Los Cuentos del Lobo Feroz

A mí el lobo es un animal que me da hasta pena… le hemos atribuido cualidades tan malignas que casi nos lo cargamos por completo. El lobo es el malo de muchos cuentos infantiles y protagonista indiscutible cuando hay niños pequeños, cerditos indefensos o cabritillos… y por supuesto un bosque. Si no hay bosque no hay lobo feroz ¿o conocéis algún lobo que viva en alguna gran ciudad?

A Álvaro le encantan los cuentos, pero sus preferidos son aquellos donde aparezca un lobo feroz.  Por una parte el lobo le da miedo, noto que sólo con nombrárselo le cambia hasta la cara, pero por otra parte ese subidón de adrenalina cuando el lobo está a punto de comerse a su presa de turno le encanta. Le gustan tanto que últimamente solo pide “leer” y que le cuente los cuentos en los que aparezca el lobo feroz, es decir, tres: Caperucita Roja, Los Tres Cerditos y Los Siete Cabritillos… Y yo estoy de Caperucita, de Los Tres Cerditos y de Los Siete Cabritillos hasta el mismísimo moño, porque una cosa es que me pida una y otra vez el mismo cuento y otra muy distinta que tengamos que jugar a ese cuento.

lobo-feroz

Por ejemplo, se le antoja jugar a Los Tres Cerditos y me dice “mami, vamos a jugar a los cerditos y el lobo. Tu eres un cerdito, el bebé es un cerdito y yo soy un cerdito. Papá es el lobo”. Al bebé lo necesitamos, si no nos falta un cerdito, jajaja. Hasta ahí todo bien, lo encuentro hasta gracioso. Pero después sale corriendo a la cama que suele estar hecha como alma que lleva el diablo, tira el nórdico al suelo, se mete en la cama con zapatos y todo y se echa las sábanas por encima de la cabeza mientras me dice a voz de grito “pero corre, corre, que viene el lobo, hermano” (ahí me derrito, la verdad, me hace gracia que me llame hermano)” y nos metemos los dos debajo de las sábanas mientras cantamos otra vez a voz de grito “quien teme al lobo feroz, al lobo, al lobo…” para que su padre se de por aludido y venga a comernos… Si, si yo lo viera de lejos también me parecería surrealista, pero lo gordo es que jugamos a eso casi todos los días una media de diez veces 😉

Le gusta tanto el lobo y a la vez le da tanto miedo que a veces repite como un mantra “los lobos no vienen porque los lobos viven en el bosque” pero aún así algunas noches antes de dormir me hace mirar debajo de la cama y como oiga un ruido extraño ya se lo atribuye a ese animal maligno devorador de pobres cerditos y de una niña a la que su madre tiene la poca vergüenza de mandar sola a llevar la comida a su abuelita aunque para eso tenga que atravesar el bosque… Y después a nosotr@s nos da miedo que nuestr@ hij@ se adelante diez metros o cruce la calle sin darnos la manita… Y eso que ahora no hay lobos feroces… O quizás si, quizás ahora los lobos sean más feroces que nunca.

P.D. Charles Perrault, Hermanos Grimm y Joseph Jacobs a veces os odio.

Anuncios

13 pensamientos en “Los Cuentos del Lobo Feroz

  1. Bichilla

    Sabes la canción esa de “jugando al escondite en el bosque anocheció/y el cuco cantando el miedo nos quitó” Y luego dice: -Loooobo, dónde estáaaas?

    Pues eso, así amplías los juegos con los lobos, jajaja!! No veas si se pega esa canción,además. 😉

    Me gusta

    Responder
    1. lamamadealvaro Autor de la entrada

      Si, hombre, lo que me faltaba… No quiero saber ni una canción más del lobo ni ningún cuento. Por cierto, sabes que me acaba de decir ahora mismo, medio dormido aún? Que el lobo se cayó por la chimenea, jajajaja. Yo creo que esto está rayando lo obsesivo 😉

      Me gusta

      Responder
    1. lamamadealvaro Autor de la entrada

      La verdad es que es difícil de entender, pero así es. Le da pánico pero si por el fuera estaríamos todo el día jugando al lobo que se come a los tres cerditos, a los cabritillos.. Y yo no te cuento hasta donde estoy del lobo… 😜😜😜

      Me gusta

      Responder
  2. marigem

    Jajajaj, es que estos niños son muy graciosos!!!!!1
    A los míos también les encantaban esos cuentos, y siempre he pensado lo mismo de la irresponsable madre de Caperucita.
    Un besín.

    Me gusta

    Responder
    1. lamamadealvaro Autor de la entrada

      Es que vaya mujer, mandar a su hija solita al bosque sabiendo encima que hay un lobo hambriento, jajaja
      Por lo visto les ha dado a muchos niños esto de la obsesión por el lobo. A ver si pasa pronto 😉

      Me gusta

      Responder
  3. No sin mis patucos

    A Diego le pasa un poco lo mismo con el lobo. Desde super chiquitito le encantaba leer todos los libros donde salía el lobo y como casi no sabia hablar decia obo, obo. Ahora le siguen gustando y cuando pasamos por un sitio con muchos arboles, dice que es el bosque del lobo.
    Peeeero como tu dices, a veces le da un poquillo de miedito jejejejeje
    Un besote.

    Me gusta

    Responder
  4. lamamadealvaro Autor de la entrada

    Jaajjaaj, oye, que Alvaro también dice eso del bosque del lobo cuando pasamos por un sitio con muchos árboles!!!
    Son súper tiernos con esas caritas de miedo y lo mejor es que se dejar acurrucar hasta la saciedad 😉

    Me gusta

    Responder
  5. liokuina

    La verdad que tu debes estar hasta los mismísimos, pero a mi me parece dulce, divertido y entrañable. Y vamos que1000 veces y me lo parece igual.
    Aquí no hay manera de que te atienda un cuento. Quiere ir a su rollo pasando las hojas sin más y sudando de mi…
    Un saludo!!!

    Le gusta a 1 persona

    Responder
  6. Pingback: Decorar la Habitación de los Niños y Sorteo con Stikets | Madre Agua

¿Me dejas un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s