Maternidad

Las mejores Celebraciones de Nochevieja.

      Vaaale, es la tercera vez que borro lo escrito aunque quizás sea la décima porque la verdad es que ya he perdido la cuenta. No sé ni que decir porque la verdad es que a mí nunca me ha gustado mucho la Navidad ni la Nochevieja. Mi día favorito de toda la Navidad era (y sigue siendo) el día de Reyes. Y no sé muy bien si esto se debía a que ese día había regalos o a que al día siguiente se había acabado todo este tiempo en el que hay lucecitas, comes hasta reventar y todo el mundo parece que es más amable y más feliz.

       Hasta que nació Álvaro mis Nocheviejas se resumían en una sola palabra: fiesta. Algunas veces hacíamos la fiesta en cuestión en el pueblo: en una casa vieja, en la cochera de alguien… y los últimos años nos hemos ido a casas rurales durante dos o tres días. Esos últimos años los recuerdo con mucho cariño, quizás porque fueron los últimos en los que salí en Nochevieja… Pero si me pongo a pensar tampoco fueron tan especiales: llegábamos a la casa en cuestión, nos poníamos a beber y a comer, seguíamos bebiendo y comiendo durante todo el día (o los días), más bebiendo que comiendo, la verdad, jugábamos al póquer, nos reíamos y fin de la historia. Los dos últimos años antes de estar embarazada me acosté a las 22.00 horas y no me comí ni las uvas. Imaginaos como estaría triana… La Nochevieja que estaba embarazada aluciné con las locuras de mis amigos. Es lo que tiene ver al resto borrachos y tu no tener ni un ápice de alcohol en el cuerpo.

   Desde que nació Álvaro nuestras Nocheviejas las hemos pasado en casa. Preparamos una cenita rica e invitamos a mis suegros, que son los únicos de toda la familia que no tienen planazo para esta noche. Después de las uvas se van o los echamos y se vienen para casa mi hermana y mi cuñado y nos quedamos hablando y tomándonos unas copitas también hasta que nos cansamos y les digo que ya se pueden ir largando. La confianza da asco, lo sé.

        Pero ¿sabéis lo mejor de todo? Lo mejor de todo es que no echo de menos las Nocheviejas de antes. A veces las echo hasta de más y no entiendo el chiste que le veía a tanta fiesta y tanto alcohol… Hay por ahí una frasecita que dice  que la juventud es una enfermedad que se cura con los años, el que se la inventó no sabe la razón que tiene, jaja.

       Me encanta preparar la cena, estar en casa tranquilamente, comerme las uvas sin atragantarme… vaaaale, me sigo atragantando pero la culpa es de las campanadas que van muy rápidas, hablar de lo divino y lo humano y echar a la gente de mi casa cuando me estorba. Pero lo que más me gusta de todo es saber que en la habitación de al lado está durmiendo mi angelito (lo de dormir es un decir, porque el joio niño aguanta más que yo) y que en un ratito me acurrucaré junto a él. Mira que he celebrado Nocheviejas diferentes, pero las mejores celebraciones de Nochevieja han sido las que he celebrado siendo madre.

     Para mí el 2014 ha sido un año muy especial, un año de descubrimientos y de miles de primeras veces. Un año en el que Álvaro se ha soltado a hablar y ahora no hay quien lo calle, el año de los besos y los abrazos por doquier, de las carreras y de los “yo te gano, mami“, un año en el que mi bebé ha dejado de serlo y en el que yo he crecido como madre… Espero que el 2015 venga tan cargado de buenos momentos como lo ha hecho el 2014.

    Feliz año nuevo a tod@s y que se cumplan todos vuestros deseos.

Anuncios

15 comentarios en “Las mejores Celebraciones de Nochevieja.”

  1. pues la verdad es que yo las echo de menos, esas nocheviejas de salir que era cuando venían mis amigas de fuera!! el año pasado salí un rato, pero este año no saldré ya que Coquito no duerme sola…. auque no tengo ganas!! Quizás nos reunamos unso amigos en casa y así pueda atender a la nena!
    fliz año!!
    Disfruta cómo tú quieras que es lo imporante!!! muakkkk

    Me gusta

  2. Yo deje de salir hace un montón de años, no me gusta salir en Nochevieja la gente es muy pesada con eso de los besos y las felicitaciones, anda ya! que no me gusta que me toquen! jaja

    Pero este año, tal vez hagamos una excepción, tal vez después de las uvas y de dejar dormidos los niños nos vayamos a casa de una amiga (dos calles más abajo) y nos tememos una copina con mis amigas, que la verdad por un lado me apetece muchísimo, pero por otro me da un perezón… no sé que haré al final.

    Te deseo un gran 2015, y que venga cargadito de cosas buenas, una en especial 😉

    Me gusta

  3. Yo hace siglos que no salgo después de cenar…desde que murio mi padre. ïbamos a esas fiestas multitudinarias y bueno…arggggg yo no he sido nunca de fiestas, me dan miedo!!!
    Los ultimos años antes de mi embarazo, íbamos de tranqui a casa de algún amigo o familiar.
    Desde que soy madre, me gusta más, porque estoy tranquila, cenamos en casa de mi madre y después de las uvas a dormir. Este año le he propuesto fiesta a UPMF después de que se duerma mi tesoro, no se ya vermos, ya os contaré el “fiestón” jejejejej

    Besosssssssss

    Me gusta

  4. Pues yo la verdad es que quedé un poco harta de tanta fiesta. Quizás sea la edad que también influye, jajaja
    Tienes razón, lo importante es que lo disfrutemos. Es la última noche del año, hay que disfrutarla como se merece. Un besazo y feliz año.

    Me gusta

  5. Jajajajaja, que no te gusta la Nochevieja porque la gente te da besos??? jajaja… Eres la leche, que lo sepas¡
    Ya nos contarás si al final te animaste a ir a casa de tu amiga. Un beso y feliz año nuevo.
    Ojalá el año nuevo traiga “eso”… Ojalá

    Me gusta

  6. Feliz año princesa 🙂 Yo tampoco cambio mis navidades de antes por las de ahora aunque este año mi Nochevieja ha sido bastante mala ( acabe en urgencias pinchandome primperan) pero la sonrisa de mi hijo comiéndose las uvas antes de tiempo no tiene precio jeje
    Un besazo y que este año venga cargado de cosas buenas

    Me gusta

  7. Pues coincido contigo, yo tampoco echo de menos esas nocheviejas de fiesta. Ahora estoy super agusto en casa con mi niño y mi maridín. Normalmente cenamos en casa de mis padres y luego nos venimos a la nuestra y la verdad es que genial… y este año que no vino la suegra más todavía ;P ;P

    Me gusta

  8. A que no? Si es que para cosa hay una edad o será que cuando tenemos niños nos vestimos de pereza y nos da un poco más igual toda la parafernalia que rodea a la nochevieja.
    Sin suegra ni nada? Anda, anda…
    Un besazo

    Me gusta

¿Me dejas un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s