Mi Hijo no Quiere Comer Cosas nuevas.

Lo primero que quiero aclarar antes de empezar es que yo creo que Álvaro come bien. Hay días que come más y días que come menos, como todos… Y también hay días que se le empestilla no probar bocado y no hay dios que le meta la cucharada en la boca, ¡que a cabezón no hay quien le gane¡ Lo único que a veces me saca de mis casillas es que no quiere comer cosas nuevas.

Cuando le ofrecemos un alimento nuevo, primero lo mira con cara de asco, después, si eso, lo toca con cara la misma de asco, y por último con cara de asco total nos dice “¡qué asco¡”, por si no nos había quedado claro desde el principio. No entiendo de dónde ha podido sacar esta expresión, pero últimamente la repite muy a menudo.

Que no quiera probar cosas nuevas no es algo que me preocupe en exceso, aunque si tengo que reconocer que me pone de los nervios no me gusta  que diga “¡qué asco¡” a cosas que antes le gustaban o a cosas que están buenísimas, como por ejemplo a la tarta de galletas (pero, por favor ¿hay alguien en el mundo a quién no le guste la tarta de galletas?)

¿Qué cosas se niega a probar? Pues muchas: el tomate, el calabacín, la zanahoria, cualquier tipo de queso, el pescado, los embutidos, el jamón de york, la pasta, el arroz (aunque a veces se lo come) las salchichas (las salchichas son de Nieve, dice el tío porque como a la perra le damos salchichas pues como para querer comérselas él, jaja), la leche no materna 😉 … Y muchas otras cosas.

Yo intento que las pruebe y siempre le digo que por lo menos lo haga una vez y si no le gustan pues que no se las vuelva a comer, pero me mira con la cara de asco total, aprieta los labios con todas sus fuerzas y sé que por mucho que yo le diga que está bueno no va a servir de nada porque no piensa meterse el trocito de tomate en cuestión en la boca. Lo que si hago muchas veces es intentar enmascarárselo. Por ejemplo, le pongo en el mismo plato un trozo de pescado chiquinino y al lado la ensalada. Pero el niño me ha salido listísimo y la ensalada se la come entera y el pescado dice que me lo coma yo ;), aunque a lista a mi no hay quien me gane y lo que hago es hacer las croquetas de pescado y así no se da cuenta. Otras veces le pico una lonchita de jamón de york en la tortilla, pero después de mirarla y remirarla ese día decide que no quiere tortilla.

Sé que algún día probará esas cosas y le gustarán. ¡No me creo yo que pueda resistirse a la tarta de galletas¡ Hasta ese día le seguiremos proponiendo que pruebe cosas poco a poco, ya que por experiencia propia sé que no sirve de nada que te obliguen a comer cosas que no quieres, pero hasta entonces si alguien tiene algún consejillo que nos pudiera ayudar sería bienvenido 😉

¿Cómo hacéis para que vuestr@ hij@ pruebe cosas nuevas?

Anuncios

40 pensamientos en “Mi Hijo no Quiere Comer Cosas nuevas.

  1. Futura Mamá

    Una compañera mía asegura que el truco de “todo es pollo” es lo único que le funcionaba con sus hijos… Por lo visto sólo les gustaba el pollo, así que el pescado era pollo, la zanahoria camuflada era pollo, y la ternera era pollo. Así se lo comían y les gustaba. Igual te sirve, coge un alimento que le guste mucho y todo es ese alimento 😋😜😋😜😋😜

    Me gusta

    Responder
    1. lamamadealvaro Autor de la entrada

      Yo creo que cuando tu compañera empezó a hacer este truco sus hijos eran más pequeños. La comida favorita de Álvaro son las lentejas. Yo le doy zanahorias, pescado o queso y le digo que son lentejas y me dice que mi prima la de Cuenca, jajaja.
      Un beso

      Me gusta

      Responder
  2. Bichilla

    Pues a mí lo único que me funciona a veces es vendérselo como lo más rico del mundo, pero bastante antes de ponérselo delante. Así con mucho entusiasmo y dando por hecho que le va a encantar. Al menos a veces Leo lo prueba. Dile que a todo el mundo le gusta, incluso a (mete aquí alguien a quien él admire). Que cómo no se lo habías dado antes, que qué despiste el tuyo… Vamos, pícale para que le pueda la curiosidad, jaja.

    Pero vamos, como con casi todo… Sabes cuándo probará cosas nuevas?? Cuando le salga del mismísimo!!! 😀

    Me gusta

    Responder
  3. mamapuede

    Nos pasa lo mismo, a Leo le cuesta muchisimo probar platos nuevos.
    Pero poco a poco se lo vamos introduciendo.

    Unas veces le pillamos distraido y le damos un “bocao” si le pillamos de buenas genial, otras aunque le haya gustado lo escupe enfadado.

    Lo que no suele fallar para que pruebe algo nuevo es que lo haga él. Intentalo!

    Que te ayude a rebozar el pescado por ejemplo, o jugais durante todo el día a hacer arroz en la cocinita y se lo pones ese día para comer… Cosas así

    Me gusta

    Responder
    1. lamamadealvaro Autor de la entrada

      Yo así, descuidado, no he intentado nada, la verdad. Le digo que lo pruebe, me lo meto yo en la boca y empiezo con el teatro de “ummmm, que bueno”, pero nada, hija, que no consiente.
      Voy a probar eso a ver si así quiere probar algo nuevo. Lo que más me desespera es la cara de asco que me pone el mi niño, pero bueno…
      Un besazo

      Me gusta

      Responder
  4. garbanzita

    tengo que decir que alvaro se parece mucho a mi.. aqui tienes a una con 24 años que sigue negandose a probar cosas nuevas y diciendo que asco, a mi no me gusta ni los embutidos, ni los huevos, pescado, verdura, queso, etc.. jjajaja besitos

    Me gusta

    Responder
    1. lamamadealvaro Autor de la entrada

      Te cuento un secreto? No me gusta el pescado, ni los embutidos, ni el queso fresco… Si puedo evito comer carne y hay cosas que por el aspecto me niego a meterme en la boca. Pero desde que Álvaro come con nosotros hago de tripas corazón e intento comer de todo. Así que aprovéchate mientras puedas, jajaja
      Un besazo

      Me gusta

      Responder
  5. diasde48horas

    Pues nosotros de momento, y toco madera, no tenemos ese problema. Este niño abre el buzón y todo pa dentro jejeje. Sí es cierto que hay cosas que no le gustan, pero las mete en la boca, le da un par de vueltas y si no le gusta las echa fuera. Por ejemplo el queso no le gusta nada en todas sus variantes: ni en lonchas, ni del país, ni fresco, ni quesitos, ni babybeles… tendré que probar el de untar a ver si ese sí. El tomate sin embargo le encanta, de hecho es una de sus comidas favoritas, podría alimentarse sólo a base de patatas y tomates jejeje.
    PD: yo entiendo a Álvaro… no me mates, pero a mi tampoco me gusta la tarta de galletas 😛

    Me gusta

    Responder
    1. lamamadealvaro Autor de la entrada

      Álvaro antes era así. Nos quedábamos maravillados porque comía de todo y si no lo comía al menos lo probaba, pero poco a poco empezó a cambiar y ahora no hay tu tía.
      Por favor, Díasde48horas, cómo no te va a gustar la tarta de galletas?

      Le gusta a 1 persona

      Responder
  6. planeandoserpadres

    Con mi bichilla me pasa al revés. Lo nuevo lo coge todo con mucho entusiasmo,pero hay cosas antiguas que ahora no soporta. Desde los 6 meses,las verduras como el calabacín, patatas, berenjenas, se las daba en trozos simplemente cocidas y ella se las comía. Ahora, si no hago puré es imposible. Las coge de una en una y las estampa contra el suelo con todas sus fuerzas. Dicen que estos cambios son normales que son etapas por las que pasan los niños y que lo que hoy rechazan mañana les puede entusiasmar. Así es que lo suyo es ir probando, esperar unas semanas antes de volver a ofrecerles eso nuevo (o lo antiguo en mi caso) y volverlo a intentar.

    Me gusta

    Responder
    1. lamamadealvaro Autor de la entrada

      Si. Eso he leído yo también. Que son etapas o fases ( lo de las joías fases sirve para todo). Yo lo que no hago es obligarlo a comer. Si no quiere no pasa nada, come otra cosa y ya está.
      Un besazo y gracias por pasar 😉

      Me gusta

      Responder
  7. mama jumbo

    Con el mayor cuando tenía sobre dos añitos comía de todo, de pronto entró en una fase de no comer pescado, se lo camuflaba, luego tortilla, le echaba huevo en la sopa, luego lentejas, ahí no pude hacer nada. lo que hice fue respetarle y ofrecerle otra alternativa que le gustase o camuflarselo, pero nunca insistirle , porque a mí me lo hacían de pequeña, que era muy …para comer, y al final terminaba por aborrecerlo del todo. Ahora con cuatro años come pescado, verdura, lentejas le cuesta pero se las come, lo único que no hay manera es la fruta.
    besos

    Me gusta

    Responder
    1. lamamadealvaro Autor de la entrada

      Tienes razón. Yo hago lo mismo: ofrecérselo, camuflárselo, pero obligarle nunca. A mi también me obligaban a comer cosas que no me gustaban y a día de hoy sigo sin ser capaz de llevármelas a la boca.
      Me has dado una alegría diciendo que con 4 años ya come de casi todo. Ya queda menos 😉

      Me gusta

      Responder
    1. lamamadealvaro Autor de la entrada

      Álvaro antes era igual. Se le antojaba todo lo que yo comía. A veces en el desayuno, por ejemplo, me tenía que hacer dos tostadas porque una se la zampaba el. No le hacía ascos a nada.
      Desde hace un tiempo a esta parte lo que no quiere es nada más que no sea sota, caballo y rey. Ni siquiera hace amago de probar… Pero bueno, supongo que será una etapa 😉

      Me gusta

      Responder
  8. liokuina

    No me digas eso que me muero!!!! De momento el pequeñO lo prueba todo, es más, te exige que le des lo que haya en un plato, luego puede convencerle o no, pero él tiene que probarlo todo.
    Dirás que porqué me muero? Pues es cosa del primo. Todos los días es una lucha para conseguir que coma algo, solo abre la boca para el pollo y los petit suisse… Tengo que meterle la comida en la boca durante alguna carcajada o inventarme algo para que abra la boca un segundo y en ese descuido le caiga la suficiente comida como para probarlo. Lo peor es que intento cocinar cosas que se que le gustan, pero por más que lo mira, no quiere abrir la boca nunca. Eso si, una vez lo ha probado, según su reacción va otra cucharada o no.
    Ai que me va a dar algo!! veo que esto va a ir a peor!!!!

    Un saludo!

    Me gusta

    Responder
    1. lamamadealvaro Autor de la entrada

      Jajaja, no te preocupes mujer, que todos los niños no son iguales. Además, Álvaro come muy bien y de casi todo. El problema son las cosas nuevas.
      Con tu sobrino has probado a dejarlo comer solo? A veces resulta 😉

      Me gusta

      Responder
  9. Un chupete para mamá

    Pues yo estoy desesperadita. Mi peque no es que no quiera probar cosas nuevas es que, directamente, pasa de comer. Si fuera por ella se pasaría el día con el bibe del desayuno y el de la cena. El puré de la comida y el de la merienda tururú y, si se lo doy en trocitos en vez de en puré, lo tira al suelo con una mala leche que no sé de dónde la ha sacado… La pediatra (y muchas de vosotras) decís que obligarle nunca, que es mejor ofrecerle alternativas o camuflarlo pero… ¿y si eso no funciona? ¿Qué hago? ¿Le dejo todo el día sin comer?

    Me gusta

    Responder
    1. lamamadealvaro Autor de la entrada

      jajajajaj, no la obligues, de verdad, es peor. Te lo dice una que tuvo que pasar por esa experiencia y todavía me acuerdo de ciertos momentos…
      Yo cuando no quiere comer nada, que también hay días, no te creas, pues que no coma. Otras veces lo que hago es ponérselo delante y a veces coge un trocito de algo…
      No te desesperes y mucho mucho ánimo. Muakkk

      Me gusta

      Responder
  10. Una mamá muy feliz

    Nosotros siempre hemos tenido el mismo problema. UBMF no prueba nada, pero come genial, lo que pasa es que por ejemplo para cenar siempre come lo mismo, siempre tomate con jamón de york, salchichas, tortilla y a veces cuando tiene mucha mucha hambre pescado. A mi me pone de los nervisos, pero me los trago y ni lo fuerzo ni insisto.

    Me gusta

    Responder
    1. lamamadealvaro Autor de la entrada

      Es exactamente tal como lo describes. No es que coma mal, es que no hay quien lo saque de sota, caballo y rey. Yo hay días que también me desespero, pero hago lo mismo que tu. Me trago los nervios e intento estar tranquilita. ¿Pero sabes que me está pasando de tanto tragarme los nervios? Que he engordado tres kilos, jajajaj
      Besitos

      Le gusta a 1 persona

      Responder
  11. maria encinar

    La verdad yo tengo la suerte que mis hijos me han salido buenos comedores y no he tenido problema, pero si alguna vez se les ha atravesado algún alimento, lo que hacía era, hacerle un postre rico, de esos que les encantaba detrás que solo podía comer el campeón del plato, chantaje…y no fallaba…o le vestía el plato de manera divertida, haciendo dibujos y formas con la comida…no te preocupes, paciencia y tiempo al tiempo, ya probará cosas nuevas y algunas las comerá mejor y otras peor. Por cierto, gracias por pasar por el blog…me quedo por el tuyo. Besinos

    Me gusta

    Responder
  12. sandra4495

    Has probado a que participe en la elaboración de la comida, algo sencillo que pueda participar él en la cocina, por norma general, les gusta mucho tocar todo. A lo mejor, sabiendo que lo ha hecho él y ha ayudado a mamá a hacerlo, le hace mas ilusión y lo prueba… No lo he probado nunca, ha sido una idea que me ha venido a la cabeza ahora,jeje

    Me gusta

    Responder
  13. Pingback: Las cosas de Álvaro | La mamá de Álvaro

¿Me dejas un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s