Los Terribles Dos Años: ¿la Primera Adolescencia?

         Cuando hace unos años mi profesora de Psicología Infantil nos comentaba los cambios de carácter que el niño experimentaba sobre los dos años de edad y definía estos años como “terribles“, hablando incluso de primera adolescencia, yo sinceramente pensaba que estaba exagerando un poco, que los berrinches no serían tan grandes ni las rabietas tan largas. Pues aquella buena mujer tenía razón: los terribles dos años existen, vaya que si existen.

         Álvaro siempre ha sido y sigue siendo un niño muy bueno (“bueno y mayor” se define el angelito), muy dulce y cariñoso. Él tiene la máxima de que los besos son gratis y los abrazos también y yo me derrito sólo de ver cómo se abraza a quien llega o no deja que ninguna persona que él quiere se vaya sin el beso lleno de babas correspondiente. Además, hasta ahora siempre ha sido muy fácil para nosotros llevárnoslo a nuestro terreno y en cuanto empezaba a tener una rabietina o ha hacer algo prohibido pues le explicábamos que eso no se puede hacer por equis razones y después lo distraíamos con otra cosa fácilmente. Pues bien, esa época donde el angelito era un angelito en toda regla se ha acabado.

          Desde hace unos días el mi niño ha empezado a sacar su carácter y a tener rabietas, pero rabietas de verdad, con todas sus letras y cómo yo jamás pensé que iba a tener. Se le empestilla algo y no hay quien lo haga cambiar de opinión.

         Antes de ayer no quiso montarse en el carrito para ir a comprar el pan y a la vuelta no quería venir andando para casa. ¿Dónde está el problema? me diréis, ¡cógelo y ya está¡ Pues el problema estaba en que yo no sólo había comprado el pan sino que me había traído media tienda y era imposible cargar 15 kilos más, por mucho que esos 15 kilos fueran de oro. Como le dije que no podía cogerlo se me tiró al suelo berreando y pataleando en el medio de la calle. Por supuesto, la gente ve a una madre cargada como un burro y a un niño montando un pollo porque no quiere andar y no se le ocurre a nadie decirle que si le ayuda con la compra sino que se queda mirando a ver cómo la madre soluciona la papeleta: si le da dos sopapos al niño, coge al niño y deja la compra, coge la compra y deja al niño… La solución fue coger al niño, llevarlo 10 metros, dejarlo en el suelo, volver a por la compra, dejarla en el suelo, coger al niño y avanzar otros 10 metros, retroceder a por la compra… Ahora que lo pienso, debería ser muy divertido verme para alante y para atrás, como para ayudarme un poco…

          Ayer se levantó a las 8 de la mañana y cuando le dije que dentro de un rato nos íbamos a la guarde me dijo que él no quería ir. Pero no lo dijo como otros días, sino en plan guerrero. Como la guardería para nosotros por ahora no es necesaria le dije que vale, que nos quedábamos en casa. Después se negó a ponerse el pañal porque ya era mayor. Todo esto a grito pelao y dando manotazos, patadas… en fin, un berrinche en toda regla. Como no tenía pañal y yo no era capaz de ponérselo sola (para quienes pensáis que exagero algún día vuestr@ angelit@ dirá que no quiere pañal y no vais a tener huevos a ponérselo, ya os acordareis de mi, ya…) me fui al sofá con el niño en brazos y se me meó encima… Después de hora y media llorando (si, hora y media, habéis leído bien) le digo que deje de llorar y me contesta el mi pobre entre hipidos “mami, es que no soy escapá“. Casi lloro con él. Diez minutos más tarde está feliz y contento, se pone el casco de la bici y me dice que quiere ir a enseñárselo a Beli (su maestra de la guarde).

          Miedo me da con qué me sorprenderá hoy.

Anuncios

24 pensamientos en “Los Terribles Dos Años: ¿la Primera Adolescencia?

  1. Liokuina

    Madre mía, a tanto llega la cosa? Yo creo que me voy a morir… Aquí el pequeñO ya va haciendo sus pinitos y tan solo tiene un año..m la que me espera es minina.

    Y anda que que ya ves que la gente en la calle, majisima de la muerte oye.

    Ánimo y muuucja paciencia.

    Me gusta

    Responder
  2. Una mamá muy feliz

    Jajajajaj me parto, lo del pañal te entiendo perfectamente, para nosotros es una lucha constante, pero no enrrabietado sino jugando!!! ayyyyyyy

    Pues debo tener mucha suerte porque mi tesoro no está sufriendo esta terrible etapa, hombre alguna rabieta ha tenido, pero contadas y nada que no se le pase en 5 minutos…él sigue siendo un niño muy bueno.

    Pues nada chica, paciencia!!!

    Me gusta

    Responder
  3. Bichilla

    Yo siempre cuento que en la primera rabieta de Leo acabé llorando y diciendo asustada “esto no es normal!”. Creo que es importante distinguir entre rabietas y “simples” berrinches. Todos los niños lloran (unos más, otros menos), pero no todos tienen rabietas. Leo empezó pronto, antes de los 2, y era horrible. Sólo le faltaba vomitar. Hipaba, gritaba, se atragantaba y tosía… Todo eso sin dejar de llorar. No podías acercarte a él, no podías hablarle ni tocarle… Buf!!! Y es importante saber que no son caprichos que ellos intentan conseguir, es frustración real y de la chunga porque no entienden por qué no puede ser eso que ellos necesitan. A veces incluso es simplemente que las emociones estallan. No sé, como un ataque de ansiedad en un adulto. Para mí era evidentísimo que mi hijo sufría y mucho cuando tenía una rabieta.

    Paciencia, calma, saber que pasará (o al menos evolucionará) e intentar entenderle. Bueno, y por supuesto intentar evitarlas anticipandote. Esto no siempre es posible pero más de una te podrás evitar. Eso sí, nos tenemos que convertir en expertas estrategas, jajaja!!

    Mucho ánimo!

    Me gusta

    Responder
  4. diasde48horas

    Ay, que te imagino adelante y atrás con la compra, con el niño… qué agobio, madre…
    Nosotros de momento no hemos tenido rabietas en contadas ocasiones y nunca han durado hora y media!! quince minutos como máximo…
    Pobrecillo, si es que ellos también lo tienen que pasar fatal en esas situaciones… ya nos contarás como sigue la cosa…
    Un beso y mucho ánimo!!

    Me gusta

    Responder
  5. Nany Nany

    Espero que bebe duro este pasando la pre adolescencia ahora porque como esto vaya a peor me voy de casa jajaja
    Lo de la compra y el niño me pasa un montón de veces… y es una puñeta! Aunque como decías en uno de tus post lo echaremos de menos
    Besitos y paciencia 😅

    Me gusta

    Responder
  6. sonia bs

    La gente es que es muy maja, jajajaj, tienes razón¡ Pero vamos, que me quedé con sus caras… cualquier día se la devuelvo 😉
    Ya verás como después estás en el momento y no es para tanto, aunque a veces te dan ganas de zarandearlo, jajaja
    Un besazo

    Me gusta

    Responder
  7. sonia bs

    No, si Álvaro también es muy bueno, de hecho es el mejor del mundo ;), pero ha tenido tres o cuatro rabietas de muy señor mío. Lo que intentamos siempre es intentar distraerlo antes de que empiece porque una vez que entra en el bucle es muy difícil salir de ahí.
    Un besazo

    Me gusta

    Responder
  8. sonia bs

    Lo acabo de decir en los comentarios anteriores. Que una cosa es un berrinche que tenemos todos (yo incluida) y otro muy distinto son rabietas. Nosotros también intentamos anticiparnos pero a veces no es posible y entonces se desencadena la catastrofe. Por ahora solo ha tenido tres o cuatro, pero de esas que hasta te entran ganas de salir corriendo y decir que el niño no es tuyo, jajaj
    Un besazo

    Me gusta

    Responder
  9. sonia bs

    Pero si mi intención no ha sido en ningún momento meteros miedo!!! Solamente contaros un par de rabietas q ha tenido mi niño, además han sido muy pocas, nada con lo q asustarse ni mucho menos 😉

    Me gusta

    Responder
  10. Un Papá en Práticas

    Miedo me dan los dos años con el primero que hemos vivido, miedo… 🙂

    Al final, como demuestra lo del pis (Qué bueno lo de “no soy escapá”), las rabietas no dejan de ser frustraciones. Pero aún sabiendo eso, que difícil lidiar con ellas… 🙂
    ¡Ánimo, compañera! ¡Un abrazo!

    Me gusta

    Responder
  11. sonia bs

    Otro que se ha cagao,jaajajaj
    No te preocupes que no es para tanto, de verdad. A veces te desesperas, otras te entran ganas de llorar y otras te lo tomas con filosofía, que es lo mejor!
    Además las rabietas no hay que verlo como algo negativo, es una forma de expresar emociones y de aprender a canalizarlas.
    Besitos

    Me gusta

    Responder
  12. Pingback: Las cosas de Álvaro | La mamá de Álvaro

  13. Pingback: #Retomes de Noviembre: Dos Horas | Madre Agua

  14. Pingback: Técnicas para Sobrellevar las Rabietas | Madre Agua

¿Me dejas un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s