Maternidad, Sin categoría

Miedos de una casi bi-mamá

Estoy a punto de convertirme en mamá por partida doble. Y estoy ilusionada, tengo muchas ganas de vivir la maternidad de dos, pero la verdad es que también tengo muchos miedos, no son los mismos miedos que tiene una mamá primeriza eso desde luego, pero reconozco que ahí están y que aunque evito pensar en ellos muchas noches me desvelo pensando cómo será ser madre de dos. Las principales cosas que me preocupan son:

Miedos de una casi bi-mamá

1. Cómo se tomará Álvaro la llegada del nuevo. Yo creo que es el principal miedo que tengo y que tenemos muchas de las que vamos a ser mamás de nuevo. Álvaro está muy ilusionado con el bebé, le da besitos, peetes… Pero no es lo mismo un bebé que está en la barriga y que no da lata ninguna ni necesita ningún tipo de cuidados ni atenciones que un bebé recién nacido que está todo el día colgado de la teta de mamá. No quiero que se sienta desplazado, no quiero que coja celos… Pero soy consciente de que sólo es un niño de tres años y quizás manifieste la llegada del hermanito de una forma que no me gustaría.

2. No quererlos a los dos igual. Muchas de las que sois madres por partida doble (o triple) seguramente penséis que estoy loca. De hecho cuando se lo he dicho a mi madre me ha dicho eso de “si te cortaran un dedo de la mano ¿cuál te dolería más?”. Será una tontería pero jamás pensé que podría querer a alguien como quiero a Álvaro y me parece increible que tenga tanto amor para otra personita.

3. Miedo al parto. Se supone que ya he parido y que sé a qué me enfrento, pero yo siempre digo que tuve un parto peo pero un postparto de mierda. Del parto apenas si me enteré y dilaté tan rápido tan rápido que recuerdo que la matrona me dijo que para el siguiente no me esperara demasiado en casa no fuera a ser que no llegara al hospital (que estoy a 90 kilómentros¡) pero el postparto no fue una experiencia muy agradable que digamos… La episotomía, las hemorroides, el cansancio infinito y las hormonas que no dejaban de hacer de las suyas… Me da miedo tener un postparto igual y ahora además teniendo que atender a un niño de tres años.

4. Las visitas. Las visitas no es que me den miedo es que me dan pánico. Porque hay visitas y visitas. Hay gente que te apetece ver, que vienen a tu casa y estás deseando de enseñarle al angelito y echar un ratito con ellas, sobre todo porque tienen cabeza y saben irse a tiempo… Y después está la gente que viene a tu casa a pasar la tarde, a hablar de tonterías y no tienen prisa ninguna por irse… La amiga de tu suegra, la prima segunda de tu madre o la cuñada de la vecina de enfrente… Gente que no conoces y que se sientan en tu sofá y que encima se permiten darte toda clase de consejos no solicitados…

5. Los consejos no solicitados y que cuando estás en pleno puerperio pueden hacerte mucho daño. Cuando nació Álvaro todo el mundo se permitía darme todo tipo de consejos. Parece ser que al ser madre primeriza me tenían que instruir… Que si no te lo pongas tanto al pecho, que si este niño tiene hambre, que si no tendrás leche suficiente, no lo cojas que se acostumbra, no duerme porque tiene el sueño cambiado… Es tan fácil dar consejos y tan difícil tener la boquita cerrada… Espero que ahora esas sabias consejeras tengan en cuenta que ya tengo un angelito y que más o menos me las he arreglado para criarlo, aunque estas sabias consejeras ahora tendrán otro frente abierto para instruirme: cómo criar a un hijo sin descuidar al hermano mayor, a quién debo darle prioridad y un montón de pamplinas más de las que no me libraré y si no al tiempo.

Las que sois madres por partida doble (o triple) ¿Habéis tenido los mismos miedos que yo? ¿Son miedos “normales”?

Anuncios

11 comentarios en “Miedos de una casi bi-mamá”

  1. Como bimadre que soy desde hace casi año y medio ma voy a permitir “darte un consejo no solicitado”… Jaja que nooooo!

    Mira, todos tus miedos también los tuve yo, pero sobre todo el que más miedo me daba, más que el que Leo se sintiese desplazado era que no le quisiese igual que a Leo, eso me aterraba.
    ¿Cómo le iba a querer igual? Si es imposible querer más! Pues mira, te lo aseguro, se puede! Pero además es que yo creo que quiero más a Leo desde que se convirtió en hermano mayor! No es que el mismo amor se divida entre dos, no, es que se quiere muchísimo más!

    De verdad, que eso no te quite el sueño porque desde el primer momento lo vas a comprobar no hay que esperar ni un minuto

    Me gusta

  2. Los miedos que tienes son lógicos, yo tuve los mismos y ahora me he dado cuenta que pasé el embarazo preocupada por nada.
    En cuanto a lo de querer igual, estoy de acuerdo con mamá puede, no los vas a querer igual, los vas a querer mucho más.
    Disfruta lo que queda de embarazo que ya verás como lo demás va rodado y lo de las visitas pesadas con desenchufar el timbre…jeje.
    Besote.

    Me gusta

  3. Jaja. Tienes los mismos miedos que tuve yo justo antes de dar a luz a Carlota. Son diferentes que los de una madre primeriza pero por ser madre son miedos que ya “conocemos”. Ánimo que lo harás genial, seguro! Y esos miedos empezarán a desaparecer poco a poco!! Un besazo!

    Me gusta

  4. Yo no soy bimadre todavía jeje pero pienso q tus miedos son lo más normal del mundo…como cada parto y postparto son un mundo haber pasado y por uno te da algo de experiencia pero no toda 😦 hay q pensar q ira bien y si algo va mal ya se afrontars en el momento… Yo a las mamas q he oído están tan ocupadas pensando en el hermano mayor q ni se enteran de sus propias molestias… Y lo de querer menos al segundo seguro q no!! El amor se multiplica jeje hazles caso a las experimentadas!! Y Alvaro el pobre lo pasara regulin como todos los q hemos sido hermanos mayores y nos hemos tenido q adaptar al cambio de tener un bebe en casa.. Pero bueno paciencia y mucho amor!! Será durillo al principio pero seguro q menos de lo q crees!! Animo!! Un besote!

    Me gusta

  5. Estate tranquila. No tienes de qué preocuparte. Para empezar cada parto y postparto son diferentes, lo sé por experiencia propia: con la Mayor estuve 36 horas y al final tuvieron que sacarla con ventosa. El postparto con una anemia de caballo y una episotomía de 8 puntos, ni te cuento cómo fue. En cambio la pequeña casi nace en el coche de lo rápido que vino y a los dos días estaba como si no hubiese parido. En cuanto a las dudas sobre el amor, nunca las tuve: quise a las dos con locura desde que vi las dos rayitas en el predictor. Otra cosa son los celos (que a día de hoy, un año después, aún hacen de las suyas y además en ambos sentidos: de la Mayor a la Pequeña y de la Pequeña a la Mayor). Nuestros primogénitos se ven destronados, porque por mucha atención que les prestes, es inevitable que mamá se ocupe del bebé… Lo único que se puede hacer es tener paciencia y aguantar el tirón, que al final todo tiene que volver a su cauce (¡¡espero!!). Y en cuanto a las visitas y consejos, yo pasé de ambos. El que quiera venir que venga, pero cuando toque teta, o cambiar el pañal, o dar de merendar a la que merienda mortadela, pues toca y si a alguien le molesta pues ya sabe dónde está la puerta. Si es gente medio normal se suele dar por aludida y ahuecar discretamente el ala en cuanto una se desabrocha el sujetador… Je je je. Besos y mucho ánimo.

    Me gusta

  6. Yo no soy bimadre pero cuando nació Pequeño G. temía lo de las visitas más que a cualquier otra cosa. Para la gente simplemente ha nacido un bebé, pero no entienden que ha sido un trago grande para la madre (en mi caso fue una cesárea, o sea, una operación en toda regla) y que lo que menos te apetece es tener que estar sonriendo a la gente cuando no puedes ni levantarte todavía…
    Yo lo que aprendí de mi parto es a decir las cosas como son, no te cortes!!
    Y lo de querer a los dos, imagino que es la duda más horrible que se plantea a toda madre, pero relájate porque con cualquier madre de más de un niño con la que hables te dirá que quieres a los dos con todo tu corazón!!
    Mucho ánimo!
    Besos!

    Me gusta

  7. Ay, yo tuve todos y cada uno de tus miedos, pero lo que mas me aterraba era el primero, que redondo no tomara bien la llegada de su hermano. Al final todos mis miedos fueron cayendo solos… excepto lo de las visitas, que si me tocaron bastante las narices, en fin…
    Tu disfruta de estos últimos dias, intenta no preocuparte innecesariamente que lo vas a hacer genial!

    Me gusta

  8. Yo hablé de esto hace tiempo en un post, el amor se multiplica, lo único que se “divide” es el tiempo! y a veces ni eso y eres más resolutiva con varios niños que con uno porque vas a lo importante! Y ni te preocupes por los celos, de verdad, he vivido esto dos veces y nunca ha habido ni el más mínimo! yo creo que los celos es más cosas de otras edades, cuando sean más mayores…pero ahora ni te preocupes! Y si tuviste un buen primer parto y rápido,como fue mi caso, con el segundo va veloz…eso sí, no sé si quieres epidural pero yo ni llegué y prefiero los partos con ella!jajaja… Por cierto, te has preparado con masaje perineal?? es que en mi primer parto me hicieron episiotomia y el postparto fue un infierno. Con el segundo no me hicieron y vamos, nada q ver un post parto con otro!

    Me gusta

¿Me dejas un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s