan de nada y siguen durmiendo tan plácidamente. Afecta a muy pocos niños, a ver si tienes suerte y se libra 😉

      Me gusta

      Responder
  7. Una mama mas

    Mi niño por ahora no. No es tampoco un excelente dormidor, pero últimamente sí que se duerme sus ocho horas, y por ahí se despierta una vez para beber agua.
    Pero, tengo dos conocidos que sus peques han pasado por terrores, y en ambos casos los pediatras (dos conocidos que entre ellos no se conocen y no viven ni cerca!) la recomendación fue rutina diaria, quitar la tele antes de dormir, poca azúcar a la noche y cenas ligeras. Y en ambos casos les funcionó. No es milagroso, porque uno de ellos la peque los sigue teniendo, pero si dice que es cuando algo distinto pasa en su rutina diario. La otra llevan una vida muy rutinaria, y ellos sí que lo cumplen casi a rajatabla, y la peque ha mejorado muchísimo. Nosotros intentamos hacer lo de una cena ligera y quitar el azúcar y la rutina durante la semana.
    Animo! Y los que dicen que su hijo duerme 12 horas son unos mentirosos! Eso no existe! (Es no existe!).

    Me gusta

    Responder
  8. diasde48horas

    Pues en nuestro caso creo que lo que ha tenido han sido pesadillas, igual una vez o dos pueden haber sido terrores, pero tampoco lo garantizo… Y si, lo que solemos hacer es eso, abrazarlo, darle besitos, intentar calmarlo…
    Lo cierto es que tenerlos tan a menudo como Álvaro debe ser bastante duro, pobriño…

    Me gusta

    Responder
  9. sradiaz

    SrtaDíaz tiene pesadillas desde hace meses. Está durmiendo y de repente grita, o se mueve bruscamente como si se asustase. Normalmente sigue durmiendo… ¿Crees que serán terrores? Yo no veo cómo evitarlos.

    Me gusta

    Responder
    1. Madre Agua Autor de la entrada

      No lo se. Pero los terrores no son un grito aislado. Es un episodio de gritos, patadas… Quizás tuvo alguna pesadilla, no?
      Es q aún es pequeña para saber si recuerda o no lo soñado.

      Me gusta

      Responder
  10. Mamá Pata

    La patita tambien pasó por una época de terrores, pero en total no creo que fuesen más de 5 noches en 2 o 3 semanas. Lo malo era que no nos dejaba tocarla, cuando intentábamos consolarla se ponía más nerviosa y soltaba manotazos y patadas a la vez que gritaba más fuerte. Por suerte fueron pocos y no muy largos! Esperemos que no vuelvan!

    Y lo de despertarse por la noche a nosotros también nos pasaba, pero hemos comprobado que era por la teta. Desde que a la noche ya no toma teta duerme del tirón! Y eso que sigue durmiendo a mi lado como siempre! Animo!

    Le gusta a 1 persona

    Responder
    1. Madre Agua Autor de la entrada

      Si??? Leí cómo lo hicistéis pero es que no encuentro el momento de hacerlo nosotros. No sé si probar en las vacaciones de semana santa, dejarlo para el verano…
      La verdad es que necesito descansar ya! El peque es buenisimo y duerme muchas horas seguidas, pero el mayor… Ayyyy, qué te voy a contar

      Le gusta a 1 persona

      Responder
  11. El Rincón del Peque

    Escribí sobre ello en el blog, mis dos peques han sufrido episodios de terrores nocturnos, en épocas de nerviosismo, pero de pequeñitos, entorno al año y los dos años. En su caso, se ponían a gritar como descosidos, con los ojos abiertos pero dormidos, sin vernos, sin atendernos… Duraban unos minutos y después seguían durmiendo plácidamente. Ahora hace ya mucho que no les pasa… Empezamos a relajarlos y la verdad es que ahora duermen mejor y están tranquilos. Un beso, guapa

    Me gusta

    Responder
  12. mamajumboblog

    Nosotros los sufrimos por temporadas, cuando está más estresado por el cole o cualquier cosa, la verdad es que al principio te asustas, luego poco a poco vas viendo como actuar.
    Por suerte llevamos un tiempo mejor.
    besos

    Me gusta

    Responder

¿Me dejas un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s