La otra Cara de los Reyes Magos

          La otra cara de los Reyes Magos es que mi niño se ha juntado con tantos juguetes que no ha jugado en todo el día con ninguno porque no sabía cual elegir. Bueno, tengo que reconocer que el maletín de médico ha sido todo un acierto porque estaba deseando de que alguien le dijera que estaba malito para “arreglarlo“. Éste se ha pensado que en vez de un maletín de médico los Reyes le han dejado una caja de herramientas, que también se la han traído pero a lo grande. Él ha sido demasiado bueno para dejarle una simple cajita donde estuviera todo colocadito y ocupara poco espacio. A mi angelito le han dejado un banco y ¡qué banco¡ Como los Reyes son tan sabios y saben que su papá es tan manazas que no sabe ni apretar un tornillo pues han dicho “a éste lo encarrilamos desde chiquinino“.
            La otra cara de los Reyes Magos es que un día que teníamos que haber dedicado a jugar, a ponernos guapos y a sacar la bici nueva de paseo nos hemos ido a la ciudad donde vive la tita porque habíamos quedado allí a comer con mis hermanos para intercambiarnos los regalos. Pero una y no más… Demasiada gente, demasiado frío y encima no nos hemos puesto de acuerdo para elegir el sitio donde comer… Una locura. El año que viene los regalos se dan en casa y si alguien no viene ya nos los intercambiamos si eso en febrero 😉
             La otra cara de los Reyes Magos son niños corriendo de un lado para otro buscando regalos en casa de los abuelos, de los titos, de la prima de la madre de la vecina… y padres sufriendo cada vez que recogen un nuevo regalo porque si el banco de herramientas es grande, la batería con sus tres tambores lo es más y cada vez que se recoge un nuevo regalo hay que dar un viaje a casa a vaciar el maletero porque si no no caben los próximos…
             La otra cara de los Reyes Magos es que mi niño llevaba meses pidiendo una bicicleta roja y hoy ha pasado de la bicicleta y se ha enamorado del patinete de su primo. Bueno, del patinete, del futbolín, del Pocoyo… Lo que menos ilusión le ha hecho ha sido su bicicleta roja.
            La otra cara de los Reyes Magos son contenedores llenos de cajas vacías, bolsillos vacíos de dinero y una batería, una cocinita, un banco de herramientas, seis puzles, una bicicleta y un montón de coches que esperan en el trastero a que le hagamos un hueco en nuestro mini-salón italiano… Pues que esperen sentados…
         La otra cara de los Reyes Magos son miles de niños que ya respiran tranquilos y pueden volver a ser niños otra vez sin que esté detrás el adulto de turno diciéndoles “no hagas eso que te están viendo los Reyes Magos“, “come que te están viendo los Reyes Magos“, “dale un beso a la prima hermana de fulanita que si no los Reyes Magos…” Queridos Reyes Magos: ya sabéis que me encantáis, pero eso de que tengáis ojos hasta en el … es un coñazo, la verdad.
           La otra cara de los Reyes Magos es que por fin se han acabado las navidades, toca recoger el árbol, el portalito, volver a la rutina y perder los tres kilos que he puesto en menos de quince días.
           ¡Feliz cuesta de enero para tod@s¡

 

Anuncios

11 pensamientos en “La otra Cara de los Reyes Magos

  1. Un chupete para mamá

    Parece ser que es algo común a todas las mamis eso de volver a casa el día 6 y tener que hacer tetris para entrar en casa. Nosotros de momento hemos conseguido mantener a raya a los reyes y han traído poquitas cosas y chiquititas. Pero creo que para el año que viene que la peque ya no será tan peque se nos habrá acabado el chollo…

    Me gusta

    Responder
  2. Nany Nany

    Jajaja mi día de ayer fue como el tuyo pero lo disfrutamos un montón, solo verles la cara de felicidad cuando abren los regalos 🙂
    Un besito y ahora a colocar los salones para que entren los juguetes jaja

    Me gusta

    Responder
  3. Virginia García

    Abuff cómo te entiendo.,,, de verdad es una exageración!!
    Aquí no hay más bebés ni niños en ambas familias así que todo es para la misma niña…la mía, que está aturullada!!
    qué ganas de volver a la normalidad

    Me gusta

    Responder
  4. mamá puede

    Si es que son muchos juguetes a la vez y es una pena que lo que llevan esperando tiempo ese día ni sean capaces de reconocerlo, pero tranquila, una vez superado el shock inicial buscará su bici roja, su banco de herramientas, sus coches…

    Ale, respirar tranquilas que ya se acabó la Navidad… jaja

    Me gusta

    Responder
  5. Bichilla

    A mí me da muchísima rabia lo de los aluviones de regalos. Y creo que si de pequeños les acostumbramos a recibir muchísimos, no van a valorarlos igual y les haremos creer que eso es lo importante, los regalos. Nosotros estamos intentando poner bastantes límites a la familia y no nos está yendo demasiado mal. En breve es el cumple de Nora, ya veremos!

    Me gusta

    Responder
  6. diasde48horas

    Me encanta cómo lo has enfocado, en serio. Y coincido contigo punto por punto… bueno, casi, en lo del salón italiano no jejejeje.
    A ver si para el año que viene conseguimos organizarlo mejor 🙂

    Me gusta

    Responder
  7. Krika Alcaide

    Pues eso, que a mi me gustan mucho estas fiestas pero que también me alegro un montón cuando se acaban, jeje. Nosotros este año no hemos hecho reyes porque cuando hemos estado en España ya se han llevado regalos de más y no es plan de abusar. Un beso hermosa

    Me gusta

    Responder
  8. Un Papá en Práticas

    Oye, a ver qué va a pasar con los padres manazas, que también tenemos nuestro corazoncito… 😉

    Nosotros conseguimos controlar los regalos de Mara en todas las casa, pero aún así me parecen mucho. Al final acaba jugando con las brochas de su madre, con mi desodorante, con las sartenes… En fin, con todo menos con ellos. Qué lástima de dinero…

    ¡Un abrazo, compañera!

    Me gusta

    Responder
  9. UnaMadre delSigloXXI

    Qué identificad me he sentido con este post. Nosotros hemos intentado convencer a la familia que un regalo por cabeza, pero, nada, ni caso, se vuelven locos y tenemos la casa a reventar de juguetes. Me da una rabia… Sé que a muchos no les va a hacer ni caso y me parece una pena. Tantos niños que no tienen nada y los nuestros con un exceso de juguetes que ni aprecian.

    Me gusta

    Responder

¿Me dejas un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s