Encuentro entre Hermanos.

Ya sabéis que el cómo se fuera a tomar Álvaro la llegada del hermanito me ha tenido en vela durante todo el embarazo. Quería que se conocieran en el hospital y que Álvaro pasara allí, con nosotros, el mayor tiempo posible, que viera la llegada de su hermano como algo natural y no se sintiera excluido…

Por eso hice a su padre ir a por él (y chuparse 180 km sin dormir, el mi pobre) a las pocas horas de nacer Jorge y por eso di órdenes de que el primer encuentro estaríamos sólo los cuatro, quería que cuando él entrase en la habitación hiciese lo que le saliese de dentro: si quería acercarse que se acercara y si no quería ni mirarlo pues que no lo hiciera.  Optó por esto ultimo. Llegó, me saludó de lejos y se centró en observar la habitación y después en el regalo que le había traído su hermano. No lo forzamos, tienen toda la vida por delante para conocerse.

Después de comer, cuando ya habían pasado unas horas juntos, me puse a Jorge al pecho y Álvaro se subió a la cama y reclamó su teti. Ahí empezó nuestra lactancia en tándem y como por arte de magia empezó el primer encuentro entre hermanos. Álvaro empezó a tocarle las manitas, la cara, la cabecita y me miraba y se sonreía.

A lo largo de la tarde iba de vez en cuando a asomarse a la cuna y a decirle “hola bebé”, cada vez que Jorge pedía teta también lo hacia el y siempre me miraba antes como diciendo “ésta sigue siendo mía, ¿verdad?”. Incluso una vez le dijo “bebé como sigas así la vas a gastar”, y yo me reía por dentro mientras le explicaba que no se preocupara, que las tetis de mamá no se gastan.

Al día siguiente se vino a casa con mis padres y nos quedaba pendiente el otro encuentro: el encuentro en casa.

Cuando Álvaro llegó a casa el jueves por la tarde y vio que bebé estaba en la cuna casi le da algo de la emoción. Estuvo toda la tarde pendiente de él, de tenerlo arropadito, de ir a hacerle carantoñas, iba a la cuna y hacia que jugaba con el a cus cus tras… No se quien le ha podido enseñar que con los bebés se juega a eso… Estaba taaaan contento que no quiso ni ir al parque.

Y llegó nuestra prueba de fuego: la hora de dormir. Álvaro se duerme en la teta, pero es que ahora tengo dos niños que casualmente reclaman teta a la vez…. Esa noche Jorge estaba llorando y le expliqué a Álvaro que el bebé es tan tan pequeñito que no sabe comer otra cosa, que él había cenado espinacas pero que Jorge aún no había cenado nada. Le propuse darle la teti a Jorge mientras a él le contaba un cuento y que después le tocaba a él. Y aceptó. No sólo aceptó sino que al ratito Jorge se puso a lloriquear de nuevo y él le cedió el turno de nuevo y se acurrucó a mi lado como si tal cosa. Sin lloros, sin dramas, sin celos.

Se que aún es pronto para cantar victoria pero llevamos ya unos días en casa y sigue igual: pendiente de su bebé en todo momento, de que no llore, de que yo le de teti o de que le cure el ombliguito…  Y a mí me entran ganas de comerme a besos a mi angelito mayor porque solo un angelito puede entender tan bien la situación, ser tan cariñoso con su hermano y seguir sonriéndome de esa manera tan especial, como diciéndome “ves mamá, te has preocupado por nada”.

Qué suerte has tenido, Jorge, de tener semejante hermano mayor 😍😍😍.


Anuncios

47 pensamientos en “Encuentro entre Hermanos.

  1. Esther Beralgo

    Es preciosa y emocionante la historia que cuentas. A veces nos hacemos a la idea de que una situación se va a producir de una determinada manera, pero de pronto ocurreotra bien distinta. Me alegro que la relación esté siendo buena desde el principio, en ello tu forma de gestionar las situaciones novedosas tiene mucho que ver. Un beso enorme preciosa

    Me gusta

    Responder
  2. Mama en Madrid

    Que bieen! Alvaro es un amor, que bueno! Lo habeis hecho genial, respetandole e involucrandole todo el tiempo y eso se tenia que notar. Si luego hay algun episodio de celos mas adelante es normal, pero lo mas dificil ya esta pasado: acepta a Jorge, esta contento, le cuida y le cede la teta sin dramas, no le podeis pedir mas!

    Me gusta

    Responder
  3. No sin mis patucos

    Pero que rebonitos estos hermanos¡¡ Es que es increible la ternura que transmiten cuando se cuidan y se quieren tanto. Me alegro muchísimo de que todo haya ido tan bien y ya verás como todo sigue igual de bien.
    Un beso enorme a los cuatro.

    Me gusta

    Responder
    1. lamamadealvaro Autor de la entrada

      Es increíble, Isabel. Estoy sorprendida y no hay ni un momento en el que no me quede con la boca abierta con lo maduro q es Álvaro. Hoy, por ejemplo, se ha quedado cantándole para que a mi me diera tiempo a comer… Me tiene todo el día con la sonrisa de oreja a oreja.

      Le gusta a 1 persona

      Responder
  4. Bichilla

    Qué bonito Sonia, me alegro mucho. Leo era tan pequeño cuando nació Nora… 2 añitos recién cumplidos. A veces pienso que debería haber esperado más. Pero por otra parte, me da que él habría tenido celos a los 2 y también a los 3… Quizá ahora, a sus casi 5, seguramente no… Supongo que depende del niño, claro, no sólo de la edad.

    Seguro que todo sigue yendo sobre ruedas. Ya verás! Un besazo y bienvenida al apasionante mundo de las mamás de dos! 😛

    Me gusta

    Responder
    1. lamamadealvaro Autor de la entrada

      Bueno, cada niño es un mundo y la verdad es que Álvaro se lo ha tomado muy muy bien.
      Tu tuviste a Nora cuando creíste que era el momento oportuno. Cómo ibas a saber como se lo iba a tomar Leo… Eso es imposible!!!
      Me encanta ser mamá de dos. De hecho pienso que no se como he podido vivir sin tener a Jorge.

      Me gusta

      Responder
  5. Mamá Jumbo

    Que bien!, esos momentos de hermanos son maravillosos, ellos nos sorprenden todos los días con su amor y su capacidad de aceptación, ya verás como todo sigue así de bien. Besos y disfruta esos momentos.

    Me gusta

    Responder
  6. almademami

    Ays se me ha caído la baba. Ojala cuando nos.toque a nosotros lo vivamos todos tan tranquilos y felices. Lo habéis hecho fenomenal y Alvaro es un señor hermano mayor EH? Menuda suerte tiene Jorge!! Ceder su turno a la teta es lo mas de lo mas. Seguro q sigue igual de bien! Disfrutadlos mucho!! Besote!

    Me gusta

    Responder
    1. lamamadealvaro Autor de la entrada

      Desde luego que Jorge tiene una suerte inmensa. Seguro que cuando vosotras viváis la bi-maternidad os va igual de bien. Los niños la mayor parte de las veces nos sorprenden. Somos nosotros los que estamos cargados de prejuicios.
      Muakkk

      Le gusta a 1 persona

      Responder
  7. mimamaviveennormandie

    Pero qué bien , es precioso lo que cuentas. De todas maneras, siempre escucho cosas maravillosas, aunque los padres “teman” el momento dado, luego son unos angelitos! Enhorabuena!! Animo en estas primeras semanas.

    Me gusta

    Responder
  8. anabelmoor

    Que relato tan maravilloso! y que momento de encuentro tan maravilloso en la teta! desde luego que Álvaro es toda una joyica! que suerte tiene Jorge y sus papás de tenerlo en la familia!! Un abrazo a los 4 y a disfrutar!! 😉

    Me gusta

    Responder
  9. La Hobbita

    Pero qué bonito!!! Yo creo que el truco está en lo que estás haciendo tú: presentar al bebé con naturalidad y sin dramas, sin forzar, sin abuelas que conminen a cuidar y ser bueno con el hermano pequeño (si ya lo hace, para que repetírselo como si fuera algo no natural?)… Habrá sus momentos, claro, no siempre Alvaro va a entender que tiene que ‘ceder’ su sitio, pero es que esa parte también es normal.

    Un abrazo y a seguir tan bien con esa familia ^_^

    Me gusta

    Responder
    1. lamamadealvaro Autor de la entrada

      Tienes toda la razón del mundo. Al presentar las cosas de forma natural todo fluye. Aunque reconozco que tenía miedo de que no supiera aceptarlo.
      Ahora solo nos queda disfrutar de la bimaternidad 😉

      Me gusta

      Responder
  10. srajumbo

    Ohhh que bonito!!! Yo también quisiera ese encuentro a solas los 4 pero con la familia que tiene mi marido..mas me vale esconderme en el baño jajaja. De todos modos a mi aún me queda para vivir esas cositas de hermanos 😉

    Me gusta

    Responder
  11. nosoyunadramamama

    No sé cómo va el tema en las clínicas privadas pero en los hospitales publicos no suelen dejar entrar niños en maternidad. Así que, medio escondidos, los peques vinieron cuando nació gabriel pero apenas unos minutos. De todas formas, en el hospital, como es un sitio que por suerte no pisamos, no eran muy conscientes asi que casi que agradezco que el encuentro definitivo fuese en casa… La verdad es que los mayores son muy comprensivos con la situación cuando llega un nuevo hermano, no sé porqué la gente habla tanto de celos!!!! así da gusto!

    Me gusta

    Responder
    1. lamamadealvaro Autor de la entrada

      Pues Álvaro ha podido estar con nosotros todo el tiempo que hemos querido y yo la verdad es que lo he agradecido porque para cuando hemos llegado a casa ya estaba más que concienciado de la llegada del hermanito.
      Yo tampoco se porque se habla tanto de celos porque, por lo menos en nuestro caso, hasta ahora no han aparecido.
      Un besito

      Me gusta

      Responder
  12. Pingback: Celos entre Hermanos. ¿Qué Puedo Hacer? | Madre Agua

¿Me dejas un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s