Sin categoría

El día que nació Jorge (II)

Si os habéis perdido la primera parte de El Día que Nació Jorge puedes leerla aquí. Ahora vamos a por la segunda ;).

Me monto en el coche y mi madre abre la puerta de atrás y dice que se viene conmigo… y de paso mi padre también se apunta. Me enfado. Pienso que no han servido de nada todas las conversaciones sobre este momento que hemos tenido en los últimos meses. Quiero estar sola mientras dilato, no quiero que haya nadie más que mi señor esposo en la habitación. Y también quiero que mis padres se encarguen de Álvaro, que me lo lleven al día siguiente al hospital… Pero todas las indicaciones que he ido dando caen en saco roto.

Les digo que no y mi señor esposo pone el coche en marcha. Entonces me doy cuenta de que llevo unas sandalias abiertas y está lloviendo. Quizás allí no llueva, me dice. No quiero irme con zapatos abiertos pero como vuelva a casa para coger otros me van a matar y se van a montar y voy a ir al hospital como si fuera de excursión.

Durante el camino empiezo a controlar las contracciones. Son muy flojitas al principio y son cada 5 o 6 minutos. A medida que va pasando el tiempo se hacen un poco más dolorosas pero no dejan de ser dolores de regla perfectamente soportables. Son iguales a las del parto de Álvaro… Contracciones suaves y muy espaciadas en el tiempo. No se acercan la una a la otra, siempre pasan 5 o 6 minutos, a veces algunos minutos más, por lo que supongo que el trabajo del parto acaba de empezar. Tenía que haberme quedado en casa más tiempo, me he precipitado… Este pensamiento no deja de acudir a mi mente.

Entre contracción y contracción guaseo con mis compañeras de clase, le digo a mi madre que por favor no se venga detrás, hablo con mi hermano que me dice que disfrute y le digo a Inma que voy camino al hospital.

Mi marido va en silencio, sabe que no quiero que me molesten, que no quiero que me pregunte cómo estoy… Que ni siquiera quiero que me hable y él cumple su palabra y me deja tranquila, concentrado en la carretera, en la noche y en la lluvia. A veces me mira de reojo en silencio. Siento su mirada y eso me reconforta.

Cuando llevamos tres cuartos de hora de camino las contracciones se paran. Igual que con Álvaro. E igual que con Álvaro le digo que nos volvamos a casa que ha sido una falsa alarma. Y exactamente de la misma manera me dice que ya que solo nos quedan unos veinte minutos para llegar así que mejor seguimos adelante y que me vean.

Al ratito vuelvo a sentir una contracción muy muy pequeñita y sonrío, parece ser que todo vuelve a funcionar. Cuando llegamos a la clínica llueve. No podía ser de otra forma, lleva lloviendo toda la tarde. El suelo está cubierto de charcos y yo tengo que hacer malabares para ir sorteándolos.

Llegamos a recepción andando, tan tranquilos, y cargados con mi bolsa y la canastilla del bebé, y le decimos que estoy de parto. Nos dicen que vayamos por la entrada de urgencia y bajamos en ascensor y recorremos unos pasillos que se me hacen eternos.

Llegamos a recepción y vuelta a empezar. Me piden mi cartilla de embarazo y pregunto qué ginecólogo está de guardia y qué matrona. Al ginecólogo no lo conozco pero la matrona es la misma que me puso los monitores en la semana 39 y la que me atendió en el parto de Álvaro. Es una mujer joven, madre y que me da confianza.

Mientras viene la matrona voy al baño. El tapón mucoso no ha hecho acto de presencia aún, ni he manchado. Además, ahora que lo pienso hace un rato que no siento ninguna contracción. Definitivamente me he precipitado.

Llega la matrona y nos sonreímos. Hace una semana me dijo que me pusiera de parto cuando ella tuviera guardia. Me pregunta por las contracciones y le digo una parte de verdad, que han empezado hace una hora y veinte minutos, y una parte de mentira, que son regulares cada cinco minutos. En ese momento me da la contracción más fuerte que tendré durante todo el parto: unos veinte segundos en los que me quedo parada en seco.

La matrona me dice que “no aguantamos nada” que llevo muy poco tiempo con contracciones y que son muy espaciadas. Le digo que vivo a 90 kilómetros y que con Álvaro dilate muy muy deprisa… Me hace un tacto, me mira a los ojos y vuelve a sonreirme. Estoy de ocho centímetros y medio, casi nueve.

Ocho centímetros y medio… Me asusto. Me asusto mucho porque sé que con esos centímetros de dilatación no me van a poner la epidural y me acuerdo de la de veces que me ha dicho mi ginecóloga que no me la ponga y también me acuerdo de todas las mujeres a las que he oído decir que parir sin epidural es una experiencia salvaje. Pero yo no quiero vivirla. A mi me da pánico el dolor y yo quiero mi epidural y se lo digo a la matrona. Primero tenemos que hacer el ingreso, poner los monitores y coger una vía, me contesta. Y subimos andando como si nada, como si no estuviera casi en completa, y me da la sensación de que sólo esta perdiendo el tiempo para no ponerme mi maldita epidural.

Y entonces caigo en la cuenta de que no he vuelto a sentir contracciones.

  Continuará…

Anuncios

36 thoughts on “El día que nació Jorge (II)”

  1. Ayyyyyy que nos dejas en vilo!!!!! Menuda angustia ese ir y venir de contracciones.
    En mi caso con el segundo fue de un rápido de alucinar, empecé con contracciones a las dies y pico, ingresé a las doce y a las doce y cuarenta el niño había nacido, y sin epidural,jejejeje.
    Besitos y a vr como sigue.

    Me gusta

  2. A ver, ¡¡qué no nos dejes a medias!! Jajaja
    Hija que suerte de 8 y medio y casi sin contracciones, yo las tenía cada minuto y medio y llegué al hospital de 6 – 7 cm y aún así no pensé que estaba de parto todavía…
    Besote.

    Me gusta

  3. Pedazo de partooooooooooooooo!! si señor…bueno preparto que aun no nos cuentas el desenlace!!! Al final del post me he imaginado detrás de tí subiendo esas escaleras controlando que no se cayera el niño…por diosssssssssssss que sangre de esa matronaaaaaaaa!!!!

    Me gusta

  4. Aixxx!! que quiero saber más!!!
    Eso sí que es ir rápida! con 8.5 y yo que decía que lo mío fue rapido, porque en dos horas y media nació la peque. Me puse de parto a las 12.30 y a las 3.01 de la madrugada estaba con nosotros. Llegué al hospital de 5cm, eso sí, yo no paraba de tener contracciones, pero en la espalda. Que dolor! parecía que me partían en dos!

    Esperando a la próxima entrega!
    Saludos

    Me gusta

      1. Pues si te digo la verdad… fatal, fatalísimo. Porque duelen mucho. Sobre todo las primeras, porque no las esperas y como te dije, parecía que me partían en dos. Pero recordé lo que me enseñaron en las clases de preparación al parto y me concentré en respirar y dejar salir el aire poco a poco, eso y la rapidez ayudaron a que casi no me enterara. Y si hubiera podido elegir hubiera sido totalmente natural. Pero sí o sí me pusieron la epidural
        Saludos

        Me gusta

  5. Madre mía, qué facilidad para dilatar tantísimos centímetros. Vamos, así iría todo rapidísimo con epidural o sin ella. Yo he leído que la epidural se puede poner en cualquier momento y que eso del límite de centímetros es un cuento, pero quizás depende de cada hospital. Ya nos seguirás contando.

    Me gusta

  6. Eres la reina de la dilatación eh?? A mí me pasaba también que las contracciones de repente se paraban (pero eso ya con la epidural puesta, claro)…al rato venían… en fin… a mi me hubiese dado algo si pienso que no me va a dar tiempo a que me pongan la epidural… madre mía, como me digas que has tenido a Jorge sin epidural me da algo!! Deseando ver cómo acaba!! 🙂 un besote!!

    Me gusta

  7. Uy que nos dejas con la intriga! Con Niña llegué dilatada completa y aún quería esperar más para ir al hospital, es que fue tan rápido que no me lo creía. Tampoco llegué para la epidural, pero me vieron tan apurada que me pusieron la de las cesáreas…
    Con ganas de oir el final!

    Me gusta

¿Me dejas un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s