Las Malas Compañías.

A tod@s los padres nos parece que nuestro hijo es el más guapo, el más listo, el más cariñoso… Por lo menos yo nunca jamás había visto un niño tan bonito como el mío ;). Y en la mayoría de los casos también nos parece que nuestro angelito es el más bueno.

Ya he dicho en varias ocasiones que Álvaro es muy bueno (y no sólo es amor de madre, que también). Por ejemplo, él no puede ver a nadie triste o llorando y de momento va a consolarlo y también es muy generoso. No le cuesta compartir sus juguetes o cambiar de juego para agradar a otros. Esto la mayoría de las veces me gusta aunque otras me da una rabia que no puedo con ella, porque de bueno a tonto hay un paso… Las veces que más rabia me da que deje sus juguetes, cambie de juego o comparta sus gusanitos es cuando veo que lo ningunean. Que el otro niño no da nada a cambio y se aprovecha de él, por decirlo de alguna manera.

Además, en casa lo hemos enseñado a que no se pega. Siempre le decimos que no pegue porque a él no le gusta que le peguen y lo que no te gusta que te hagan a ti no debes hacérselo a los demás. También le hemos dicho que cuando le peguen lo que tiene que hacer es buscar a mamá, a papá, a la maestra o alguien mayor y decirle que fulanito le ha pegado. Yo también le digo que si algún niño le pega le tiene que decir alto y claro “no se pega”.

¿Por qué os cuento todo esto? Porque hasta ahora, que Álvaro se ha relacionado con niños más o menos como él, nuestras tácticas han funcionado. Pero de un tiempo a esta parte han empezado a salir con nosotros los fines de semana una pareja que tiene un niño un poco mayor que Álvaro y no me gusta nada cómo se relacionan los dos niños.

Para empezar, Álvaro lo adora. Si vamos a algún sitio y ve que está él le cambia la cara de la alegría. A mí también me cambia, pero por otra cosa… Y es que no considero que este niño sea una compañía adecuada para él.

Es un niño muy muy nervioso, que hace lo que le da la gana y que está continuamente incordiándole. Por ejemplo, si corren lo agarra para que no le gane, si juegan al balón sólo lo puede coger él aunque el balón sea de Álvaro, si se suben en algún sitio lo empuja…

Su madre lo amenaza constantemente con “si haces esto o aquello nos vamos para casa” y yo rezo a todos los dioses mentalmente para que esa vez sea la definitiva y se vayan por una vez, pero no… nunca se van, con lo cual el niño sabe que son palabras vacías y sigue haciendo lo que le sale de las narices.

Y como todo se pega y lo malo mucho antes que lo bueno, desde que Álvaro se relaciona con este niño ha empezado a decir palabras feas. No las dice sueltas, sino que dice “Mamá, Fulanito dice … y su mamá se enfada porque eso no se dice, ¿a que no?”, pero el caso es que las dice, yo creo que en parte para ver cómo suenan y en parte para ver cómo reaccionamos nosotros.

Lo peor de todo es que preveo que nos queda un largo tiempo con esta compañía porque encima su madre está encantada por cómo se llevan los niños. A veces me pregunto si es que no tiene ojos en la cara o es que a ella le gustaría que a su hijo lo tratasen así. Y los días de diario podemos ponerle alternativas, pero los fines de semana… va a ser misión imposible.

¿Qué se hace en estos casos? ¿Cómo se enseña a tu hijo a no imitar a los demás, a no dejarse llevar? Y sobre todo, ¿cómo se hace esto cuando tu niño aún no ha cumplido los tres años y no entiende de malas compañías, de faltas de educación y de que hay cosas que aún siendo niños no se pueden hacer?

Anuncios

18 pensamientos en “Las Malas Compañías.

  1. No sin mis patucos

    Que complicado!! Pero es que no se porque los niños malotes tienen como un iman ora los demás. Fíjate que yo con Alejandra que tiene 6 años y casi la cambio de cole por una mala compañía. Al final menos mal que es la otra niña la que se cambia de colegio y yo estoy feliz.
    Lo malo es que yo pretendo que mis hijos sean buenas personas y siempre va a haber algún mandón o fanfarrón que intenta aprovecharse de los demás. Supongo que llegara un momento en que sepan ser buenos sin llegar a ser tontos.
    Un besote fuerte.

    Me gusta

    Responder
    1. lamamadealvaro Autor de la entrada

      Es verdad, no lo había pensado pero es como un imán. Yo intento estar con ellos lo menos posible, pero…
      Solo espero que poco a poco Álvaro se desenganche de esa compañía.
      Un besazo

      Me gusta

      Responder
  2. Marigem

    Eso yo lo he vivido, y agobia mucho pero no te preocupes que se acaba arreglando.
    Los míos eran de compartir, consolar y todo eso, y en varias ocasiones me ha pasado como a ti.
    Yo soy muy tajante, y he dejado de salir con parejas cuyos hijos eran unos cafres, lo siento pero soy así. Si el niño es un bruto pero el padre o madre lo intenta remediar doy tiempo y oportunidades, tampoco es cortar relaciones a lo loco, pero si avisa y no hace nada y su hijo agarra al mío, le quita las cosas y es una mala influencia me busco otra alternativa porque luego a lo mejor los míos hacen eso en el cole y menuda rabia, además no voy a decirle a la profe que es por una mala compañía.
    Para las palabrotas la profe de mis hijos, cuando eran pequeños, me decía que lo primero era intentar corregir, y si veíamos que no hacían caso e insistían hacer como que no nos dábamos cuenta y se acabarían cansando. En mi caso no hizo falta llegar a eso pero bueno, tal vez no sea mala idea.
    Con el tiempo todo vuelve a su sitio, tu niño va a ser bueno y querido por todos y los brutos serán los matones a los que nadie quieren, lo he ido viendo con el tiempo y es algo cíclico, nunca falla.
    Un beso y perdona el rollo, entiendo la rabia que te da que tu nene deje los juguetes y a él nunca le dejen nada, lo viví con hijos y sobrinos y fastidia.

    Me gusta

    Responder
    1. lamamadealvaro Autor de la entrada

      De rollo nada, eh? Álvaro por ahora no dice la palabrota en si. Solo dice que fulanito la dice. Además, el se da cuenta de que el otro no se comporta bien porque a veces me dice “fulanito hace tal y eso no se hace”. Pero aun así lo tiene hipnotizado.
      Aunque no te lo creas yo les huyo. Cuando los veo en un sitio me voy a otro pero hay veces que tengo que tragar. Ahora también te digo que la próxima vez que su madre lo amenace y sea en vano voy a poner el grito en el cielo. Que ya estoy harta, la verdad.
      Muakkk

      Me gusta

      Responder
  3. liokuina

    Ohh eso es horroroso, ver como tu hijo es bueno y. El otro se aprovecha da mu ha rabia. Pero a mi lo que más “rabia” me ha dado de todo lo escrito, son esas palabras huecas…
    Nosotros fuimos no hace mucho de vacaciones y nos pasó algo parecido, pero era un desconocido. No sabes lo mal que lo pasé, me daban ganas de mandar a la … A los padres, no a la niña.
    Supongo que con el tiempo volverá todo a su cauce, pero a malas, como dicen por ahí, parte peras… Ya vendrán otras amistades con las que quedar.
    Un saludo

    Me gusta

    Responder
    1. lamamadealvaro Autor de la entrada

      A ver, yo no voy a permitir que mi niño, haga cosas que yo no quiero ni se comporte como yo no lo estoy educando. Llevo trabajando casi tres años como para que ahora venga un moco a ponerme todo patas arriba… Pero es que es complicado, la verdad. Aunque si tengo que dejar de salir con tal lo dejo y punto y si tengo que cantarle las cuarenta se las canto, faltaría más…

      Le gusta a 1 persona

      Responder
  4. mamapuede

    Y de verdad tenéis que salir con ellos?
    Me da mucha rabia pero es que los niños que nosotros consideramos “malas compañías” son precisamente los niños que mas atraen al resto.

    No te puedo dar ningún consejo, ojalá! Pero no nos queda otra que esperar a que espabilen 😔

    Le gusta a 1 persona

    Responder
    1. lamamadealvaro Autor de la entrada

      Si. No me queda otra. Hoy por ejemplo los hemos visto y nos hemos ido a otro sitio con la excusa de que habíamos quedado. Que ni habíamos quedado ni nada.
      Pero Álvaro se ha pasado toda la tarde preguntando por fulanito… Y me da una rabia…

      Me gusta

      Responder
  5. Mamá Pata

    Piensa que en esta vida no siempre podemos rodearnos de la gente que queremos, Álvaro se va a encontrar con niños buenos y con niños no tan buenos, y si con estos últimos se encuentra mientras estas tu delante mejor, porque podrás darle herramientas para comportarse en esa situación.

    Mi hija no es una santa, y desde que va al cole a veces hace cosas que no debe pero ahí estamos nosotros para decirle que eso no esta bien, y que si lo repite habrá consecuencias, que se tienen que cumplir para que sirvan de algo!

    Y si realmente la compañía no os resulta agradable yo lo evitaría 😉

    Me gusta

    Responder
  6. Un Papá en Prácticas

    Seguro que, llegado el momento, Álvaro sabe elegir entre las buenas y malas compañías. Piensa que vosotros tenéis mucha más capacidad de influencia de la que puede tener ese renacuajo que le empuja, no le deja la pelota y demás 😉

    Me gusta

    Responder
  7. planeandoserpadres LTR

    Por cosas así no me gusta a mí el parque. Mi bichilla es pequeña y cuando otros niños la empujan con mala idea, no quieren que toque sus cosas o vienen a pegarle con toda la mano abierta ¡no sé cómo actuar! Y las madres tienen una pachorra… El vocabulario de momento me importa menos porque ella aún no los imita en eso, pero lo de la agresividad lo llevo fatal.

    Me gusta

    Responder
  8. srajumbo

    Ay te entiendo tanto!!! Por mi pueblo hay dos niñas que si está una de las dos solas con el mio todo bien,juega con él y sin problemas pero como estén las dos juntas, al mio lo putean constantemente. Por ejemplo subiéndose a sitios peligrosos sabiendo que el mio es pequeño y se puede caer, corriendo para que no las alcance o se caiga, o yéndose a sitios donde saben que yo no lo dejo ir. El mio tiene 2 y medio y ellas 4-5. Se que son cosas de críos pero no puedo evitar sentirme mal cuando veo al mio como un perrillo detrás de ellas y ellas que se ríen de el. Así que cuando están juntas, yo procuro evitarlas o irme a otro lado.
    Es lógico que te sientas así y que no sepas que hacer o como actuar, yo me encuentro igual. imagino que con el tiempo aprenderemos a gestionar estas cosas.

    Me gusta

    Responder
  9. nosoyunadramamama

    Dale tiempo!!!! Alfonso era un santo, exagerado, hasta que justo empezó el cole (que coincidía con su tercer cumple). Allí espabiló mucho y no se deja ningunear, de verdad q es un proceso normal. Por otro lado, si el niño es más mayor, es lógico q Álvaro sienta atracción, como Alfonso la tiene por los de 5 años y Rafa por Alfonso, es ley de vida. No le des mucha importancia, si en casa eres clara con los mensajes, él lo tendrá claro. date cuenta la cantidad de personas de todo tipo con las q se va a cruzar en la vida, como nos ha pasado a todos… Mientras su referencia esté en casa, no hay q preocuparse!

    Le gusta a 1 persona

    Responder
  10. beamamainformatica

    Aun no me ha pasado esa situación, pero te diré que si los padres no son amigos, yo los evitaría a toda costa, me saldrían quedadas de debajo de las piedras hasta que entienda el mensaje 🙂
    Mi hijo en la guarde tiene fascinación por un niño que pega, le encanta estar con ese niño y es un bruto. Todo esto lo se por la maestra, no por verlo.
    Pero algo tienen los brutos, que a los niños mas buenos les llaman la atención 🙂

    Me gusta

    Responder
  11. La maternidad de Krika en Suiza

    Uy complicado! supongo que si no tenéis forma de libraros de ellos habrá que seguir dándole los mensajes positivos en casa y ver como evoluciona el tema. Si la cosa se pone peor yo hablaría con los padres. En mi casa pasa lo mismo pero entre ellos, monstruitopequeño adora a monstruitomayor y tienen que jugar siempre a lo que diga el mayor, y sino se enfada. Yo por más que le digo que no puede obligar a nadie a nada, que no se pega, que no se quitan los juguetes, y todo eso, al muy…le da cada arrebato! Supongo que se le irá pasando, yo pienso seguir diciendoselo. “Afortunadamente” sólo lo hace con su hermano, sino me daría vergüenza ir con otros niños! Que se arregle pronto! 😘

    Me gusta

    Responder
  12. Natalia

    vaya tela como no tengo hijos de esa edad no me había planteado la situación pero debe ser más habitual de lo que parece y me imagino que te debes encontrar en una situación complicada en la que no sabes qué hacer ni qué postura es realmente la mejor la verdad que no sabría aconsejarte porque debe dar mucha rabia además con lo bonico que debe ser tu hijo por las cosas que cuentas pero bueno siempre estás a tiempo de intentar que se relacione más con otro tipo de niños y cada vez que coja más distancia con este aparecidosme quedo por aquí curioseando tu blog besos

    Me gusta

    Responder
    1. lamamadealvaro Autor de la entrada

      Hola Natalia:
      La verdad es que es muy complicado, sobre todo porque la culpa no es del niño sino de la madre que no sabe o no quiere ponerle límites a su hijo. Estamos intentando solucionar este problemilla. Ya os contaré cómo 😉
      Me alegro que estés por aquí y ya sabes, curiosea lo que quieras. Muakkkk

      Me gusta

      Responder

¿Me dejas un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s