Maternidad

Feliz Tercer Cumplemes, Jorge

Querido Jorge:

Hoy cumples tres meses, tres meses de amor incondicional, de teta, de brazos, de dormir juntitos y de sonrisas. Has cambiado mucho, ahora estás más guapo… Y mira que de recién nacido ya eras guapísimo… Se nota que soy tu madre, ¿no?

¿Te acuerdas de que cuando cumpliste dos meses te dije que te habías descubierto las manos? Pues observarte las manos, chupártelas y volvértelas a mirar sigue siendo tu principal entretenimiento.

No te gusta estar sólo, ni tampoco estar en la cuna, que tenemos instalada en el salón, tu prefieres estar en brazos, en mis brazos, aunque en los últimos 15 días aguantas ratitos en la cuna, incluso te has llegado a dormir si te estamos balanceando. Por una parte estoy muy contenta con este cambio porque parece que empiezas a darme tregua, aunque por otra me repatea que se haya dado “el cambio” cuando está papá de vacaciones… Así no me va a creer cuando le digo que te pasas la mañana en el fular.

Y ya también dejas que papá te coja en brazos, ratitos muy muy cortos que a veces no llegan ni a los dos minutos, pero lo dejas… Y eso está muy bien porque papá se pone muy contento y yo me puedo duchar tranquila ;).

Te gusta mucho la hora del baño… No te haces ni una idea de como pataleas, te encanta estar sumergido sólo con la carita fuera… Y como pones el cuarto de baño… Haces cada charco que cualquier día nos sale una gotera en la cochera. Te gusta tanto que intento bañarte casi todos los días, sólo por verte sonreír sin parar.

Te ríes mucho. Pero cuando digo mucho es mucho. No recuerdo que tu hermano se riera tanto, pero tu, en cuanto te hacemos una carantoña te deshaces en sonrisas. Quizás sea tu arma de seducción para que te hagamos más caso. Y te ríes con la boca y con los ojos. Y no sé qué sonrisa me gusta más, si la que se refleja en tus labios o la que aparece en tus ojos.

Eres bueno como tu sólo. Todos los días en cuanto me levanto de la cama te despiertas, aunque estés profundamente dormido, y lloras porque quieres venirte conmigo, pero los días que hay cole te despiertas pero te quedas enredando en la cama porque sabes que tengo que vestir y atender a tu hermano.

Estás enorme, tan grande que ya has empezado a heredar ropita de tu hermano y a mí me parece estar viéndolo a él cuando te visto a tí con su ropa. La misma carita y los mismos ojazos azulones que enamoran a quienes te ven. Es lo primero que te dicen, que vaya ojos que tienes, y no se creen cuando les digo que Álvaro los tuvo igual de azules hasta los seis meses.

Sigues sin querer chupete. Hemos intentado dártelo pero a ti no te gusta chupar plástico. Prefieres la teta. Teta para dormir, teta para calmarte, teta contra el aburrimiento… Y teta para comer pero comes a trompicones. Un poquito de teta y vamos al parque, otro poquito y jugamos con Álvaro, otro poquito y hago la comida, otro poquito y vamos a recoger a tu hermano… Y así estamos, comiendo a chupitos. Aprovechando cualquier oportunidad para que comas un poco porque más tarde no sabemos si nos va a dar tiempo.

Vamos corriendo siempre de un sitio a otro, siempre con prisas, pero también tenemos momentos para nosotros, para ti. Momentos en los que se me pasa el tiempo mirándote, haciéndote caricias, comiéndote a besos y diciéndote una y mil veces que te quiero hasta el cielo.

Feliz tercer cumplemes, tesoro.

Anuncios

11 comentarios en “Feliz Tercer Cumplemes, Jorge”

¿Me dejas un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s