Principales Miedos de una Mamá Primeriza.

Cuando nos vamos a convertir en mamás nos asaltan una serie de miedos que no nos dejan disfrutar de los últimos meses de embarazo como se merecen, como un tiempo de ilusión y espera. Sin embargo, estos miedos son algo normal. Es el miedo a lo desconocido. No sabemos a qué nos vamos a enfrentar y muchas veces nos imaginamos situaciones tan desagradables que después no tienen nada que ver con la realidad.

¿Cuáles son los principales miedos de una mamá primeriza?

Yo os cuento mis miedos. Seguramente no todas sufrimos los mismos pero ya veréis como os sentís identificadas con algunos de ellos. Bueno, pues ahí van:

1. Miedo al dolor del parto. A mí el momento del parto me aterraba. Incluso cuando iba a las clases de preparación al parto me salté las sesiones que la matrona le dedicó al parto en sí porque soy muy aprensiva y me ponía mala solo de oír hablar de horas y horas de dilatación, episotomías, desgarros… No quería ni oír hablar de él. Había escuchado tantas historias desagradables que pensaba que parir era como ir al matadero. Después mis contracciones se asemejaron a un simple dolor de regla y dilaté los primeros 5 centímetros en una hora y media.

2. Miedo a un postparto de mierda. Muchas veces digo que yo tuve un parto pedo pero un postparto de mierda. Los días posteriores a dar a luz a mi me asustaban enormemente. El miedo al dolor, a una depresión, a las hormonas que siempre hacen lo que les da la gana… Yo es que soy un poquito floja, qué le voy a hacer. De esto mejor no hablamos. Sólo os digo que son unos días y que al final todo se olvida. El vivo ejemplo de esto soy yo, que ya estoy ilusionada con un futuro embarazo.

3. Miedo a que el bebé naciera con algún tipo de problema psíquico. Esto también me llegó a obsesionar durante casi todo el embarazo. No sé por qué razón daba por hecho que mi hijo nacería físicamente sano como una pera pero después me moría de miedo de que tuviera algún tipo de deficiencia. Ahora que lo pienso en frío no entiendo cómo desarrollé este tipo de miedo que era tan real.

4. Miedo a no saber cuidarle o alimentarle. El tema de la lactancia yo ni me lo planteaba. Durante todo el embarazo estuve convencida de que no le daría el pecho a Álvaro. Después nació, me lo enganché y hasta hoy 😉 Lo que realmente me daba miedo era no saber atenderlo. Por ejemplo, que llorara y yo no supiera qué hacer, que se despertara por la noche y yo no lo oyera (como para no oírlo con los berridos que pegaba el angelito)… Después me di cuenta que en la mayoría de las ocasiones el instinto es el que habla y tu solo te dejas llevar.

Principales miedos de una mamá primeriza

Imagen cogida prestada de laresaca.creatuforo.com

5. Miedos a las visitas. Si, a las visitas. A la suegra, a la cuñada, a la prima de la madre o a la tía de la vecina que se asientan en tu casa y dos horas después siguen allí instruyéndote sobre lactancia, cólicos, el sueño… Que te dicen que no lo cojas que se acostumbra, que le pongas el chupete y no todo el día con la teta en la boca, que no entienden tus ojeras y que bosteces mil veces porque llevas noches sin pegar ojo… No se van ni con agua caliente y como cometas el error de invitarlas a un café ya te has perdido. Para esto yo encontré dos soluciones. La primera fue cerrar la puerta a cal y canto y no abrir si no me daba la gana y ¡qué pocas veces tenía ganas¡. Y la segunda fue salir de casa a dar largos paseos. Mucha gente conoció a Álvaro (y me dio el regalito correspondiente) en la calle. Con fulanita puedes estar parada 5 o 10 minutos, pero después no os queda otra que despediros y cada una para su casa.

¿Cuáles fueron o están siendo vuestros principales miedos como madres primerizas? ¿Coinciden con los míos?

Anuncios

25 pensamientos en “Principales Miedos de una Mamá Primeriza.

  1. Una mamá muy feliz

    Mi principal miedo siempre ha sido que él no esté bien, a mi me daba igual el parto, postparto…todo, pero que él estuviera bien. Y no solo de recien nacido, aun a veces me sorprendo poniendo oido a su respiración mientras duerme. Supongo que es normal, para mi es un tesoro, como para cualquier madre.

    Besosssssssss

    Me gusta

    Responder
    1. lamamadealvaro Autor de la entrada

      Tienes razón. Es un miedo bastante común. Pero yo no se por qué yo siempre he dado por hecho que iba a estar bien. Aunque reconozco que lo de poner la oreja a ver si respira lo he hecho un montón de veces y lo sigo haciendo.
      Un besazo
      P.d. Veo que seguimos trabajando

      Me gusta

      Responder
  2. Bichilla

    De los que has puesto, las visitas. Yo quería a mi hijo sólo para mí, jajaja! Sobre el parto no tenía miedo al dolor sino a que fuera muy medicalizado, a que fuera algo mal, a que no me dejaran vivirlo como yo quería… Una vez fui madre, sentía miedo si no le veía. Una especie de angustia latente, qué se yo…

    Con Nora todo fue más fácil en ese sentido. Al final mi miedo era en relación a Leo, tenía miedo de que él lo pasara mal.

    Ay, esto da para un post terapéutico!!!

    Besos guapa.

    Me gusta

    Responder
    1. lamamadealvaro Autor de la entrada

      Jajajaja, ufff, las visitas… Es que esas dan para un post ellas solitas, verdad?
      Ya sabes, escribe ese post terapéutico. Yo estaré encantada de leerlo 😉 O también puedes escribir sobre si los miedos de las primerizas vuelven a aparecer en el siguiente embarazo!!! Halaaa, ya tienes tarea 😉

      Me gusta

      Responder
  3. Futura Mamá

    Jajaja, me recuerda a cierta conversación reciente… jajajajaa. Miedos tengo todos y más, pero creo que forman también parte del proceso. No sé, soy una persona que vive la vida con intensidad y el miedo forma parte de él. Forma parte de la ilusión, de las ganas… si no hubiera ilusión y ganas, no habría miedo, ¿no?

    Me gusta

    Responder
  4. Mamá&nené

    ¿Sabes a lo que yo tenía miedo? a que fuera niño… sí, tenía hasta terror, porque eso sí era un mundo nuevo para mí, yo solo tengo una hermana y crecí solo con ella y jamás había visto la crianza de un bebe varón, ni por familiares (que casi no tengo), ni nada y claro nunca me interesó el tema, es que nunca me gustaron los bebes, entonces cuando me enteré que tendría un varoncito, mi mundo se dio vueltas… pero solo siendo madre se aprende a serlo ¿verdad?, hoy creo que no pudo ser de mejor forma, incluso si pudiera elegir elegiría nuevamente tener un varoncito.

    Me gusta

    Responder
  5. mamapuede

    Yo también me obsesione un poco porque Leo naciese sano, con Gonzalo me preocupe por supuesto! Pero no fue el mismo miedo, pero yo creo que porque no tienes tanto tiempo para pensar.

    El parto también me aterraba, yo sólo decía bueno, si funalita ha podido y yo creo que es más pava que yo… Menudo consuelo!!! Jaja

    Te advierto que con el segundo también hay miedos eh? Pero distintos 😉

    Me gusta

    Responder
  6. garbanzita

    me a encantado tu post!! yo tengo todos, menos el de las visitas, xk yo soy muy bruta y si le tengo que decir que se vayan se lo digo sin ningun tipo de remordimiento..
    El otro dia preguntaba si existia el partofobia, por que sinceramente es lo que tengo yo.. solo pensarlo me pongo mala, e incluso lloro.. esta noche me tubo que despertar amorcin por que estaba gritando en sueños no quiero parir..Se que luego pasara y me reire, pero cada vez se acerca mas y mi miedo se hace mas grande.. un beso

    Me gusta

    Responder
    1. lamamadealvaro Autor de la entrada

      Yo creo que el miedo al parto es uno de los más frecuentes en las embarazadas. Y es normal, no sabemos a lo que vamos y encima todas conocemos historias espelucnantes. Yo te diría que estuvieses tranquila porque no es para tanto. Una amiga me dijo poco antes de yo dar a luz que el miedo y los nervios también influyen en el desencadenamiento y la aceptación del dolor. Yo intenté ir lo más tranquila posible y mi parto fue tan sencillo, tan rápido y tan poco doloroso que te aseguro que lo he pasado mucho peor algunos meses con la de rojo.
      Un beso y mucha suerte

      Me gusta

      Responder
  7. Pasuco a Pasuco

    Mi principal miedo en las dos ocasiones es que no este bien, como dices que nazcan sanos pero que al nacer te des cuenta de que algo les pasa. Supongo que ese miedo es inevitable. Miedo al parto también tuve en el primero y te reconozco, que tengo más con la segunda!!! Lo de las visitas lo llevo bien, no me molestan y si lo hicieran soy de las que prefiere ponerse una vez roja que cien verde. Ya nos contarás si con el siguiente embarazo sientes los mismos miedos!!

    Me gusta

    Responder
  8. diasde48horas

    Pues la verdad es que el miedo que comparto es el de que el niño naciera con algún tipo de problema, pero no sólo psíquico. Tenía miedo a que algo fuera mal y que tuviese cualquier problema.
    En cambio al parto y al postparto nunca les tuve nada de miedo. A las visitas tampoco, pero luego, llegado el momento le vi los dientes al lobo… ahora en este segundo asalto es casi a lo que más miedo tengo jejejeje.
    Por cierto, muchísimias gracias porque me has dado una idea genial para un post!

    Me gusta

    Responder
  9. planeandoserpadres

    Yo miedo no ¡pánico a las visitas! Dicen que cuando tienes al segundo churumbel ya la gente pasa del asunto y nadie se interesa por él. Yo do gracias cada día por la existencia del vídeoportero automático. Sí, tengo la sangre fría (y la mala leche) suficiente, como para hacerme la loca y no abrir la puerta si viene alguien que no me conviene.

    Me gusta

    Responder
  10. creciendoconmicachorro

    Yo solo pensaba en que en las ecos siguiera todo bien jaja de las visitas ya me encargué con tiempo, que casi ni nos visitaron 🙂

    Me gusta

    Responder
  11. mama jumbo

    Mi mayor miedo era que el bebé no estuviera bien, además de tener otro aborto, que naciera prematuro…, cuando ya estaba muy avanzado el embarazo, tenía mucho miedo al parto. luego a no poder dar el pecho, y mira casi tres años. Las primerizas nos obsesionamos un poco. Con la peque fue distinto.
    Besos

    Me gusta

    Responder
  12. liokuina

    Yo tenía dos grandes miedos… uno se cumplió, el otro no.
    El primero era uno de los que comentas, que pudiera tener algún problema psicológico. Pero he de admitir que ese miedo me entró al nacer mi sobrino 10 días antes, no me preguntes porqué. Este es el que no se cumplió.
    El otro GRAN miedo que tenía, era no saber que me había puesto de parto. No tuve más que una o dos contracciones de braxton, nunca había sufrido una contracción y no sabía como eran. Todo el mundo me decía eso de: “cuando te pongas de parto lo sabrás”. JA! me río yo ahora de ellos… suerte de una gran amiga mía, que estuvo desde muy lejos asesorandome a las 4 de la mañana y me dijo la preciosa frase de: “Date una ducha, despiera a Mr.F y vete al hospital, estás de parto”.
    Un saludo!

    Me gusta

    Responder
    1. lamamadealvaro Autor de la entrada

      ayyy, se me había olvidado mencionarlo. Ese miedo también lo tenía yo. Y todo el mundo me decía lo mismo que a ti. Si no llega a ser por mi señor esposo que insistió en irnos al hospital (una horita desde casa) no sé que hubiera pasado.
      Un besito

      Le gusta a 1 persona

      Responder
  13. Un chupete para mamá

    Pues mis miedos eran principalmente dos: El tema de la lactancia me preocupaba muchísimo… Tango oír hablar a otras madres de mastitis, grietas en los pezones etc me superaba. Y el segundo tema era cómo gestionar a mi madre y a mi suegra. También había oído que era de lo más difícil después de tener un hijo pero, he de decir, que me lo pusieron bastante fácil 😉

    Me gusta

    Responder

¿Me dejas un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s