Maternidad

Las Cosas de Álvaro (II)

Hace mucho que no escribo un post para el recuerdo sobre Álvaro y es una pena que deje pasar esta oportunidad porque Álvaro está ahora en una fase graciosísima, donde raro es el día en el que no nos sorprende con alguna nueva ocurrencia o con alguna frasecilla que hace que su padre y yo nos miremos y nos tronchemos de la risa a veces a las claras y otras veces tenemos que mordernos la lengua para que no se nos note que nos hace gracia para que no la repita. Así que hoy le toca el turno a

Las Cosas de Álvaro

Álvaro te corrige constantemente cuando dices alguna palabra fea. Palabras feas para él son “tonto”, “tontería”, “feo” y “malo” y es oírlas y venir a decirte “mama, que tonto no se dice” aunque después él cuando se enfada te las encaja y se queda tan pancho. Y como aún no sabe el doble sentido de las frases no podemos decir por ejemplo “eso es una tontería” porque para él ya estamos diciendo algo malo malísimo ;).

Además, como tenga pensado decirte algo no para hasta que termina de hablar. Da igual que tú le estés explicando algo o que la casa se haya incendiado y haya que salir corriendo. Él te lo va a decir igualmente así que ya hemos aprendido a calmarnos y dejar que termine de hablar porque sabemos que de otra manera no hay nada que hacer. Empieza siempre igual “Mira mama, mira, mira… (interrupción de su santa madre)… pero mira mamá, miiiiiiiira, espeeeeera…” Te suelta el rollo y después si no tiene otra cosa que hacer ya te escucha.

Álvaro está muy muy contento con “el nuevo”, está tan contento que a veces hasta me sorprende. Si vamos a alguna tienda y ve ropa chiquitita siempre me dice a voz de grito “mamá, mira, miiiiiira, miiiiira, para el bebé” y sólo le falta dar palmas (a veces incluso las da). Yo creo que esto es una señal muy buena, de hecho habla de nosotros como cuatro. Nunca se le olvida el bebé. Pero a la vez es sólo un niño de tres años y también tiene muy claro cuál es su sitio y sus privilegios. Por ejemplo, el otro día le preguntó su padre que dónde iba a dormir el bebé y él muy seguro le contestó que en la cuna del abuelo (tiene en casa de mis padres una cuna de juguete), entonces su padre le volvió a preguntar que cuál era su cama y él le dijo que cuando llegáramos a casa se lo decía. Nosotros no volvimos a acordarnos más del tema pero cuando llegó la hora de acostarnos reclamó su sitio en el medio y le dijo a su padre “ves, papá, este es mi sitio, aquí en el medio”. Muy tonto no es, jajaja.

Ahora está en plena fase de exploración y encima con tan poquita ropa encima lo tiene muy fácil. El otro día tenía yo unas bragas de Mickey Mouse (infantil que es una y que estaban en oferta en el Primark… 😉 ) y me dice “¡¡¡halaaaa, tienes un mickey en el pito¡¡¡”. Yo le expliqué que los niños y los hombres tienen pito pero las niñas y las mujeres (no sé cómo no se ha dado aún cuenta de que no tengo nada colgando, jajaja) tienen chochete. Pues ahora de vez en cuando y sin que venga a cuenta dice “las mamás no tienen pito, las mamá tienen chochete, ¿a que si?” Y lo peor de todo es que lo dice cuando se le viene a la cabeza, es decir, le da igual en que situación estemos y quién haya delante, jajaja.

A veces cuando me pide teti y no tengo ganas de que se enganche porque con 40 grados lo que menos ganas tengo es que un monillo se pegue a mi le digo “hoy no hay teti, me las he dejado en el salón” o en la piscina, o donde primero se me ocurre. Entonces él me mira como si yo fuera un extraterrestre y me dice “pero mamá, si las tetis están pegadas, te has epivocao”. Si, porque “te has epivocao” es otra de sus frases favoritas. Yo creo que le encanta que nos equivoquemos sólo para decírnoslo. A veces incluso estamos jugando a algo y quiere que diga lo contrario a lo que me pregunta sólo para troncharse de la risa y decirme con sorna “te has epivocao”.

Otra de sus frases estrellas es “tengo una idea”. Esta frase sirve para todo y la utiliza en su beneficio la mayor parte de las veces. Por ejemplo tiene ganas de un helado y dice “tengo una idea, dame un helado” o “tengo una idea, cógeme para subir las escaleras” o “tengo una idea, juego conti un ratito al balón”… Si, juega conmigo, como si encima me estuviera haciendo un favor, jajajaja. Y “un ratito” también es algo que repite mucho y si le digo que no, que no puede ser o que más tarde empieza “venga un ratito, un ratito, por fi, un ratiiiiito, un ratiiiiiiito, por fi…” Y al final termino accediendo porque tardo menos en echar ese ratito que en escuchar toda la retahíla 😉

Bueno, otro día os cuento más cosas de Álvaro, ahora me voy a limpiar la baba, jajaja 😉

Anuncios

11 comentarios en “Las Cosas de Álvaro (II)”

  1. Que lindooo, esta en una etapa supergraciosa. Yo con mi sobrina que hará ahora tres añitos me parto de risa. Te suelta cada una… Jejeje hay que disfrutar de esos momentos porque crecen a una velocidad de vértigo 😛

    Me gusta

  2. Eso de dar la teti a 40 grados este verano ¡me trae por la calle de la amargura! Es que mi bichilla suda como un pollo, y ahí las dos pegadas la una a la otra, con los hilillos de sudor que nos resbalan y lo pegajosas que nos quedamos… Me hace gracia que siendo tan pequeño piense tanto en el nuevo bebé.

    Me gusta

¿Me dejas un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s