Maternidad

Las cosas de Álvaro

Me he dado cuenta de que dentro de los tipos de madres que existen debo de pertenecer al tipo “madre quejica”. En el blog hay muchas varias entradas sobre que si mi niño no duerme (ayyyy, eso de seguir acostándose a la una de la madrugada va a acabar conmigo), que si mi niño no quiere probar cosas nuevas… Vamos, que incluso tengo en borradores un post titulado “mi niño no me come” pero como el joío se olió que lo iba a criticar esa semana cogió y se convirtió en el niño-lima y desde entonces no ha parado… y para no quedar como mentirosa ahí está el post, esperando el momento justo en el que se despiste y ¡zas¡ os lo endoso 😉

Así que después de hacer un acto de reflexión estos días de la Semana Santa que me he tomado de vacaciones blogueriles (¡para que luego digan que la Semana Santa no es un período de reflexión y recogimiento¡) he pensado que voy a dejar de quejarme tanto y voy a escribir más sobre las cosas de Álvaro, porque este hijo mío tiene cada cosa… y es más salao que las pesetas.

Las cosas de Álvaro

Desde que mi angelito empezó a comer (no de todo pero si una cantidad considerable) parece que se le ha endulzado el carácter. No es que antes no fuera un niño dulce sino que estaba inmerso en la famosa aDoslescencia, con sus continuas rabietas, llantos y mal humor correspondiente. Pues bien, es empezar a comer y como por arte de magia se ha empezado a transformar. Ahora da gusto estar con él, ir a cualquier sitio… Normalmente cuando le explicas las cosas las entiende y si tiene que rectificar rectifica sin montar el pollo, aunque sigue siendo un niño de dos años largos, con todo lo que ello conlleva 😉

Siempre he dicho que Álvaro es muy generoso. Desde pequeñito no le ha costado compartir y a veces ha resultado hasta pesado. Por ejemplo, tiene una bolsa de gusanitos y se come uno y te da otro y aunque no quieras tienes que cerrar los ojos y tragártelo porque no te deja en paz hasta que te lo metes en la boca. Pero es que últimamente su generosidad se va acentuando y no solo comparte sus gusanitos o sus juguetes sino también su bien más preciado.

Desde que supimos que íbamos a tener un bebé Álvaro ha sido partícipe de esta noticia y hemos intentado involucrarlo lo máximo posible. A menudo le he dicho que cuando nazca el bebé hay que compartir la teta, pues bien, él, que es muy listo, las ha repartido: una teta para él y la otra para el bebé. Pero cuando se acaba la suya se acerca a la barriguita de mami y le pregunta al bebé “¿puedo beber hasta que salgas?” y él solo se responde que si. Después me mira y me dice “el bebé ha dicho que si, mamá”. En momentos como este es cuando más me alegro de haber continuado con la lactancia 😉

Otra cosa de Álvaro que me hace mucha gracia es el “yo te ayuro, mami”. A él le encanta ayudarme a todo, si hacemos zumo de naranja me ayuda a cortarlas y exprimirlas, si estoy tendiendo la ropa el encanta dármela del cesto y si estoy recogiéndola lo que más le gusta es desdoblarla y volverla a doblar a su manera (imagináos la manera… arggggg) porque yo no sé… ¡¡¡ Si hasta viene conmigo a hacer pis y me corta el papel higiénico y tira de la cadena¡¡¡

Aunque después también le gusta que le ayuden a él. Por ejemplo, el tío se niega a subir los 30 escalones que nos separan de Italia y es entrar por las puertas y ver las escaleras me dice “¿me ayuras, mami?”. La mayoría de los días le digo que no puedo porque estoy cansadita (que no sé para que gasto saliva, porque después lo tengo que cargar si o si) pero él, que es más listo que el hambre, me contesta “yo si que estoy cansado… además ¿no ves que estoy cargado?” (por cargado se refiere a una piedra que haya cogido en la calle, una moneda, una pelota o cualquier otra chuminada) y en cuanto lo cojo en brazos me dice “¿no ves cómo si podías?” y le falta añadir “que pareces tonta“.

Y es muy cariñoso (sobre todo conmigo, que el padre está un poquito mosca con este tema porque para que le de a él un beso se lo tiene que pedir o cambiar por algo 😉 ). Le encanta que lo arrecuque y lo abrace y cuando menos me lo espero viene y me planta un beso… o dos, o tres o cinco. A veces me coge la cara y me da besos en los ojos, en las orejas, en los labios, en la nariz… y cuando acaba me dice “ya terminé” y otras veces echamos competiciones de besos a ver quien es capaz de dar más besos seguidos. Por supuesto gana él, anda que no es cansino ni na…

Otro día os cuento más cosas sobre el rey de mi casa.

P.D. Mientras escribo esto “nuestra lentejita” está haciendo acto de presencia. Ya me habían dicho y había leído que los segundos se sienten antes pero en la semana 14 me parece una barbaridad.

Anuncios

44 thoughts on “Las cosas de Álvaro”

  1. A parte de por el título me encanta este post por lo que contiene…Ayyyyyyy Álvaro no sé como te te has muerto de una sobre dosis de babas cuando habla con la lentejita pidiéndole su teta…
    Y hablando de la lentejita, ya!!?? qué prontoooooooooooo!!!

    Me gusta

  2. Ay por favor que bonito, Cono cuida ya de su hermanita/o nótese la “a” como mi primera opción jajja. Por cierto, yo también hice un post que se llamaba exactamente “mi niño no me come”. Algún día lo rescataré para este blog porque la verdad es que sigue comiendo regular así que no desentona jaja.
    Yo sentí al mio en la semana 19, también había oído que el segundo de nota antes porque el útero esta más elástico o algo así. Que guay! Ahora a esperar si es niña y he acertado jaja.

    Me gusta

  3. Madre quejica si tienes un solete!!!

    Lo de la teta me ha gustado mucho pero lo que más ha sido lo de ¿ves como si podías? Porqué me has recordado esas frase que Leo también me decía cuándo yo estaba embarazada y todo el mundo le decía mamá no puede cogerte y yo siempre le cogía y él decía eso, veis cómo si puede? La había olvidado!!

    Le gusta a 1 persona

  4. Una locura con los peques tan amorosos y colaboradores a su manera ¡cómo decirles que no! si ya hasta las babitas por toda la cara cuando te llenan de besos son el ingrediente perfecto, que si no las hay no han sido buenos besos jejeje…

    Me gusta

  5. Que lindo Álvaro, ellos entienden todo perfectamente, que bien que continúes con la lactancia, hacer tandem debe ser maravillosa, yo no pude porque G: dejó la lactancia cuando estaba embarazada de tres meses.
    A la peque la sentí con 7 semanas, sí como lo lees, notaba una pelotilla rebotando, jejeje. Besos y disfrútalo

    Me gusta

  6. Ayyyyyyyyyyyyy, es para morir de amor. Me gusta todo lo que pones, me reí mucho imaginándomelo cortando el papel higiénico,jejeje. Un besín y sí que es verdad que a los segundos se les siente antes, ainssss.

    Me gusta

  7. Que mono es Alvaro¡¡¡ a mi es que con dos añitos me parecen riquísimos, aunque pasen por la famosa crisis de los 2. Se ve que es un niño muy buenin.
    Oye pues yo no te veo tan quejica, jejeje. De todos modos ya veras como pasara por epocas que vuelve a comer menos y otras que volverá a comer mas.
    A ver si cuando salga lentejita sigue queriendo compartir la tetita de mama.
    Un besote.

    Me gusta

  8. Qué simpático es Álvaro, lo de preguntarle al hermano/a lo de la teta es para babear sin parar.
    La lentejita quiere ser prota también, con esto de que les hacemos menos caso se hacen notar antes, el mío entre la semana 12 y 14 también.

    Me gusta

  9. Ay qué lindo!! Es verdad que a veces nos quejamos demasiado… pobreticos ellos, con lo peques que son. jejejeje
    El mío está atravesando la fase rabietas y madre mía… la semana santa me la dio bien dada. Estaba de un carácter horroroso. No se aguantaba ni él mismo. Esta semana ha pasado a ser un ser angelical que solo quiere mimos, darme besitos o que se los dé yo a él, vuelve a comer bien y de todo, hace caso a lo que se le dice y respeta las normas… Estos niños cambian de la noche a la mañana!

    Me gusta

  10. El día que mi bichilla suelte un “yo te ayuro, mami” como los de Álvaro ¡me pongo a encargar el segundo bebé. Pero esta niña va sembrando el caos y la destrucción a su paso (para que veas que no eres la única que te quejas de las cosillas graciosas de tu churumbelito).

    Me gusta

  11. Ayyy qué rico es!! Y qué pedazo de hermano mayor va a tener lentejita!! La verdad es que leerte me ha alegrado la mañana. Mi niño bonito duerme muy mal muy mal y hay días como hoy en los que me levanto… (Qué te voy a contar), pero también es muy cariñoso y mira… me has ayudado a centrarme en lo importante!! Un abrazo fuerte

    Me gusta

¿Me dejas un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s