El Día que Casi Nació Álvaro.

Aviso a navegantes que este es un post para el recuerdo, aunque si os soy sincera no sé para que aviso nada porque la mayoría de ellos lo son 😉

El día que casi nació Álvaro

El 19 de junio de 2012, hace ya tres añitos, fui por segunda vez a monitores. Mi fecha probable de parto era el día 22 de junio y yo, aparte de tener una barriga enorme, me encontraba muy bien. Ni una contracción ni una molestia aparte de un persistente dolor de espalda que se había instalado por la zona de mis riñones hacía meses y no había forma de deshacerme de él.

Aquel día, como la vez anterior que estuvimos en monitores, no tuve ni una sola contracción para que la registrara la maquinita. Yo sólo hacía mirar y mirar el papelito que iba saliendo a ver si daba algún pico o algo y nada, por lo visto Álvaro no tenía prisas por salir, estaba demasiado a gustito en la barrigola de mami 😉

Cuando pasamos a consulta con el ginecólogo me dijo lo que nosotros ya intuíamos, que por ahora todo estaba bien y muy tranquilo por allí dentro. Así que me propuso hacerme un tacto para ver cómo estaba el cuello del útero. Yo no tenía ni idea de que el cuello del útero se tenía que borrar ni nada de nada. Fui al parto a ciegas porque me daba tal miedo que no quería saber nada, ya me encontraría ese día lo que fuese. Hoy sé que esto es un error porque quien tiene la información tiene el poder, pero hace tres años prefería ser una ignorante.

Cuando me hizo el tacto el ginecólogo me dijo que tenía el cuello del útero borrado y que estaba dilatada de 1 centímetro,  que el trabajo del parto ya había comenzado. Cuando lo oí decir esas palabras me puse súper contenta… pronto tendría a mi angelito en brazos… Me dijo que al ser primeriza lo más seguro era que fuera despacio, me preguntó dónde vivíamos y cuando le dijimos que a una hora del hospital nos dijo que no sabía qué aconsejarnos, que el creía que quizás estuviéramos más a gusto en casa que en la habitación de una clínica, pero que si queríamos nos mandaba el ingreso. En este punto mi señor esposo y padre de la futura criatura abrió la boca para decir que si, que mejor nos íbamos para casa porque él tenía que trabajar esa tarde si o si, tenía junta y o iba o se liaba bien gorda. Casi me lo como allí mismo, le eché una mirada de asesina que no sé cómo no se desintegró… Claro, cómo la que lo tenía que parir era yo… ¿y si no llegábamos al hospital? ¿y si pasaba algo?…

Cuando íbamos saliendo le volví a preguntar al ginecólogo ¿pero entonces nace hoy? Y me dijo, “yo no sé a que hora te pondrás de parto pero te aseguro que antes de las doce de la noche estás tu en la clínica”. No podía dejar de reír.

Decidimos ocultarlo ¿para qué queríamos que nos atosigaran con llamadas de teléfono y con “cómo estás”, “alguna novedad” y cosas por el estilo? Además, que seguro que si mi madre se enteraba no me iba a dejar sola ni para ir al baño. Nosotros queríamos estar tranquilos y además yo tenía que entregar entre esa tarde y al día siguiente la memoria de prácticas para la facultad… así que a la única que se lo dije fue a una compañera de clase a la que le pasé mis datos y mi trabajo para que lo subiera a la plataforma virtual en caso de que yo no pudiera hacerlo. A los demás ni una palabra aunque mi madre no paraba de preguntarme que por qué no dejaba de sonreír… cómo para no sonreír…

Yo terminé mi memoria, mi señor esposo llegó de la junta y decidimos dar un paseo a ver si así la cosa se animaba un poco porque la verdad es que yo no tenía ningún síntoma y la tarde iba pasando. A las doce y pico de la noche después de estar los dos esperando en el sofá sin atrevernos a irnos a la cama por si el angelito se decidía a avisarnos de una u otra manera de que quería salir o algo de eso. Los dos tontos nos creíamos que eso era como si te llaman a la puerta y no nos atrevíamos ni a acostarnos, jajaja.

Al final, a las doce y pico o más decidimos que nos metíamos en la cama y que si nos avisaba de que quería venir al mundo pues ya nos levantábamos, que era una tontería que estuviésemos esperando en el sofá con el día de nervios que habíamos tenido. Yo creo que no hace falta que os diga que no pegué ojo en toda la noche…

Una semana después nació Álvaro… Una semana que pasé sin una sola molestia y sintiéndome igual de bien que si no estuviera embarazada.

Después he pensado mucho en ese día y me alegro mucho mucho de habernos venido a casa, porque creo que si me hubiera ido al hospital privado no me hubieran tenido allí una semana de vacaciones a gastos pagos. Y también me alegro mucho mucho de habernos acostado aquella noche, mira que si nos tiramos una semana en el sofá sin atrevernos a movernos, jajaja.

Anuncios

24 pensamientos en “El Día que Casi Nació Álvaro.

  1. mamapuede

    Imagínate, allí los dos sentados sin moveros, esperando un aviso… Jaja

    Menos mal que os vinisteis, por la Junta o por lo que sea pero mejor en casa, aunque esta vez tampoco puedes esperar mucho que ya sabes que tu eres muy rápida 😉

    Le gusta a 1 persona

    Responder
  2. pilar

    jajjajaja qué bueno!!! Alvaro nació cuando él quiso….claro sí….dejando que su mami colgara sus practicas, que su papi fuese a la Junta y dejando por mentiroso al médico..jajjaj faltaría más….

    Le gusta a 1 persona

    Responder
    1. lamamadealvaro Autor de la entrada

      Jajajajaja, es que el ginecólogo estaba taaaaan seguro que como para no creerlo. Pero es que mi niño no podía permitir que dejasemos nada a medias, ya nos iba avisando que en el futuro toooodo el tiempo iba a ser para él 😛😛😛

      Me gusta

      Responder
  3. marigem

    Jajajaj, yo voy al revés, nunca fui a monitores porque se me adelantaron los dos, ella unos 10 días así que nada y él mes y pico y ahí sí que fue peor. Un besín y os imaginaba esperando la señal divina,jajaja.
    Besos.

    Me gusta

    Responder
  4. matronaonline

    Ay, cómo me suena esta historiaaaa… pero el caso que yo conozco personalmente se decidió por la otra opción. Claro, su ginecólogo tampoco le dijo que los pródromos pueden durar semanas, tampoco le dijo que estar con un centímetro de dilatación no es estar de parto, tampoco le dijo que tanto la OMS como el Ministerio de Sanidad desaconsejan rotundamente ingresar con pródromos en el hospital (por supuestísimo, en ausencia de algún otro motivo que sí justifique el ingreso) porque eso conlleva toda una cascada de intervenciones innecesarias que aumentan significativamente las complicaciones.
    Ella dijo que sí, ingresó y se sorprendió, tras varios tactos, de no dilatar (claro, porque no estaba de parto y cuando no estás de parto… pues no dilatas). Ella quería un parto sin epidural, pero le dijeron que necesitaba oxitocina porque el parto se había detenido (no se detiene algo que no se ha iniciado). Oxitocina a altas dosis y unos dolores terribles, la epidural acabó llegando. Lo suyo no fue un parto, sino una inducción y como tal, se expuso a una mayor probabilidad de requerir una cesárea… que finalmente es lo que obtuvo.
    Teniendo en cuenta que los seguros privados pagan en función de las mujeres atendidas, ningún ginecólogo quiere que si te pones de parto termines yendo a otro hospital… teniendo en cuenta que tu seguro le abonará mayores honorarios si te realiza una cesárea (1 hora de duración) que si te asisten un parto vaginal (de varias horas de trabajo, unas 10)…. normal que se pasen por el forro esas recomendaciones de la OMS y el Ministerio de Sanidad. El día que sea obligatorio que los seguros privados abonen las mismas tarifas por los partos que por las cesáreas, cambiarán muchas cosas!

    Me gusta

    Responder
    1. lamamadealvaro Autor de la entrada

      A eso me refería cuando escribí que me alegré mucho de haberme venido a casa porque entonces no lo sabía pero hoy si lo se. Y estoy segura que mi parto hubiera acabado en inducción y quizás en una cesárea que yo no quería. A una amiga le pasó justo la semana pasada. De monitores la ingresaron y después cesárea al canto. La explicación fue que ella no hubiera podido parir a la niña porque tenía la pelvis estrecha. Esto existe???
      A mi es que me resulta rarísimo que se den tantos casos de cesáreas e inducciones con seguros privados.

      Me gusta

      Responder
      1. matronaonline

        Sí esxiste, pero la única manera de saberlo es intentar el parto. Antiguamente se hacían pelvimetrías para estimar si el tamaño de la pelvis permitiría el parto. Como se demostró que no servía como se pensaba, dejó de ser una técnica útil y pasó a mejor vida 😉

        Le gusta a 1 persona

  5. Pasuco a Pasuco

    Menos mal que te fuiste a casa porque como dice MatronaOnline…
    Pero oye, que es graciosísimo lo de imaginaros allí, sentaducos en el sofá esperando a que llegara. Menos mal que os fuisteis a la cama que si no hubierais cogido insomnio crónico!! Jajajajaja.

    Me gusta

    Responder
  6. diasde48horas

    Qué anécdota más bonita! Y pobre marido tuyo, que casi te lo comes!! Menos mal que al final os volvisteis para casa. Una semana más que tardó tu angelito… el ginecólogo como pitoniso no tenía mucho futuro, eh? Jajajaja

    Me gusta

    Responder
  7. Planeando ser padres

    Yo también fui de volverme a casa incluso cuando me hicieron una de esas maniobras de nombre raruno y muy dolorosas a traición, para provocar que comenzase el parto.Pero mi bichilla se resistió hasta casi la semana 42. Como dices, en los hospitales privados tienen una aficción a las cesáreas para sacar niños cuanto antes mejor… ¡cosa mala!

    Me gusta

    Responder
  8. nosoyunadramamama

    esto de los partos es un mundo!!! Lo mismo hay quienes se pasan días dilatando y con contracciones que otras no nos enteramos que estamos en ello hasta que en el hospital te dicen q estás de 8 cm, jajaja… Y si te cuento que con el tercero fui por falso trabajo de parto es como para mearse…por dios, con el tercero!!! en fin… a ver si me animo a contarlo en el blog!

    Me gusta

    Responder
  9. Pingback: 38 Semanas: Primeros Monitores y Revisión del Plan de Parto | La mamá de Álvaro

¿Me dejas un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s