Ser Madre de Dos

Ser madre de dos es la experiencia más bonita que me podía haber regalado la vida… Pero también es muy difícil, no os voy a engañar. O por lo menos para mí lo está siendo.

No sé si será porque aún nos estamos adaptando, porque las hormonas de la lactancia y el postparto están haciendo de las suyas o porque, simplemente, soy una madre desastre y no me organizo bien.

Cuando eres madre de dos tienes que elegir. Esto ya lo suponía cuando estaba embarazada, pero jamás pensé que elegir sería tan difícil. Si elijo que es más importante la necesidad de Álvaro no puedo atender a Jorge, que llora. Y si elijo que es más importante la necesidad de Jorge Álvaro no dice nada, pero noto que le cambia la cara.

Y yo… Pues yo me angustio, hay veces que hasta se me saltan las lágrimas de la impotencia de no poder hacer más. Seguro que las que sois madres de dos o tres angelitos me comprendéis perfectamente. Esa sensación de no llegar, de no estar haciéndolo bien aunque realmente estás haciendo todo lo que puedes…

Y todo ello teniendo en cuenta que Jorge es buenísimo (que duerme bien, me refiero) y que Álvaro está contentísimo con la llegada de su hermano. Me lo está poniendo muy fácil y tengo la suerte que se adapta a todo y entiende que tengo que atender primero al bebé en casi todas las situaciones.

Por ejemplo, Álvaro se duerme con la teti y Jorge desde las siete de la tarde hasta que nos vamos a la cama es cuando se pone más ruidosino. Pues bien, nos metemos en la cama y le doy el pecho a Jorge y él, aunque a veces me dice que le toca a él o que es su turno, espera pacientemente a que se duerma su hermano. Eso si, me recuerda unas cuantas veces que ya está colocado… Y yo sé que primero tiene que ir mi angelito pequeño, porque para el la teta es su principal alimento y con poco más de 15 días no entiende de turnos, por más que su hermano esté intentando enseñárselo desde bien chiquinino ;). Pero a la vez me da una pena enorme ver a Álvaro cómo guarda su turno, cómo con 3 años tiene una paciencia infinita y su generosidad raya lo increíble.

En cuanto Jorge llora corre en mi búsqueda, pero antes le pone música o le hace una caricia… Quizás sea por todo ello, por su forma de comportarse con su hermano, porque me sienta peor de atenderlo después, de decirle siempre, “espera, tesoro, que ahora no puedo”, “espera, que le tenemos que cambiar el pañal” o “espera que el bebé quiere teta”.

No sé si ser madre de dos significará siempre esto. Estar eligiendo entre las necesidades de uno y otro o serán solo los primeros meses, ahora que Jorge me necesita tanto que ni siquiera su padre es capaz de calmarlo… Solo sé que a pesar de no llegar, de tener unas ojeras que me llegan al suelo, de tener a veces ganas de llorar y otras no poder dejar de sonreír, sobre todo cuando veo a Álvaro cuidar a su bebé, jamás antes había sido tan feliz porque a pesar de no que el tiempo se divide el amor se sigue multiplicando cada día.

Anuncios

39 pensamientos en “Ser Madre de Dos

  1. mamapuede

    Esto es ser madre de dos, bienvenida! Hay que elegir, priorizar con todo y siempre tendrás la sensación de que estás fallando a uno.
    Pero te aseguro que no es así, de verdad que no. Ellos saben que estás ahí, que te tienen, que eres su madre y que no les estás dejando de atender por una tontería sino por atender a su hermano.

    A pesar de esto ser madre de dos es lo mejor del mundo mundia!

    Le gusta a 1 persona

    Responder
    1. lamamadealvaro Autor de la entrada

      No lo dudo, pero es complicadísimo. Y lo peor de todo es que me da la sensación de que Álvaro siempre pierde. Intento dedicarle tiempo, jugar con él, ir al parque… Pero como mi niño se amolda a todo pues siempre es el que tiene que esperar. De todas formas hago lo que puedo… Y espero estar a la altura 😉

      Me gusta

      Responder
  2. Sandra_Uky

    Mmmm …. Ya estoy viendo el final de mi segundo embarazo. Esta a la vuelta de la esquina. Y mi pequeña Emma aún no tendra ni los dos añitos. Tendrá unos 23 meses. Llevo mucho pero mucho tiempo pensando en como será, en como se sentirá ella, en como me sentiré yo. Si podré o no podré… Tantas cosas me dan vueltas que ya me siento mal y aún no ha nacido el peque. Y me dan ganas de llorar. Cuando estoy a solas con Emma la abrazo y se me cae la lágrima. La quiero con toda mi alma y no quiero que ella piense que no la quiero porque ahora este su hermano. Ains… 😢

    Me gusta

    Responder
    1. lamamadealvaro Autor de la entrada

      Es muy complicado, no te voy a engañar. Sobre todo porque un bebé necesita tanto que al hermano mayor le pedimos sin querer que crezca antes de tiempo, que espere, que tenga paciencia…
      Pero te aseguro que merece la pena. Yo lo que hago es que intento prestarle toda la atención a Álvaro y si tengo que jugar con el otro colgado de la teta pues juego…
      Aprovecha estas últimas semanas y gracias por comentar 😉

      Me gusta

      Responder
  3. La maternidad de Krika en Suiza

    Que bien que Álvaro se lo esté tomando tan bien y que te esté ayudando tanto, eso facilita mucho las cosas porque sí, es muy difícil, sobretodo siendo Jorge tan chiquitín. Cuando sea más mayorcito y no necesite tanto la teta será más tranquila la cosa, aunque siempre habrá situaciones en las que tendrás que elegir. Un besote.

    Me gusta

    Responder
  4. marigem

    Te dogo como mamá puede, bienvenida al mundo de madre de dos. Lo estás haciendo genial pero es normal sentirse así, y en mi caso me sigue pasando. Cuando son mayores las necesidades cambian pero siempre hay que elegir, a veces tienen que ir a la vez a un sitio y solo estás tú y hay que priorizar, o sestán haciendo los deberes a la vez y ambos necesitan ayuda y hay que decidir a quien ayudas primero y a quien le dices que vaya haciendo otra cosas.
    Pero estoy de acuerdo, ser madre de dos es genial, en cuanto pueden hacer cosas juntos es maravillosos. Besitos.

    Me gusta

    Responder
    1. lamamadealvaro Autor de la entrada

      Ajajaj, es decir, que esto no acaba en unos meses cuando no necesite tanto la teta, no?
      Es la mejor experiencia del mundo pero reconozco que a veces me sobrepasa. Le echo la culpa a las hormonas, al cansancio…
      Gracias por la bienvenida 😉

      Me gusta

      Responder
  5. Una mamá muy feliz

    Ayyyy este tema me preocupa muchísimo, no sé si alguna vez podré vivir esa situación pero desde luego conociendo a UNMF va a ser complicadísimo.
    Lo estás haciendo muy bien y Álvaro con lo pequeñito que es seguro que así lo entiende.

    Besossssssss

    Me gusta

    Responder
    1. lamamadealvaro Autor de la entrada

      Bueno, lo primero es que estoy segura que conseguirás la bimaternidad. Y lo segundo que seguro que UNMF entiende la situación y te ayuda un montón. Yo creo que la clave está en implicarlos desde el primer momento 😉

      Me gusta

      Responder
  6. El Rincón del Peque

    Pues eso es ser madre de dos, elegir y cuidar a dos, luego jugarán juntos, se pelearán… Es muy duro pero como bien dices muy gratificante, es muy bonito. Yo creo que somos muy duras con nosotras mismas, intentamos llegar a todo de la mejor forma.

    Me gusta

    Responder
  7. misuperbabycom

    Ay ese sentimiento de culpabilidad que siempre nos persigue… A mi me pasa muy parecido, los míos se llevan 23 meses y SB con dos años recién cumplidos hay veces que no entiende de turnos y no puede esperar, para algunas cosas es muy demandante y por unas cosas u otras algunos de los dos se tienen que esperar y es lo que a mi me desespera, dejar a uno llorando, aunque sean segundos. Pero bueno intento compensarlos y creo que en el fondo ellos no se lo toman tan mal como nosotras. También intento hacer partícipe a SB con las cosas del bebé y generalmente le gusta ayudar y así estoy con los dos a la vez. Besote y ánimo.

    Me gusta

    Responder
    1. lamamadealvaro Autor de la entrada

      Si, yo también intento hacerlo partícipe. A él le encanta y así lo involucro en el cuidado del pequeño.
      Lo bueno es que tengo que reconocer que Álvaro, quizás porque es mayor que SB, si que entiende que hay que esperar.
      Mucho ánimo para ti también 😉

      Me gusta

      Responder
  8. MamaUniversitaria

    Pues ese es mi mayor miedo. Que conscientemente se que es lo que toca y que no será nada para el peque! Pero pensar que alguin día tendré que elegir (si me quedo embarazada! Que no lo estoy!)! En fin… Animo que lo haces muy bien tu y Álvaro un campeón!

    Me gusta

    Responder
  9. entremishoras

    Ay los inicios como madre de dos son bastante duros. Yo los dormía a los dos a la vez, uno en cada teta, pero no era cómodo que digamos. Al principio vas desbordada pero luego te vas adaptando. Sobre lo de elegir, si los dos te siguen reclamando siempre tendrás que elegir… A mí me pasa a diario, pero a veces atiendo primero a Niño y a veces a Niña, todo depende de la necesidad del momento, y yo creo que ellos lo ven. Al menos yo no he tenido problemas en ese aspecto, también es cierto que Niño tiene 4 y Niña 2,5 y ahora ya pueden esperar los dos, pero claro, con un bebé es más complicado…
    Tú tranquila, verás como poco a poco todos os adaptáis y vais creando nuevas dinámicas. Un beso!

    Me gusta

    Responder
    1. lamamadealvaro Autor de la entrada

      Eso espero porque la verdad es que ahora me veo un poco desbordada por la situación, pero bueno, supongo que será cuestión de ir acostumbrándose.
      Y también creo que cuando pasen unos meses y Jorge no sea tan dependiente todo será un pelín más fácil 😉

      Le gusta a 1 persona

      Responder
  10. almademami

    Ays pobrecita… yo me imagino que el revoltijo de hormonas mezclado con lo demandante que es un recién nacido es lo que te tiene un poquito así. Seguro que poquito a poco es todo más fácil y la sensación de tener que elegir y de que no llegas se va disipando. Jroge irá poquito a poco ganando independencia y podrás disfrutar de los dos juntitos, a la vez más veces en el día y, sobre todo, el gran hermano mayor que es Alvaro no tendrá que esperar tanto. Lo estás haciendo fenomenal. En otro mesecito irá todo muuucho más rodado!! Disfruta de tus príncipes! besote!!

    Me gusta

    Responder
  11. Cuando Eli

    No he pasado por esa situación, pero por cómo reacciona Alvaro es porque le sigues dando amor y seguro que lo estás haciendo muy bien ! Ánimo que esta primera etapa seguro pasa en un abrir y cerrar de ojos

    Me gusta

    Responder
  12. Fashion Lover

    Una reflexión dura pero bonita, no soy madre pero como hija en parte me complace pensar que mi madre se encontró en esa tesitura en más de una ocasión que la decisión no fue fácil y que, seguramente, en muchas ocasiones se quedó con la sensación de haberse equivocado…

    Besos!!

    Me gusta

    Responder
  13. No sin mis patucos

    Entiendo perfectamente lo que dices, siempre hay que elegir, siempre. El caso es que esa sensación de no estar dando lo mismo a los dos creo que nunca se pierde.
    Yo siempre recuerdo cuando nació Diego que pensaba, “que bien que duerma tanto porque puedo prestar atención a Alejandra” y ahora lo pienso y me muero de la pena de no haberle disfrutado mucho mas. Claro que el nunca va a recordar cuando era un bebe, pero yo si, snif. Lo bueno es que para ellos su madre es lo mas del mundo, me quieren incondicionalmente y o a ellos.
    Ahora intento que hagamos cosas que les gusten a los dos, pero es inevitable que en alguna ocasíon uno quiera hacer una cosa y otro otra, y entonces hay que elegir, no queda mas remedio. Para mi lo importante es que los dos sepan que les quieres con todo tu alma aunque a veces mama no se puede multiplicar.
    Un abrazo.

    Me gusta

    Responder
  14. nosoyunadramamama

    Los hermanos mayores siempre pierden, eso seguro! Recuerda mi carta a Alfonso, les hacemos mayores antes de tiempo ( al menos Álvaro tiene 3 años y comprende mejor) A Alfonso le pilló con dos años recién cumplidos y a Rafa, la llegada de Gabriel, también, así que eran bebés grandes. Pero ellos conviven con esa situación y eso les forja una manera de ser, más responsable, más fuerte… Aunque no lo creas, ellos lo entienden. Y a ti siempre te va tocar priorizar, y el pequeño es el más “débil” o digamos, el menos autónomo y el que más te necesita. Pero no sufras, de verdad. Dsifruta y sigue tu instinto. Lo demás llega solo!

    Me gusta

    Responder
  15. El día que llegaste

    Yo no soy madre de dos, así que no te sirvo mucho, pero te digo que yo creo que eso es una sensación más bien de las madres, yo creo que ellos no ven que estás eligiendo las necesidades de uno frente a las del otro. Yo creo que ellos te ven como su mamá, la mejor de las mamás, aunque tuvieras 4 hijos más!! Muchas veces es nuestro coco…que nos pasa factura!
    ´Besitos!

    Me gusta

    Responder
  16. Tres para Una

    Uy ni que te digo que tengo 3! la mayor ya tiene 6 años y uno diría que ya nos entiende mejor, pero igual me toca, andar cargándola cuando tiene la necesidad de ser otra vez mi niña pequeña, y luego viene el segundo de 2 años, que nunca nos falta el día que cuando estamos en plena tetada (porque la peque tiene 5 meses) quiere ser cargado y apapachado, ya me vez como una zarigüeya con mis bebes encima…así que si eso es ser mamás, dividirnos elegir y a veces hacer malabares 🙂

    Me gusta

    Responder
  17. La Hobbita

    En un par de meses lo tienes dominado, ya verás como si!

    Da tiempo a que las hormonas vayan volviendo a su cauce y date un respiro. Álvaro está demostrando ser un pedazo de hermano y Jorge ha salido un bebé bueno y dormilón así que enseguida estaréis todos engranados y disfrutando al 100%.

    Un abrazo 🙂

    Me gusta

    Responder

¿Me dejas un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s