Maternidad

He Salido del Armario

          Sí, he salido del armario. No es que haya cambiado mi orientación sexual a estas alturas de mi vida, sino que he salido del armario de la blogosfera donde estaba metida, muy a gusto para qué os voy a engañar. Hasta ayer por la noche mantenía mi blog en el más absoluto de los secretos. Nadie de mi entorno sabía de su existencia. Nadie. Ni siquiera mi señor esposo y confidente de mis secretos. Pero ayer decidí que tenía que contárselo.

           Entre unas amigas blogueras me convencieron de todos los beneficios que podía sacar con mi salida del armario: que si “es bonito compartirlo“, que si “yo le digo ocúpate un momento de los niños que tengo que escribir una entrada“, que si “tarde o temprano se lo vas a tener que decir”. Esto último es lo que me acabó de convencer, porque a ver lo que le digo yo cuando sea rica y famosa y la gente me pare por la calle para hacerse fotos conmigo… El caso es que yo, muy valiente, ayer por la mañana decidí que se lo diría por la noche lloviese o tronase. A medida que iba pasando la tarde ya no me iba pareciendo tan buena idea y me empecé a poner un poco nerviosa. Contarle que tengo un blog desde hace un año aunque tampoco le especifiqué tanto era para mí como reconocer unos cuernos o algo de eso… 

           Al final, se presentó la ocasión idónea cada uno que piense la que quiera, eliminé todos los borradores de la suegra comprometidos , me armé de valor y se lo solté a bocajarro “cariño, te tengo que contar una cosa pero creo que no te va a gustar”. El mi pobre lo que se le pasaría por la cabeza en esos momentos que cuando le dije “tengo un blog” no le dio la menor importancia. Me dijo que si era como un diario personal y le dije que sí y me contestó que lo malo que tienen los blogs es que lo puede leer la gente. Y aquí ya se encendió mi vena blogger pedante y le dije “uy, si, si tengo muchas visitas“, jajaja.

          Y mi salida del armario, que yo pensaba que se iba a convertir en algo caótico se ha quedado en un granito de arena sin importancia. Eso sí, le he prohibido que me lea y por supuesto que se le escape por ahí. Quiero seguir siendo yo misma: no preocuparme de si le puede gustar o no lo que escribo, de dar explicaciones… Me ha prometido que sí, que todos necesitamos un poco de espacio personal (¿lo dirá por que yo invado el suyo constantemente?)… A mí me resultaría muy difícil cumplir la promesa… La vena cotilla asomaría en el momento menos pensado y seguro que en un asalto leería tooooodas las entradas, hasta los borradores si me apuráis… En fin, eso lo comprobaremos en el futuro.

P.D. Cari, por si no has podido resistirte que sepas que te adoro y que eres mi segundo gran amor.

Anuncios

23 thoughts on “He Salido del Armario”

  1. Te iba a decir que no podía creer que ni tu esposo supiera lo de tu blog, pero ahora que hago un repaso mental de comentarios en diferentes blogs, de las actitudes de los esposos y la familia respecto al tiempo que demandan un blog, y al hecho que ciertos aspectos de nuestra vida se hagan públicos, tu deseo de mantener el blog en secreto, por estos y otros motivos personales es totalmente comprensible.
    Yo me he tomado mi tiempo en hacerlo público a mis amistades porque no deseaba sentirme presionada, pero me he sorprendido cuando decidí hacerlo al recibir tantas buenos comentarios y palabras de aliento sobre mi blog, que me alegró finalmente compartirles ese espacio muy importante en mi vida.
    A mi esposo como a muchos, no le llama la atención el mundo blogueril, pero para lo que no lee (que en realidad no me importa si lo hace o no), si me tiene como lora en casa contándole todas mis travesía en el blog, que si la iniciativa, si un post es muy leido, si algún comentario llamó en especial mi atención… o que si encontré un post que me enseñó algo, como este que con gusto se lo voy a comentar jajaja… me encantó tu post, besos.

    Me gusta

  2. jajajaja!!! ¿No me digas que todo esto ha venido desencadenado por que el AI no llegaba? jajajaja!
    Que fuerte que lo hayas podido mantener un año en secreto, yo no fui capaz ni una semana. Y mis amigas me pillaron al de nada.
    Me ha encantado la PD, ahora imaginate que te empieza a comentar!!!! jajajaja

    Me gusta

  3. Bieen!!! Ahora eres un poco más “libre”!!
    No se que tienen estos hombres en los genes, que Mr.F sabe de este desde el princio, y creo que si alguna vez lo ha leído, es porque le he incitado en alguna entrada de la que me he sentido orgullosa (aunque ni yo me lo crea).
    Seguro que te deja libertad absoluta de desahogo.
    Un saludo!!

    Me gusta

  4. Guauuuuuuuuuuuuuuuuuu. ¿Un año en secreto? Qué fuerte, ¿no? Y, ¿cómo lo has podido hacer? Debes ser muy buena en esto porque… ¡Anda que no he pedido yo ayuda para poder echar a andar este invento!
    Enhorabuena! Compartiendo mola más, ¿no? Bueno, igual aún es pronto para valoraciones pero ya nos irás contando.
    Un besico!

    Me gusta

  5. Me deje o no me voy a seguir desahogando. Este es mi blog y es mi espacio… Lo que pasa es q no se si seguiré escribiendo igual, quizás ahora piense un poco mas en si le gustará o no y eso antes no se me pasaba ni por la cabeza 😉

    Me gusta

¿Me dejas un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s